Hello darkness, my old friend…

Me gusta más leer que escribir, mucho más, creo que soy un lector asiduo, y modestia aparte me considero buen lector, desde niño me incliné por los clásicos, mi Mamá me acercó a ellos cuando aún era muy pequeño, aprendí con ello a emocionarme con las buenas lecturas; libros, folletos, artículos, noticias…

Cuando algo especial leo lo disfruto mucho y lo primero que se me viene a la mente es compartirlo, hasta hace relativamente poco incluía en mis publicaciones alguna breve introducción, ya no lo hago, porque sentí que le restaba calidad y calidez al contenido específico de las publicaciones.

Con una disculpa por distraer su atención a éstas letras introductorias que no tienen más que ver con la muy interesante publicación que les comparto que mi consideración de que debo a ustedes mis amables y queridas(os) lectoras(es) una explicación del porque les comparto, como lo hago, mis publicaciones.

Con un muy especial afecto y gratitud,

Jesús Torres Navarro.

Hello Darkness…

EN 

https://lascronicasdelotromundo.wordpress.com/2017/11/21/hello-darkness/

Hello Darkness…

Hace más de medio siglo que el compositor y cantante Paul Simon, uno de los componentes del mítico dueto conocido como Simon and Garfunkel, compuso su famoso tema The Sound of Silence, editado por Columbia Records en 1964. Muchos creyeron que la letra de tan singular canción, hacía referencia al estado de zozobra generalizado que se había apoderado de la sociedad norteamericana tras el atentado a John F. Kennedy, ya que el primer single salió tan solo tres meses después del magnicidio y que, por tanto, tendría que estar relacionado de algún modo con aquel suceso. Sin embargo, sería el propio Paul Simon quien años más tarde, tras ser preguntado sobre qué le había llevado a componer dicha canción, asegurara, en contra de lo que muchos pensaban, que la había compuesto cuando tenía tan solo veintiún años, tiempo antes del atentado, y que la canción la había compuesto principalmente en el baño, ajeno a todo lo que sucedía en aquella convulsa época. Al parecer, en tan singular estudio, habría encontrado la inspiración necesaria para hablar de un mundo distópico que dilucidó mientras dejaba el agua del grifo correr —aquel sonido decía que le relajaba—, y donde, ayudándose del ligero eco que le proporcionaba aquella diminuta caja de resonancia, apagaba la luz quedándose a oscuras para de esa manera dar rienda suelta a su imaginación. Con esta explicación, tal vez se entienda mejor que tras el célebre arpegio que marca la introducción, sus primeras palabras sean:

<< Hello darkness, my old friend… >>.

La canción es todo un poema a la incomunicación, que ya por aquella época comenzaba a percibirse como una oscura mancha que crecía sin control, sobre todo en las grandes ciudades, atomizando a la sociedad de la época en seres solitarios y autosuficientes. En ella se describe un sueño en el que se presenta un lúgubre escenario: un mundo frío donde las personas ya no hablan entre sí, ni siquiera se escuchan, donde todos escriben canciones que jamás nadie compartirá, al parecer, preocupados únicamente en la promoción de su propio ego. Todos ellos viven atemorizados por una poderosa deidad que se les presenta como una gigantesca luz de neón a la que todos adoran, y que les indica con resplandecientes letras, que toda la verdad que necesitan para vivir se encuentra escrita en esas mismas luces que se extienden por toda la ciudad, y que es susurrada una y otra vez sobre el mísero silencio.

neon light

Hoy, más de medio siglo después, si uno mira con detenimiento una fotografía que fue tomada en la Mobile World Congress de Barcelona en 2016, y en la que se ve a Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, caminando entre miles de asistentes que ignoran su presencia, absortos completamente en sus gafas de realidad virtual, creería escuchar aquellos acordes en su cabeza recomponiendo la voz de Paul Simon y Arthur Garfunkel, imaginando que esa poderosa luz de neón que en la canción aseguraba contener toda la verdad, podría haber comenzado su adoctrinamiento a través de las gafas de realidad virtual presentadas en aquella feria y que, todos aquellos idólatras de las nuevas tecnologías, llevaban puestas frente a sus ojos en el momento en el que se tomó tan polémica fotografía; mientras Mark Zuckeberg se disponía a subir al estrado para su presentación.

zuck.0.0

¿Quién sabe? Lo cierto es que a veces resulta muy difícil establecer los límites que separan la inspiración del presagio. Seguramente, muchos de vosotros ya habréis visto el vídeo que os dejamos a continuación, muy compartido en las mismas redes sociales que critica, sin embargo, al incorporar a esta sátira animada el tema The Sound of Silence, hace que uno piense hasta qué punto, aquella oscuridad cómplice no terminó revelándole al compositor los reflejos del futuro.

