La generación del sismo: más pobres, con menos oportunidades y decepcionados con el Gobierno — LEOPOLDO MENDÍVIL Blog

 La generación del sismo: más pobres, con menos oportunidades y decepcionados con el Gobierno

By: El País Alexis Zamora, Mónica Meltis, Lucia Hidalgo y Diego Vidal. DANIEL VILLA Son los que pusieron los puños en alto para pedir silencio. Las que no lo pensaron dos veces antes de formar la cadena humana y sacar los escombros. Los que hicieron de un chat de WhatsApp un grupo de brigadistas. Las que se dieron cuenta de […]

a través de La generación del sismo: más pobres, con menos oportunidades y decepcionados con el Gobierno — LEOPOLDO MENDÍVIL Blogn

LEOPOLDO MENDÍVIL BLOG

La generación del sismo: más pobres, con menos oportunidades y decepcionados con el Gobierno
POR PERIÓDICO EL PAÍS PUBLICADO EN 28 OCTUBRE, 2017
By: El País

terremoto en México
Alexis Zamora, Mónica Meltis, Lucia Hidalgo y Diego Vidal. DANIEL VILLA
Son los que pusieron los puños en alto para pedir silencio. Las que no lo pensaron dos veces antes de formar la cadena humana y sacar los escombros. Los que hicieron de un chat de WhatsApp un grupo de brigadistas. Las que se dieron cuenta de que podían ayudar más con su teléfono que con los pies sobre el terreno. Los que dirigieron el tráfico en medio de la emergencia. Las que nunca habían visto un edificio derrumbarse. El liderazgo de los jóvenes tras el terremoto del pasado 19 de septiembre fue romantizado e invisibilizado, pero pocos se atreven a ponerlo en tela de juicio. “Más que una reivindicación de los millennials, fue una demostración de agallas que nadie esperaba”, explica Diego Vidal, de 27 años, después de todo lo que se dijo de aquella generación heterogénea, pero juzgada por igual como apática, carente de compromiso y enajenada por las redes sociales.

“Compartimos una edad y ya, pero si algo nos une después de todo esto como jóvenes es que estamos muy emputados [enojados]”, afirma Mónica Meltis, de 26 años, en un café frente a un edificio derruido de la avenida Ámsterdam, en la Ciudad de México. “El terremoto me hizo darme cuenta de que los adultos, el Gobierno y las figuras de autoridad no tienen nada bajo control”, agrega Meltis, directora de la organización Data Cívica y parte de la red Verificado 19S, que corroboraba la información que se difundía sobre el saldo de muertos, los daños y la red de ayuda tras el sismo.

Y es que poco más de un mes después de la tragedia, esa generación se mira otra vez en el espejo de los problemas de siempre. El del país en el que más de 5.000 estudiantes dejan las aulas cada día; en el que un político corrupto vive a salto de mata con todo lujo de impunidad; en el que no recibes una oportunidad si no tienes de “dos a cuatro años de experiencia laboral”; en el que te da miedo salir sola de noche, en el que te han discriminado por tu clase social o tu color de piel. “México es un país clasista, en el que el acceso a derechos fundamentales se determina por privilegios, por quién eres, dónde naciste y qué oportunidades tuviste”, señala Lucía Hidalgo, de 28 años, psicóloga social que trabaja para el Fondo Semillas, que tiene un proyecto para que las mujeres lideren la reconstrucción de sus comunidades tras el sismo.

“Ser joven te hace automáticamente más vulnerable dentro del entorno social en el que vives”, reclama Vidal, físico teórico que fue rescatista y coordina una investigación sobre los dictámenes de los edificios que se derrumbaron en la capital. Esa sensación de vulnerabilidad no se queda en las palabras. Se refleja en las estadísticas. En México, uno de cada dos niños y adolescentes es pobre, según datos del Consejo Nacional de la Evaluación de la Política Social (Coneval), encargado de las mediciones de pobreza en el país. Solo una quinta parte de los menores de 18 años vive sin ninguna carencia social ni de ingresos.

“Este porcentaje está por encima del resto de la población [39,9%], lo que significa que los menores de 18 años y sus familias son más pobres que el resto”, señala Gonzalo Hernández Licona, secretario ejecutivo del Coneval. Esta tendencia se mantiene cuando se analiza la pobreza de los 12 a los 29 años y, aunque se ha reducido entre 2014 y 2016, es probable que haya un repunte por el aumento de la inflación durante este año, apunta Hernández Licona. “Si esos niños tienen problemáticas de alimentación, nutrición o no pueden ir a la escuela, eso va a repercutir el día de mañana en un círculo vicioso”, advierte el titular del Coneval. Cuando los resultados se ven bajo la lupa del origen étnico, esos porcentajes se disparan. Cuatro de cada cinco jóvenes indígenas son pobres y casi el 38% vive en pobreza extrema.

Pobreza México
Parte de la vulnerabilidad de los jóvenes es tautológica. Son pobres porque son jóvenes. Acarrean las dificultades propias y de su entorno social más próximo y no han acumulado suficientes recursos para hacer frente a esos problemas, señalan los especialistas. Otra parte se explica por las desigualdades que prevalecen en la vida diaria, como en la búsqueda de un empleo. “Los jóvenes pagan la novatada de entrar en el mercado laboral, son vistos como inexpertos y menos aptos, por eso existen elementos para pensar que son tratados de forma discriminatoria”, indica Patricio Solís, sociólogo del Colegio de México.

Alexis Zamora, de 23 años, empezó una carrera técnica en un centro público, pero al no estar satisfecho tuvo que trabajar para pagar por una escuela privada y cuando su novia se quedó embarazada tuvo que dejar definitivamente sus estudios. Fue padre a los 19 años. “Si pudiera cambiar algo, seguiría estudiando”, reconoce Zamora, quien participó como brigadista.

Pobreza México
Por años se ha visto la educación como la solución del problema. Pero los datos dan visos de un fenómeno desalentador. Dos de cada cinco universitarios menores de 30 años no tienen empleo o trabajan en la informalidad, sin seguro social ni prestaciones. Y en México, 30% de los desempleados tiene formación superior, el doble que a inicios de la década pasada, según datos oficiales. “Para que la educación funcione tenemos que suprimir la relación entre los orígenes sociales de las personas y las oportunidades educativas que reciben y reforzar la relación entre su desempeño académico y sus destinos sociales y laborales, si no es así no sirve como un mecanismo de movilidad social”, explica Solís.

Las carencias y las diferencias de los sistemas educativos en etapas formativas como la educación media superior, marcadas por los clivajes urbano-rural o público-privado, también explican que la educación falle en la promesa de ofrecer un mejor futuro a los estudiantes y los desalientan a seguir. “El sistema está replicando la desigualdad que había en un inicio, en vez de abatirla”, asevera María Elena Ortega, especialista en Educación por la Universidad de Harvard. “Los jóvenes no dejan de estudiar porque reprueban un examen y ya, tiene que ver, entre muchas otras cosas, con las necesidades económicas, embarazos, adicciones, que te exijan a los 15 años que tomes decisiones que cambiarán tu vida y con la idea de que ‘no te va a servir de nada’… y en algunos casos es cierto”, añade.

El sismo sacudió a una generación que se dio cuenta de que podía tomar las riendas y que mira con desconfianza a una clase política que, en sus palabras, no les ha respondido. “Me parece sumamente violento que el Estado te niegue un futuro y me queda claro que solo habrá un movimiento si lo dirigen los jóvenes, tenemos una prueba muy grande”, reflexiona Vidal. Tanto él como Hidalgo y Meltis continúan trabajando desde sus trincheras en las labores de reconstrucción.

La gran incógnita en la vuelta a la normalidad es si esa articulación puede crecer y mantenerse para incidir en los otros problemas, en los de siempre. “La verdad no creo que esa sinergia citadina siga, pero siempre habrá gente sensibilizada de la sociedad civil que lo va a continuar… ojalá me equivoque”, admite Hidalgo. “No sé si haya un esfuerzo coordinado, pero al menos el temblor fue una oportunidad de reconocerme en jóvenes en los que jamás me había visto reflejada y ha sido difícil porque hubo cosas increíbles y otras absolutamente jodidas, pero definitivamente se ha abierto un canal para nosotros”, remata Meltis.

 

 

 

jestoryas
@jestoryas
Cerrar sesión
Perfil
Mi perfil
Configuración de la cuenta
Gestionar compras
Seguridad
Notificaciones
Especial
Obtener aplicaciones
Siguientes pasos
Ayuda
Escribir
Cerrar sesión:)

El triunfo de los “A por ellos” — El Periscopio

Ninguno de los dos convoyes frenó, aceleraron. Desde el Parlament se aprueba declarar la República Independiente catalana. Por solo 70 votos a favor. Con los huecos dejados en el hemiciclo por el bloque españolista y en un proceso dramáticamente agónico, sin posibilidad de salvación. Los medios se quedan sin habla. Se han atrevido. Aunque fuera […]

a través de El triunfo de los “A por ellos” — El Periscopio

El triunfo de los “A por ellos”

El triunfo de los “A por ellos”

Ninguno de los dos convoyes frenó, aceleraron. Desde el Parlament se aprueba declarar la República Independiente catalana. Por solo 70 votos a favor. Con los huecos dejados en el hemiciclo por el bloque españolista y en un proceso dramáticamente agónico, sin posibilidad de salvación. Los medios se quedan sin habla. Se han atrevido. Aunque fuera un tirarse por la ventana, al río ya, de perdidos. La escenografía del Parlament, de las votaciones, el hecho insólito, impacta. Se enmudece menos al ver el otro bólido que parte desde la Cámara Baja de las Cortes: se lanza el artículo 155 en duro. Los senadores del PP aplauden como si hubieran ganado la guerra. Un minuto y veinte segundos de júbilo y reconocimiento a su caudillo.  La sangre vertida en la contienda, la que está por venir y el estiércol podrido del campo escenario no es sustento de vida.

Todos se mantienen en pie todavía. Muy lejos de rendirse, en realidad. Con las posturas cada vez más enfrentadas, más enconadas. Catalunya esgrime los dos millones de ciudadanos que pedían derecho a decidir y no van a evaporarse. A quienes quieren independencia total y a quienes no la desean ni en sueños. Rajoy, como presidente de la Generalitat de facto, ha anunciado elecciones inmediatas y la disolución del Parlament en consecuencia. “He decidido”, “he disuelto”, ha dicho. Serán el 21 de Diciembre. El presidente ha comparecido tras el consejo de ministros que ha cesado a Puigdemont, todo el Govern, el Mayor de los Mossos  y el director general de la policía autonómica entre otros cargos.  Después ha delegado en la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría el control y dirección del gobierno catalán.

Rajoy atribuye todas las culpas a Puigdemont. Como los grandes medios y periodistas. Dice que “estamos ante una violación palmaria de las leyes, y esto tiene consecuencias”. No políticas y veremos si judiciales para un partido imputado por corrupción con acusaciones tan graves de la fiscal como que “está plena y abrumadoramente” probado que el PP se financió con una caja B procedente de la corrupción de Gürtel. Quienes creen que no toca hablar de esto, se equivocan: toca, está relacionado. El presidente afirma también que “este proceso ha servido para desenmascarar mentiras” y en eso no se puede estar más de acuerdo. Cayeron todas las caretas y todos los disfraces, para mostrarnos la descarnada verdad que vivimos.

La irracionalidad e irresponsabilidad abordando conflictos reales y serios. Se han elegido las peores armas: la fuerza, embestir, aplastar. Pocos países más dados al enfrentamiento entre compatriotas, lo recordaba un comentario en otro artículo anterior. Grandes dosis de desarrollo se han perdido por esta causa. No hay más, se ha dicho todo. Cada cual ha elegido bando y arma. Compañeros de viaje, ataques y defensas. Vendas para las heridas o para tapar los ojos. La razón sigue en la retaguardia en buena parte.

Es curioso cómo acude a la mente el lenguaje bélico al abordar el tema catalán y los problemas de mayor envergadura aún –sí-  que se están enmascarando. Las pasiones están haciendo perder significado a palabras rotundas que ya no pueden albergar lo que sentimos. Todo es fascismo y su contenido se devalúa. Golpismo también se usa a discreción y no en sus acepciones correctas. Verdad y mentira son otras señaladas víctimas de este procedimiento. Todo depende de la óptica con la que se mira.

El reparto de responsabilidades no es simétrico, igual nunca lo es a pesar de cómo se piden a gritos equidistancias. Están ganando los “A por ellos”, probablemente por su número muy superior, por su cohesión ensamblada en diferentes intereses o presiones, por sus apoyos poderosos. Lo hemos llamado de varias formas. En mi caso, el Régimen del 78 atrincherado, los que se autodenominan constitucionalistas a pesar de aquello del 135. Coincidimos en la composición: bipartidismo extendido, con la Corona, los poderes económicos, parte de la judicatura y empresas de comunicación convencionales. Frente a ellos más que independentismo, incluso en Catalunya, es lo que se opone a su poder hermético y resistente al mínimo cambio o evolución. Otros han querido ver la guerra contra aquella sociedad indignada que emergió el 15M.

Y en su lugar tenemos ese resurgir de un nacionalismo español que, como todos, no puede ser más simbólico, banderas ondeantes, sentimientos de aglutinación per se. Como todos. Europa se fue al traste,  el mundo, por otro período de parapetarse en fronteras y soñar con expansionismos imperiales que culminaría en la II Guerra Mundial. Los “oe”, previamente abandonados, andan aupando ahora gobiernos de ultraderecha populista, demagoga para entendernos, en la UE y ya tienen colocado a su Trump en Estados Unidos. Se desgañitan destacados republicanos por los niveles de degradación y mal gusto a los que el presidente ha llevado a la Casa Blanca. Una encuesta entre oficiales del ejército, del ejército, repito, considera que es desfavorable a los intereses norteamericanos. Pero gran parte de sus votantes le siguen ciegos todavía y, por su Trump, “matan”. La realidad no importa ya, ha sido sustituida por lo que se siente o se cree.

Resaltaba Ignacio Escolar que los partidarios de la mano dura, los “a por ellos” españoles, son votantes del PP, de Ciudadanos, y también en parte del PSOE. De ahí su apoyo al “indecente” Rajoy  como le llamó Pedro Sánchez. Algo ven también en Podemos, según opinaba el director de eldiarioes, que se ha reflejado en comentarios de Bescansa o Espinar  sobre la idea de España. El triunfo de este sector, tan visceral, de la sociedad lleva a reflexiones preocupantes.  Su concepto de patria es muy particular.

Según el equidistante Aristóteles la oclocracia es la degeneración de la democracia. Y estamos hablando ahora de oclocracia. Basada en xenofobia, además. Los catalanes despiertan un odio desmedido y furibundo en numerosos ciudadanos del resto de España. Solo quieren victoria sobre ellos con humillación, de ahí los aplausos de sus representantes más precisos: los senadores del PP.  Ése no es sustrato democrático para que crezca nada. Sano.

Los datos del futuro inmediato condicionan un presente demoledor. Catalunya intervenida. Rajoy, dotado de poder absoluto, triunfante bajo el amparo de la legalidad de la Gürtel. Con su abandono de los desfavorecidos. El PSOE dándole apoyo imprescindible en su andadura, su autoritarismo incluido. Rajoy ha hundido al PSOE de Pedro Sánchez dicen hasta informadores progresistas. A cierta edad, más allá de 16 años, las responsabilidades de los actos son plenas. Nadie ha obligado a Sánchez a cargar con este conglomerado. Hace tiempo que está muy clara su ubicación y sus intereses, por mucho que le duela a la izquierda nostálgica. Ciudadanos nació para eso. Unidos Podemos anda un tanto desmarcado y desdibujado en un momento crucial.

Lo cierto es que poco queda por hacer. Son errores históricos que nos van a diezmar a todos. Peor que lo malo visto, es lo pésimo por llegar. Varios voceros del grupo reivindican ese nacionalismo español de Manolo Escobar, su carro y su romería, y el cantar de vivas que siempre se oye así pasen los años como si fuera El Mesías de Händel. Tenían que plantar cara a La Estaca de Llach, con un desconocimiento abyecto de nuestra historia y cultura.

La intervención de Cataluyna sí es volver 40 años atrás, o más. El desprestigio que se han labrado los ejecutores intensifica la impresión. El triunfo de los embestidores nos involuciona a todos. No sueñen con gobiernos de izquierda, ni de centro izquierda. Piensen más en libertades constreñidas. Y en riesgos para ejercerlas. Pudo ser de otra manera y no fue. Por intereses. Puede ser de otra manera y parece que no lo será. Al menos hasta que los jóvenes con trabajos precarios o emigrados, los descartados de cualquier edad, o los ancianos de pensiones menguantes, miren la realidad bajo los discursos caducos.

Bajémonos del carro y la peineta de una vez, y busquemos los caminos en los que durante décadas, siglos, se perdieron las buenas intenciones, conquistados una y otra vez por los demonios. Los del poeta Gil de Biedma por ejemplo. Si siempre, de todas las historias de la historia, la de España acaba mal es, porque extenuado de luchar contra ellos, el pueblo termina encargándoles el gobierno y la administración de su pobreza. O acudan a otro poeta, Salvador Espriu, el que siempre se quiso ir a nortes  mucho más arriba y más racionales. Superadas las recriminaciones de los hermanos de la congregación, se quedó, porque al final nos tira esto.

Acudan a quien sea, pero no a manipuladores y aprovechados, mediocres de medio pelo. A quien eleve algo el espíritu y nos haga creer en futuros mejores que esta desolación de hoy.

*Publicado en eldiarioe

jestoryas


ENVIAR

 

Un salto al vacío en otro tiempo y lugar — El Periscopio

Tajani (Parlamento Europeo) afirma que respetar la ley no es una opción, “es una obligación” EFE “Rajoy y Pedro Sánchez pactan que las elecciones en Catalunya sean en enero”. Un titular impactante -no inesperado- que mostraba en toda su crudeza la realidad: los partidos de un bipartidismo que nunca triunfó en Catalunya deciden convocar elecciones, en la mejor […]

a través de Un salto al vacío en otro tiempo y lugar — El Periscopio

La ley como contrapoder; Dialogar, ¿entre quién? y otros artículos relacionados

La ley como contrapoder

  Verso libre  Publicada 15/10/2017.

¿Qué es ser un poeta? Acostumbrado por vocación a convertir mi oficio en el primer ámbito de compromiso con la sociedad, no me conformo sólo con la exigencia evidente de honestidad en el estilo, esa relación íntima que cada escritor establece con el patrimonio común de un idioma. Necesito también vigilarme, ser precavido conmigo mismo, cuestionar el sentido y las consecuencias de mi honestidad.

Por eso vuelvo con frecuencia a Albert Camus. El mundo que vivimos, el mundo que nos hace y nos deshace, me invita a recordar con frecuencia el discurso que escribió en diciembre de 1957 para aceptar y dar las gracias por el Premio Nobel. En estos días de conflicto callejero y parlamentario han circulado por Twitter algunas de sus frases. Yo recuerdo aquí esta reflexión: «Indudablemente, cada generación se cree destinada a rehacer el mundo. La mía sabe, sin embargo, que no podrá hacerlo. Pero su tarea es quizás mayor. Consiste en impedir que el mundo se deshaga. Heredera de una historia corrompida —en la que se mezclan las revoluciones fracasadas, las técnicas enloquecidas, los dioses muertos, y las ideologías extenuadas; en la que poderes mediocres, que pueden hoy destruirlo todo, no saben convencer; en la que la inteligencia se humilla hasta ponerse al servicio del odio y de la opresión–, esa generación ha debido, en sí misma y a su alrededor, restaurar, partiendo de amargas inquietudes, un poco de lo que constituye la dignidad de vivir y de morir».

Los momentos de quiebra se suceden, son una insistencia en el fluir de la historia. La necesidad de impedir que el mundo se deshaga cobra de nuevo actualidad en el vértigo de estos años en los que la soberanía democrática se degrada hasta límites insoportables, los medios de comunicación generan las opiniones que necesita el dinero para imponer su avaricia, las realidades virtuales sustituyen en el discurso a la experiencia histórica de carne y hueso y los derechos humanos se pudren en las fronteras, invitándonos a ser diferentes, a distinguirnos del otro.

Pero hay algo que me conmueve, más allá de las semejanzas coyunturales, en esta tarea no de cambiar el mundo, sino de impedir que se deshaga. El compromiso con lo anterior, la necesidad de resistir en épocas innobles, significa el reconocimiento de un diálogo generacional que deja fuera de lugar a los viejos cascarrabias (esos que opinan que los jóvenes son tontos) y a los jóvenes adánicos (esos que sienten que van a inventárselo todo porque no tienen nada que heredar de sus mayores, ni siquiera su experiencia del mal y del miedo). La dignidad de vivir y de morir necesita el diálogo con el pasado como restauración de una posible confianza en el futuro. Digo posible, porque más vale que sólo nos movamos en el modesto terreno de las posibilidades. Oponerse al nihilismo sin caer en el dogma fue una de las mejores lecciones de Camus,partidario de las utopías modestas.

Confieso que en mi perpetuo diálogo generacional con el viejo Albert Camus, al releer una vez más el discurso de diciembre de 1957, me he detenido con incomodidad en esta frase: «Por eso, los verdaderos artistas no desdeñan nada; se obligan a comprender en vez de juzgar. Y si han de tomar partido en este mundo, sólo puede ser por una sociedad en la que, según la gran frase de Nietzsche, no ha de reinar el juez sino el creador, sea trabajador o intelectual». Sentirse incómodo no es negar, sino detenerse a pensar.

Como nos recordó Bernhard Schlink en su magnífica novela El lector, un juez debe comprender, mirar a los ojos del reo antes de dictar sentencia. Eso es cierto, sobre todo cuando uno está acostumbrado a leer y a ponerse en el lugar del otro. Pero esa misma costumbre de leer me invita ahora a pensar desde una perspectiva diferente: en esta época, quizá sea mejor que la sentencia la dicte un juez más que un creador.

