Ensayo: La memor ia social como const rucción colectiva


Hola; un ensayo muy interesante que espero te guste, un abrazo

Para verlo en PDF sigue este enlace ó checa los datos adjuntos

http://www.monografias.com/trabajos-pdf/memoria-social-construccion-colectiva-presente/memoria-social-construccion-colectiva-presente.pdf

Autor:

Rosa Vera García

LA MEMORIA SOCIAL COMO CONSTRUCCIÓN COLECTIVA

DEL PRESENTE

La memoria individual no es sólo personal:

“…los recuerdos que constituyen nuestra

identidad y proporcionan el contexto para cada pensamiento y acción no sólo son

nuestros, sino que también los aprendemos, tomamos y heredamos en parte de unas

reservas comunes, construidas, sostenidas y transmitidas por las familias, las

comunidades y las culturas a las que pertenecemos

…” (Prólogo de R.I. Moore a

FENTRESS, J. y WICKHAM, Ch. (2003): Memoria social. Madrid: Cátedra, p. 12

).

“Españoles, Franco ha muerto”.

Con estas palabras, Arias Navarro marca un antes

y un después en la memoria de todos los españoles

, una línea a partir de la cual la

“máquina” del proceso democratizador marcha imparable hasta alcanzar el poder, de

forma muy distinta a cómo lo había hecho 40 años antes la máquina militar del

alzamiento.

El rápido y vertiginoso acontecer de todos los sucesos venideros, a partir de aquí, crea

un horizonte histórico en la memoria social,

de forma que lo que somos ahora, en

casi toda su extensión, está construido sobre cimientos de experiencias y recuerdos de

los últimos 30 años, por más que algunos se empeñen en revivir fantasmas caducos y

esperpénticos anteriores a la muerte de Franco.

La manera en la que interpretamos

las estructuras sociales, los fenómenos que se

desarrollan a nuestro alrededor, nuestras representaciones del mundo o nuestras

pautas de actuación

no pueden, pues, entenderse ni separarse del momento

histórico en que han emergido

y se han constituido, así como tampoco pueden

separarse de los diferentes procesos históricos que dan lugar a su aparición.

La dimensión histórica implica la consideración de la realidad social como proceso.

Cualquier fenómeno social tiene una temporalidad y cambia con el tiempo. No puede

analizarse como producto acabado. En caso de hacerlo, estaríamos prescindiendo de

su proceso de constitución, omitiendo el transcurso de su desarrollo, que es el que ha

llevado a que sea tratado de una determinada manera en un momento histórico

concreto.

No podemos recuperar un pasado inalterado del flujo temporal, y debemos admitir que

el pasado se interpreta y se resignifica cambiando en función del presente. El

tiempo nunca deja de fluir, y en este discurrir, se insertan nuevos acontecimientos,

situaciones, hechos… que obran sobre el pasado. A esta construcción significativa del

pasado no solo incorporamos acontecimientos de diferentes pretéritos, sino también

contemporáneos, adhiriéndole distintos aprendizajes, conocimientos y experiencias

vitales. Con todo ello, iniciamos un proceso de comprensión y creación de significado

que comporta la apertura de multitud de interpretaciones y resignificaciones.

Todos estos hechos hacen que transformemos nuestra memoria, implicando la

elaboración de un nuevo sentido del pasado a la luz de los acontecimientos

posteriores, utilizando un discurso que ordena el pasado de forma que quede

legitimado al orden social actual.

El relato histórico de cualquier colectividad, la identidad nacional de un pueblo, es un

constructo basado en la memoria, conjugándose el elemento individual con el colectivo.

Pero, ¿en qué medida actúan uno u otro? Lo que recordamos, cómo lo recordamos, las

circunstancias que elicitan ese recuerdo, ¿dependen de nuestra pertenencia al

colectivo vinculándonos, por tanto, con los demás miembros? ¿existe la memoria

social como construcción colectiva?

La respuesta es afirmativa.