Anuncios

Marichuy Patricio: “La izquierda en México está muriendo” — LEOPOLDO MENDÍVIL BLOG

By: El País

María de Jesús Patricio, en la Ciudad de México. DANIEL VILLA

María de Jesús Patricio da sorbos rápidos al café soluble que le han servido en una taza de plástico beige. La aspirante presidencial, a quien todos llaman Marichuy, dice que las bajas temperaturas de Ciudad de México “dejarán a la vocera sin voz”. Su risa rasposa apenas se escucha, incluso en el salón vacío, de techo alto, en una vieja casona de la colonia Doctores. El edificio de paredes descarapeladas es la sede capitalina del Concejo Indígena de Gobierno, un organismo que nació en la víspera de las elecciones de 2018 con una meta sin precedentes: llevar por primera vez a una mujer indígena a la silla presidencial.

Aquella propuesta ha sido recibida con cientos de burlas e insultos en los espacios anónimos de las redes sociales mexicanas. “Uno de los comentarios que más he escuchado es que las mujeres indígenas nada más sirven para limpiar casas. Es una muestra de lo que vivimos en este país, que siempre ha sido muy racista y muy machista”, comenta esta mujer nahua, de 53 años, con una sonrisa burlona. Con ese mismo gesto ha respondido a un grupo de periodistas que le piden que cambie su chamarra negra de borrega por un rebozo, una especie de chal tradicional, para tomarle una fotografía. “No traigo rebozo”, zanja Patricio el asunto.

Marichuy (al fondo, de blanco) marcha en la zona de la UNAM donde asesinaron a Lesvy Berlín, una estudiante de la universidad. La madre de la joven acompaña a la aspirante presidencial. Marichuy (al fondo, de blanco) marcha en la zona de la UNAM donde asesinaron a Lesvy Berlín, una estudiante de la universidad. La madre de la joven acompaña a la aspirante presidencial. REBECCA BLACKWELL AP

La discriminación es parte de la vida de los indígenas en México, que representan el 10% de la población del país. Nueve de cada 10 personas que se identifican como parte de un grupo étnico en México se sienten discriminados por su condición, según una encuesta del Gobierno federal. Los mayores índices de pobreza y marginación se registran en las comunidades indígenas, de acuerdo con reportes del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval). Las historias de maltrato e injusticia en estas comunidades se repiten año tras año. Una espiral en la que solo cambian los nombres de las víctimas y los victimarios.

La diferencia en última década, asegura Patricio, es que los casos se han multiplicado y recrudecido hasta llegar a un nivel insoportable. “Hay más represión, más muertos, desaparecidos, más encarcelados y van avanzando con más fuerza los proyectos capitalistas que van destruyendo los territorios y las aguas”, dice esta especialista en medicina tradicional, que también se ha dedicado a la protesta contra la instalación de mineras y plantas industriales en las regiones donde habitan comunidades indígenas. “Cada vez se hace más difícil la existencia de las comunidades. Eso nos hace dar un paso más allá, no dar nada más otra simple declaración”.

Patricio no hace referencia a una serie de estrategias de gobierno publicadas en una página web; tampoco lleva consigo un pliego de peticiones para leer en voz alta ante sus seguidores. Su propuesta de campaña es la falta de propuestas. Una página en blanco que deberá ser llenada por la “gente organizada desde abajo”, algo que la aspirante repite más de una vez en sus discursos y entrevistas. “No se trata de que yo tenga que decir: ‘Así debe funcionar la salud, así tiene que funcionar la educación’. ¿Entonces quién lo va a decir? Pues los que están abajo, los que están sufriendo. Por eso es importante la organización, porque si no hay organización, vamos a seguir en lo mismo”.