Hablo, claro está, de nuestra relación con la ley. La dinámica social impuesta tiende a identificar el progreso con la ruptura, la rebeldía con el desprecio de lo anterior, la libertad con el grito. Es la misma dinámica social que controla las opiniones y las reacciones sentimentales a través de sus medios de comunicación y que trabaja para borrar la memoria y gobernar el descrédito, una forma de nihilismo. Si queremos hacer de la literatura y de la vida un compromiso público con la verdad de la gente, tal vez sea necesario enfrentarse al poder en el terreno de una verdad convertida en verosimilitud, de una legitimidad convertida en legalidad. La verdad no verosímil fracasa en el argumento literario tanto como la legitimidad no legal en la sociedad democrática. La libertad depende de la creación de un orden, no de la llamarada de una ruptura. Un orden con sus jueces.

El trabajo del poeta es ampliar el horizonte de la memoria y la verosimilitud, igual que la ciudadanía necesita  transformar las leyes para situarlas en la legitimidad de su tiempo. Pero para que este proceso no conduzca a la confusión, la decepción o la furia manipulable, es preciso un orden capaz de forzar la realidad, no de negarla, y enfrentarse al poder. En esta sociedad, debe dictar sentencia el juez más que el creador.

Albert Camus no inventó el periodismo, restauró su compromiso independiente para vigilar al poder frente a los demagogos o los cortesanos. Albert Camus no inventó la figura del intelectual, restauró su decencia frente a los que sacrificaban el presente en nombre de la tierra prometida. ¿Existe una forma de creación que no sea un modo de recuerdo?

En fin, ganas de pensar, deseos de ponerse en un compromiso al ser poeta, o periodista, o intelectual, o juez, o ciudadano, o cualquier cosa.

Dialogar, ¿entre quién?

  Verso libre   El futuro de Cataluña  Publicada 22/10/2017.

Hay momentos en los que la realidad nos desnuda. Buena parte de la tarea política y cultural está destinada a medir, cortar, pespuntear, vestir o disfrazar la realidad. La conciencia de que la sociedad es una sastrería imperfecta nos ha hecho perder la confianza en muchas cosas, incluso en la verdad. Los que se toman en serio el concepto de posverdad son unos nostálgicos. Sin conciencia histórica, admiten que vivimos después de la Verdad. ¿Pero hubo alguna vez una Verdad al margen de la vara de medir o del bastón de mando de la Historia?

Por mucho que intentemos vestir la realidad, hay conflictos en los que esa realidad llega a desnudarnos. No existen soluciones fáciles, incluso uno llega a pensar que no existe solución. La única salida realista parece ser la aceptación del dolor. Incluso de la catástrofe. Utilizo mucho la palabra incluso, pero es que las situaciones en las que la realidad nos desnuda, aunque en un primer momento nos atan a la tierra, acaban convirtiendo el mundo en un espacio parecido a La Inclusa, una casa de expósitos.

Para negarse a la catástrofe, no queda otra alternativa que sentarse a hablar de verdad, incluso sentarse a hablar sobre la verdad. No existen verdades esenciales, pero existen ilusiones sentidas como verdad. Pierre Bourdieu explicó en Las reglas del arte (Anagrama, 1995) que la illusio, sentida como adhesión al relato, es la premisa necesaria para que sean vividas de verdad las ficciones. En esta sastrería imperfecta y en rebajas que hoy es el mundo, con grandes colas en las puertas del negocio, gente apresurada para hacer su compra en situación de emergencia, ya no basta con decir que la Verdad del relato está al servicio del Poder. Habrá que buscar una verdad alternativa y transitoria, un relato y un poder que le devuelvan la dignidad a la política y al ser humano. No podemos prescindir de la ilusión, no podemos normalizar la catástrofe.

Confieso que el conflicto catalán me ha dejado desnudo. Estoy en La Inclusa. Desde hace mucho tiempo me afectan razones y sentimientos de rabia, solidaridad, disidencia, indignación y cansancio. No puedo renunciar a la ley democrática, ni puedo hablar al margen del amor.

Por eso no me basta con denunciar la mezquina irresponsabilidad del PP, capaz de abrir una brecha calculada en busca de su beneficio electoral. En nombre de la Unidad de España, han cultivado la amenaza del separatismo catalán para ocultar sus propias corrupciones y su política santificadora de la desigualdad, poniendo además en dificultades de identidad a los sindicatos y a los partidos de la izquierda. Tampoco me basta con denunciar a la derecha catalana, capaz de traicionar a su burguesía y a su tejido económico para ocultar su corrupción, su canibalismo y su propia liquidación de los servicios públicos. La illusio que ha creado de una independencia posibleha sido vivida como relato de verdad por mucha gente. La factura sentimental y económica, más allá de las lágrimas de los jóvenes que tienen en el banco 150 euros para darse un capricho a final de mes, la pagarán como siempre los más débiles, los que no alcanzan para darle un desayuno por las mañanas a sus hijos.

En la España repleta de banderas, incluida Cataluña, hay más de 13 millones de personas en el umbral de la pobreza. Por eso no me basta con denunciar a la derecha. ¿Por qué la izquierda no es capaz de sentarse a hablar? ¿Por qué no se puede articular un relato, una illusio que haga vivir como verdad y prioridad la conciencia histórica, el deseo de justicia social, la solidaridad, el respeto, la democracia profunda? Por qué somos incapaces de comprender el sentido de Europa y las lógicas del siglo XXI?

Pedimos una y otra vez que dialogue el gobierno del Estado con el gobierno de la Generalitat. ¿Pero dónde está el diálogo de la izquierda?

Se va a aplicar el artículo 155, se convocarán elecciones en Cataluña. Sea cual sea el resultado, sea cual sea la dureza o la gravedad de los hechos, el conflicto no lo solucionaran unas elecciones. La fractura sentimental de la sociedad catalana dolerá más allá de unos resultados coyunturales. ¿No es posible tomarse en serio la construcción de un espacio que procure mañana y pasado mañana el debate y el acuerdo político en vez del choque de trenes o el enfrentamiento de identidades?

Es irresponsable, muy irresponsable, que la izquierda busque en el espectáculo de las rebajas sólo motivos para robarle votosa los que son por necesidad, por esa realidad que nos desnuda, compañeros de viaje imprescindibles.

Es un artículo triste, ya lo sé. Pero este sentimiento de tristeza me parece hoy mucho más legítimo que las alegrías y las soflamas.

luis_garcia_montero

Luis García Montero

Granada, 1958. Poeta y Catedrático de Literatura Española en la Universidad de Granada. Es autor de once poemarios y varios libros de ensayo. Recibió el Premio Adonáis en 1982 por El jardín extranjero,el Premio Loewe en 1993 y el Premio Nacional de Literatura en 1994 por Habitaciones separadas. En 2003, con La intimidad de la serpiente, fue merecedor del Premio Nacional de la Crítica.

Artículos relacionados de Luis García Montero:

  Publicada 20/10/2017.

LOS DIABLOS AZULES

Emilio Lledó, palabra y vida

  • La editorial KRK acaba de publicar el libro Dar razón. Conversaciones, una recopilación de diálogos con el filósofo
  • Con su permiso, recogemos para nuestros lectores algunas de sus respuestas a preguntas de Juan Á. Canal, Pedro Cerezo, José Manuel Fajardo, Juan Cruz y Antonio Lucas

El filósofo Emilio Lledó. El filósofo Emilio Lledó. EFE

La editorial KRK acaba de publicar el libro Dar razón. Conversaciones, una recopilación de entrevistas con el filósofo Emilio Lledó preparado por Juan Á. Canal.

Con el permiso de Lledó recogemos para nuestros lectores algunas de sus respuestas a preguntas de Juan Á. CanalPedro CerezoJosé Manuel FajardoJuan Cruz y Antonio Lucas.

1.— Creo que la palabra hablada tiene que ver con la vida y la palabra escrita tiene algo que ver con la muerte. Gracias a la palabra escrita, alguien en el futuro dialogará contigo o simplemente la escuchará. Aunque Platón acusa de simulacro y eco al lenguaje escrito, parece que, a pesar de las limitaciones que posee la escritura, nos sirve para dialogar. Esa muerte como oralidad se convierte en creación del futuro como memoria y como posibilidad de diálogo. Son, además, dos temporalidades distintas: la temporalidad viva y latiente del lenguaje mientras yo estoy hablando y la temporalidad lenta (cuando leo y releo) y más elaborada, que gana en solidez y en ambigüedad, de la palabra escrita. Y enlazamos con el gran tema de la ética griega: la paideía, la educación. El lenguaje, para la educación griega, es spermata (semillas).

2. Hay muchos enemigos del diálogo. Lo primero que tenemos que aprender es a dialogar con nosotros mismos. A construir nuestra propia posibilidad de recepción. El descubrimiento de la alteridad es esencial. En el descubrimiento de la philía se intuye el propio ego; en la propia subjetividad está la relación, la tensión con el otro y, por tanto, hay que organizar la solidaridad y la colectividad. Aristóteles dice en uno de sus textos que en el fondo nadie querría tener todo si estuviera solo. ¿Cómo autentificar las palabras en una degradación e instrumentalización del lenguaje? No circulando excesivamente por las autopistas de la información que nos asfixian y no nos dejan pensar. Volviendo continuamente al diálogo y evitando lo que yo llamaría los remolinos de la conciencia, que todo lo absorben hacia un mismo centro; manteniéndonos vivos.

3.— Confío que no sea irreversible el imperio de la teledemocracia. El imperio de lo que nos viene desde lejos dista mucho del significado original de la democracia, pues el démosentrañaba cercanía, era la presencia, el ámbito en que alguien podía hablar con quien estaba allí al lado mismo; pero si la pretendida democracia no es sino un lenguaje cuajado en otros espacios y a los ciudadanos se les escapa el manejo a que puedan estar siendo sometidos desde aquellos…, podría ir anquilosándose el pensamiento y la comunicación igualitaria, es decir, podría estar destruyéndose desde dentro la democracia misma y su concepto —la capacidad de entender, dialogar e intercambiar criterios y decisiones—. La democracia surgió como un análisis del lenguaje, pero no en abstracto sino muy inmediatamente: surgió como disconformidad con el lenguaje que se recibía, como un descontento con la significación que trivialmente se atribuía a las palabras; por eso tuvo oportunidad y sentido la aparición de la Sofística, interrogándose sobre lo que el otro significaba al decir justo o bueno o, incluso, nombres comunes como mesa, aunque sobre todo inquietaban los términos más abstractos y, por ello, más susceptibles de superchería para embaucar a otros. Por eso hoy resulta necesario atender al funcionamiento mismo de la democracia, lo que a veces denomino democracia oligárquica, imbuida de un desconcertante concepto de liberalismo, más interesado en el dominio de una clase económica y de poder que en la verdadera libertad.

4.— Ya que hablo de monstruosidades que estamos viviendo en nuestro tiempo, se me platea un gran interrogante sobre lo que sucede con las grandes masas de refugiados tratando de llegar a países más prósperos y tranquilos donde poder ganarse la vida y, antes incluso, preservarla. Y no sólo me refiero al problema del mal y su génesis, sino a la incomprensible paradoja que se da en su tratamiento informativo: nos bombardean con imágenes impactantes, de pateras en el mar o de hileras humanas que en condiciones míseras se mueven en sus particulares éxodos, pero rara vez se ofrecen estudios y análisis de las causas y los causantes. Parecen complementarse la machacona superficialidad en el regodeo de los medios en algunas escenas, crueles y dramáticas en verdad, o los abrumadores números de miles y millones de expatriados errantes con la ausencia de profundidad en la investigación y el desvelamiento de los auténticos motivos que están provocando ese crimen. La sociedad de la información parece volcada en urdir una lacrimosa reacción de los espectadores o receptores a base de titulares y fotografías estremecedoras mientras enmascara, sospecho que interesadamente, el muy perverso trasfondo de esa tragedia multitudinaria que vacía países.

5.— Nuestra democracia está condenada al fracaso si no se plantea y resuelve el problema de la educación. La democracia sólo es posible si se da una liberación individual a través de la educación. En España vivimos catecismizados. Aquí no se enseña a pensar, se dan libros de texto. Y, sin cambiar esto difícilmente va a poder pensarse en ningún otro tipo de cambio más profundo. Y el problema es que se está utilizando el concepto de democracia sin llenarlo de contenido. Tenemos, por un lado, las instituciones democráticas, que son la estructura formal que puede posibilitar esa educación, esa formación de la que hablamos. Al tiempo, la democracia es un contenido, un modo de relación entre los seres que integran una comunidad. Sin ambos elementos la democracia es irreal.

6. Como estamos en una sociedad tan propensa al espectáculo y con tantos canales de información funcionando al mismo tiempo (cosa que resulta una ventaja, por otro lado) llega un momento en que no se sabe bien lo que nos quieren decir. Los medios son esenciales para la higiene democrática, pero lo importante es saber pensar a partir de ellos. Saber discriminar. Qué duda cabe de que la libertad de expresión es el origen de todo esto que hablamos, pero la libertad de expresión se degrada si sólo sirve para para decir tonterías. Me refiero con esto a aquellos individuos, hombres o mujeres, que tienen la obligación de observar, entender, reflexionar y decidir en asuntos que nos afectan a todos. Esta es una enseñanza esencial de la filosofía, que no es sólo amor a la sabiduría sino amor a las preguntas, a la curiosidad, al asombro. Pero sin dogmatismos, sin grumos mentales.

7.— Escuchando las tertulias de radio, por ejemplo, me sorprende la incapacidad de pensar de muchos de los que reflexionan a través del tópico, la frase hecha y el concepto estereotipado. Esto se podría remediar defendiendo en serio la educación. Recuerdo cada día esa intuición tan certera de Kant: “El ser humano es lo que la educación hace de él”. Pero en este tiempo nuestro existe también una educación inmovilizadora cada vez más extendida. Es la que tiene que ver con el ámbito de las redes sociales y de los teléfonos móviles. Eso podría conducirnos a una sociedad inmovilizada. Los flashes momentáneos que generan las redes sociales impiden el pensamiento, lo anestesian. Pues pensar es una forma de dotar al individuo de fluidez, de agilidad, de amplitud. Lo opuesto al sedentarismo de los mensajes instantáneos. El mejor reflejo para representar esta idea es el libro y la lectura. Ellos, los libros, ofrecen siempre una posibilidad de diálogo. Pero cada vez hay menos interés por dialogar.

8.— La historia no ha muerto, como se ha dicho. Eso sería la muerte del hombre. La historia es el aliento del hombre, de cada individuo y de la colectividad, el respirar hacia el futuro, con proyectos e ideas, es la esencia de la vida y el futuro es lo que permite que exista el pasado, la memoria, la historia. Hay que cultivar la memoria, que es lo que realmente somos. Una de las características de nuestro ser es repetirnos monótonamente un cierto discurso machacón y angustioso y la literatura es la apertura de esa angustia, de esa estrechez, un aire que refresca nuestro posible abotargamiento. Hay informaciones en los medios que aniquilan, que matan, que no crean diálogo; es el cultivo del pensamiento incoherente. En la cultura clásica se luchó por entender, por seguir racionalmente una argumentación, y ahora, supeditados al flash de las imágenes, vivimos el enorme peligro de que el pensamiento no sea coherente, que sea epidérmico e inconsistente. Los medios de comunicación tienen gran responsabilidad ante esto. La defensa sería la lectura, el cultivo del pensamiento abstracto.

*Luis García Montero es escritor y profesor de Literatura. Su último libro, Balada en la muerte de la poesía (Visor, 2016).

Los diálogos de Emilio Lledó

  Publicada 20/10/2017.

  • El diálogo es algo más que una invitación a hablar. Se trata de una manera de entender la verdad y el conocimiento
  • El pensamiento vivo de Dar razón parece salir del interior de los lectores. Los maestro convierten su palabra en una cita con nosotros mismos

Pensar es dialogar con uno mismo. En ese diálogo no suele aparecer una verdad original, ni una ocurrencia inmotivada, sino las consecuencias de un sedimento de lo vivido, de lo aprendido, de lo dudado. Por eso cuando se lee o se escucha a un maestro parece que la conversación nos sale de dentro, que estamos hablando con nosotros mismos. Esa es la experiencia que he tenido al leer Dar razón. Conversaciones (KRK, 2017), el libro en el que Juan Á. Canal ha ordenado un numeroso conjunto de entrevistas con Emilio Lledó. Los distintos interlocutores buscan las opiniones de Lledó sobre los asuntos que han caracterizado su inquietud: la palabra, la memoria, la educación, la ética y la libertad.

El diálogo es algo más que una invitación a hablar. Se trata de una manera de entender la verdad y el conocimiento. Educarse es hacerse a uno mismo y en el hacerse uno está el descubrimiento de la alteridad, la manera de prepararse para escuchar al otro como un requisito imprescindible en el dialogar con uno mismo. Los clásicos griegos van siempre en el equipaje del maestro; pero también la poesía, la palabra de Antonio Machado: «Se miente más de la cuenta / por falta de fantasía: / también la verdad se inventa». O también: «¿Tu verdad? No, la Verdad /, y ven conmigo a buscarla. / La tuya, guárdatela».

La conversación es por tanto un deseo de estar con uno mismo y con el otro, un deseo de ser y de convivir. Esta imagen del saber no encaja bien con una idea de libertad que se funde en la posibilidad de decir, pero se desentienda del aprendizaje de escuchar. Tampoco con la dinámica de precipitarnos a decir lo que se nos ocurre, antes de pensar bien lo que decimos. La verdad no es algo concedido, revelado. Es algo creado, compartido. Lo máximo que podemos pedir es que nos den razón, que nos muevan a compartir la búsqueda.

Pero puestos a pensar en el mundo que habitamos hay una imagen que crea inquietud. El individuo solitario, sin memoria y sin preocupación por el futuro, que se limita a vivir en el instante. Se trata del tiempo mercantilizado propio de la sociedad de consumo, el tiempo de un individuo también mercantilizado y sin lejanías. Y la paradoja moderna es que este individuo, hecho puro presente, sólo puede tener una relación lejana con el mundo a través de realidades que le llegan por medio de las redes sociales. Si convivir en el diálogo supone que los individuos con memoria compartan la cercanía del mundo (una interpelación de lo que está ahí), las nuevas formas de comunicación facilitan otra posibilidad: individuos sin memoria, sin lejanías, hablan y deciden sobre un mundo por el contrario lejano y desconocido. Invitaciones a la inexistencia, estas dinámicas empujan a deshacerse en lo ya deshecho, a dejar de ser en lo otro. Y no hay silencio, sino el ruido tumultuoso de la nada, retórica sin poesía, la acumulación de verdades no inventadas en común, sino asumidas en soledad. Supercherías que conforman a su antojo un yo que no es dueño de sí mismo. El súbdito de una democracia oligárquica.

Ponerse filosófico o poético sólo significa preocuparse por la vida. A Emilio Lledó le gusta repetir una frase del Gorgias platónico: “Déjate de historias y dime de una vez cómo hay que vivir”. Es decir, cómo debemos pensar y hacer la justicia, la educación, la libertad, el amor y la economía.

La ética es una costumbre de ser, una guarida que nos permite resistir dentro del campo de desplazados y dentro del vértigo de los movimientos migratorios en el que se ha convertido el mundo con la mercantilización de las lejanías. La lectura supone un refugio a campo abierto, un modo de dialogar con uno mismo en presencia del otro. La palabra escrita nos devuelve lo ausente, nos permite sostener el diálogo a través del tiempo, nos hace herederos, nos consolida en la memoria. De nuevo la poesía y la filosofía juntas, en este caso de la mano de Quevedo, en la conversación de un retiro habitado por la historia. Es el diálogo con sus doctos libros juntos: «Si no siempre entendidos, siempre abiertos, / enmiendan, o fecundan mis asuntos; / y en músicos callados contrapuntos / al sueño de la vida hablan despiertos». Un diálogo de vivos, palabras vivas que salen de la boca o de los ojos gracias a los libros. Según Lledó, la literatura es el contrapunto de la vida que necesita despertar,  un medio efectivo para romper la monotonía de los discursos imperantes cuantos las sociedades caen en la indiferencia, el dogmatismo o la zafiedad.

El pensamiento vivo y vinculado de Dar razón parece salir del interior de los lectores. Los maestro convierten su palabra en una cita con nosotros mismos. Y eso es lo que ha hecho Emilio Lledó a lo largo de muchos años en su tarea de escritor y profesor: dar sentido al diálogo, mandar recado con un lugar y una hora para la cita.

*Luis García Montero es poeta y profesor de Literatura. Su último libro, Balada en la muerte de la poesía (Visor, 2016).

 

 

 

 

Desde las entrañas de la selva, “Marichuy” anuncia: “Es hora de las mujeres que luchan”

“Marichuy”, la candidata del CNI en 2018, alerta: Un cáncer acaba México, y esto se va a poner peor.

Benditas Mujeres, más benditas aún las Mujeres Indígenas; ni por las izquierdas, ni por las derechas, ni por los que se dicen del centro, con y por los de abajo empoderando a las Mujeres, mi voto incondicional por «Marychuy» 

“Es la hora de los trabajadores, maestros, intelectuales honestos, artistas, jóvenes, campesinos, estudiantes, homosexuales, comunicadores y todos los que de abajo somos”. 

“Del pueblo trabajador que es explotado hasta su muerte, despojado de todo cuanto tiene, reprimido por pensar y rebelarse, despreciado por ser diferente, por ser pobre, por ser mujer, por hablar nuestra propia lengua, por decir la verdad, por mirar abajo y no arriba, por voltear a ver a la compañera, al compañero y no al amo, al cacique, al patrón, al mal gobierno”.

