La Jornada: Otra vez las paredes manchadas de sesos


La Jornada: Otra vez las paredes manchadas de sesos.

El trauma que la conquista de México imprimió al indígena fue tan intenso que perdura hasta nuestros días. Aun así, algunos todavía festejan el llamado Día de la Raza. http://lajor.mx/Te5pNw 



El indígena perdió lengua, religión, costumbres, propiedades y terminó de esclavo. Si esto no es traumático, quién sabe qué lo sea. Apoyado por Carlos V, la conquista de México se distinguió por la brutalidad de los españoles. Encargada a Hernán Cortés, cuya historia parecía una fábula y su vida una novela, pues fue considerado un héroe en su patria, a pesar de ser un guerrero cruel entre los crueles. Empieza al desembarcar por prender fuego a sus naves y colocar a los expedicionarios en situaciones de vencer o morir. Salvo la llamada Noche triste, en la que mueren 400 españoles, a los pocos días y en salvaje revancha gana la batalla de Otumba y el rey lo halaga con todo tipo de escudos y tierras.

Mi maestro Santiago Ramírez, en su clásica obra Sicología del mexicano, cita a Luis Cardoza y Aragón y a Luis Cernuda. Dice Cardoza: El indígena ha cerrado su pasado y no ha abierto su presente y menos aún su porvenir. El pasado no ha de volver, más sube por las raíces para colorear el grano de las espigas y la intimidad sicológica.

Y a su vez, es que el gran poeta español Luis Cernuda, dueño con insuperable maestría y dominio de la forma da ese toque de desgano o desilusión, depresivo, identificado con el indígena y pleno de significado sicológico, quien expresa el mismo trauma de la conquista, desde su exilio en México mediante una visión contraria a la de los conquistadores.

Canta el poeta: “con sus hijos, a veces, otras solo; vendiendo algo que parece no importarle, o sin pretexto para su presencia inmóvil; descalzo y en cuclillas sobre el polvo, el sombrero de paja escondiendo los ojos, donde acaso pudiera adivinarse lo que siente y lo que piensa, mírale.

“Cayeron los amos antiguos. Vencidos a su vez fueron los conquistadores. Se abatieron y se olvidaron las revoluciones. Él sigue siendo el que era; idéntico a sí mismo, deja cerrarse, sobre la agitación superficial del mundo, la haz igual del tiempo.

“Es el hombre al que los otros pueblos llaman no civilizado. Cuánto pueden aprender de él. Ahí está. Es más que un hombre: es una decisión frente al mundo. ¿Mejor? ¿Peor? Quién sabe. Tú, al menos, confiesas no saberlo. Pero allá en tus entrañas le comprendes.

“Mírale, tú que te creíste poeta, y tocas ahora en lo que paran tareas, ambiciones y creencias. A él, que nada posee, nada desea, algo más hondo le sostiene; algo que hace siglos postula tácitamente. Lástima que el azar no te hiciera nacer uno entre los suyos.

Demasiado sería pedir su descuido ante la pobreza, su indiferencia ante la desdicha, su asentamiento ante la muerte. Pero gracias, Señor, por haberlo creado y salvado, gracias por dejarnos ver todavía alguien para quien Tu mundo no es una feria demente ni un carnaval estúpido.

También Octavio Paz, en forma magistral, describió esta paridad hispano-indígena, según Santiago Ramírez.

“(…) Don nadie, padre español de Ninguno, posee don, vientre, honra, cuenta en el banco y habla con voz fuerte y segura. Don Nadie llena al mundo con su vacía y vocinglera presencia. Está en todas partes y en todos los sitios tiene amigos.

CONTINÚA… http://lajor.mx/Te5pNw

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s