Las palabras de Patricio embonarían en cualquier discurso de Andrés Manuel López Obrador, el padre fundador del partido de izquierda Morena y quien se lanzará como candidato presidencial por tercera ocasión en 2018. El empoderamiento comunitario y el fin de los Gobiernos elitistas han sido parte de sus promesas desde su primera campaña en 2006. Patricio, sin embargo, rechaza la comparación. “Es muy diferente nuestro proceso porque no somos un partido. Somos los pueblos indígenas pensando que si no nos organizamos, nos va a llevar la fregada después del 2018”, apunta. “Es cuando se van a venir con más fuerza todos esos megaproyectos que se están instalando en todos los territorios indígenas y que van a afectar a todos”.

Industria petrolera

Algunos de los proyectos que más le preocupan a la también activista son los que dieron arranque tras la reforma energética de 2015, que permite por primera vez la inversión extranjera en la industria petrolera mexicana desde la expropiación de 1938. “Ya hay tierras en Veracruz concesionadas para 40.000 pozos petroleros”, dice Patricio. “Tampoco podemos seguir haciendo fracking, por ejemplo. Tenemos que pararle, poner un hasta aquí”, agrega.

Para la aspirante presidencial, la izquierda no tiene lugar en las cúpulas políticas de México. “No está allá arriba. Está aquí abajo y está sufriendo. Está muriendo, le hace falta un antídoto, que es la organización”. Patricio imagina un escenario muy distinto del habitual si ella, junto con el Concejo Indígena de Gobierno, llegara a la presidencia. “El concejo convocaría a una gran asamblea de todos y juntos revisaríamos cómo están las estructuras”, detalla. “En los pueblos indígenas, un tema se discute hasta que todo se aclara y hay un consenso. No nos vamos si no hay acuerdo, así pasen uno, dos o tres días. Hay que tener paciencia para analizar y escuchar la situación”. Admite que el método no será sencillo a gran escala. “Yo sé que resulta complicado, porque ya hay algo diseñado, un camino trazado, pero creo que es posible construir algo nuevo”.

El sueño de Patricio tiene muy pocas posibilidades de concretarse. Para conseguir un registro como candidata presidencial, la aspirante necesita recolectar 866.593 firmas a través de una aplicación para teléfono celular, que sido criticada por ella y otros aspirantes presidenciales por las fallas técnicas que presenta.

Hasta el sábado, Patricio había logrado recabar 74.256 firmas, menos del 10% de la meta que concluirá a mediados de febrero. Y aunque tiene como aliados a un grupo de intelectuales mexicanos, incluido Juan Villoro, y a los universitarios, esto no ha sido suficiente para superar las cifras de Jaime Rodríguez, el polémico gobernador de Nuevo León, o la ex primera dama Margarita Zavala. “Tardan horas en mandarse algunas firmas, algunos auxiliares no se han podido registrar todavía”, asegura. “En algunas comunidades no hay luz, no hay señal; entonces no todo territorio es Telcel”, critica. Perder la carrera de las firmas no significa el fin de la campaña para la aspirante indígena. “Sí es importante, pero no es lo mero importante”, comenta Patricio. “Si logramos que quede una organización de las comunidades para después de 2018, para nosotros ya sería una ganancia”

a través de Marichuy Patricio: “La izquierda en México está muriendo” — LEOPOLDO MENDÍVIL BLOG

Un país que ronca.

Un país que ronca.

    Publicada 03/12/2017.

La noche es larga cuando las inquietudes nos roban el sueño. Me imagino a España como un país que da vueltas en la cama sin encontrar la serenidad necesaria para dormir. Preocupada por el agotamiento, supongo que siguió los buenos consejos: no ha bebido alcohol en las últimas horas, ha ventilado la habitación, se ha tomado un vaso de leche caliente y se ha metido en la cama con el alma alejada de las noticias del día.

Pienso que España intenta recordar un paisaje feliz o que se pone a contar ovejas, una, dos, tres…, pero no puede conciliar el sueño. Son muchas las preocupaciones que oxidan la oscuridad y le provocan el insomnio. Las ovejas pacíficas se convierten en inquietudes cortantes que abren de par en par las horas. El reloj es un testigo hostil.