Hablando de los recuerdos,

los grupos sociales -en su diversidad- construyen sus

propias imágenes del mundo, estableciendo una versión tácitamente acordada

del pasado

. La memoria social no es inmutable, sino un proceso de negociación

constante y mediatizado entre el individuo y el/los colectivo/s de pertenencia. Y solo

puede ser social si es capaz de transmitirse.

Los recuerdos también son un producto de la mente y, como tales, son signos, y los

signos no recubren algo preexistente sino que lo conforma y lo crea. Los recuerdos no

existen antes de que sean formulados por un actor, y son deudores de unas

coordenadas sociales, culturales e históricas. (Meyerson , 1948).

La memoria social de la muerte de Franco y el inicio de la monarquía

–la llamada

Transición- está hecha tanto de

imágenes como de palabras convencionalizadas y

simplificadas

, y unas narraciones legitimadoras de la posición de unos grupos

sociales determinados. Por otra parte, las narrativas dominantes de los mass media

son los que poseen las mayores capacidades para convencionalizar, simplificar e

inscribir el recuerdo de amplios sectores colectivos, en un intento de construcción de

una memoria social de la Transición.

La Transición fue un proceso de cambio político que llevó al país de la Dictadura a la

Democracia. Este proceso debía ser aceptado por quienes pretendían la continuidad

del régimen así como los que conformaban la “oposición”, en el sentido de que sería un

cambio que abriría los caminos de la libertad tan demandada. Así, apoyado por quien

estuvo al frente del momento transicional, Adolfo Suárez, el primer consenso sería

una determinada interpretación del pasado, como paso previo al consenso

político

.

Según los diferentes trabajos de campo realizados,

la memoria actual de los

españoles con respecto al pasado vivido indica una cierta ambigüedad

. Por una

parte, se piensa que la sociedad española actual no se parece en nada a la del pasado;

y, por otra parte, que es deudora de la historia, no habiéndose olvidado las divisiones

existentes en el pasado y permaneciendo todavía huellas de la época de Franco.

Conclusiones muy aproximadas, ofrece el discurso mediático predominante en la

actualidad, por el que la Transición sería un comienzo y fundaría así una política, una

sociedad y una administración sobre bases enteramente renovadas y diferentes a las

existentes en el pasado. Asímismo, admite la pervivencia de elementos provenientes

de ese pasado y pone de relevancia la fractura de las dos Españas aún latente.

El proceso de la Transición a la Democracia tiene para los españoles un carácter

modélico, motivo de orgullo, incrementándose con el paso del tiempo esta sensación.

Los protagonistas absolutos, el Rey y Adolfo Suárez, como actores principales y

desempeñando el papel más relevante, como figuras que aparecen asociadas a la idea

de motor o ejecutor del cambio del régimen.

Por su parte, en los mass media, esta presentación es muy similar, y tomando como

protagonistas del cambio a personajes individuales, en una construcción de héroes, y

en detrimento del protagonista colectivo, mucho más complicado de explicitar en una

narración.

Podemos comprobar así cómo

, en la construcción que realizamos del pasado,

elaboramos descripciones plausibles, relatos y explicaciones convincentes y

expresivas, narraciones significativas que se adecúan a los discursos que

circulan en la sociedad,

para que puedan ser pertinentes al contexto en el que se

producen, utilizando el lenguaje como medio para ofrecer y sostener diferentes

versiones, a través de su capacidad argumentativa y retórica.

Como ejemplificación del hecho del “ajuste” de la memoria al discurso actual,

podríamos tomar diferentes hechos o símbolos que tenemos a nuestro alrededor:

numerosas ciudades tienen plazas, calles, escuelas con el nombre del fallecido

dictador o con el nombre de algunos ministros del régimen. La retirada de algunos

símbolos, como es el caso de algunas estatuas de Franco, aún no ha concluido en

muchas ciudades. Hace algunos meses en Madrid, la retirada de la estatua de Nuevos

Ministerios provocó una protesta por parte del Partido Popular. En los libros escolares,

se habla de la Guerra Civil y el Franquismo como un enfrentamiento, más que como un

golpe de estado militar contra un gobierno legítimo. El Franquismo se caracterizó por

una enorme represión y falta de libertades para los ciudadanos españoles; sin

embargo, hoy en día, quién no ha oído decir que “con Franco, esto no pasaba. Podías

andar tranquilamente por la calle” y otros comentarios similares.