  Actualización de la agenda de actividades del #CIG y su vocera #Marichuy, consúltela en: actividadesdelcigysuvocera.blogspot.mx/p/agenda.html #ezln

Agenda de Marichuy

 

 

María de Jesús Patricio Martínez es candidata independiente a la Presidencia de la República. Médica tradicional nahua y vocera del Consejo Nacional Indígena, con el respaldo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional,  detalla cómo piensa curar a este México que está enfermo, que padece un cáncer que se expande y que fue generado por “los de arriba”, los que no han querido dejar que la gente hable, diga, se organice.

“Han querido imponer desde arriba un proyecto que no da vida, es un proyecto que da muerte, y lo hemos vivido, porque en las comunidades, todo lo que ha llegado de fuera es lo que ha dañado, es lo que está acabando con las aguas, los bosques, las plantas, los habitantes; entonces, yo pienso que, al igual que en las comunidades, en la ciudad está pasando lo mismo”, dice “Marichuy”, como mejor se le conoce.

Desde las entrañas de la selva, “Marichuy” anuncia: “Es hora de las mujeres que luchan”

Por Redacción / Sin Embargo

Sin Embargo octubre 22, 2017.   http://www.sinembargo.mx/22-10-2017/3335142 

Ante decenas de simpatizantes tzotsiles y tzetales , “Marichuy” resaltó que “las mujeres indígenas, en nuestra triple condición de mujeres, de indígenas y de pobres, vivimos la mayor de las opresiones dentro de este sistema”. Sin embargo, dijo con más fuerza, “es la hora de las mujeres que luchan y se organizan por [ver] nacer su libertad, por nacer su patria nueva con justicia”.

La vocera del Concejo Indígena de Gobierno recorrió esta semana diferentes poblados indígenas de Chiapas en la búsqueda de firmas de apoyo para el registro de su candidatura presidencial independiente.

 

“Marichuy”, la candidata del CNI en 2018, alerta: Un cáncer acaba México, y esto se va a poner peor.

Ciudad de México, 22 de octubre (SinEmbargo).- Los pueblos indígenas zapatistas realizaron el último saludo al Concejo Indígena de Gobierno (CIG) y su vocera y aspirante a la Presidencia de México, Maria de Jesús Patricio Martínez, “Marichuy”.

Entre los días 13 y 19 de octubre, “Marichuy” visitó los caracoles zapatistas y las sedes de las juntas de buen gobierno en la selva, los Altos y zona norte, siempre acompañada por integrantes del Concejo Indígena de Gobierno, como inicio de su campaña independiente rumbo al proceso electoral de 2018.

El pasado jueves, en el Caracol II Oventic, en la zona de los Altos de Chiapas, cientos de bases de apoyo del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) e indígenas tzotsiles y tzetales saludaron y respaldaron la búsqueda de la candidatura y la lucha independiente que encabezará una mujer indígena.

El Concejo Indígena de Gobierno está integrado por 156 concejales de 63 regiones indígenas del país, hablantes de 39 lenguas originarias, y “todos pensamos que es la hora de sacudir este país y agitar en cada rincón de él, de organizarnos en cada espacio, en cada barrio, nación y tribu, en cada ciudad, en el campo y en las ciudades, de no dejarnos, de organizarnos, de gobernarnos de acuerdo a nuestras formas propias, ejerciendo y tomando el destino en nuestras manos sin esperar a que otros lo hagan por nosotros”, expresó “Marichuy”.

 “Y entonces debemos ser capaces de transformar esas rabias en organización con el fin de pasar a la ofensiva para desmontar el poder de arriba, construyendo con determinación y sin miedo el poder de abajo”. Foto: Adolfo Vladimir, Cuartoscuro.

 “Pero justamente porque somos las que sentimos el más profundo dolor, porque vivimos la mayor de las opresiones; también nosotras las mujeres somos capaces de sentir la más profunda de las rabias”. Foto: Adolfo Vladimir, Cuartoscuro.

 “Igualmente cada vez que asesinan, que desaparecen, que encarcelan injustamente a un hijo, a una hija, somos nosotras las mujeres las que sentimos el más profundo dolor”. Foto: Adolfo Vladimir, Cuartoscuro.

 “Del mismo modo, así como sentimos la violencia que se nos hace, también sentimos el robo, el despojo y la destrucción que se hace de nuestra madre la tierra, porque este sistema que se nombra capitalista y patriarcal tiene como base el despojo y la dominación de nuestra madre la tierra y la dominación y el control de nosotras las mujeres”. Foto: Adolfo Vladimir, Cuartoscuro.

 “El actual sistema nos somete a la más cruda explotación y cotidianamente se nos trata como simples mercancías”. Foto: Adolfo Vladimir, Cuartoscuro.

María de Jesús Patricio es una galardonada médico tradicional nahua, originaria de Tuxpan, Jalisco. Tras ser nombrada como vocera del CIG, se registró como aspirante a la candidatura independiente a la Presidencia de la República. Desde el 16 de octubre, inició su trabajo para recabar el apoyo ciudadano que la podría hacer contender en 2018.

Afirmó que con las “medidas clasistas, racistas y excluyentes” impuestas por el Instituto Nacional Electoral (INE), “el sistema electoral no está hecho para que seamos los pueblos de abajo los que gobernemos”.

Ante decenas de simpatizantes, “Marichuy” resaltó que “las mujeres indígenas, en nuestra triple condición de mujeres, de indígenas y de pobres vivimos la mayor de las opresiones dentro de este sistema”. Sin embargo, dijo con más fuerza, “es la hora de las mujeres que luchan y se organizan por [ver] nacer su libertad, por nacer su patria nueva con justicia”.

“Marichuy”, a quien el banco HSBC rechazó abrirle una cuenta– uno de los requisitos más básicos y sencillos para iniciar el camino para la candidatura independiente–, consideró que este este es el “momento que la historia nos pone para ser, juntos, la gran estructura nacional que derribe los muros que nos oprimen, dividen y debilitan”.

 “Las mujeres indígenas, en nuestra triple condición de mujeres, de indígenas y de pobres vivimos la mayor de las opresiones dentro de este sistema que se nombra capitalista, somos explotadas y violentadas en nuestros hogares, en nuestros trabajos, en todos los espacios de la sociedad”. Foto: Adolfo Vladimir, Cuartoscuro.

 “Es el momento de que las mujeres nos organicemos sí, por el respeto de nuestros derechos, pero también por todos y por todas porque en nosotras está la fuerza para empujar esta enorme lucha”. Foto: Adolfo Vladimir, Cuartoscuro.

 “Recorreremos el país con una agenda nacional que se unirá al tejido regional en torno a los concejales del CIG, llamando a los pueblos, colectivos, organizaciones y personas no organizadas en todo el territorio de esta Nación”. Foto: Adolfo Vladimir, Cuartoscuro.

 “Esto es lo que somos, lo que fuimos y seremos”. Foto: Adolfo Vladimir, Cuartoscuro.

 “Aún con todo esto no daremos un paso atrás”. Foto: Adolfo Vladimir, Cuartoscuro.

“¡Marichuy’ y los consejales del CIG recorrerán todo el territorio mexicano para hablar y escuchar la voz de los pueblos más olvidados, marginados y despreciados de nuestra patria […] Hablarán de la verdadera situación difícil que vivimos todos los mexicanos pobres sin distinción de organización, partido, raza, color, lengua, cultura y creencia religiosa”, expresó la comandanta Hortencia.

Durante el encuentro, Jimena, integrante de la Junta de Buen Gobierno del Caracol II de Oventik “Corazón céntrico de los zapatistas delante del mundo”, reconoció el esfuerzo de todos los pueblos indígenas de ir juntos, por primera vez, sin importar creencia, raza, partido, religión, en este acto político.

“Estamos claros que lo que nos une es el sufrimiento y el dolor que provoca las maldades del sistema, al mismo tiempo nos prende la digna rabia y esperamos que de este encuentro se prenda esa lucecita de esperanza en cada uno de nosotros”, dijo.

 “Arriba, el poder se resquebraja y la política del mal gobierno y los poderosos capitalistas demuestran con descaro la mentira que son, estremecen con su destrucción todo lo que tocan, matan, contaminan y a su paso van dejando destrucción, desolación, indignación y rabia”. Foto: Adolfo Vladimir, Cuartoscuro.

 “Abajo, desde el fondo de la tierra, la dignidad está naciendo un nuevo mundo en medio de la destrucción, el dolor y la rabia de nuestros pueblos, del México de abajo en los campos y las ciudades”. Foto: Adolfo Vladimir, Cuartoscuro.

 “Del pueblo trabajador que es explotado hasta su muerte, despojado de todo cuanto tiene, reprimido por pensar y rebelarse, despreciado por ser diferente, por ser pobre, por ser mujer, por hablar nuestra propia lengua, por decir la verdad, por mirar abajo y no arriba, por voltear a ver a la compañera, al compañero y no al amo, al cacique, al patrón, al mal gobierno”. Foto: Adolfo Vladimir, Cuartoscuro.

 “Pero sobre todo es la hora de las mujeres que luchan y se organizan por nacer su libertad, por nacer su patria nueva con justicia, por nacer un mundo nuevo de paz y diferente sobre las ruinas que el sistema capitalista y patriarcal van dejando por todos lados”. Foto: Adolfo Vladimir, Cuartoscuro.

 “Es la hora de los trabajadores, maestros, intelectuales honestos, artistas, jóvenes, campesinos, estudiantes, homosexuales, comunicadores y todos los que de abajo somos”. Foto: Adolfo Vladimir, Cuartoscuro.

En el recorrido, el Movimiento en Defensa de la Tierra y el Territorio y por la Participación y Reconocimiento de las Mujeres en las Decisiones denunció ante Patricio Martínez que en comunidades de Chiapas prevalece la violencia contra las mujeres, la exclusión y el despojo de sus tierras heredadas o adquiridas, impulsadas por las prácticas de usos y costumbres.

Los integrantes del movimiento entregaron a la vocera del CIG una propuesta relacionada con la tenencia de la tierra. El documento reúne 100 casos de despojo de tierras a mujeres que heredaron o adquirieron por su cuenta.

Ahí mismo, “Marichuy” refrendó su compromiso con las mujeres indígenas, a quienes llamó a organizarse “por el respeto de nuestros derechos, pero también por todos y por todas, porque en nosotras está la fuerza para empujar esta enorme lucha”.

 “Es la hora de tejer desde abajo una telaraña tan grande que sea capaz de perdurar los tiempos venideros, aprovechando el llamado de nuestra tierra para que la organización que construyamos penetre en todas las estructuras de esta nación y nos garantice la libertad, la democracia y la justicia”. Foto: Adolfo Vladimir, Cuartoscuro.

 “Es la hora de hacer retemblar en sus centros la tierra, mirándonos en el espejo que son los pueblos originarios con sus luchas y sus sufrimientos. Tomando los principios del mandar obedeciendo la guía para renacernos”. Foto: Adolfo Vladimir, Cuartoscuro.

 “Es la hora de sacudir este país y agitar en cada rincón de él, de organizarnos en cada espacio, en cada barrio, nación y tribu, en cada ciudad, en el campo y en las ciudades, de no dejarnos, de organizarnos, de gobernarnos de acuerdo a nuestras formas propias, ejerciendo y tomando el destino en nuestras manos sin esperar a que otros lo hagan por nosotros”. Foto: Adolfo Vladimir, Cuartoscuro.

 “Es la hora de escuchar lo que el sufrimiento de las familias que buscan un hijo, un padre, una madre desaparecidos tienen que decirnos con su lucha incansable por encontrar entre los escombros la verdad y la justicia”. Foto: Adolfo Vladimir, Cuartoscuro.

 

 

Rajoy opta por un 155 duro: destituye a Puigdemont, maniata al Parlament y convocará elecciones en seis meses.

 Me preguntan si estoy de acuerdo con la independencia de Cataluña, a lo que  respondo que es una pregunta que no tiene sentido hacerme puesto que no soy Catalán, el que esté de acuerdo o no es algo irrelevante y además sería meterme en lo que no me incumbe. Con lo que no estoy de acuerdo es con el fascismo, con la violación a los derechos humanos, con el autoritarismo rampante y con el fanatismo en todas sus formas y bajo cualquier pretexto, estoy totalmente en contra de todo eso y de las acciones y los pronunciamientos de Rajoy y de la monarquía española, y eso sí me incumbe como mexicano ciudadano del mundo.

Los tratados y acuerdos internacionales firmados se consideran meta constitucionales, están por encima incluso de las constituciones de los países firmantes, más aún lo están los acuerdos firmados en la ONU que son de aplicación y validez globales; la Declaración Universal de los Derechos Humanos es sin lugar a dudas el más importante de todos ellos y del catálogo de derechos de ésta Declaración, la libertad de expresión es uno de los más violados por los gobiernos firmantes, particularmente por el gobierno monárquico español.

Las consultas públicas y los plebiscitos son formas que tienen los ciudadanos de  ejercer la libertad de expresión y ninguna autoridad puede declararlos ilegales, eso es una práctica fascista y como tal inaceptable y contraria al derecho internacional, pues cancela de manera unilateral y autoritaria un derecho humano fundamental, reprimir con violencia extrema el ejercicio pacífico de este derecho humano, es una acción de barbarie propia de las tiranías, inadmisible y reprobable como las tiranías y los gobiernos fascistas mismos que, en estos tiempos, resurgen y avanzan incontenibles en todo el mundo esparciendo odio y encono por doquier, YA BASTA.

 Les comparto una recopilación de artículos, opiniones y videos para entender mejor el momento actual en Cataluña.

Jesús Torres Navarro.

¿Por qué CATALUÑA quiere la INDEPENDENCIA? – FurorPolitik

El rompecabezas Catalán explicado en 8 minutos: 

 

infolibre Periodismo libre e independiente

Sábado, 21 de octubre de 2017.

Yolanda González | Elena Herrera

El Gobierno propondrá al Senado la destitución de Carles Puigdemont y de todo su Govern, cuyas funciones serán asumidas por los ministerios. Además, el Parlament no podrá proponer candidato a la Generalitat, ni plantear un pleno de investidura ni llevar a cabo iniciativas contrarias a la Constitución o al Estatut. El objetivo es que se convoquen elecciones autonómicas antes de seis meses.

Los cuatro “objetivos” del Gobierno para justificar la aplicación del artículo 155

Consulta el documento íntegro aprobado por el Gobierno sobre el 155

Carles Puigdemont en la manifestación convocada por la Taula per la Democràcia para pedir la libertad de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart. Carles Puigdemont en la manifestación convocada por la Taula per la Democràcia para pedir la libertad de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart. EFE.

Multitudinaria manifestación en Barcelona por la libertad de Sànchez y Cuixart y contra el 155

La marcha, convocada por Taula per la Democràcia, ha contado con la presencia de Carles Puigdemont, Oriol Junqueras y Carme Forcadell, entre otros. La Guardia Urbana calcula que participaron 450.000 personas.

Los independentistas reaccionan tildando la ejecución del 155 de “golpe de Estado”

  • La marcha, convocada por Taula per la Democràcia, ha contado con la presencia de Carles Puigdemont, Oriol Junqueras y Carme Forcadell, entre otros
  • Se ha cerrado con la lectura de los escritos remitido por los presidentes de la ANC y Òmnium desde prisión
  • La Guardia Urbana calcula que participaron 450.000 personas

Lo que en principio había sido convocado como protesta contra el encarcelamiento de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, presidentes de las entidades Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural, se ha convertido además en un grito rotundo contra las medidas anunciadas este sábado por Mariano Rajoy en la aplicación del artículo 155 de la Constitución. La manifestación organizada por Taula per la Democràcia –una plataforma formada por cerca de 40 sindicatos, entidades sociales, culturales y deportivas– ha congregado a cientos de miles de personas en el centro de Barcelona bajo el lema «Llibertat Jordi Sànchez! Llibertat Jordi Cuixar! En defensa dels drets i les llibertats«.

La marcha estuvo encabezada por una gran pancarta sostenida por el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, su vicepresidente, Oriol Junqueras, la presidenta del Parlament, Carme Forcadell y el diputado de ERC Gabriel Rufián, entre otros. También salieron a las calles para apoyar la movilización personalidades como Artur Mas, David Fernández o la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, quien anticipó en la mañana del sábado su respaldo a la manifestación para «defender el autogobierno» de Cataluña. Colau lamentó en declaraciones a los medios de comunicación estar ante «el día más horrible desde los últimos 40 años» y reconoció estar «muy preocupada por el papel del PSOE».

La Guardia Urbana calcula que participaron 450.000 personas. Los organizadores procedieron a la lectura de los escritos que Sànchez y Cuixart han remitido desde prisión. «Estamos bien y estamos fuertes», decía la misiva de Sànchez, «gracias por vuestro apoyo». El mensaje solicitaba además «no aflojar a favor del diálogo y de la independencia«, mientras que Cuixart pedía «continuar con la serenidad, el coraje, el saber hacer pacífico pero sin renunciar nunca al deseo del pueblo». «La causa por la que luchamos todos es para todos, y es el derecho a decidir y el derecho a la autodeterminación», añadía.

Marcel Mauri, portavoz de Òmnium Cultural criticó durante su intervención que el Gobierno español se haya «cargado la democracia» y aseguró que con «la violencia y la represión» no se conseguirá nada. «No pasarán. No pasarán porque ganaremos. Viva la república y viva la libertad», remató el portavoz, arropado por gritos de «independència» por parte de los asistentes.

El vicepresidente de la ANC, Agustí Alcoberro, aseguró que el catalán es «un pueblo organizado que da apoyo a sus instituciones», y destacó que «de ninguna manera» se puede «acostumbrar a tener presos políticos». «No conseguirán que demos pasos atrás», sentenció, «esto es una prueba de la fuerza que tenemos juntos. Visca Catalunya. Visca la república».

Finalmente, la actriz Lloll Bertran leyó el manifiesto de la concentración exigiendo la libertad de Sànchez y Cuixart. «No es aceptable encausar y llevar a prisión a dos personas por llamar pacíficamente a la movilización», aseveró durante la lectura del texto, para a renglón seguido rechazar la «decisión del Consejo de Ministros». «Desde la Taula per la Democràcia queremos dejar claro que no aceptamos esta decisión» y que «continuaremos movilizándonos en las calles«.

La manifestación quedó clausurada con las voces de cientos de miles de personas entonando Els Segadors.

Declaraciones institucionales

La presencia de Carles Puigdemont en la protesta precede a la comparecencia institucional que, según ha señalado, llevará a cabo este sábado a las 21:00 horas para dar respuesta a las medidas anunciadas por Mariano Rajoy al amparo del artículo 155 de la Constitución. Carme Forcadell, por su parte, realizará declaraciones a las 19:30 horas. 

El Ejecutivo estatal hizo pública este sábado su intención de proponer al Senado la destitución de Carles Puigdemont y de todo su Govern, cuyas funciones serán asumidas por los ministerios. Pero también prevé asumir el control sobre los medios de comunicación públicos –»TV3 serà sempre nostra», jaleaban los manifestantes–, limitar el ejercicio del Parlament y convocar elecciones catalanas en un plazo de seis meses.

Telesur: 

España: 450 mil catalanes rechazan la aplicación del art. 155

infolibre Periodismo libre e independiente

Directo | Forcadell:

«Nos comprometemos a defender la soberanía del Parlament»

  • El PNV considera «un peligroso precedente la interpretación tan laxa y abusiva» del 155 realizada por Rajoy
  • Los vascos creen que la aplicación del artículo es una «intervención de la democracia» y una «provocación» a los catalanes

La presidenta del Parlament, Carme Forcadell. EFE

Este sábado se ha celebrado la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros para aplicar el artículo 155 de la Constitución en Cataluña. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha explicado en la rueda de prensa posterior las medidas pactadas con PSOE y Ciudadanos: destituye del Govern, asume la capacidad de disolver el Parlament y convocará elecciones en seis meses. Elevará estas medidas al Senado durante la semana próxima, en un pleno que está previsto que se celebre el viernes.

HISTORIA DE CATALUÑA EN 10 MINUTOS

Sigue con infoLibre el minuto a minuto de todo lo que acontece durante la jornada.

19.20. Puigdemont pedirá al Parlamento catalán que convoque un pleno en que los diputados debatan y decidan «sobre el intento de liquidar» el autogobierno y la democracia catalanas, algo de lo que ha acusado al Gobierno. «Y que actuemos en consecuencia», ha añadido en su declaración institucionalleída en la Generalitat junto a las banderas catalana y europea.

19. 52. Pese a todo, continúa Forcadell, «nos hemos mantenido firmes y por eso ahora quieren someter al Parlament a su voluntad otorgándose el derecho a veto sobre lo que se puede debatir». «Quieren que deje de ser un parlamento democrático, per eso no lo vamos a permitir». Por el contrario, subraya, «queremos lanzar un mensaje de firmeza y esperanza: nos comprometemos hoy a defender la soberanía del Parlament, sus plenas atribuciones y los derechos de los 135 diputados». La presidenta de la Cámara autonómica se compromete también a «defender la democracia con firmeza, serenidad, democráticamente» porque «los conflictos políticos se resuelven políticamente». «No daremos un paso atrás. La ciudadanía nos ha elegido como legítimos representantes y como servidores públicos nos debemos a ella. Que este parlamento represente aquello que han votado los catalanes», sentencia.

19.45. Denuncia, asimismo, que «el artículo 155 no les permite hacer lo que pretenden, y lo saben», y añade: «A lo que se les llena la boca hablando de la Constitución española vulneran la legalidad violando lo elegido en Cataluña» a pesar de que no cuentan con el apoyo mayoritario de la ciudadanía catalana, ni con la ley, ni con legitimidad. «Hoy el presidente Rajoy ha podido anunciar por fin oficialmente lo que ha estado intentando hacer durante toda la legislatura: dictar lo que se puede decir y no en este parlamento».

19.43. La principal «víctima de esta acción sin precedentes», añade Forcadell, «es la ciudadanía catalana que ve vulnerados sus derechos». El mensaje que a su juicio traslada el Gobierno estatal al conjunto de la ciudadanía catalana es claro: «No le importa lo que piensan, sienten y quieren. No le importa lo que voten».