Desde luego el asunto que más ruido hace es muy grave. La política no ha sabido encontrar soluciones a la articulación territorial del Estado. No se ha llegado a un acuerdo para entender, dibujar un camino razonable y consensuado, dialogar, pactar y votar. Se han erguido en gritos dos partes sin darse cuenta que la victoria de una sobre otra no resuelve nunca un problema íntimo. Porque las elecciones que llegan ahora no van a resolver el problema ni de los unos, ni de los otros, ni de los que se han quedado huérfanos por no querer participar en la mentira. El nacionalismo español parece no darse cuenta de que está creando condiciones para que minuto a minuto se eleve el número de catalanes ofendidos que apuesten por la independencia. Y el nacionalismo catalán no comprende que el día que consiga la independencia tendrá pocos motivos para sentirse orgulloso de un país más pobre que antes, con una cultura más provinciana que antes y con una parte numerosa de su población condenada a la infelicidad.

El asunto es grave. Pero a la hora de perder el sueño imagino que España cuenta con más motivos de preocupación. Ni el pasado ni el futuro tienen argumentos para sonreír. El Gobierno españolista del PP ha vaciado en seis años el 88 % de la hucha de las pensiones. Dejar a los mayores sin el derecho a mantenerse con el esfuerzo de toda una vida no parece que sea buena forma de pensar en el pasado. El Gobierno del PP ha hundido la inversión en educación pública, nunca ha estado tan minusvalorada respecto al PIB, y ha elevado hasta un 40% la inversión en centros privados. El 90% de los colegios religiosos recibe financiación pública. Condenarnos a la incultura y al clasismo no parece buena formar de pensar en el futuro.

También quita el sueño la persistencia de la Iglesia, que está en todas partes como una enfermedad secular. Si ETA asesinaba, un cura celebraba el funeral de la víctima y otro cura amparaba sentimentalmente al asesino. El Dios y la Patria del carlismo decimonónico reaparecen ahora en el obispo y la monja independentistas y en la Conferencia Episcopal que respalda las actuaciones del gobierno. Los curas que viven junto a la miseria, junto a esos millones de hambrientos que hay en España según los datos de Cáritas, pintan muy poco bajo las cúpulas sahumadas que no conocen el amor. Así lo denunció en su Grito hacia Roma García Lorca, un poeta asesinado con pistolas y fusiles bendecidos por una Iglesia Católica que, se hable de lo que se hable, nunca descansa en paz.

Uno imagina que a España le quita el sueño la violencia machista, la desigualdad, la precariedad salarial, la falta de derechos laborales, la contaminación en las grandes ciudades, la zafiedad de la telebasura, la manipulación informativa de las medios públicos, la corrupción descarnada, el dinero en Andorra o en Suiza, los ordenadores rotos, los jueces comprados, los policías vendidos y la degradación de la democracia y de la política.

Uno imagina. Pero es muy posible que el insomne, al levantarse desvelado y al abrir la ventana de la noche, sólo oiga un largo, sonoro, impertinente ronquido. Los que gritan por el día, suelen dormir bien por la noche.

https://www.infolibre.es/noticias/opinion/columnas/2017/12/03/un_pais_que_ronca_72673_1023.html

Un país que ronca.

Pensamientos de Antonio Machado. —————————————————————————

El cine… ese invento del demonio.

En caso de vida o muerte se debe estar con el más prójimo.

Los conceptos son de todos y se nos imponen desde fuera; las intuiciones siempre son nuestras.

El ojo que tú ves no es ojo porque tú lo veas, es ojo porque él te ve.

Caminante no hay camino, se hace camino al andar.

Por mucho que un hombre valga, nunca tendrá valor más alto que el de ser hombre.

La carencia de vicios añade muy poco a la virtud.

¿Dijiste media verdad? Dirán que mientes dos veces si dices la otra mitad.

Si es bueno vivir, todavía es mejor soñar, y lo mejor de todo, despertar.

La muerte es algo que no debemos temer porque, mientras somos, la muerte no es y cuando la muerte es, nosotros no somos.

Hoy es siempre todavía.

Serrat & Sabina – Cantares – Caminante No Hay Camino:

Marichuy Patricio, la vocera del mundo indígena.

 

La indígena nahua de Tuxpan, sur de Jalisco, se ha presentado en un salón lleno en la FIL, y ha contestado preguntas de José Woldenberg, el arquitecto original de la cuestionada democracia mexicana.