En su momento, el papel de los antifranquistas o de las personas que militaron en la

clandestinidad fue absolutamente imprescindible para que fuera posible el cambio, y

¿en la memoria de quién han quedado todos estos actores sociales? El Franquismo

existió y sumió a España en una de sus etapas más negras y aislada del mundo, y sin

embargo, la memoria colectiva ha logrado que se resignifique esta etapa de la historia

de España.

Gregorio Morán, periodista, publicó un libro en el que valoraba que la Transición había

tenido un coste muy alto: “

…la amnesia vinculada a una serie de falsedades

consensuadas…”

. “…Durante años decir la verdad sobre la transición era considerado

desestabilizador de la democracia, y dar por bueno el engaño se consideraba como

facilitar el asentamiento del nuevo sistema del nuevo sistema…” MORÁN, Gregorio

(1991): El precio de la transición. Barcelona:

Planeta.

Como ejemplo muy significativo, el título del capítulo segundo del libro de Morán: “La

Constitución del Reino de desmemoriados”.

La Sociedad española ha reinterpretado y resignificado esta etapa

, mitificando el

proceso de cambio a la democracia, y en el que se puede percibir una cierta

autocomplacencia y quizá hasta “justificación” de algunos hechos anteriores a la

Transición, pasando por alto muchos de los acontecimientos que ocurrieron y que son

completamente contrarios a los derechos de cualquier ciudadano del mundo.

Con la muerte de Franco, no se inició el comienzo inmediato de la democracia, sino

que se abrió un proceso de Transición a través del cual se llegó a la Constitución de

1978, consolidando el proceso democráctico. Adolfo Suárez y Santiago Carrillo, como

protagonistas de una cierta reconciliación nacional, y símbolos de cómo, partiendo de

posiciones extremas, se llegó al entendimiento.

Sin embargo, no existió un verdadero proceso de purga, y muchos funcionarios afectos

al régimen franquista –“reconvertidos”- continuaron y continúan en la vida pública.

La sociedad española aceptó y apoyó mayoritariamente este hecho como vía de

reconciliación y de progreso social, pudiendo comprobar de nuevo cómo se reexplica y

reconstruye el pasado,

adaptándose la memoria colectiva a través de una retórica

que justifica y es capaz de ofrecer una nueva versión perfectamente

argumentada

.

Vemos de nuevo un ejemplo de cómo el proceso de memoria,

a través de la

construcción de narraciones

, en la que están presentes personajes, circunstancias,

acontecimientos, hacen que se creen

nuevas versiones que sirven a unadeterminada estrategia, y que constituyen un dispositivo de interpretación del

pasado

, que ayuda a negociar nuevas visiones y versiones de la realidad. La

reconstrucción, a partir del momento mismo de la Transición y todo el proceso posterior

hasta llegar a la aprobación de la Constitución, se ha hecho de momentos,

acontecimientos y personajes de la Transición, utilizando en gran medida el recurso

mediático y su discurso para reforzar nuevas significaciones e interpretaciones, que

sirven a los nuevos intereses establecidos.

Finalmente, nuestra propia identidad social está configurada por un patrón, en mayor o

menor medida compartido, de recuerdos del pasado, sometida como hemos visto a las

fuerzas e intereses sociales.

Como conclusión

, la Memoria Social, la circulación de la memoria, la construcción y la

reconstrucción de la Memoria son de vital importancia, en la medida en que ayuda a

legitimar o deslegitimar un sistema y asimismo en la medida en que la legitimación o

deslegitimación de un sistema pueden favorecer el desorden y consecuentemente, el

cambio.

La institucionalización de la memoria colectiva corre a cargo de las conmemoraciones.

Se trata de preservar la continuidad intentando preservar experiencias pasadas para

legitimar la situación presente y se puedan, así, prescribir las expectativas de futuro.

memoria-social-construccion-colectiva-presente.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s