19.43. La principal «víctima de esta acción sin precedentes», añade Forcadell, «es la ciudadanía catalana que ve vulnerados sus derechos». El mensaje que a su juicio traslada el Gobierno estatal al conjunto de la ciudadanía catalana es claro: «No le importa lo que piensan, sienten y quieren. No le importa lo que voten».

19.30. Comparece la presidenta del Parlament, Carme Forcadell. «El pasado 10 de octubre el president [Carles Puigdemont] ofreció una vía de negociación», recuerda. «La primera respuesta fue el encarcelamiento de dos personas, Cuixart y Sànchez, únicamente por sus ideas, por lo que representan». «Presos políticos», denuncia, como respuesta  a la «petición de diálogo». Hoy, con «una enorme irresponsabilidad política, Mariano Rajoy ha traspasado todos los límites, ha anunciado un golpe de Estado de facto«, dirigido a «la democracia y a la Europa del siglo XXI con el objetivo de acabar con un gobierno elegido democráticamente».

18.30. La alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona) y miembro de las ejecutivas del PSC y del PSOE, Núria Parlon, ha afirmado este sábado que aplicar en Cataluña el artículo 155 de la Constitución «no es la solución». «Amplifica la fractura emocional y territorial entre Cataluña y España. ¡Necesitamos abrir otro camino sin demora!», ha afirmado en un tuit recogido por Europa Press.

El 155 no és la solució, amplifica fractura emocional i territorial entre Catalunya i Espanya. Necessitem obrir un altre camí sense demora!

18.11. La secretaria general de ERC, Marta Rovira, ha afirmado que «ahora ya, sin más dilación, hace falta que el Parlament se ponga a construir esta república«, que considera la única medida que puede tomar Cataluña para devolver a la gente sus instituciones y proteger los derechos fundamentales, ha dicho durante la manifestación.
18.11. La secretaria general de ERC, Marta Rovira, ha afirmado que «ahora ya, sin más dilación, hace falta que el Parlament se ponga a construir esta república«, que considera la única medida que puede tomar Cataluña para devolver a la gente sus instituciones y proteger los derechos fundamentales, ha dicho durante la manifestación.
17.56. Xavier Domènech ha asegurado durante la manifestación que la aplicación del artículo 155 de la Constitución «ataca» al pueblo de Cataluña en su totalidad, y ha pedido responder con la máxima inteligencia y construir alianzas políticas para arreglar la situación. «Es el peor ataque al autogobierno de Cataluña desde la transición democrática», y ha criticado al PSOE por subordinarse a la estrategia del PP, y también ha alertado que los catalanes responderán a este ataque.
17.28. Artur Mas ha asegurado que es «ilegal e inmoral» aplicar el artículo 155 a Cataluña, y ha asegurado que el Gobierno central ha suspendido la autonomía y ha quitado la palabra a los catalanes. En declaraciones antes de la manifestación ha pedido a la sociedad catalana que acuda a la movilización para defender la democracia. «Cuando hemos querido votar nos han contestado con la porra y la violencia, y cuando hemos querido dialogar nos contestan con la suspensión de la autonomía«, y ha añadido que los catalanes defenderán su democracia y el autogobierno.
17.19. El Ministerio del Interior contempla relevar al mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, para garantizar a través de la aplicación del 155 que la policía autonómica de Cataluña sea un Cuerpo «sin adscripción política», según informan a Europa Press fuentes gubernamentales.
17.07. Comienza la manifestación en Barcelona bajo el lema Libertad Jordi Sànchez. Libertad Jordi Cuixart. En defensa de los derechos y libertadesMiles de personas han salido la calle para protestar por la aplicación en Cataluña del artículo 155. 
16.33. ERC acudirá a la comisión creada en el Senadopara tramitar la aplicación del artículo 155 a Cataluña y denunciará en este foro lo que entiende como una actitud «represiva del Estado». PDeCAT ha informado que también estará en esta comisión y será representado por el portavoz, Josep Lluis Cleries. Fuentes del grupo parlamentario explicaron a Europa Press de que ERC estará en este foro y aprovechará para denunciar la política del Gobierno, del que critica que está dispuesto a «imponer su voluntad» y «pasar por encima de las instituciones democráticas catalanas».
15.55. El secretario de organización del PSC, Salvador Illa, ha propuesto este sábado a Puigdemont que convoque él unas elecciones o que comparezca en el Senado, la cámara adonde acudirá el Gobierno central para que vote la aplicación en Cataluña del artículo 155 de la Carta Magna.
15.54. Urkullu ha denunciado que el Gobierno de Mariano Rajoy vaya a aplicar del artículo 155 de la Constitución «en su versión más extrema y de incierta consecuencia», y ha emplazado al Ejecutivo de la Generalitat catalana a actuar «con inteligencia y audacia» para «no dejar el destino de Cataluña en la inercia de una escalada que no conduce a ningún futuro».

🔴 El Gobierno español ha puesto en marcha una aplicación del artículo 155 de la Constitución en su versión más extrema y de incierta consecuencia. Es una medida excepcional y desproporcionada que, por mucho que lo quieran justificar con todo tipo de campaña y acompañamiento, no tiene justificación de un propósito de convivencia social y política. No va a resolver el problema, dinamita los puentes, genera más tensión y fractura. No sólo no favorece una solución sino que complica su búsqueda.

Hago un llamamiento al Gobierno de la Generalitat a actuar con inteligencia y audacia para no dejar el destino de Cataluña en la inercia de una escalada que no conduce a ningún futuro. Apelo a la desescalada planteada por el propio President en su intervención ante el Pleno del Parlament el pasado 10 de octubre.

En esa determinación por buscar un futuro constructivo y de mayor alcance legítimo y social para el pueblo de Catalunya contará con todo nuestro apoyo.

15.32. El presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu, ha reiterado este sábado que el club blaugrana estará de lado de las instituciones catalanas «elegidas por sus ciudadanos» ante esta aplicación del artículo 155 de la Constitución.

15.26. El líder del PP catalán, Xavier García Albiol, ha dicho que aplicar del artículo 155 servirá, entre otras actuaciones, para cortar los fondos públicos a la ANC y a Òmnium Cultural, así como para impedir que los medios de comunicación de la Generalitat sean «instrumentos de agitación independentista».

15.23. Ada Colau ha anunciado que se suma a la manifestación de este sábado en Barcelona convocada por la Taula per la Democràcia para «defender el autogobierno» de Cataluña.

15.07. El Gobierno ha avisado que con la aplicación del artículo 155 de la Constitución los miembros de los Mossos d’Esquadra pueden llegar a responder penal y patrimonialmente si incumplen las órdenes o instrucciones dictadas, si así lo valida el Senado, por las autoridades designadas tras la destitución de la Generalitat de Cataluña.

15.00. El portavoz de Unidos Podemos-En Comú Podem-En marea en el Senado, Ramón Espinar, ha dicho que Mariano Rajoy quiere «humillar» a Cataluña y le ha responsabilizado «de todo lo que suceda» a partir de ahora.

14.59. La CUP ha dicho este sábado que Cataluña está intervenida pero «nunca vencida». «¡Intervenidos pero nunca vencidos! Unidad popular para la República ahora. Ni un paso atrás. Sin miedo», ha expresado a través una entrada en su cuenta de Twitter.

14.45. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha considerado que las medidas anunciadas por Rajoy son un «ataque grave» a los derechos y libertades de todos. «Rajoy ha suspendido el autogobierno de Cataluña por el cual tanta gente luchó. Un ataque grave a los derechos y libertades de todos, aquí y en todos lados», ha defendido en su cuenta de Twitter.

14.39. El lehendakari, Iñigo Urkulllu, cree que la medida adoptada por Gobierno del PP de destituir al Ejecutivo catalán en aplicación del artículo 155 de la Constitución es «desproporcionada» y ha mostrado su apoyo al Govern para «buscar un futuro constructivo».

VÍDEO | «Nos hemos cansado de poner una mejilla y la otra y seguir sin diálogo»

«Estamos aquí por la intransigencia y la falta de diálogo de un partido anclado en el pasado, que de forma injustificada y por unas ideas que no son las suyas ha encarcelado a dos presos políticos», sostiene un joven, envuelto en en una estelada, en medio de la manifestación que pide libertad para Jordi Sánchez (ANC) y Jordi Cuixart (Òmnium).

«Vivimos un momento de represión y de falta de política, sobre todo por parte del Gobierno central; nos hemos cansado de poner una y otra mejilla y seguir sin diálogo», insiste este joven, uno más de los miles de catalanes que han salido este sábado a la calle para protestar también contra la intervención de la autonomía por parte del Gobierno central mediante la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Los manifestantes han coreado cánticos como «las calles serán siempre nuestras» o «fuera las fuerzas de ocupación» mientras avanza la marcha. Dos helicópteros sobrevuelan la zona y, al pasar por encima de la multitud, reciben una oleada de silbidos.

 

 

 

 

 

 

El Régimen del 78 se atrinchera — El Periscopio

1 Pedro Sánchez saluda a los reyes durante la recepción del 12 de octubre en el Palacio Real. FERNANDO ALVARADO / EFE

Sobre el escenario, el Régimen del 78. Protagonistas vivos, herederos, periodistas y estrellas. Parada militar para conmemorar la Fiesta Nacional de España. 12 de Octubre. Día de la Hispanidad. Aniversario del Descubrimiento de América. […]

a través de El Régimen del 78 se atrinchera — El Periscopio

 Por Rosa María Artal   *Publicado en eldiarioes 13/10/2017.

El Régimen del 78 se atrinchera

Sobre el escenario, el Régimen del 78. Protagonistas vivos, herederos, periodistas y estrellas. Parada militar para conmemorar la Fiesta Nacional de España. 12 de Octubre. Día de la Hispanidad. Aniversario del Descubrimiento de América. El Rey aparece durante el desfile con rostro serio, ofendido, enfadado incluso, y así seguirá –según muestran las fotos- en la recepción en el Palacio Real. No ha faltado más que la muerte de un joven piloto que acabó estrellado con el Eurofighter con el que participó en el desfile. Su mujer contemplando la tragedia. Rajoy y Cospedal se van al lugar del accidente. No sin antes pasar por el besamanos o saludo personalizado. Rajoy con el dedo inhiesto que ahora usa mucho. De autoridad.

La Reina Letizia luce “un estilismo de los años 50”, muy apropiado al momento que vivimos. Compartido por otras principales como Cospedal. El de la Reina es de tweed, o sea, lana. Con 30 grados a la sombra en Madrid. Soraya Sáenz de Santamaría, “la supervicepresidenta”, “con esa melena juvenil que le sienta maravillosamente”, dicen las crónicas. Otras, le ven parecido con Jackie Kennedy, los 50 de nuevo. Cifuentes abandona el paraguas con la bandera de España del año pasado para, dado que no llueve, usar una cartera de mano también rojigualda. En cambio, Manuela Carmena, “vestida siempre de ama de llaves de un stately home[casa señorial] a lo Downton Abbey, no lució esa sonrisa que muchos dicen “de barracuda”, continúan las plumas palaciegas.

Estaban todos. En un evento que parecía haberse convertido en acto de desagravio al rey por querer partir España, la España de todos ellos preferentemente. Casi un pleno de presidentes autonómicos. Hubo llamadas para que nadie que importa faltara. No acudió Puigdemont, claro, pero este año ni se reseñó la ausencia presidencial catalana. Felipe González con gafas de sol. Guerra con la mandíbula apretada. Pedro Sánchez entra con José Luis Rodríguez Zapatero. Se han reconciliado. Sánchez se ha reconciliado hasta con Mariano Rajoy. Ha explicado en distintas entrevistas que “ha normalizado” mucho su relación con Rajoy. “Aquí estamos, echando una mano al presidente del Gobierno”.

Este muchacho que cada poco dice una cosa, iba a pedir la dimisión de Rajoy como primera medida al volver a la secretaría general del PSOE, ahora ha descubierto las bondades del líder del PP que deben ser muchas y ocultas dado el magnetismo que produce sobre los notables del país. Mientras el alcalde Valladolid por el PSOE echa abajo una calle dedicada a la premio Nobel de la Paz guatemalteca Rigoberta Menchú por haber criticado la represión policial en Barcelona.

Nos relatan que Sánchez camina entre admiraciones del selecto grupo reunido en el Palacio Real.  Ha destronado a Susana Díaz que el año pasado era quien acaparaba los focos. Ahora ya sabe el personal que también tiene “un gran sentido de Estado” al apoyar a Rajoy. Borrell recibe múltiples parabienes, tras su aparición estelar en la Plaza Urquinaona, con García Albiol y Vargas Llosa, defendiendo la unidad de España ante el reto separatista catalán.

Políticos como Trillo o Gallardón, hasta Aguirre estaba. El clero, el Cardenal Rouco Varela a quien Felipe VI le dedicó un especial saludo. Todo el plantel de periodistas conservadores. Lo más relumbrún de la nobleza y los empresarios. 1.500 personas que cuentan. Bipartidismo con un soporte por la derecha, si cabe más a la derecha. Con Albert Rivera que ya actúa de tercer partido en los medios, aunque no lo sea. Con Arrimadas en Barcelona. “Una mujer-bandera, una política-bandera”. “Inés, como María Pineda, tiene empaque de heroína lorquiana y está dispuesta a bordar su vida en la bandera de la Constitución”, leo. Ese rigor, esa implacable dureza gélida, esa insistencia en las elecciones. Todos ellos. Elecciones ya en Catalunya que viene el voto de cara. O no. Se ilegaliza algún partido independentista, por si acaso.  O se pasa. Ya vuelve a hablarse de un Gobierno de concentración con presidente que guste a las élites.

El sol brillaba inmisericorde este 12 de octubre. Un calor exagerado para la época. Parecía reflejarse en las banderas rojigualdas de ventanas y balcones. Más que nunca. Igual que los asistentes al desfile. Más que nunca. Un clamor por la unidad de España, siguen relatando las crónicas palaciegas. La afición a tomar la parte por el todo cuando conviene. Y al mismo tiempo en los medios el relato de la prosperidad presunta, las playas a rebosar, ocupación hotelera al completo. Un clamor en la arena. Todo felicidad. La mayoría silenciosa se reparte donde interese para la imagen. Ésa que unos perversos les quieren aguar.

En la recepción, nos dicen, faltaban Pablo Iglesias y Ada Colau. Pero, añaden, que de alguna manera sí estaban. En las lenguas de la refinada recepción, para despellejarles. ¿No hubo un periodista de la troupe que mandó en su día a la alcaldesa de Barcelona a fregar? Iglesias haría buen papel de mozo de caballerizas. Irene Montero, sin duda de asistenta de la vicepresidenta. Incluso puede contar con el asesoramiento del ama de llaves de casa bien, la magistrada Manuela Carmena. El Régimen del 78 no tolera advenedizos. Aunque nos tenga España hecha un exprimidor de servicios fundamentales que para algunos parecen valer menos que las banderas. Con los ultras desmandados.” Puigdemont, a prisión, Trapero, traidor” y loas a los Reyes Católicos, en Barcelona este 12 de Octubre. Y en este exquisito régimen de libertades, de renovados entendimientos bipartidistas, La mala reputación de George Brassens apenas sin mentarse en las redes por primera vez en décadas. Cualquiera se atreve.

Pero se les van abriendo brechas importantes. El Consejo de Europa se une a las condenas por la violencia policial desplegada por el Gobierno de Rajoy el 1 de Octubre en Barcelona. Algunos medios extranjeros no entienden que ni siquiera haya pedido disculpas, si es que eso resolviera algo.  Como muestra este editorial del británico The Guardian.

Y un mal paso inesperado que ha abierto muchos ojos. El despido del periodista y escritor John Carlin de El País por un artículo publicado en The Times, crítico con el Gobierno y el Rey y titulado “Independencia de Catalunya:  la arrogancia de Madrid  explica este caos”. En este casino, se juega. En España, hay medios que mienten y manipulan. Y censuran. No este, ya les dije. El País, prescindiendo de Carlin, ha hecho ver a periodistas e intelectuales foráneos más que cientos de artículos de denuncia pormenorizados. Incluso reparan en los que callan y otorgan entre sus compañeros. Al menos hasta el próximo despido.

El bipartidismo atrincherado. El que también llenó plazas para ser rechazado y decir con contundencia: no nos representan. Ya no es ni siquiera “la casta”, quizás es la Corte. Y esa vuelta a los 50´ de mano dura, punto en boca, racionamientos de libertades, marcadas clases sociales. Y el paso atrás como norma. La televisión encendida sin sonido, con personajes que actúan, gestos, movimientos, oropeles desplegados en el escenario político. Y, fuera, 46,5 millones de habitantes (repartan mayorías silenciosas y clamores). Con aspiraciones legítimas y derechos que desde las torres de marfil ni se intuyen.

 

 

Una profunda desigualdad de fuerzas — El Periscopio

Todas las voces serias y todas las causas justas son expuestas en JesToryAs Blog, hoy nuestro blog se engalana con las letras de la prestigiada y excelente escritora y luchadora social incansable Rosa María Artal.

El president de la Generalitat, a su llegada al Parlament de Catalunya.

“Pido que Catalunya se convierta en un estado independiente en forma de república y que el Parlament suspenda los efectos de la declaración de independencia y se abra un dialogo y una negociación”. De esta forma Carles Puigdemont despejaba la incógnita que ha […]

a través de Una profunda desigualdad de fuerzas — El Periscopio

Una profunda desigualdad de fuerzas

Publicado en eldiarioes 10/10/2017.

Por Rosa María Artal.  

“Pido que Catalunya se convierta en un estado independiente en forma de república y que el Parlament suspenda los efectos de la declaración de independencia y se abra un dialogo y una negociación”. De esta forma Carles Puigdemont despejaba la incógnita que ha tenido pendiente a España y a medio mundo a través de numerosos medios de comunicación extranjeros que retransmitían la sesión en directo.  Largo suspense, en el que Puigdemont ha aprovechado para dar su versión al exterior -quizás también al interior si se le ha escuchado- de las vicisitudes del largo proceso.

Punto culminante -para Puigdemont y para todo conocedor- el Estatut de autonomía aprobado, siguiendo los mandatos de la Constitución, por una mayoría del 88% en el año 2005. Cómo vieron recortado su contenido por sentencia del Tribunal Constitucional, “compuesto por magistrados de los dos grandes partidos”, atendiendo al recurso del PP.  “Un texto irreconocible, doblemente recortado y no ratificado por los catalanes. Una humillación”. Ésa es la explicación dada para emprender el nuevo camino.

Puigdemont ha planteado, después, lo que se conoce mucho más, el 1-O: “Es la primera vez que en la Unión Europea se desarrolla una jornada electoral con la policía golpeando a los votantes”. Heridos, urnas rotas, violaciones de correspondencia, incautaciones, detenciones, ataques informáticos, no impidieron el voto, describía. Y ha recordado las graves penas que pesan sobre políticos catalanes por haber participado en el proceso. Ha apelado continuamente a la serenidad, al respeto, a tener en cuenta las opiniones de todos. “La Constitución es un marco democrático pero hay democracia fuera de la Constitución”, ha resaltado. Eso sí, optar por la moderación que le aconsejaban, ha producido decepción en quienes esperaban una declaración de independencia nítida. Es probable una crisis de gobierno.

La CUP, su socio de gobierno, no ha aplaudido. Y ha expresado su malestar.

Llegado al punto en el que nos encontrábamos, el Govern no podía hacer ya otra cosa que declarar algún tipo de independencia acorde con los planes que se derivaban del referéndum. No se iba a librar de seguir recibiendo el castigo implacable que se le había prescrito. El mayor error de Puigdemont y su equipo ha sido no calcular en toda su dimensión a quien se enfrentaban. Su petición de divorcio -ilegal, dicen, y así será-  ha sido penada ya con violencia y sanción económica, con advertencias de manual: Nos van a obligar a lo que no queremos hacer, no tendré más remedio, casi un me duele más a mí que a ti. España dijo no al derecho a decidir y siempre fue no. Con la ley en la mano, con la misma que tantas veces se pervierte en esta España con instituciones deterioradas por la corrupción.  Las heridas abiertas son traumáticas y lo peor es lo que queda por venir. ¿Qué país puede vivir así?

De momento, el Constitucional anulará este miércoles la declaración del Govern. Y seguirá el pulso. Es posible que, aunque no se declare la independencia plenamente, se le aplique el artículo 155 de la Constitución, interviniendo las instituciones catalanas.  El PP anuncia que tiene “medidas más elaboradas”. Otro artículo que acarician el gobierno y sus socios es el 116 previsto para acallar la contestación social a las restricciones anteriores y que regula los estados de alarma, excepción y sitio, en gradación ascendente de recorte de libertades civiles. El PSOE no prohibirá aplicar el 155, como ha pedido En Comú Podem en el Congreso.

El escenario a día de hoy es desolador, preocupante. Sobre todo por lo que ha aflorado esta crisis. Nunca se ha visto a más infractores enarbolar el Estado de Derecho.  Se ha hablado de legalidad no para resolver sino para herir. Hasta la ultraderecha, desplegada por distintas ciudades sin cortapisas, utiliza como argumento la Democracia.  Políticos y voces relevantes pidiendo palo duro y humillación. A Albert Rivera le falta clamar para que se aplique a la Catalunya que representa un recorte de derechos. A los del PP ni siquiera les basta. La amenaza de Pablo Casado a Puigdemont con el destino de Companys, el President que proclamó el Estado Catalán dentro de la República Federal española y que acabaría fusilado por el franquismo, fue sin duda fruto de la escasa preparación de sus discursos pero no oculta que exigía pena máxima. Algunos colegas del PP lo han refrendado.