La indígena nahua de Tuxpan, sur de Jalisco, se ha presentado en un salón lleno en la FIL, y ha contestado preguntas de José Woldenberg, el arquitecto original de la cuestionada democracia mexicana. Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO.http://www.agustindelcastillo.com/ Marichuy Patricio quiere encarnar la crítica a la crítica, y así lo asume. Representante de los […]

Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO.http://www.agustindelcastillo.com/

Marichuy Patricio quiere encarnar la crítica a la crítica, y así lo asume. Representante de los movimientos indígenas que desde hace 25 años reclaman un lugar en la mesa del desarrollo en México, país multicultural como ninguno en América, la nahua del sur de Jalisco advierte que buena parte de ese mundo de “pueblos originarios” no es Jauja: la mujer es víctima de un “sistema machista y matriarcal” que también debe ser reformado.

Una candidata diferente, que emerge entre descalificaciones y dudas de parte del variopinto sistema de partidos mexicano: los lópezobradoristas han decidido que es un “distractor” y ha sido pensada por la “mafia del poder” para restar votos al carismático tabasqueño que lucha por tercera ocasión para alcanzar la presidencia de la república; los oficialistas, y en general la derecha, señalan que se trata de una candidatura “testimonial” con menos posibilidades que el panismo histórico de la época de la “presidencia imperial” (1940-1994): una verdadera “brega de eternidades”.

La tuxpense, oriunda de uno de los poblados indígenas más representativos de Jalisco, al pie del Nevado de Colima y del humeante volcán de Fuego, no es ingenua: sabe que entra a terrenos desconocidos por indígenas usualmente marginados, pero quizás tenga presente que un par de aborígenes oaxaqueños del siglo XIX –si bien, abandonando los usos y costumbres y asumiendo el liberalismo como doctrina política y de desarrollo- sentaron las bases de México entre la guerra de la Reforma y la Revolución de 1910: el zapoteca Benito Juárez, el mestizo-mixteco Porfirio Díaz Mori.

Desde una idea política totalmente distinta, reacia a la integración y favorable a asumir la diferencia y la diversidad como una verdadera riqueza, la emisaria de ese mundo históricamente marginal toca las puertas de la deteriorada democracia mexicana. Hoy ha tenido una presentación casi estelar, en medio de la Feria Internacional del Libro, al lado de uno de los padres del sistema político vigente: José Woldenberg. El académico no busca opacar a la dueña de la fiesta. Es un programa de televisión de la UdeG en que se limita a ser el apuntador para que Marichuy se explaye.

La descripción no es sorprendente: el país de las mineras, del narcotráfico, de los gobiernos corruptos, de la contaminación industrial, que condiciona la existencia de las comunidades de la fiesta y el colorido para el consumo del turismo multiculturalista. En todos los sitios, la aspirante presidencial ha tomado nota de las preocupaciones por el abandono, la precariedad de servicios básicos, las violaciones a la legalidad, la violencia, los despojos y los asesinatos que inundan buena parte del México indio. “No buscamos el poder, sino ser escuchados”. No lo dice con esas palabras, pero recupera una vieja fórmula de la crítica al viejo sistema priista: el gobierno debe – eco involuntario de Manuel Gómez Morín-, mandar “obedeciendo”.

La sala del hotel Hilton está abarrotada. La gente debe escuchar en silencio, porque es una grabación en vivo. En primera línea se encuentra la premio Cervantes mexicana, Elena Poniatowska. Sus añejos enfrentamientos con Woldenberg (aparentemente olvidados por el cortés saludo que se dieron horas antes) pasan a segundo plano: la afamada entrevistadora lo ignora cuando sube al proscenio para saludar a la abanderada indígena, no obstante su lopezobradorismo ostensible, como para tratar de enterrar la polémica de “panzonas inmensas” (o “mensas”, según la interesada versión que se prefiera) que endilgó a unas aborígenes juchitecas hace apenas unas semanas.

Es la marcha al mundo ilustrado de los libros de María de Jesús Patricio Martínez, la precandidata indígena, la que pide justicia para los “pueblos originarios” de las no tan Nueva España o Nueva Galicia, pero también la que critica y pugna por la reforma de “usos y costumbres” desde los valores –quién puede ignorar- de la revolución francesa, esa asonada “burguesa” y liberal que invocó los principios universales por encima de los particularismos de raza o cultura.

MARICHUY RECOLECTA FIRMAS EN LA FIL

La representante del Consejo Nacional Indígena del EZLN, María de Jesús Patricio, mejor conocida como Marichuy, formó parte de una mesa de diálogo donde habló sobre las propuestas de su pre candidatura a la presidencia de la República.

Mientras tanto, gente de su equipo de trabajo recolectaba firmas de los asistentes a la FIL a las afueras de la expo Guadalajara, con el fin de que Marichuy logre su candidatura y pueda generar un cambio.

