La amistad y la alegría


La amistad y la alegría

Publicado el 28 de Noviembre de 2012 por Mora Torres

Las cárites son las diosas de la alegría, entre los griegos, y las cárites y las musas se presentan casi siempre juntas (Mitología griega). Las cárites seguro alegran más aún la fiesta, el vino, el baile, y todo aquello que recogen las musas como alimento para sobrevivir (Los Tiempos Hipermodernos).

De cualquier modo las diosas de la alegría (La risa como terapia) no existieron sólo para los griegos o romanos, sino que arrancan de la misma raíz de la tierra con que fuimos creados, arrancan de la raíz del primer humano sorprendido por el arco del cielo (Filosofía de la naturaleza).

Llámese Cárite o llámase sol, noche de luna, primer beso soñado, la alegría es una de las primeras compañías de la gente, la que impulsó a arar los campos, a implantar la semilla y a enamorarse (Fiestas de febrero).

Ayer fue el cumpleaños de Elsa (Sabemos que somos el Milagro de Dios). Cuando nos abrazamos sentí que oscurecíamos. Sentí que éramos dos bosques que fueron muchos brazos amados. Que seguían estando nuestros brazos, y que las dos nos erguíamos como árboles y seguíamos fuertes y felices.

No es hermoso ser viejo pero tampoco es hermoso ser joven: la maravilla es la vida entera (Juegos de lenguaje y mundo de la vida). Nuestras figuras bellas encogiendo como telas antiguas, nuestra amistad llegando a ser de una especie muy rara, probada por los años como ese vino de los dioses.

 

“¡Acudid ahora, delicadas cárites y musas de rizada cabellera!”, clama Safo.

Y yo también las convoco, es la hora en que más las necesito, pero es mi propia necesidad la que me indica que, sin duda, existen.

Y ya que estamos llenos de griegos, también quisiera ser Eurípides cantando, muy anciano:

Nunca querré dejar de unir

en alianza graciosa

las musas y las cárites;

nunca vivir lejos de las musas

siempre envuelto en el brillo de sus coronas.

Aun el poeta entrado en años canta

la memoria del dios.

¡La memoria del dios! ¡La memoria del dios de la poesía, la memoria del dios de la alegría!

Junto a nuestros pertrechos para llevar en la última hora de la tarde hay música y poesía, hay bocados de cosas que fueron bellas y se fragmentan en la memoria y nadan y bucean hasta encontrar la flor azul.

Y aún todavía ahora, el viaje que va de la mañana hacia la noche es mágico. Cuando en el inmenso silencio las cosas se abren y resplandecen como cajas donde hay que buscar otros tesoros; y estamos juntas y vivas y vivientes junto a las rosas y a los recuerdos de las rosas guardados en los libros: “…una violeta, monumento de una tarde/sin duda inolvidable y ya olvidada”. Y empiezan a moverse nuestras manos y pisamos el jardín apenas inventado hace un instante, nacemos con cuidado a la mañana, seguras de que vamos a sortear el pozo de la noche, nos dejamos llevar por el perfume del día que nos lleva con engaños a ella. Pero cuando aun con engaños arribamos, ¡qué hermosa es la noche!

Envío

Y más que envío: una sencilla invitación a unirse a nuestro viaje, mis amigos queridos. Trepen por cualquier puente o arco iris hacia aquí, los estamos esperando.

Mora

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s