El intento del Govern de independizarse de España ha despertado –ya no paran de confirmarlo- “el toro español” también llamado “la bestia dormida”. Ésa que tiene un inequívoco, pestilente y dañino olor a franquismo, siquiera a la vieja intolerancia autoritaria de tan amargo recuerdo en nuestra tierra. Hemos visto estos días a personas  arrancando de las manos a un vecino un cartel que pedía diálogo. Rasgar y descolgar otro cartel desplegado en el Ayuntamiento de Barcelona que solo decía, en catalán: Más democracia. Un odio furibundo. Como los distintos apaleamientos, oficiales y privados, saldados con notoria desproporción. Niños a quienes se enseña a gritar: “Puigdemont al paredón”, niños  que están precisando terapia en el colegio para entender por qué la policía les destrozó las instalaciones. No todos los catalanes sabían de la xenofobia que despiertan en la parte más fanática de los españoles.  Hoy su intento de ruptura los ha aglutinado.

Hemos visto a periodistas volcados, no en informar o analizar, sino en la defensa del bloque que se llama a sí mismo constitucionalista por más que -siempre lo digo-, no armó revuelo alguno cuando se cambió la Carta Magna en perjuicio de los ciudadanos. Algunos de estos ciudadanos se han llevado muchas sorpresas al oírles a cara descubierta, porque es cierto que han sido días –y serán- de retratarse sin afeites.

Incluso la manifestación españolista del domingo en Barcelona fue saludada sin apenas reflexión crítica. Los catalanes por la unidad de España, que nunca estuvieron silenciosos, venían de Cataluña y de distintos lugares de España, por avión, tren, coche o autobús. En el escenario imágenes imposibles de un líder xenófobo como García Albiol, un premio Nobel de Literatura  -que no precisamente de la paz, como dijo en su arrebolado posicionamiento TVE- y un intelectual serio como Josep Borrell, con un marcado anti-independentismo. Su intervención “ganó” el acto, nos dijeron, aunque no mencionara la represión policial.  Son tiempos de definirse y todo ha quedado muy nítido.

Los ultraderechistas de la Plaza Urquinaona, y de muchas otras plazas de España, no son unos jóvenes haciendo chiquilladas. Es mucho más serio. El silencio de los notables asusta y mucho. Hay quien comenta que habla en voz baja, no se vaya a molestar a alguien. Para algunos es como volver a la infancia, cuando las paredes oían.

Unida o desunida la España que queremos, la que no olvida sus derechos de todos los días, el futuro de sus hijos y de los hijos de todos los demás, se aleja envuelta en una pura involución. Avalando huesos duros de roer. No es posible que se sienta un triunfo humillar a un pueblo por el error o no error de sus dirigentes. Asfixiarle económicamente aunque ellos en primer lugar y toda España se resientan. Ver con indiferencia o gozo el reparto del pastel empresarial, siquiera sea nominalmente. Es un embestir que no comprende la gente cabal, el toro que despertó, dicen. La comunidad internacional está preocupada y con razón. Pudo hacerse de otra manera y no se hizo. Todavía hay tiempo ¿Se hará? Detrás de Catalunya, irían varios otros territorios y los poderes establecidos lo consideran un problema. Que no desaparece por la fuerza.

“No somos delincuentes, no estamos locos, no somos golpistas, ni abducidos, somos gente normal que pide poder votar. La relación con el resto del Estado no funciona y nada se ha hecho para revertir una situación que es insostenible”, ha dicho Puigdemont en esta sesión histórica.

Catalunya pide diálogo para irse o quedarse. Pero los daños son irreversibles, al menos si siguen al frente cuantos han ocasionado el desastre. De todos los partidos y fuerzas implicados. Todos los implicados. Una sociedad juiciosa lo demandaría. Y reflexionaría a conciencia sobre lo sucedido y lo que queda por llegar si no se impone la cordura.

Publicado en eldiarioes 10/10/2017.

COMENTARIO A TIEMPO: POBRE ESPAÑA Y POBRE CATALUNYA — Reporteros en Movimiento

Por Teodoro Rentería Arróyave México, a 12 de octubre de 2017.-

Es incontrovertible la aseveración: pobre España y pobre Catalunya con un sujeto como el ultraderechista en el poder, Mariano Rajoy, quien negado a la democracia, la invoca para imponer su criterio cerrado en la monarquía, para aplastar la decisión independentista del pueblo catalán que así […]

a través de COMENTARIO A TIEMPO: POBRE ESPAÑA Y POBRE CATALUNYA — Reporteros en Movimiento

Difundir todas las voces sensatas es propósito de JesToryAs Blog; aportar puntos de vista coherentes para entender mejor y reflexionar. Y a través de un proceso de pensamiento deductivo hacernos dueños de nuestra propias opiniones.

Jesús Torres Navarro.

Logo

Publicado el 

COMENTARIO A TIEMPO: POBRE ESPAÑA Y POBRE CATALUNYA

Por Teodoro Rentería Arróyave

México, a 12 de octubre de 2017.-Es incontrovertible la aseveración: pobre España y pobre Catalunya con un sujeto como el ultraderechista en el poder, Mariano Rajoy, quien negado a la democracia, la invoca para imponer su criterio cerrado en la monarquía, para aplastar la decisión independentista del pueblo catalán que así se manifestó por amplia mayoría en un referéndum, pese a que fue reprimido brutalmente con cargas de la policía, que el mundo entero pudo comprobar con las escenas difundidas por las diferentes cadenas televisivas.

El discurso del president catalán ante el Parlament, Carles Puigdemont, contiene dos especiales elementos de alta política que al parecer no han sido o no quieren ser entendidos: primero, la Declaración de Independencia y segundo, la petición de suspensión para dar oportunidad al diálogo con el gobierno monárquico central de Madrid.

Rajoy, bajo su mandato postfranquista, exige al líder catalán que se defina y diga si declaró o no la independencia de Catalunya, obvio para tener elementos para aplicar el Artículo 155 de la Constitución para acabar con la autonomía y luego acusar a los líderes catalanes de sedición para enviarlos a la cárcel.

Por su parte los catalanes, en todas las plazas y calles, no evitan demostrar su enojo y desilusión.

El diario La Vanguardia, pese a que se ha manifestado en contra la independencia, hizo un trabajo periodístico para resumir en 15 frases el contenido del discurso de Puigemont, que ahora transcribimos, con el objetivo de que ustedes lectores y radioescuchas lo digieran y lo analicen a plenitud. 

“Asumo el mandato del pueblo que Catalunya se convierta en un estado independiente en forma de república”

“El Govern y yo mismo proponemos al Parlament que suspenda los efectos de la declaración de independencia para establecer un proceso de diálogo”

“Lo que expongo hoy no es una opinión personal, deriva de los resultados del 1-O”

“El 1-O Catalunya celebró un referéndum de autodeterminación en unas condiciones extremas, en medio de ataques a la gente que hacia cola para introducir su papeleta”.

“Las imágenes del 1-O quedarán en nuestra memoria para siempre, nunca lo olvidaremos”.

“Todos debemos asumir nuestra responsabilidad para desescalar la situación. No contribuiré con la palabra ni con el gesto a aumentarla”.

“Los votos favorables al Estatut fueron 145.000 menos del que obtuvo el sí a la independencia el pasado 1-O”.

“Millones de ciudadanos han llegado a la conclusión racional que el único modo de garantizar la convivencia es que Catalunya se constituya como Estado”.

“Desde el punto de vista del autogobierno los últimos siete años han sido los peores de las últimas cuatro décadas. Ha habido una laminación de competencias y un menosprecio estremecedor contra la lengua, la cultura y el modo de vivir en Catalunya”.

“Las demandas catalanas siempre, siempre se han expresado de forma pacífica y a partir de mayorías obtenidas en las urnas”.

“Les pido un esfuerzo para conocer y reconocer lo que nos ha llevado hasta aquí. No somos unos delincuentes, no somos unos locos, no somos unos abducidos ni unos golpistas. Somos gente normal que quiere expresarse”

“No tenemos nada contra España ni contra los españoles, al contrario, nos queremos reencontrar mejor. A día de hoy la relación no funciona”

“La represión policial y las inhabilitaciones han sido la respuesta del estado español ante una demanda pacífica”

“Las urnas han dicho sí a la independencia y este es el camino que estoy dispuesto a recorrer”:

“Hay un ruego al diálogo que recorre toda Europa, que ya se siente interpelada”

Lo dicho, hay sólo dos caminos: el respeto a la decisión del pueblo catalán a su independencias o la imposición antidemocrática y neo franquista del gobierno monárquico español para aplastar por la fuerza del poder central los anhelos históricos del pueblo catalán. Por lo pronto, es de aseverarse, pobre España y pobre Catalunya con un gobierno encabezado por el descalificado Rajoy.

Periodista y escritor; Presidente del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, CONALIPE; Secretario de Desarrollo Social de la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP; Presidente fundador y vitalicio honorario de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX, miembro del Consejo Consultivo permanente del Club Primera Plana y Académico de Número de la Academia Nacional de Historia y Geografía, ANHG. Agradeceré sus comentarios y críticas en teodoro@libertas.com.mxteodororenteriaa@gmail.com Nos escuchamos en las frecuencias en toda la República de Libertas Radio. Le invitamos a visitar: www.felap.infowww.ciap-felap.orgwww.fapermex.org, y www.clubprimeraplana.org

 

Miles en todo el país, pidiendo la paz y la palabra. Hay soluciones.

Testimonio y reflexión

«Los que nos han metido en esta no nos van a sacar. Por la incapacidad de los líderes políticos para resolver el problema por los procedimientos que el sistema institucional tiene. Si los líderes son los mismos, la mediación tampoco resolvería nada».

Cristina Monge  

Publicada 09/10/2017.

Hay soluciones. Faltan líderes.

El principal problema alrededor del conflicto catalán –que es el conflicto español–, no es la falta de soluciones. Basta mirar la historia, el Derecho comparado y cómo han gestionado situaciones parecidas en otras partes del mundo para saber por dónde se puede encontrar la solución. El problema de verdad, el de fondo, es que faltan líderes capaces de asumir el desafío de pilotar este momento histórico.

Al hablar de soluciones me refiero a las de verdad, de esas a las que se llega por acuerdo y no por imposición, de esas que se crean y recrean después de horas de trabajo, estudio, diálogo y negociación. Las que se consiguen no venciendo, sino convenciendo. Esas que son radicales porque van a la raíz del problema. Esas que son las únicas que duran y permiten consolidar la situación sin que emerja con más fuerza unos años después.

Salidas así son las que esperamos quienes el sábado salimos a la calle ataviados de blanco, miles en todo el país, pidiendo la paz y la palabra. Fue espíritu 15M en estado puro: no había soluciones claras ni propuestas concretas de nada. Pero se era radical en el diagnóstico partiendo del reconocimiento del problema y evitando negar las evidencias, y se era tajante en el camino a tomar: la negociación, el diálogo, la política. En definitiva, más democracia. De lo contrario, no nos sentiremos representados. ¿Les suena? Hubo quienes desconfiaron de la convocatoria por no saber exactamente de dónde partía –exactamente igual que lo que ocurrió los primeros días del mayo de 2011–, y no faltaron quienes echaron a correr cotilleos sobre si había sido una iniciativa de Pedro Sánchez. ¡Ojalá!, como hace seis años atribuyeron la creación del movimiento indignado a Izquierda Unida o al mismísimo Rubalcaba, entonces ministro de Interior.

El principal problema que hoy tenemos encima de la mesa, a mi juicio, es la ausencia de dirigentes y direcciones que sean capaces de gestionar esta situación. Los que nos han metido en esta no nos van a sacar. Porque no saben, porque no quieren, o porque sus cálculos electorales no van nada mal. De ahí que surjan iniciativas como las propuestas de mediación que se han ido lanzando desde unos u otros sitios, que si bien pueden dibujar una salida al conflicto, suponen también el reconocimiento de la incapacidad de los líderes políticos para resolver el problema por los procedimientos que el sistema institucional tiene, y que no son pocos. Sin embargo, se encuentran con el mismo problema. Si los líderes son los mismos, la mediación tampoco resolvería nada. Según las Directrices de Naciones Unidas para una mediación eficaz,  “la mediación es un proceso por el que un tercero ayuda a dos o más partes, con su consentimiento, a prevenir, gestionar o resolver un conflicto ayudándolos a alcanzar acuerdos mutuamente aceptables. La mediación se basa en la premisa de que, en el entorno adecuado, las partes en conflicto pueden mejorar sus relaciones y avanzar hacia la cooperación”.

¿Serían capaces el Gobierno de España de Rajoy y el de Cataluña de Puigdemont de avanzar hacia la cooperación? ¿Qué incentivos pueden ver en el acuerdo quienes se guían por la lógica de “cuanto peor, mejor”? Sólo el vértigo que parece estar cundiendo en el Govern de la Generalitat podría decantar la balanza. Para eso tendrían que empezar, de momento, por hacer ambos ciertas renuncias que pudieran explicar a los suyos como conquistas, que el otro las reconociera como tales, y al mismo tiempo le habilitara para iniciar la negociación. Sin embargo, es muy posible que un movimiento así le costara a Puigdemont la ruptura de su Gobierno ante el alejamiento de la CUP, lo que le llevaría a convocar elecciones y concluir con un previsible incremento del voto nacionalista. Si en el otro lado se precipita también un adelanto electoral podríamos encontrarnos con una derecha fortalecida y el conflicto más recrudecido. Salida en falso, por tanto.

Rajoy ha basado su estrategia en dos líneas: negar las evidencias y esconderse detrás de otros. Primero fueron jueces y fiscales, luego Policía y Guardia Civil, ahora le ha tocado el turno a las grandes empresas. Veremos quién es el siguiente. Y Puigdemont se olvida de que la enorme movilización social del 1 de octubre se convirtió, conforme avanzaba el día, en una reivindicación de la democracia y los derechos más elementales, que más de la mitad de la población no acudió a votar, que Cataluña se construye con los independentistas y con los que no lo son, y que la independencia hoy, se declare o no, no pasará de ser un símbolo sin efectos jurídicos que habrá dejado muchos cadáveres por el camino.

Cada vez me viene a la cabeza más a menudo ese Cortázar que sentencia: “Cuando alguien dice que se va, es que ya se ha ido”. Hace unos meses el independentismo en Cataluña suponía un tercio aproximado de la población, actualmente se sitúa en torno a la mitad, y de seguir por este camino con movimientos diplomáticos como facilitar la salida de las empresas alterando sobre la marcha la Ley de Sociedades Anónimas, conseguiremos expulsar a los que todavía quieren mantener algún vínculo con el resto del Estado.

Es ya urgente dar un giro drástico a todo el proceso. Y no porque el tiempo se agote, que seguro que se encuentran fórmulas para aplicar declaraciones unilaterales de independencia y artículos extremos de la Constitución en diferido o a plazos, sino porque conforme pasan los días más ciudadanos y ciudadanas, de Cataluña y del resto de España, van a desconectar del territorio y de esta democracia. Las salidas, que existen, pasan por nuevos liderazgos capaces de reconocer el problema, hacer un buen diagnóstico, gestionar la complejidad y buscar soluciones que no venzan pero convenzan.

Enlace al artículo original: 

https://www.infolibre.es/noticias/opinion/opinion/2017/10/09/hay_soluciones_faltan_lideres_70457_1023.html

 

 

 

 

El orgullo de ser analfabeto.

«Siempre hubo personas sin estudios. Pero las culturas tradicionales han sido durante siglos una herencia capaz de educar en comunidad. Las relaciones con la vida, el amor, la muerte, la memoria y el futuro dependían de un saber experimentado por los mayores, un saber con voluntad de entrar en las ilusiones y los miedos de los jóvenes. Si se piensa bien, los estudios y los libros son una parte más del relato de la comunidad, una ampliación de la experiencia de los iletrados. En este sentido, el elitismo no sólo es una indecencia democrática, sino una incomprensión del sedimento que sostiene la creatividad del arte y del estudio».

 

infolibre Periodismo libre e independiente

  Actualizada 30/09/2017.  Publicada 01/10/2017.

Las sociedades de consumo y el capitalismo avanzado cultivan la miseria cultural. Es una tendencia que deteriora los valores de la sociedad democrática. Se trata de un mecanismo paradójico que están utilizando con mucha eficacia los poderes reaccionarios en su propio beneficio. Llaman a la participación del pueblo para diluir su representación en el griterío y para borrar la conciencia de clase. De este modo un millonario se transforma en líder de una regeneración o una causa popular confunde las opciones del dinero con el malestar de sus víctimas.

Siempre hubo personas sin estudios. Pero las culturas tradicionales han sido durante siglos una herencia capaz de educar en comunidad. Las relaciones con la vida, el amor, la muerte, la memoria y el futuro dependían de un saber experimentado por los mayores, un saber con voluntad de entrar en las ilusiones y los miedos de los jóvenes. Si se piensa bien, los estudios y los libros son una parte más del relato de la comunidad, una ampliación de la experiencia de los iletrados. En este sentido, el elitismo no sólo es una indecenciademocrática, sino una incomprensión del sedimento que sostiene la creatividad del arte y del estudio.

Pero la socialización que hoy lleva a cabo la telebasura liquida este sostén cultural de las tradiciones. Se acentúa su lado oscuro y se conduce la posible rebeldía a un lugar que tiene poco que ver con la conciencia de clase o con la sabiduría del resistente. Si la dinámica real de las nuevas estrategias de socialización depende sin filtros del imperio del dinero, la lógica sentimental impuesta se define por el narcisismo y los bajos instintos. Sólo así se explica la impudorosa exposición de las miserias privadas en los espacios públicos. Y sólo así podemos entender también un nuevo fenómeno: el orgullo de ser analfabeto. La sospecha que se proyecta hoy en la política, la democracia, el Estado, los funcionarios y los sindicatos, alcanza también al saber y a la cultura. ¿Qué me va a arreglar un político o qué me va a enseñar un sabio? A mí ya no me engañan. El narcisismo suele buscar una respuesta única en la indignación.

Las evidentes insuficiencias de un sistema que maltrata a las mayorías en beneficio de las élites no invitan ahora a su corrección, al arreglo de los problemas, sino a una negación general de lo establecido. El debate de la actualidad prefiere entenderse con las causas en vez de con los valores y las normas. Con una lógica propia de la telebasura, el vértigo de los bajos instintos sustituye los diálogos por escenas propicias al rumor, la calumnia y los gritos. La ley del más fuerte se disfraza para consolidar su rumbo con las banderas de la ruptura, la novedad y la determinación tajante. Como el cliente siempre tiene razón, se le pierde el miedo al mal y el respeto a las leyes. Y perderle el respeto a las leyes significa tanto no cumplirlas como dejar que se pudran vacías de legitimidad.

La figura de Donald Trump representa bien las características y el alcance de esta realidad. Desde luego que Hillary Clinton no era un horizonte sin grietas, pero el orgullo del analfabetismo no ha sabido cambiar el agua sucia del barreño sin arrojar el cuerpo de la dignidad democrática por la ventana. El mal se ha sustituido por lo peor: fanatismo, machismo, prepotencia, mentira y todo tipo de enfermedades contempladas por el infierno civil.  No es un caso aislado. En Europa, la extrema derecha se olvida de la catástrofe que encarnó Hitler y vuelve con fuerza al parlamento alemán.

Gente orgullosa de su analfabetismo es la que ha salido a la calle de algunas ciudades para despedir con banderas de España a los guardias civiles desplazados a Cataluña. La irresponsabilidad de mezclar una bandera nacional con un conflicto social interno recuerda escenas propias del fascismo. Fraga Iribarne no necesita volver, porque nunca se ha marchado. En la otra orilla, hay también analfabetos orgullosos que en nombre de Cataluñamaltratan los libros de Juan Marsé o las canciones de Joan Manuel Serrat, convertidos de la noche a la mañana en representantes del fascismo.

En esta atmósfera resulta muy difícil un diálogo sereno entre personas partidarias del proceso de independencia de Cataluña y personas que prefieren una articulación territorial que no llegue a la ruptura. Ni siquiera pueden discutir en condiciones de cultura democrática los que apoyan o rechazan la celebración de un referéndum de autodeterminación.

Resulta difícil, pero debemos negarnos a que la actuación del analfabetismo orgulloso protagonice las situaciones. Debemos memorizar o inventar otros tipo de actitudes y palabras que corrijan las escrituras del poder desde otra perspectiva y con un orgullo democrático.

Luis García Montero.

Continúo con la publicación de artículos útiles y sensatos para la reflexión del momento actual en el mundo. Acciones locales con visión y alcance global, que ante la ineficacia de los políticos, del avance incontenible del fascismos, la violencia y la imposición intransigente y de un sistema agotado incapaz de proporcionar al pueblo los mínimos estándares de bienestar y grarantizar el respeto a los derechos humanos fundamentales. Los ciudadanos indignados y hartos, recuperando el espíritu del 15M, alzan la voz para decir fuerte YA BASTA y exigir un alto definitivo a la confrontación y el encono que nos divide y enfrenta hermanos contra hermanos, y hacen un llamado urgente al diálogo sereno e incluyente que parta de reconocer la diversidad humana y el respecto irrestricto de los derechos humanos fundamentales.

La revolución global por la cordura es un movimiento de ciudadanos sin protagonismos y al margen de los políticos que cobra fuerza en todo el mundo. En México lo han iniciado los «millenials», nuestros héroes del 19 de septiembre de 2017 que demostraron que para nada necesitamos a los políticos, ni a los partidos, ni al INE para apoyarnos entre nosotros y salir adelante de cualquier calamidad, a ellos le pido que no nos dejen, que encabecen la lucha por la cordura en el País.

Jesús Torres Navarro.

 

 

 

Guillermo Fernández: «Las concentraciones de ¿Hablamos? fueron una rebelión cívica de la cordura»

«Los que nos han metido en esta no nos van a sacar. Porque no saben, porque no quieren, o porque sus cálculos electorales no van nada mal».

¡Hagamos en México y en el mundo, una revolución cívica de la cordura!

 

infolibre Periodismo libre e independiente

Miércoles, 11 de octubre de 2017.

Guillermo Fernández: «Las concentraciones de ¿Hablamos? fueron una rebelión cívica de la cordura»

  • «Esta indignación que sentimos sólo se puede vehicular a través de un movimiento cívico y apartidista», afirma en esta entrevista con infoLibre el promotor de la iniciativa ¿Hablamos? / Parlem?
  • «La pelea del PSOE y Podemos por ver a quién le pertenece este movimiento es una pelea que no se adecúa a la seriedad del momento que vivimos», sostiene Guillermo Fernández
  • «No ser equidistante pasa por defender el diálogo, la convivencia y la responsabilidad en un momento en el que nos estamos jugando algo crucial»

Guillermo Fernández, promotor de la iniciativa ciudadana ¿Hablamos? Guillermo Fernández, promotor de la iniciativa ciudadana ¿Hablamos?

Diálogo. Ese es el mandato claro que quieren trasladar a los gobernantes miles de ciudadanos que salieron a las calles el sábado 7 de octubre, convocados por el movimiento cívico ¿Hablamos? / Parlem?, y que llenaron plazas de ciudades como Madrid y Barcelona. La iniciativa surge como respuesta al debate en torno a Cataluña y a las posiciones irreconciliables de los principales representantes políticos.

Guillermo Fernández, uno de los impulsores de la plataforma, reconoce no tener la fórmula para resolver los términos en los que ha de producirse el diálogo, pero tiene claro que es la única salida posible hacia el entendimiento. infoLibre habla con él sobre el origen de ¿Hablamos?, sus objetivos y su previsión de futuro.

PREGUNTA: ¿Cómo y cuándo surge la iniciativa?

RESPUESTA: Surge el lunes día 2 de octubre, por la tarde, hablando de la situación política con mi hermano y otros dos amigos, particularmente de lo que había ocurrido en Cataluña los días precedentes y sobre todo el domingo del referéndum. Nos decidimos a hacer algo y se nos ocurrió crear una cadena de whatsapp, preparamos el texto, lo lanzamos y funcionó muy bien. A partir de ahí creamos una página de Facebook y entonces se fue añadiendo gente y las muestras de cariño que nos llegaban nos hicieron animarnos más y más y creamos después una cuenta de Twitter. A partir de ahí se relanzó todo mucho.

P: ¿Cuál es la importancia de su carácter apartidista?

R: Es absolutamente fundamental, porque cuando pensamos en la iniciativa creímos que ningún partido político estaba en condiciones de lanzar algo así y que sin embargo la situación era muy complicada. Entonces la reflexión fue: esta indignación que sentimos sólo se puede vehicular a través de un movimiento cívico, apartidista y que sea diferente a lo que hemos visto hasta ahora, que huya de la guerra de banderas y que sea muy visual.

P: ¿Por qué cree que ningún partido estaba en condiciones de generar algo así?

R: Porque hasta ahora no habían sido capaces de aglutinar la suficiente fuerza para afrontar una situación como esta. La situación es tan grave que se requiere de la participación de una ciudadanía muy diversa, es decir, de cuantas más personas mejor y de procedencia muy distinta, con un mensaje muy claro y unitario, que sea simplemente pedir responsabilidad y diálogo a los gobernantes para que frenen esta dinámica.

P: ¿Ha habido un intento por parte de PSOE y Podemos de patrimonializar las concentraciones?

R: En mi opinión es fundamental que ¿Hablamos? continúe siendo un movimiento ciudadano. La pelea del PSOE y Podemos por ver a quién le pertenece este movimiento es una pelea que no se adecúa a la seriedad del momento que vivimos. Este intento de arrimar el ascua a su sardina lo veo poco responsable por su parte. Creemos que es bueno, e invitamos a toda la ciudadanía y por supuesto a los representantes de Podemos, del PSOE, de Ciudadanos, de Equo, de cualquier partido, a asistir a las concentraciones de color blanco, pero hacemos también hincapié en que el protagonismo tiene que ser de la ciudadanía, y ese es un elemento central.

P: Varios medios de comunicación han señalado que hay personas en el movimiento vinculadas a Podemos, a usted por ejemplo lo sitúan como asesor de la formación.

R: Es una información inexacta. Yo no tengo ninguna vinculación con Podemos, actualmente trabajo en la universidad. Lo que sí que es cierto es que trabajé como asesor de Podemos en la Secretaría de la Sociedad Civil, los primeros meses del año 2016, cuando me contrataron, porque mi tema de investigación es ese, movimientos sociales. A los pocos meses me fui por discrepancias, porque no estaba de acuerdo, y volví a la facultad y seguí con mis tareas.

P: Se ha llegado a decir que ¿Hablamos? está financiado y apoyado por Podemos.

R: No es así. Es una iniciativa que surge de un grupo muy pequeño y con medios muy pequeñitos. El éxito fundamental es que la cadena de whatsapp funcionó. 

P: ¿De qué forma se financia?

R: Se basa en nuestras aportaciones particulares, en mi caso de becario, de investigador. Con una pequeña colecta. Como se pudo ver en las manifestaciones, los medios eran muy precarios.

P: ¿Los organizadores militan en algún partido?

R: No, que yo sepa. Yo no milito en ningún partido, ni mi hermano. No.

P: Han insistido en el uso del color blanco, ¿va más allá de lo puramente simbólico?

R: Tiene un valor simbólico fundamental, porque nos parecía muy importante que fuera algo vistoso y algo diferente. Pero a la vez reunirse en torno a lo blanco hace que no haya guerra de banderas, ni a nivel de partidos ni de banderas nacionales. No porque tengamos algo en contra, sino porque creímos que lo que estaba pidiendo una parte importante de la ciudadanía, y así lo expresó, era salir a la calle para reclamar diálogo de forma cívica y de forma diversa. Además el color blanco es un símbolo de paz, de cordialidad e incluso de esperanza. Si lo que está ocurriendo es una guerra de banderas en una dinámica muy beligerante, el blanco es un color que admite a todos los colores. El blanco es un buen punto de partida para la discusión. Es el llamamiento a los partidos políticos: volvamos al blanco, volvamos a retomar el punto de partida y empecemos a hacer política, a entendernos y a pensar en la situación grave de este país de forma seria.

P: Hablan del uso agresivo de las banderas, ¿a qué se refieren?

R: Es un uso poco inclusivo de la bandera, particularmente de la nacional de España. Creo que en este país uno de los problemas que se está viendo ahora es pensar en la diversidad siempre como una amenaza y no como una oportunidad. Da la impresión de que algunos dirigentes, cuando se envuelven en la bandera, están proponiendo una idea de España muy estrecha que no recoge todo el potencial de nuestro país, por eso nos parece muy irresponsable estrechar el significado de la bandera y tratar de patrimonializar. En ese sentido, la presencia de Pablo Casado en Colón y las declaraciones que hizo precisamente en este momento son una irresponsabilidad muy grande. Parecen niños con un mechero en una gasolinera.

P: ¿Hablamos? se ha comparado con el movimiento 15-M y su retórica. Sin embargo, entonces no había una situación de conflicto tan candente con dos bandos tan claramente diferenciados. ¿Qué le parece esta comparación?

R: Hay algo que pueden tener en común o que rima, y es que ambos surgen de la sociedad civil a través de un llamamiento que a partir de muy poquitas personas se expande y la gente lo hace suyo. Creo que esa puede ser una similitud. Nosotros lanzamos una cadena de whatsapp, tiene mucho éxito y congrega a miles de personas en muchos puntos de España. Personas a las que no conocemos y que en ese momento se empoderan.

P: Pero el contexto es completamente distinto. En 2011 lo que se denuncia es la inacción de la clase política.

R: En este caso es una especie de defensa de la ciudadanía, que le dice a los políticos: no nos enfrentéis, no nos dividáis, dejad de ser tan irresponsables. De algún modo lo que ocurrió el sábado fue una rebelión cívica de la cordura y también de la cordialidad, porque lo que se demostró en aquellas concentraciones es el deseo de convivencia, el deseo de entenderse y también el deseo de reconciliarse con España tal y como es: diversa y compleja. Entender eso como una riqueza y no como una amenaza.

P: Ha alabado la presencia de Ada Colau en la concentración, a la que acudió como ciudadana. El discurso de la alcaldesa, de hecho, coincide en algunos aspectos con el de ¿Hablamos?. A ella se le ha acusado de equidistante, ¿qué le parece esta valoración?

R: Nunca hay que ser equidistante, y menos aquí. Pero en este caso no ser equidistante pasa por defender el diálogo, la convivencia y la responsabilidad en un momento en el que nos estamos jugando algo crucial y en el que los gobernantes están actuando como si estuviéramos ante una guerra, y no ante un asunto político que concierne a ciudadanos que viven en el mismo país.

P: ¿Cómo encaja el elogio a Colau en vuestro carácter apartidista?

R: Lo que yo dije, sobre la concentración, es que Ada Colau se mantuvo en un segundo plano. Lo bonito del sábado, lo valioso y lo potente es el carácter ciudadano y apartidista de la iniciativa. Creo que eso es un valor que hay que mantener. Estos tirones que se pegan Podemos y el PSOE por ver de quién es no ayudan, y espero que acepten la iniciativa, que la acompañen, pero que se mantengan en un segundo plano para que pueda entrar mucha más gente.

P: Rajoy ha dicho que no hay negociación posible en el marco actual y el Govern tiene una hoja de ruta hacia la independencia que prevé cumplir. ¿Qué clase de diálogo es posible en este contexto?

R: La pregunta es, ¿y si no dialogamos, cuál es la alternativa? Creo que es posible el diálogo, debe de haber diálogo hasta el final, y creo que en lugar de ponerse en una situación límite y mandar ultimátums el uno al otro, es el momento de dar un par de pasos atrás y recuperar el poco diálogo que pueda haber. Dar dos pasitos atrás, ralentizar el ritmo, analizar en qué situación estamos y que dejen de comportarse en este tema con fines electoralistas, más como partido que como instituciones. Deben ser mucho más responsables.

P: ¿Qué condiciones serían necesarias para ese diálogo? ¿Debe ser sin condiciones previas de ningún tipo?

R: Yo le llamaría diálogo sin apellidos.

P: ¿Cómo se introduce el diálogo en un escenario de escalada creciente de enfrentamiento y cuando no parece posible la mediación?

R: El punto adecuado sería para empezar que Rajoy y Puigdemont tuvieran el número de teléfono del otro y se hablaran. Creo que en este sentido tienen que ser los políticos, de manera responsable, los que recuperen el sentido común y establezcan las condiciones de ese diálogo. El objetivo de la iniciativa que promovimos y que ha congregado a tanta gente era llamar a la cordura y a que los gobernantes dejaran de hacer electoralismo. Creo que lo que está ocurriendo es una gran sequía de sentido común político y lo que reclamaron las plazas era que a ver si llovía un poco de sentido común y mojaba a Rajoy y Puigdemont.

P: ¿Cree que cabe la posibilidad de un referéndum pactado?

R: Creo que podría ser una de las soluciones entre muchas otras, pero eso tendrán que decidirlo los partidos políticos, no le corresponde a una iniciativa ciudadana decir en qué términos, y menos en este momento tan incipiente.

P: ¿Teme que los políticos recojan el testigo de la necesidad de diálogo pero no resuelvan la forma de llevarlo a cabo?

R: Nosotros lo primero que hemos hecho es pedir diálogo y después juntar al mayor número de personas, de inteligencia y sentido común, para presionar y para ser capaces de aglutinar también a sectores de la sociedad civil y asociaciones que quizá puedan dar ideas. Pero nosotros somos en realidad un lugar de encuentro.

P: De cara a los próximos días, ¿cómo piensan mantener el espíritu de ¿Hablamos? en el espacio público?

R: Lo tenemos que decidir, porque todo ha ido tan rápido que realmente no hemos concluido nada todavía. Estamos trabajando en iniciativas que en estas semanas tan convulsas puedan volver a aglutinar de nuevo sentido común, civismo, participación y compromiso respecto a la situación tan grave en la que estamos.

Relacionado:

«Los que nos han metido en esta no nos van a sacar. Porque no saben, porque no quieren, o porque sus cálculos electorales no van nada mal».

Hay soluciones. Faltan líderes

ENTREVISTA

Considero de la mayor relevancia difundir ésta entrevista que la periodista Sabela Rodríguez A. le hace a Guillermo Fernández, quedan claras muchas cosas de la mayor importancia, pone el dedo en la llaga al señalar explícitamente el hartazgo de los ciudadanos en todos los países democráticos por la ineficacia de los políticos, de los partidos y del sistema de gobierno que detonó el movimiento ¿Hablamos? y explica el éxito y la fuerza ciudadana que exige diálogo, no confrontación y menos violencia. Y que ojalá traspase las fronteras de España y cunda por todo el mundo tan atribulado por el fascismo galopante, que como jinete del apocalipsis, moustro de 1000 cabezas, nos está llevando a la guerra.

¡Los pacíficos somos más, somos la diversidad de nuestra humanidad unidos, no queremos confrontación ni encono, sino amor, paz, armonía, solidaridad, fraternidad y felicidad para el mundo! Unámonos para construir un mundo mejor; si se puede.

La leí y releí, y vi que no tiene desperdicio, lecciones de ciudadanía se desprenden de ella, pero, y aquí el pero, mucho temo que los oportunistas políticos títeres de México que ahora se estás confrontando y queriendo confrontarnos presentándose como «independientes» vayan a querer hacer suyos, argumentos utilizados por este noble movimiento sacándolos de contesto y engañando al pueblo, no se dejen, desemascarémoslos a los independiente y a los que van por algún partido; todos son iguales, corruptos y excluyentes, ven en la diversidad ciudadana un verdadera amenaza y por eso su prioridad es dividirnos enfrentándonos a todos contra todos.

A nuestros héroes del 19 de Septiembre de 2017, que demostraron perfecta organización y que son mucho, pero mucho mejores que TODOS los políticos insensibles que se arriman ahora pero no para ayudar sino para publicitarse y hacer negocio con la tragedia. NO LE CREAS A NINGÚN POLÍTICO.

Jesús Torres Navarro.

 

 

 

El orgullo de ser un elitista; otro mundo es necesario.

“No hace falta profundizar mucho para saber que vivimos en un mundo global que borró las fronteras de los Estados en nombre del capital especulativo. Pero no generó al mismo tiempo un nuevo tejido de control democrático capaz de velar por los intereses de las mayorías sociales”.

El orgullo de ser un elitista; otro mundo es necesario.

infolibre Periodismo libre e independiente

   Publicada 08/10/2017.

Es verdad que el populismo de los votantes de Trump, por ejemplo, marca un proceso corrosivo. Empuja a la gente hacia la indignación y le da protagonismo a costa de desarticular su representación política y borrar su conciencia de clase. Pero si queremos analizar lo que está ocurriendo en nuestro mundo resulta también necesario advertir que hay un sentido común,responsable, culto, orgulloso de su elitismo intelectual, que pierde al mismo tiempo su conciencia de clase para concebir como valores democráticos absolutos aquello que se adapta a sus posibilidades económicas o a sus apetencias sentimentales.

Tengamos algo en cuenta: la gente tiene razones para estar indignada. El populismo furioso (la mansedumbre furiosa) es inseparable del capitalismo autoritario. Y no me refiero ya a la deriva de personajes como Trump o Rajoy, sino a unas reglas de juego anteriores, la lógica neoliberal que provoca una desigualdad cada vez más grave y un vacío sentimental condenado a escudarse en la agresividad del nosotros contra los otros.

No hace falta profundizar mucho para saber que vivimos en un mundo global que borró las fronteras de los Estados en nombre del capital especulativo. Pero no generó al mismo tiempo un nuevo tejido de control democrático capaz de velar por los intereses de las mayorías sociales. Esto se relaciona de forma íntima con cambios de carácter cultural. La nueva realidad es cosmopolita de manera inevitable debido no ya a unos inmigrantes aislados, sino a amplios movimientos migratorios y a los códigos de las nuevas redes de comunicación. Cuando la inseguridad económica de la avaricia capitalista impide una cultura de los derechos humanos y del diálogo, el multiculturalismo se convierte en una amenaza para nuestras pertenencias, ya sean unos puestos de trabajo, ya sea una identidad nacional.

No se puede olvidar que hay situaciones concretas de explotación que convierten en un admirable ejercicio de conciencia política o en un lujo de clases medias la defensa de los valores humanos fundamentales. Conviene no ignorarlo y no desatender la verdad que encierran algunos síntomas. Cuando un obrero francés odia a un marroquí por robarle su calidad de vida, no sólo evidencia un sentimiento racista. Nos está diciendo además otras cosas: el bienestar capitalista en insostenible en el mundo que vivimos, el planeta no da para mucho más, es imposible regresar al bienestar anterior, la riqueza de unos sale de la explotación descarnada de otros.

La crisis económica europea y el neoliberalismo galopante sólo han democratizado la pobreza. De un primer mundo que iba a entrar en el Tercer Mundo para solucionar la miseria, hemos pasado a un Tercer Mundo que ha entrado en el primero con todo su testimonio de dolor e impotencia. Ahora se ve a las claras el monstruo de la explotación, la impiedad del desamparo y el hambre. La educada y sensata prudencia de los hombres de Estado pierde todo el crédito porque las secuelas de su democracia formal y su explotación económica están ahí, en el propio barrio, en las puertas de los colegios, los puestos de trabajo, los insomnios, los amores y las enfermedades.

Es necesario seguir defendiendo con firmeza los derechos humanos y el valor democrático, la importancia de las instituciones y el crédito del diálogo político; pero sin perder de vista que derechos, valores, instituciones y políticas estánsituadas en medio del conflicto y toman postura por obligación. En Europa y EE.UU, llevan muchos años poniéndose en contra de la gente y de parte de los bancos y las grandes multinacionales.

El dinero no tiene patrias. Resulta patética, por ejemplo, la alegría mostrada por el nacionalismo español ante el anuncio solemne de La Caixa, el Banco de Sabadell, Gas Natural y otras grandes empresas: cambian su sede social fuera de Cataluña. Bueno, nos seguirán desahuciando y explotando a todos desde otro lugar sin patria, igual que antes. Del mismo modo, el nacionalismo catalán era sonrojante cuando afirmaba “España nos roba”, como si el dinero generado en Cataluña tuviese patria, como si fuese un acto de robo la posibilidad de organizar un reparto social del dinero a través de los impuestos.

Otro ejemplo. Denunciar la llegada masiva de emigrantes andaluces o dominicanos como un peligro para la permanencia cultural catalana es tan reaccionario como agredir desde el Ministerio de Educación las políticas encaminadas por la Generalitat a defender y consolidar una lengua de 10 millones de hablantes. En la vorágine de la globalización merece la pena conservar aquello que consolida una tradición rica y una comunidad. ¿Se puede conseguir esto sin renunciar a la construcción de un mundo democrático y sin fronteras? Se debe conseguir, aunque lo pone muy difícil un capitalismo autoritario generador de populismos furiosos.

El intelectual democrático, una figura hoy desesperada, necesita ser consciente de los peligros de su elitismo para estar junto a la gente. Pero, al mismo tiempo, advierte que no se puede identificar con las dinámicas de rencor y miedos que acaban dándole el liderazgo a personas como Mariano Rajoy y Artur Mas o a entidades como la Caixa y el Banco de Sabadell.

Esta desesperación no la puede calmar ningún sabio, ningún saber abstracto. Necesita una ilusión política que saque a la gente del rencor y la haga cómplice, en su trabajo, en su salón de estar, en su tiempo de ocio, en su poesía y en sus camas de enamorados, de una idea mucho más normal que la locura en la que vivimos: otro mundo es necesario.

https://www.infolibre.es/noticias/opinion/opinion/2017/10/08/el_orgullo_ser_elitista_70432_1023.html

Publicación recomendada: 

La unidad de España, como siempre, se defiende con fascismo y violencia.

http://centrodeperiodicos.blogspot.mx/2017/10/la-unidad-de-espana-como-siempre-se.html

Les comparto un excelente artículo del maestro Luis García Montero para la reflexionar, desvanece cortinas de humo y propone una visión holística para el análisis de la crisis global que estamos viviendo, nos da pistas para entender mejor las cosas que suceden en México, donde ya los políticos iniciaron las campañas, hay de dulce, de chile y de manteca pero todos son tamales o están tamaleados para decirlo más coloquial; han secuestrado al sistema electoral y tienen muchísimo dinero con el que controlan los medios de desinformación, enajenación masiva y control de conciencias con mensajes muy elaborados que nos enfrentan a unos contra otros. Comienzan los interminables anuncios con lemas y discursos insultantes y beligerantes descalificando a los contrarios, pero sin propuestas concretas ni posiciones definidas.

El punto de partida para entender mejor lo que está pasando en nuestros países es él análisis global y no al revés; el análisis del TODO nos permite saber porque están como están cada una de las partes, conocer las interacciones entre ellas y de ellas con el todo.

 Jesús Torres Navarro.

 

«Las palabras son nuestras armas»

infolibre Periodismo libre e independiente

«El movimiento cívico que toma la palabra exige diálogo y responsabilidad en un contexto en el que los únicos que tenían la palabra eran los políticos».

«Los políticos pueden difundir pero nunca pueden convocar»,

«Esto es una cosa del pueblo, que les exige a ellos que hagan todo lo que esté en sus manos para dejar de arrastrarnos a esta situación de tensión que no nos merecemos».

 «Sin fronteras, sin banderas» o «las palabras son nuestras armas».

Lunes, 9 de octubre de 2017.

EL FUTURO DE CATALUÑA

«Las palabras son nuestras armas»

  • Miles de personas han clamado en la madrileña plaza de Cibeles a favor del diálogo entre Mariano Rajoy y Carles Puigdemont
  • Barcelona, Bilbao, Santiago de Compostela y València son algunas de las ciudades que también se han sumado a la demanda de diálogo
  • «El movimiento cívico que toma la palabra exige responsabilidad en un contexto en el que los únicos que tenían la palabra eran los políticos», señala el promotor de la iniciativa, Guillermo Fernández

Imagen de los manifestantes de '¿Hablamos?' frente al Ayuntamiento de Madrid. Imagen de los manifestantes de ‘¿Hablamos?’ frente al Ayuntamiento de Madrid. EFE.

«Queremos evitar el clima de confrontación y el discurso de odio por un lado y por otro, queremos llamar al diálogo y que las posturas dejen de estar encastradas». Toma la palabra uno de los miles de manifestantes que la mañana del jueves colapsaron la madrileña plaza de Cibeles reclamando diálogo entre Mariano Rajoy y Carles Puigdemont, con el fin de poner solución al enquistado debate en torno a Cataluña. «Que se dejen de líneas rojas, de decir que  el diálogo con el de enfrente no es posible y que dejen de llevarnos a una situación muy tensa, porque todo el pueblo español y el catalán está sufriendo», agrega otra de las participantes. Se trata del sentir general que primaba entre la marea de gente que, mediante el color blanco –ropa blanca, pancartas blancas, banderas blancas–, expresó su firme apuesta por terminar con las hostilidades e iniciar una vía pacífica de debate.

La concentración surge de «un grupo de compañeros y amigos» que busca «pedir diálogo a los gobernantes y decirles que así no, que esta dinámica nos lleva a la ruptura y a una situación traumática», además de promover «una exaltación del patriotismo en el mal sentido». Precisamente el rechazo hacia las banderas marcó la tónica general de la concentración. Frente a determinados grupos que se presentaron con la bandera española, el grueso de los asistentes respondió con el grito unánime de «sin banderas»

Guillermo Fernández, promotor de la iniciativa, celebra en declaraciones a infoLibre que el balance «es muy esperanzador y muy positivo» porque supone el «pistoletazo de salida para que la ciudadanía se exprese». A su juicio, la concentración muestra cómo «el movimiento cívico que toma la palabra exige diálogo y responsabilidad en un contexto en el que los únicos que tenían la palabra eran los políticos». La demanda ahora es clara: «Que se sienten a hablar, a recomponer la situación, a echar unos pasos atrás porque en estas últimas semanas han ido las cosas muy rápido».

Las personas que abarrotaron la plaza frente al Ayuntamiento de Madrid rechazaron además las cargas policiales desencadenadas durante el 1-O –»la violencia no arregla nada», exclamaron– y reiteraron su apuesta por la palabra como herramienta de encuentro. «La voz del pueblo no es ilegal», incidían los asistentes, quienes celebraron la masiva asistencia asegurando que «esto sí se parece a España«.

La concentración estuvo, cumpliendo con la voluntad de los convocantes, exenta de simbología política. Aunque representantes políticos como Alberto Garzón o Pablo Iglesias mostraron su apoyo a la protesta a través de redes sociales, los protagonistas de la misma fueron los ciudadanos. «Los políticos pueden difundir pero nunca pueden convocar», comentaba uno de los asistentes. «Esto es una cosa del pueblo, que les exige a ellos que hagan todo lo que esté en sus manos para dejar de arrastrarnos a esta situación de tensión que no nos merecemos».

Guillermo Fernández confía en que, tras las concentraciones, la clase política se siente a hablar. «Al mostrarse en la calle la gente manda un mensaje a los gobernantes», considera. Por ello, añade, «si no recogen el guante tendremos que seguir insistiendo«.

Manifestantes de Colón

A pocos metros, en la plaza de Colón, otra multitudinaria concentración clamaba en defensa de la Constitución a través de gritos de «con golpistas no se dialoga«. Los agentes de Policía tuvieron que mediar para calmar los momentos de tensión que se vivieron cuando parte de los asistentes caminaron hasta Cibeles para encararse con los participantes en la primera concentración. Las fuerzas de seguridad impidieron el paso de los manifestantes que portaban banderas nacionales y exclamaban consignas tales como «España una y no cincuenta y una».

Ante la presencia de estos manifestantes, las personas que se concentraban en Cibeles respondieron con gritos de «sin fronteras, sin banderas» o «las palabras son nuestras armas«. Guillermo Fernández tacha de «ejemplar» el comportamiento de la gente vestida de blanco. «Las únicas voces altisonantes son las que insultaban y demostraban una actitud que es precisamente la que nosotros queremos superar para no convertirnos en un país asfixiante», subraya.

La Fundación Denaes, informa Europa Press, ha sido la organización convocante de la concentración en Colón este mediodía en defensa de la nación, la Constitución y el Estado de Derecho tras el referéndum del 1-O y a la que se han adherido cerca de 50 entidades. La Delegación del Gobierno cifra la asistencia de Colón en 50.000 personas, y la de Cibeles en 1.500.

Manifestantes de Colón llegan a Cibeles. Manifestantes de Colón llegan a Cibeles.

Otras ciudades

Ciudades como Bilbao, Barcelona o València acogieron asimismo concentraciones bajo el mismo lema. Unas 5.500 personas, según la Guardia Urbana, se congregaron en la plaza Sant Jaume de Barcelona, ante el Ayuntamiento y la Generalitat. Lo hicieron convocados a través de las redes sociales y sistemas de mensajería móvil, y se sumaron a ellos varios dirigentes políticos como el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, tal y como informó Europa Press. Vestidos de blanco, los participantes en Barcelona exhibieron globos del mismo color y pancartas con el lema «¿Hablamos?» en catalán y castellano, y proclamaron cánticos como «queremos paz» y «queremos hablar».

Tras una pancarta con un gran corazón rojo en la que se pedía «Hablemos. Parlemos», más de 200 personas ocuparon las escalinatas del Consistorio bilbaíno, la mayoría de ellas ataviadas con prendas blancas y con carteles en los que se podía leer «Hablemos», «Nos quieren enfrentados», o «Hitz egin». Por su parte, unas 200 personas secundaron la concentración en los jardines del Alderdi Eder de la capital guipuzcoana. Los participantes también lucían prendas de ropa blancas y carteles con los lemas «Diálogo, Paz y Ley«.

En la concentración en València, varios asistentes portaron carteles y pancartas conotras consignas como «Hablemos con el corazón», «La opresión no tiene justificación» o «No basta con hablar de paz, hay que creer en ella«, mientras que en Santiago de Compostela unas 200 personas exclamaron en la Praza do Obradoiro que «España es mejor que sus gobernantes».

Ciudadanos se manifiestan frente al Ayuntamiento de Madrid para pedir diálogo. Ciudadanos se manifiestan frente al Ayuntamiento de Madrid para pedir diálogo.

https://www.infolibre.es/noticias/politica/2017/10/07/las_palabras_son_nuestras_armas_70431_1012.html

Lo más visto:

  1. El último plan independentista: DUI ‘blanda’ y un proceso constitucional «participativo»
  2. 2.Directo | Colonial trata este lunes en consejo extraordinario mover su sede de Barcelona
  3. 3.TVE emite un especial sobre la manifestación de Barcelona después de haber minimizado el 1-O
  4. 4.Los partidarios de la unidad de España se movilizan en Barcelona para detener la declaración de independencia
  5. 5.«Las palabras son nuestras armas»
  6. 6.Los candidatos de Sánchez pierden las primarias de Aragón y Galicia
  7. 7.Sánchez condiciona su apuesta por el diálogo a que el independentismo renuncie a la ruptura
  8. 8.El negocio de los crímenes de guerra
  9. 9.Zoido: «No pararemos hasta que los que han faltado el respeto a las fuerzas de seguridad paguen judicialmente»
  10. 10.Podemos e IU certifican la confluencia en Andalucía

 

 

La Comunidad Autónoma de Catalunya!! ✌✌✌

La Comunidad Autónoma de Catalunya!! ✌✌✌

El orden constitucional

Escucho y leo últimamente como invocan éste concepto en varios países para justificar medidas o políticas públicas represivas o que violan los derechos humanos universales; desde Maduro en Venezuela, Peña en México, Trump en los EEUU, Putin en Rusia, Rajoy y él rey en España por mencionar solo algunos jefes de gobierno, lo han invocado en sus explicaciones públicas a la prensa. Es patético e inaceptable por cualquier motivo argumentado.

Al invocar al orden constitucional colocan a la Constitución del país por encima incluso de los Derechos Humanos Universales, se les olvida que los Tratados Internacionales son Meta Constitucionales, y de todos los Tratados signados en la ONU La Carta de los Derechos Humanos Universales firmada por todos los países miembros en diciembre de 1947 y que entró en vigor el 1° de enero de 1948 es el más importante. La libertad de expresión; uno de los derechos humanos fundamentales contenidos en la carta no puede impedirse o limitarse por ninguna autoridad ni por ordenamiento jurídico. La consulta pública es una forma de ejercer la libertad de expresión.

Los derechos humanos tienen características peculiares, no implican obligación alguna, no son renunciables, ni transferibles, ni se pueden condicionar, son exclusivos de cada persona, que los adquiere por el solo hecho de ser persona y por ello él qué alguna persona no esté de acuerdo con que otro u otros ejerzan sus derechos humanos resulta irrelevante ya que nada ni nadie puede impedir ni dificultar el ejercicio personal pleno de sus derechos humanos. Es decir que, sin afectar los derechos humanos de terceros, cada uno de nosotros los humanos podemos ser, hacer y expresar lo que nos de nuestra regalada gana.

Reprimir violentamente el referéndum independentista en Cataluña, se esté o no de acuerdo con el propósito del ejercicio público y masivo del 1° de octubre de 2017, es inaceptable, aberrante y fascista.

Jesús Torres Navarro.

Los catalanes que no votaron se preguntan: ‘¿Y ahora qué?’

En JesToryAs Blog caben todas las voces y todos los argumentos.

Los catalanes que no votaron se preguntan: ‘¿Y ahora qué?’

The New York TimesES

Por 

 Algunos catalanes que están a favor de la independencia se reunieron en una plaza de Barcelona el domingo después del referéndum separatista de Cataluña. CreditSanti Palacios/Associated Press.

BARCELONA — Una marea de emociones ha inundado Cataluña en los últimos días, entre aquellos que exigen la separación de España y los que se oponen. De la noche a la mañana, aparecieron grafitis que proclamaban “No somos españoles”. Multitudes han marchado coreando “Yo soy, yo soy, yo soy español” mientras pasaban junto a turistas boquiabiertos.

Una de las cosas que los une es que no tienen una idea clara de cómo sería una Cataluña independiente. ¿Se le readmitiría en la Unión Europea? ¿Emitiría una nueva moneda? ¿El comercio colapsaría? ¿Estarían separados de sus familiares en España?

Sorprendentemente, en la turbulencia que causó el referéndum del domingo ha habido muy poco debate público sobre los efectos prácticos de declarar la independencia. La respuesta de mano dura de España convirtió al referéndum en una batalla por el derecho al voto, un tema por el que hay un consenso mucho mayor en Cataluña.

Ahora que los catalanes que están a favor de la independencia votaron, los que se quedaron en casa se preguntan: ¿Qué acaba de pasar? ¿Y ahora qué sigue?

En entrevistas que se llevaron a cabo por toda Barcelona esta semana, muchos se mostraron confiados en que se irían resolviendo los detalles indefinidos que trae aparejada la categoría de país. Sin embargo, un número igual se siente aprensivo, incluso alarmado, por la inclinación hacia la independencia que el referéndum puso en marcha.

“Explíquenme: si me quedo aquí, ¿habría ventajas o desventajas?”, preguntó Loli Risco, de 59 años. “No nos están explicando nada. Solo están diciendo: ‘Esto es lo que quiero. Quiero que conservemos el euro y quiero seguir siendo europeo’. ¿Qué haré? Voy a vender mi apartamento y me iré”.

Risco y su hija se quedaron en casa el domingo y dijeron que sus votos habían quedado fuera del drama del referéndum.

 Manifestantes protestaron frente a una estación de la policía española en Barcelona el martes.CreditFrancisco Seco/Associated Press.

Los dirigentes catalanes declararon que el 90 por ciento de los votos fueron a favor de la secesión, un resultado que deja claro que casi los únicos con motivación para votar fueron quienes querían la independencia.

Sin embargo, al igual que Risco y su hija, más de la mitad de los electores de Cataluña no votaron ni se enfrentaron a la policía, que usó cachiporras y balas de goma para hacer cumplir la orden del gobierno central de detener el referéndum que consideraba ilegal.

El resultado dejó no solo a España, sino a la misma Cataluña dividida.

A unas cuantas puertas de la casa de Risco, en una tienda que vendía codillo de cerdo en conserva, Noemi Aguro, de 38 años, tenía una actitud antipática ante aquellos que no votaron, al decir que no les quedaba más que aceptar los resultados.

“No votaron. Tuvieron oportunidad. Ahora no se deberían quejar”, dijo Aguro.

En general, los economistas concuerdan en que Cataluña sería económicamente viable como un país independiente, pero difieren del impacto en el empleo, las barreras comerciales y las necesidades de gasto del nuevo Estado.

El gobierno catalán tendría que negociar asuntos espinosos con España, por ejemplo: cómo distribuir la deuda de España, ahora equivalente a más del 100 por ciento de su producto interno bruto.

Xavier Sala i Martín, economista y profesor de la Universidad de Columbia que ha encabezado el impulso independentista, sostiene que la salida unilateral de Cataluña podría dejar a España como única responsable de su deuda.

El gobierno catalán, que en 2014 publicó un “libro blanco” que señala los planes de un Estado independiente, dijo que Cataluña asumiría una porción de la deuda si España aceptaba transferir infraestructura propiedad del Estado y otros activos.

El gobierno catalán propone remplazar el ejército de España con el suyo, calculando que tendría un costo de 350 millones de euros, o unos 411 millones de dólares, al año.

 Una vista del puerto de Barcelona CreditSamuel Aranda para The New York Times.

No obstante, para algunos economistas ese cálculo es demasiado optimista; Josep Borrell y Joan Llorach mencionaron que nada más la cuota de membresía anual de la OTAN tiene un costo de 3000 millones de euros, unos 3500 millones de dólares.

Sevi Rodríguez Mora, profesor de la Universidad de Edimburgo, calcula que las barreras agregadas al comercio entre Cataluña y el resto de España ocasionarían una caída de un diez por ciento en el producto interno bruto de la región. No obstante, agregó que los argumentos económicos han quedado al margen del debate.

“La economía quedó en segundo plano y ambas partes la usan como propaganda”, opinó. “Todo tiene que ver con la política identitaria. Es una definición de ‘nosotros’”.

Muchos activistas jóvenes —el centro del apoyo público al movimiento— se manifestaron bastante confiados en que los mayores ingresos fiscales compensarían por mucho la caída en el comercio, incluso si se obligara a Cataluña a salir de la Unión Europea.

Gala Cabré, de 16 años, estaba sentada fuera del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona, donde los jóvenes en patineta atravesaban la plaza, y dijo que Cataluña florecería como un pequeño enclave adinerado. Su punto de comparación era Andorra.

“Andorra es un país independiente que tiene su propia moneda”, dijo Cabré, mientras sus amigos asentían para alentarla. (De hecho, usa el euro). “Todo es más barato ahí. Andorra tiene mucha policía. Es un país muy seguro”.

La profundidad del apoyo a la independencia incluso en Cataluña se debate de manera acalorada. Las encuestas de opinión, aun cuando su confiabilidad sea incierta, han demostrado una división en la opinión cercana al 50 por ciento.

En 2012, por primera vez, un 51,1 por ciento de los participantes estuvo a favor de la independencia, según el Centre d’Estudis d’Opinió, la agencia encuestadora oficial de Cataluña. En las elecciones parlamentarias regionales más recientes, en 2015, un 48 por ciento del electorado votó por partidos proindependencia.

 Un grupo de jóvenes catalanas descansa después de una protesta, el 3 de octubre CreditDan Kitwood/Getty Images.

Rodríguez Mora dijo que la división en la opinión estaba correlacionada con el ingreso, con los pobladores y las ciudades urbanas adineradas que por lo general están a favor de la independencia, mientras que las ciudades de las clases trabajadoras, muchas de las cuales tienen raíces en otras partes de España, se oponen.

Alberto Vallespín, de 44 años, quien tiene una cerrajería en el centro de Barcelona, proviene de una familia catalana de antaño, pero le preocupa el efecto en su negocio, que tiene proveedores y clientes en otras partes de España.

La independencia podría significar impuestos adicionales en esas transacciones, explicó Vallespín, en especial si el proceso es enconoso. Rechazó la idea de que la Unión Europea aceptaría a Cataluña en el futuro próximo.

“Las cosas no van a mejorar” si Cataluña obtiene la independencia, dijo. “Y podrían ponerse peor”.

Sin embargo, Vallespín no participó en el referéndum, no fue a manifestarse ni cerró su tienda en la huelga general del martes. Tenía clientes que hacían fila en el mostrador.

Era parte de una enorme ciudad en la que todo siguió como siempre toda la semana, mientras las multitudes que protestaban pasaban frente a él.

“Al final, los que están luchando son los que están a favor de la independencia”, dijo Gemma Martín, de 33 años, cajera en una vidriería en Ciutat Vella (Ciudad Vieja). “El resto de nosotros solo mira”, concluyó.

Raphael Minder colaboró con este reportaje.

https://www.nytimes.com/es/2017/10/04/los-catalanes-que-no-votaron-se-preguntan-y-ahora-que/?&moduleDetail=section-news-4&action=click&contentCollection=Noticias&region=Footer&module=MoreInSection&version=WhatsNext&contentID=WhatsNext&pgtype=article

Pirómanos y bomberos — CALVARI

Fotografía de AFP Photo

El ex ministro de Exteriores y actual número uno del Partido Popular por Alicante, José Manuel García-Margallo, lamentó ayer “la imagen que los independentistas han logrado dar al exterior”. Para él “la actuación” (verdad alternativa para no tener que llamar con su nombre a lo que ha sido una brutal represión […]

a través de Pirómanos y bomberos — CALVARI

El orden constitucional

Escucho y leo últimamente como invocan éste concepto en varios países para  justificar medidas o políticas públicas represivas o que violan los derechos humanos universales; desde Maduro en Venezuela, Peña en México, Trump en los EEUU, Putin en Rusia, Rajoy y él rey en España por mencionar solo algunos jefes de gobierno, lo han invocado en sus explicaciones públicas a la prensa. Es patético e inaceptable por cualquier motivo argumentado.

Al invocar  al orden constitucional colocan a la Constitución del país por encima incluso de los Derechos Humanos Universales, se les olvida que los Tratados Internacionales son Meta Constitucionales, y de todos los Tratados signados en la ONU La Carta de los Derechos Humanos Universales firmada por todos los países miembros en diciembre de 1947 y que entró en vigor el 1° de enero de 1948 es el más importante. La libertad de expresión; uno de los derechos humanos fundamentales contenidos en la carta no puede impedirse o limitarse por ninguna autoridad ni por ordenamiento jurídico. La consulta pública es una forma de ejercer la libertad de expresión. 

Los derechos humanos tienen características peculiares, no implican obligación alguna, no son renunciables, ni transferibles, ni se pueden condicionar, son exclusivos de cada persona, que los adquiere por el solo hecho de ser persona y por ello él qué alguna persona no esté de acuerdo con que otro u otros ejerzan sus derechos humanos resulta irrelevante ya que nada ni nadie puede impedir ni dificultar el ejercicio personal pleno de sus derechos humanos. Es decir que, sin afectar los derechos humanos de terceros, cada uno de nosotros los humanos podemos ser, hacer y expresar lo que nos de nuestra regalada gana.

Reprimir violentamente el referéndum independentista en Cataluña, se esté o no de acuerdo con el propósito del ejercicio público y masivo del 1° de octubre de 2017, es inaceptable, aberrante y fascista. 

Jesús Torres Navarro.

Pirómanos y bomberos

El ex ministro de Exteriores y actual número uno del Partido Popular por Alicante, José Manuel García-Margallo, lamentó ayer “la imagen que los independentistas han logrado dar al exterior”. Para él “la actuación” (verdad alternativa para no tener que llamar con su nombre a lo que ha sido una brutal represión a ciudadanos indefensos) hay que enmarcarla en el contexto. Las declaraciones de los cargos del partido de la caja B, que sigue ocupando la Moncloa, han sobrepasado desde hace mucho todos los límites de la irrealidad. 

Margallo busca culpar de la violencia del pasado domingo a “grupos violentos desplazados desde dentro y fuera de España”. Pero el mundo entero ha podido ver que el domingo pasado, los únicos “desplazados” que han caído en una violencia imposible de justificar, han sido miembros de los cuerpos de la Policia Nacional y de la Guardia Civil. Y cuando se trata de buscar culpables hay que mirar a las y los que tomaron la decisión política de desplazar a estos miles de efectivos a Catalunya sin que existiera necesidad alguna.

Bien es cierto que hay que ser lo suficientemente responsable como para saber que las generalizaciones siempre son perversas y que hay mucha gente decente y proporcional dentro de las fuerzas de seguridad. Practiquemos también un poco la empatía hacía ellas porque posiblemente una gran mayoría de los alojados en barcos de piolin, ahora mismo están muy avergonzados por la brutalidad de sus compañeros. Y si no lo hacemos, el ambiente irrespirable de este país será cada vez más toxico. Entendemos la dura tarea a la que no les deberían de haber mandado nunca, pero las agresiones hay que condenarlas. Y el día en que ellos mismos, desde dentro del cuerpo, pongan en evidencia a los violentos, que los hay, la democracia tomará un gran paso adelante.

Según el delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Juan Carlos Moragues, “durante el 1-O la Policía Nacional cumplió con su deber y obligación.” Pues si esto es así, mejor preparemos las maletas para huir en el exilio. Si esta brutalidad es su obligación y su deber y se justifica, es señal de que se ha instalado de facto una nueva dictadura represora en España.

No contentos con haber logrado en Catalunya dividir la sociedad civil en dos bandos irreconciliables, ahora el Partido Popular se esfuerza para expandir esta tarea al resto del país. César Sánchez, presidente Popular de la Diputación de Alicante, e Isabel Bonig, Síndic del grupo Popular en las Cortes Valencianas, trabajan sin descanso para conseguir algo semejante en la Comunidad Valenciana. No hay día que no intenten convencer a la opinión pública que el Consell, apoyado por Podemos “quiere que seamos Països Catalans”.

Mariano Rajoy pasará a la historia como el Presidente de Gobierno que perdió definitivamente a Catalunya. ¿De verdad quieren agrandar aún más el problema y sembrar el germen para en un futuro perder a la Comunidad Valenciana también? Porque no se nos vaya a olvidar que hace solo una década la inmensa mayoría de los catalanes eran moderados y no apoyaban el movimiento separatista. Ahora todo ha cambiado y hay un estatus quo muy peligroso.

Es hora que mandemos a los pirómanos a su casa. Rajoy, Bonig, César Sánchez, y el resto de estos agitadores Populares no deberían de seguir en sus cargos ni un solo día más. Por irresponsables. Nosotros preferimos a los bomberos.

https://wordpress.com/read/blogs/103628660/posts/45908?retry=1

 

 

El referéndum catalán, la UE y el balance entre derechos democráticos y soberanía.

 

El orden constitucional

Escucho y leo últimamente como invocan éste concepto en varios países para  justificar medidas o políticas públicas represivas o que violan los derechos humanos universales; desde Maduro en Venezuela, Peña en México, Trump en los EEUU, Putin en Rusia, Rajoy y él rey en España por mencionar solo algunos jefes de gobierno, lo han invocado en sus explicaciones públicas a la prensa. Es patético e inaceptable por cualquier motivo argumentado.

Al invocar  al orden constitucional colocan a la Constitución del país por encima incluso de los Derechos Humanos Universales, se les olvida que los Tratados Internacionales son Meta Constitucionales, y de todos los Tratados signados en la ONU La Carta de los Derechos Humanos Universales firmada por todos los países miembros en diciembre de 1947 y que entró en vigor el 1° de enero de 1948 es el más importante. La libertad de expresión; uno de los derechos humanos fundamentales contenidos en la carta no puede impedirse o limitarse por ninguna autoridad ni por ordenamiento jurídico. La consulta pública es una forma de ejercer la libertad de expresión. 

Los derechos humanos tienen características peculiares, no implican obligación alguna, no son renunciables, ni transferibles, ni se pueden condicionar, son exclusivos de cada persona, que los adquiere por el solo hecho de ser persona y por ello él qué alguna persona no esté de acuerdo con que otro u otros ejerzan sus derechos humanos resulta irrelevante ya que nada ni nadie puede impedir ni dificultar el ejercicio personal pleno de sus derechos humanos. Es decir que, sin afectar los derechos humanos de terceros, cada uno de nosotros los humanos podemos ser, hacer y expresar lo que nos de nuestra regalada gana.

Reprimir violentamente el referéndum independentista en Cataluña, se esté o no de acuerdo con el propósito del ejercicio público y masivo del 1° de octubre de 2017, es inaceptable, aberrante y fascista. 

Jesús Torres Navarro.

The New York TimesES

El referéndum catalán, la UE y el balance entre derechos democráticos y soberanía.

Por 

 La Policía Nacional española intentó replegar a varios catalanes que querían entrar a una casilla durante el referéndum del 1 de octubre. CreditEmilio Morenatti/Associated Press.

BRUSELAS – Las imágenes fueron terribles: policías en uniformes antimotines que parecían una mezcla de RoboCop y Darth Vader impidieron que los ciudadanos votaran. Golpearon a gente con sus porras, dispararon balas de goma e hirieron incluso a personas jubiladas. Todo fue captado por las cámaras de celulares y de fotógrafos y los resultados dieron la vuelta al mundo.

Fue el tipo de violencia que la Unión Europea usualmente condena de manera enfática e incluso considera castigar. Pero eso no es tan sencillo esta vez, porque el Estado que cometió tales acciones es justamente un miembro del bloque: España.

La situación en Cataluña ha dejado en una posición incómoda a la Unión Europea y a sus integrantes. El bloque dice defender los derechos democráticos básicos como la libertad de expresión, de reunión y la garantía del voto. Sin embargo, aunque la UE es una unión de Estados democráticos, es, antes que otra cosa, una unión de Estados soberanos.

Por lo tanto, Bruselas ve en Cataluña un tema español, no algo para las competencias de la Unión Europea o de sus integrantes, recelosos de promover fuerzas separatistas que también existen en varios de sus países y que podrían desmoronar al bloque mismo.

Las contradicciones y el relativo silencio por parte de Bruselas no ha pasado inadvertido, especialmente por los catalanes que querrían quedarse dentro de la UE de llegar a independizarse.

“Los derechos fundamentales de los ciudadanos de la Unión Europea están siendo dañados por este uso desproporcionado de la fuerza contra ciudadanos pacíficos”, dijo Amadeu Altafaj, el delegado catalán ante Bruselas. “Para algunos países como Polonia hay estándares estrictos, pero si se trata de España parece haber mucha complacencia”.

 Un monumento a la independencia de Kosovo, develado en 2008; la separación de Serbia no ha sido reconocida por cinco de los 28 Estados miembros de la Unión Europea. CreditLaura Boushnak para The New York Times.

La razón es sencilla: el referéndum catalán fue declarado inconstitucional por las cortes españolas y en un momento en el que los sentimientos nacionalistas y populistas van en aumento, lo último que la Unión quiere es promover el separatismo regional.

Como sucedió después del referendo independentista escocés de 2014, que a diferencia del catalán fue celebrado con aval del gobierno en Londres y el resultado –por ahora– fue contra la separación, el temor es darle cabida a movimientos como el flamenco en Bélgica, el nacionalismo padano en Italia, los corsos en Francia o la población de Transilvania en Rumania.

Y con el Reino Unido negociando su salida del bloque, también hay preocupación sobre cualquier tema que pudiera causar mayor incertidumbre económica y confusiones legales.

Algo que deja claro la sensibilidad hacia el separatismo regional es que, todavía hasta hoy, 5 de los 28 Estados miembro de la UE –entre ellos España– no reconocen la independencia de Kosovo, pese a que la misma OTAN estuvo en contra de los esfuerzos serbios para mantener control sobre el territorio. La Unión Europea tampoco respalda las aspiraciones independentistas de los kurdos o de los crimeos.

Así que no es de sorprenderse que la reacción de los líderes políticos europeos a lo sucedido el domingo en Cataluña haya sido en su mayoría comentarios sobre la soberanía española, la ilegalidad del referéndum y que la violencia fue terrible, pero que las partes deben dialogar.

La Comisión Europea declaró que el voto “no fue legal” y que “es un tema interno para España que debe ser atendido en línea con el orden constitucional” de ese país. “Convocamos a todas las partes relevantes a movilizarse con celeridad para pasar de la confrontación al diálogo”.

 Un mitin a favor de la independencia kurda en Erbil, Irak, en septiembre. La Unión Europea está en contra del separatismo kurdo. CreditIvor Prickett para The New York Times.

La violencia en Cataluña –con denuncias de brutalidad policial y el uso de balas de goma en contra de civiles pacíficos que querían ejercer su derecho al voto– no es poca cosa. Incluso si lo que sucedió en Cataluña no se compara con las masacres en Bosnia, Kosovo o la Primavera Árabe, sigue siendo cierto que sucedió en un Estado miembro.

“Esta es una pesadilla de relaciones públicas para Rajoy”, dijo Steven Blockmans, experto en la ley e instituciones de la Unión Europea del Center for European Policy Studies, en referencia al presidente español Mariano Rajoy.

Incluso, dijo Blockmans, Rajoy estaba fomentando y apuntalando el independentismo con su respuesta fallida, así como aumentando la ansiedad entre sus pares europeos. España debería voltear a ver hacia Bélgica, según Blockmans, pues ahí se ha logrado darle cierto poder de regreso a los flamencos; como ya se ha hecho, en cierta medida, con la región vasca de España.

“Bélgica ha cumplido con los deseos autonómicos de los flamencos por medio de un proceso de reforma constitucional constante”, dijo Blockmans. “Ninguna constitución está escrita en piedra”.

Sin embargo, a Rajoy también le preocupan las consecuencias que tendría una Cataluña independiente en otras partes de España. La región vasca buscó durante décadas su independencia por medio del grupo armado ETA, considerado organización terrorista, y su brazo armado el Herri Batasuna.

ETA —como el Ejército Republicano Irlandés— finalmente acordó dejar las armas, pero los vascos obtuvieron cierta autonomía, como el control de la recaudación fiscal, una de las cosas que justamente piden los líderes catalanes. Es un ejemplo que apunta hacia una posible salida de la crisis, de acuerdo con Blockmans.

Y aunque la Comisión Europea no es vista por los catalanes como un posible mediador neutro, ese rol podría ser desempeñado por la Comisión de Venecia del Consejo de Europa, un grupo de abogados internacionales (el Consejo de Europa es un órgano distinto a la UE, pero comparten los Estados miembro).

 Banderas escocesas en la frontera entre Escocia e Inglaterra. El referendo independentista escocés, a diferencia del catalán, fue celebrado en 2014 con el aval de Londres. CreditAndrew Testa para The New York Times.

En todo caso, urge que Rajoy, España y los catalanes reciban ayuda para salir de la crisis, dijo Blackmans. “Ambas partes están atrapadas en su lógica. Tal como Rajoy necesita reanudar el diálogo sobre reformas constitucionales, los catalanes no pueden hacer demandas demasiado extravagantes como para poner en riesgo que continúen las negociaciones”, señaló el experto.

La Comisión Europea generalmente sigue la llamada doctrina Prodi, en honor a un expresidente de la comisión, el italiano Romano Prodi. La doctrina establece que un Estado separado debe abandonar el bloque y solo puede ser admitido si obtuvo su independencia de acuerdo con la ley constitucional del Estado miembro del que se separó.

Cualquier Estado miembro, además, obtiene el ingreso si así lo acuerdan de manera unánime los integrantes del bloque; España tendría entonces derecho al veto contra el ingreso de Cataluña, y no sería el único.

El actual presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, dijo el viernes que respaldaba el “Estado de derecho” y que Bruselas debe respetar las decisiones del gobierno y las cortes españolas.

La Comisión también ha dicho varias veces que un voto a favor de la independencia catalana solo sería reconocido si el referéndum se da dentro de la normatividad española y se reconoce su legalidad.

 Un mitin prorruso en Yevpatoria, Crimea, en 2014 CreditSergey Ponomarev para The New York Times.

Juncker ha dicho que la diversidad regional y la riqueza de las “tradiciones regionales” no deben convertirse en “elementos del separatismo y fragmentación de Europa”.

Sin embargo, mientras Bruselas y otras capitales europeas han mantenido relativo silencio de cara a lo sucedido, otros han sido muy vocales. Tanto Charles Michel, el primer ministro belga y quien gobierna gracias a una coalición con los flamencos, como los partidos socialistas del Europarlamento han condenado la actuación policial en Cataluña y urgieron a Madrid a dialogar con los independentistas.

“¡La violencia nunca debe ser la respuesta!”, escribió Michel en Twitter. Su par esloveno, Miro Cerar, también dijo que la situación era “preocupante” y debía haber “diálogo político, Estado de derecho y soluciones pacíficas”.

El Europarlamento, en tanto, ha estado del lado de España, en parte porque es encabezado por el Partido Popular Europeo al que pertenecen Rajoy, Juncker y la canciller alemana Angela Merkel.

Antonio Tajani, el presidente conservador del parlamento, le dijo a un medio catalán antes del referéndum que ignorar la Constitución española implicaba socavar la base legal de toda la Unión Europea. “Esas son las reglas”, indicó.

 Una marcha a favor de la independencia catalana en Bilbao, parte de la región vasca de España, el 30 de septiembreCreditAlvaro Barrientos/Associated Press.

Sin embargo, el manejo tan inepto de Rajoy en cuanto al referéndum tendrá un impacto duradero, incluso si ambas partes se tranquilizan y entablan más conversaciones sobre una mayor autonomía catalana.

Charles Grant, director del Centro para la Reforma Europea, lo puso de esta manera en Twitter: sin importar los pros y los contras, el gobierno español “perdió la batalla internacional de relaciones públicas por su comportamiento rudo”.

https://www.nytimes.com/es/2017/10/02/referendum-cataluna-union-europea-separatismo/?em_pos=large&emc=edit_bn_20171002&nl=boletin&nlid=60379794&ref=headline&te=1

 

 

Un paso más en la tensión: justificar la represión violenta en Catalunya — El Periscopio

 Cargas policiales en Barcelona el 1-O. ROBERT BONET

Si realmente pensaron el Gobierno y sus aliados que con la represión del 1 de octubre se acababa el problema que mantienen con Catalunya, estaban muy equivocados y volvían a evidenciar la irresponsabilidad con la que se han venido comportando. Solo los espíritus timoratos ceden ante la desmedida […]

a través de Un paso más en la tensión: justificar la represión violenta en Catalunya — El Periscopio

Un paso más en la tensión: justificar la represión violenta en Catalunya.

Si realmente pensaron el Gobierno y sus aliados que con la represión del 1 de octubre se acababa el problema que mantienen con Catalunya, estaban muy equivocados y volvían a evidenciar la irresponsabilidad con la que se han venido comportando. Solo los espíritus timoratos ceden ante la desmedida violencia, ni proporcional, ni justificada. Suele provocar la reacción contraria, reafirma las posiciones. Era cierto que “no tenían miedo”. Y siguen sin tener miedo, o siguen venciendo el miedo. Este martes, con huelgas y manifestaciones y cada vez más indignados.

Si realmente pensaron el Gobierno y sus aliados que con la represión del 1 de octubre se acababa el problema que mantienen con Catalunya, estaban muy equivocados y volvían a evidenciar la irresponsabilidad con la que se han venido comportando. Solo los espíritus timoratos ceden ante la desmedida violencia, ni proporcional, ni justificada. Suele provocar la reacción contraria, reafirma las posiciones. Era cierto que “no tenían miedo”. Y siguen sin tener miedo, o siguen venciendo el miedo. Este martes, con huelgas y manifestaciones y cada vez más indignados.

Puede haber muchos aspectos discutibles en el referéndum catalán pero en la brutalidad empleada para desmontarlo no hay ninguno. Por mucho que se empeñen. El gran grupo dominante está trabajando a fondo para anular ese descomunal error. De un lado, soltó a diversos portavoces -políticos y mediáticos- a decir que todo es falso. No hemos visto lo que hemos visto, ni en España ni en Helsinki por poner un caso. Ilusiones ópticas, sangre de atrezzo. Ancianas por los suelos que imaginamos. Policías saltando en una escalera sobre personas sentadas, de ficción. Y cuando ya clama la evidencia, disparan el balance de las fuerzas de seguridad que pasaron de 9 a más de cuatrocientos en un abrir y cerrar de páginas internacionales. Han llegado a escribir que El Cara al Sol de la Plaza de Cibeles tampoco existió. No lo enlazo. No lo merece.Pero aquí tienen la prueba. Adolescentes y no adolescentes.

La segunda acción -tan encadenada que se diría fruto de una consigna- es justificar la violencia. Ya chirrió alarmantemente en la mañana del lunes el desinterés por la cifra de víctimas que quedó fijada entonces en 844 heridos. Primaban entre esas élites de notables las bromas sobre el resultado del referéndum -celebrado con todas las trabas posibles-,  y luego sobre la etiología de los daños sufridos por los afectados. Lipotimias o mareos, también, vaya. El mundo lo ha visto y se ha conmovido e indignado, los paniaguados españoles no. Diré más: ni 844, ni 10, ni 1. Eran ciudadanos que querían votar, “Grupos organizados con el total apoyo logístico y material de toda una Administración autonómica”, dice una aterradora columna de El País. Grupos o personas armadas con una papeleta, un bolígrafo y mucho valor.

“¿ Dónde está la desproporción?” titulan la columna. Y nos explican pedagógicamente que “La opinión pública debe asumir con madurez democrática cómo funciona el Estado, cualquier Estado, ante la desobediencia de las leyes”. Si eso fuera así los ladrones del dinero público español, los corruptos, deberían estar molidos a palos. Dirán que estas cosas apenas se leen ya en España salvo los muy adictos pero sí se leen fuera de España, y sí está corriendo por los WhatsApp. Como el resto del movimiento para legitimar la represión violenta de ciudadanos indefensos. Hay un interés extraordinario en la calle por el tema, se reviven los tiempos de las radios en los comercios y las conversaciones continuas. Mucha preocupación. Y en lugar de tranquilizar a la población, se la encrespa.

Contienes el aliento a ver qué nuevo personaje se apunta a la justificación de la violencia. Cada vez más. Otro periodista, jefe de investigación de La Sexta, pide en Twitter que se vote negativo en Tripadvisor (que mide la calidad) a los hoteles de Calella, Barcelona, que echaron a los policías alojados. Sin contar que habían bajado a la calle la noche anterior, fuera de servicio y de paisano, a pegar con porras a los manifestantes. Ahí prendió una mecha que se extiende ya por muchos municipios de Catalunya. Los medios han aprovechado el espectáculo y García Albiol del PP se ha presentado en Calella a arengar a las tropas.

La Razón había explicado el lunes la estrategia. Las portavocías oficiosas del PP aportan muchos datos. Se trataba de “responder con firmeza al Golpe”, de castigar a unos ciudadanos que no tenían la advertencia previa de la violencia que les preparaban. Su sorpresa y su indignación evidencian el profundo bache que se ha abierto.

Quien justifica la violencia ya no tiene que contarnos nada más, lo ha dicho todo, se ha definido de cuerpo entero, de alma. En ninguna parte y por ningún motivo.

La causa parece estar, según explican en las cátedras de la información investidas de tertulias, en que el PP trabaja para “su base electoral”. Un preboste del partido ya explicó que se trataba de “dar hostias como panes a los catalanes”. Lo cierto es que ha aflorado esa derecha añorante del franquismo que vota al PP y pide más mano dura. Es cierto, pero no menos alarmante, que se trabaja sobre sectores que aseguren las sillas del poder en lugar de obrar por el interés general de la sociedad para la que se gobierna. Esperemos que no le pida al PP “su base electoral” sacrificios humanos o la toma del Portugal impío si les place. Es hora de hablar de principios éticos y no de intereses de partido exclusivamente. Lo peor es que no es el único partido que se comporta así.

El régimen del 78 se juega mucho. De hecho está en los estertores y morir matando es un clásico de las sociedades en decadencia e incluso del fin de los imperios, especialmente cuando fallan algunos escrúpulos. Llegaron a despedir de forma sumaria al Rey Juan Carlos, por sus muchos errores, a ver si salvaban los muebles pero el mal es mucho más profundo. Este artículo de Andrés Gil aporta historia y claves. Se resisten a aceptar el fracaso que ellos mismos se fabricaron. Ha habido muchos síntomas, Catalunya es uno esencial, no quieren enterarse que ya se ha ido. Una buena parte de la sociedad así lo entiende. Y no han querido nunca ni siquiera hacer el esfuerzo de comprenderlo. Es el gran trasfondo de la situación.

La intransigencia ha creado una enorme tensión en Catalunya. No son las Fuerzas Armadas sino el Gobierno que las manda y las mantiene en situaciones de crispación. El presidente, el ministro y la vicepresidenta, Soraya Saénz de Santamaría, cuya reprobación como coordinadora del operativo va a pedir el PSOE, si le deja el ala derecha que ya se remueve por la idea. Unidos Podemos apoyará esta reprobación.

La reacción popular contra los medios es otro clásico, en aumento, que no distingue entre las directrices y los profesionales que informan. Y carga injustamente responsabilidades viscerales. Dado que la desinformación daña, es imprescindible en este caos, revisar criterios y no seguir echando gasolina a las hogueras encendidas. Hay gente que lo quiere, bajo intereses espurios.

La imposición por la fuerza no es el camino. Se necesitan en Catalunya vías políticas, sobre todo para armonizar las distintas sensibilidades y preservar sin duda también los derechos de quienes no quieren la independencia. Rajoy no puede hacerlo. Nadie en el PP que calla o no cesa de insultar la inteligencia de cualquier rincón de España negando las evidencias. Que no deja de amenazar. Y de provocar.

El mensaje excepcional del Rey Felipe VI, en la noche de este martes, ha culpado duramente y en exclusiva a las autoridades catalanes de la situación. Deslealtad inadmisible, al margen de la democracia, ha dicho,  y apoyo a los catalanes descontentos con sus autoridades.  Nula oferta de diálogo. Mensaje alineado con el PP.  Probable anticipo de la suspensión de la autonomía catalana. No contribuirá, precisamente, a calmar los ánimos.

Las cartas están claras y sobre la mesa. Ahora ya saben fuera qué gobierno tenemos aquí, qué jefatura del Estado, qué políticos, qué medios de comunicación. Espero que dentro también y se saquen conclusiones. Y habrán visto, como nosotros, lo que están demostrando miles de catalanes. Fuera de la extrema tensión creada, para mí están siendo un ejemplo de coraje y dignidad, como actitudes humanas al margen de cualquier bandera.  Oído el Rey, les proyectan días muy duros. Pero todo futuro está por escribir.

*Publicado en eldiarioes.

Huelga general en Cataluña: Decenas de miles de personas en la calle contra la represión (+ Fotos y Video) —

La huelga general de este 3 de octubre del 2017 se está dejando notar en toda Catalunya. Los sindicatos mayoritarios UGT y CCOO respaldan la realización de movilizaciones pero no la huelga general convocada por otros sindicatos minoritarios y que podría extenderse hasta el próximo 13 de octubre. La consejera de Trabajo, Dolors Bassa, asegura que […]

a través de Huelga general en Cataluña: Decenas de miles de personas en la calle contra la represión (+ Fotos y Video) —