“Nuestra intención es que sea una república gobernada por el pueblo, que nosotros seamos los que digamos lo que se tiene que hacer y se necesita. Siempre hablan de las cosas bonitas de los pueblos indígenas, las fiestas, la comida, pero nadie se detiene a ver los problemas que hay; por ejemplo el caso de las aguas. Ahorita hay muchos casos de cáncer en mi comunidad”, detalló.

Con enormes pancartas y celular en mano para hacer el registro, los recolectores informaban a la gente la importancia de su firma y de cómo esta podría ayudar a la candidata independiente a aspirar de manera oficial a la presidencia del País.

Con información de Daniela Rodríguez

GPE

a través de Marichuy Patricio, la vocera del mundo indio — Crónica de sociales

La cumbia de Marichuy, por los Originales de San Andrés:

https://youtu.be/YqMMrb7NcjQ

Encuentro con Rocío Moreno, del Concejo Indígena de Gobierno

La irrupción de los pueblos originarios en este proceso electoral, podría hacer tambalear toda la estructura histórico-colonial de un Estado neoliberal. Ante la insostenibilidad de una política de dominación patriarcal globalizada, necesitamos, deseamos construir otra forma de hacer política.

Este JUEVES nos encontramos para conversar con la compañera Rocío Moreno (Mezcala, Jalisco), integrante del Concejo Indígena de Gobierno, para enriquecer nuestros procesos organizativos en torno a la propuesta del Congreso Nacional Indígena.

–El principal objetivo del Concejo Indígena de Gobierno, no es gobernar México. Lo que se pretenden es difundir una forma de organización fuera del sistema actual que consideran podrido. Quieren llevar a los pueblos la denuncia del sistema capitalista, neoliberal y machista, y un mensaje de unión y organización contra la opresión que viven día a día.

Las mujeres de diferentes comunidades han denunciado los megaproyectos que inundan el país: la minería, las represas, complejos hoteleros, la industria maderera, las grandes hidroeléctricas, etc.

Y no han cesado de poner el cuerpo para defender lo que es común: bosques, ríos, territorios, la comunidad.

Dejan claro que su discurso va más allá de la cuestión indígena, se dirigen al mundo. Los pueblos indígenas son plenamente conscientes de que la opresión a la que se enfrentan no es un problema aislado, sino el último eslabón del capitalismo que nos esclaviza a todos. Aquí se aprecia el coraje que demuestran: conmueve ver que aun siendo la parte olvidada de la sociedad, ellas son capaces de acordarse de todas.

Las mujeres indígenas sufren una triple opresión: por su raza, por su género, y por ser pobres. Ellas no vacilan, el capitalismo va de la mano del machismo y es necesario acabar con ambos.

Sólo falta, quizá, que ese México mestizo se mire la piel y recuerde de dónde viene. Y que una mañana, vuelva a sorprendernos con un ¡ya basta! que resuene en todo el mundo.–

https://desinformemonos.org/marichuy-la-cara-las-sin-rostro/

LA CARA DE LAS SIN ROSTRO

*Necesitamos tu firma para lograr que Marichuy, vocera del Concejo Indígena de Gobierno, aparezca en la boleta electoral como candidata a la presidencia de la república, un acto simbólico que comunicará que nos estamos organizando para detener la guerra en curso. Que éste es el inicio de una gran movilización a lo largo y ancho del país. Que ya no lo vamos a permitir.

Más artículos relacionados: https://www.congresonacionalindigena.org/

Marichuy

Relacionados:

 

 

 

Diálogo entre generaciones.

“Si admiro y aprendo de los poetas más jóvenes que yo es porque me eduqué en la admiración de mis mayores. En buena medida, esa es la dinámica de la escritura, una herencia que da pie a nuevas generaciones, una palabra recibida que se abre al futuro a través de la perpetua actualización de los jóvenes”.

Luis García Montero.

Diálogo entre generaciones.

  Publicada 26/11/2017.

Para buscar mi infancia, Dios mío… Recuerdo este verso de Federico García Lorca que utilizó Blas de Otero en un poema dedicado al autor granadino. Con ese poema, participó Blas en un homenaje a Federico celebrado el 5 de junio de 1976 en Fuente Vaqueros. Era el primer gran acto de memoria republicana que podía celebrarse en Granada. