La Nochebuena de los vivos y los muertos – Newsletter #558


¡¡¡Excelente Monografía de Mora Torres!!!!

Por si no pueden acceder al enlace:
=Nota= les recomiendo ampliamente los enlaces…..

La Nochebuena de los vivos y los muertos

Publicado el 21 de Diciembre de 2011 por Mora Torres

La noche (La noche de fin de año y la quema de los años viejos) es un lugar de encuentro de lejanos, extraños pasajeros (El Cochero del Virrey).
Como un alma es la noche (Al encuentro del alma), oscura, confusa, llena de diamantes (Los diamantes de Monrovia).
Los diamantes son los ojos tallados en nosotros de quienes ya no están en esta tierra pero están en las sombras, en el día de luz, en nuestro corazón (El camino de los muertos).
La noche de Navidad (Origen y procedencia de la Navidad) es una fiesta a la que nadie falta, ni vivos, ni muertos, ni ateos, ni cristianos, ni judíos ni musulmanes, ni hindúes, ni budistas, ni ninguna tribu lejana y cercana del espíritu (Las religiones).
La otra Nochebuena con sus regalos de ocasión, árboles iluminados para la ocasión y manjares cocidos para la ocasión es sólo un diminuto festejo del que podemos participar o no, sin perder nada (Análisis del poema “Papa Noel nunca llega en la Navidad a los hogares pobres…”).
La fiesta es en el cielo del alma, en ese palacio. En la noche del alma, hacia donde confluyen los muertos y los vivos, todos vestidos diferente: velos islámicos; trajes judíos, sobrios; coloridas túnicas hindúes, algunas muy doradas; modestas telas budistas; occidentales vestiditos frescos de la gente de acá.
El sol sale para siempre esa Noche.
Regalos para todos
Decidí ser “comercial”: hacer regalos.
Para cada uno de ustedes, una golosina de cada religión, y hay también para quien no cree en religiones.
Se los envío, pónganles papel de seda.
El primero es un preámbulo de lo que se espera, es para todos, sin distinguir creencias pero sí esperanzas.
Es del enorme poeta Hugo Mandón, a quien deseo encontrar en esa Noche con sus ojos ahora de diamantes:
De la buena espera
¿Tú desesperas o esperas? -preguntaron
desesperar,
(es cuando bandadas enloquecidas se estrellan contra los espejos de los golfos y el aire inmóvil de las tumbas se intraquiliza; cuando el delirio agita las multiplicaciones y un desbordante, monstruoso resultado de manos crispadas recorre como un río la piel, la carne del día y de la noche)
conviene dejar transcurrir los hechos
estar atento, manso y sensitivo
como un pan de poros de sed despierta
elegir la palabra con la dulzura, con la yema y la lengua
saber producir el silencio hacedor de los encuentros verdaderos
dejar sobre la mesa cada cosa con su peso
y que la mano trace bondadosamente la curva del decir

así desesperar será enfermedad de extrañas latitudes
y la sombra del árbol será sombra verdadera
el universo entrará por la ventana
y penetrará, natural y delicado, en la espera del hombre
esa espera que tiene amorosamente su exacta dimensión.
Y hay un poeta chino que intervino en las luchas políticas renovadoras, probablemente con Mao:
Tormenta
Maldije a la lluvia, que azotando mi techo,
no me dejaba dormir.
Maldije al viento que me robaba las flores de mis jardines.
Pero tú llegaste y alabé la lluvia. La alabé cuando te quitaste la túnica empapada.
Pero tú llegaste y alabé al viento, lo alabé porque apagó la lámpara.
Y ahora el sonoro, musical, rebelde, arrullador Rubén Darío (éste es más bien para las almas paganas):
El Padre Nuestro de Pan
Padre nuestro, padre ambiguo
de los milagros eternos
que admiramos los modernos
por tu gran prestigio antiguo.
La ninfa junto a la fuente pasa
y tiene en su blancura
lo que inspira, lo que dura,
lo que aroma y lo que abrasa.
Pues al ver la vida flor
o la estatua que se mueve
hecha de rosas y nieve
nos toma el alma el amor.
Pan nuestro que estás en la tierra
porque el universo se asombre,
glorificado sea tu nombre
por todo lo que en él se encierra.
Vuélvanos tu reino de fiesta
en que tú aparezcas y cantes
con los tropeles de bacantes
mancillando la floresta.
Hunde siempre violento y vivo
y por tus ímpetus agrestes
en el cielo cuernos celestes
y en la tierra patas de chivo.
Danos ritmo, medida y pauta
al amor de tu melodía
y que haya al amor de tu flauta
amor nuestro de cada día.
Deudas que el alma amando trunca
están en tu disposición,
y no le concedas perdón
a aquel que no haya amado nunca.
Y ahora abro el libro del enigmático, olvidado, sabio poeta lituano Oscar Wladislas de Lubicz Milosz -no confundir con su sobrino, el premio Nobel que lleva el mismo apellido. Pienso que este poeta es más bien para místicos, y tal vez ni siquiera importe si tales místicos sean cristianos como este autor o no.
Sinfonía de noviembre
Todo será igual que en esta vida. El mismo cuarto
-sí, criatura mía, el mismo-. Y al clarear el alba el mismo pájaro de los tiempos en la enramada lívida:
entonces las criadas se levantan y se oye el ruido helado y hueco de los baldes en la fuente.
¡Oh tremenda, tremenda juventud! ¡Corazón vacío!

Todo será igual que en esta vida. Habrá las voces pobres, las voces invernales de los viejos suburbios,
el vidriero con su canción alternada,
la abuela achacosa que, bajo la cofia sucia,
pregona los pescados; el hombre del mandil azul
que escupe en su mano gastada por las varas
y aúlla incomprensiblemente como el Angel del Juicio.

Todo será igual que en esta vida, la misma mesa,
la Biblia, Goethe, la tinta y su olor de tiempo,
el papel -blanca mujer que lee el pensamiento-,
la lapicera, el retrato…
(……………………………………………………………………………..)
Todo será igual que en esta vida. La misma senda
y, en su recodo (durante los otoñales atardeceres)
allá donde la hermosa senda se inclina tímidamente como la mujer
que va a recoger las flores de la convalecencia,
volveremos a encontrarnos como antes aquí.

Tú misma has olvidado ya el color que tenía entonces tu vestido,
pero yo muy escasos momentos de dicha he tenido.
Estarás vestida de color violeta pálido -pesadumbre hermosa-
y las flores de tu sombrero serán tristes y pequeñas.
(…………………………………………………………………………..)
Y el oscuro sendero estará allí todo húmedo
de un eco de cascadas. Y yo te hablaré
de la ciudad lacustre y del Rabí de Bacarah
y de las noches de Florencia. Habrá también
la tapia desmoronada y baja donde se adormilaba el olor
de las viejas, viejas lluvias, y una hierba leprosa,
fría y crasa allí sacudirá sus flores huecas
en el riacho mudo.
Y un poeta sufi, Mahmud Shabestari, de Irán, del siglo XIV:
El mundo es un espejo
Recuerda que el mundo entero es un espejo,
que en cada átomo se esconden
miles de soles radiantes.
Que del corazón de cada gota de agua derramada
emergen miles de océanos cristalinos.
Que de cada mota de polvo recogido
pueden nacer miles de Adanes…
Y Oseas en la Biblia judía hace que Dios hable tan tiernamente:
Oseas 11:3-4,8
Yo enseñé a andar a Efraín,
y los llevé en mis brazos;
con correas de amor los atraía,
con cuerdas de cariño.
Fui para ellos como quien alza una criatura a sus mejillas.
¿Cómo podré dejarte, Efraín?
¿Cómo podré entregarte a ti, Israel?
Me da un vuelco el corazón,
se me conmueven las entrañas.
Recuerda que un grano de mijo alberga un universo;
todo confluye hacia el punto del presente…
De cada punto de este círculo
se originan miles de formas.
Y cada punto, en su girar continuo,
es ora un círculo,
ora una circunferencia que gira.
Pero Paul Celan escribe así su:
Salmo
Nadie nos volverá a amasar de tierra y barro,
nadie conjurará nuestro polvo.
Nadie.
Loado seas tú, Nadie.
Por tu amor queremos
florecer
hacia ti.
Una nada
éramos, somos, seremos,
floreciendo:
la rosa de la nada,
la rosa de nadie.

Envío
Amigos: mis saludos navideños les llegarán en breve. Que tengan una preciosa noche de Navidad y todo mi amor, que es poco, pero mucha alegría.
Mora

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s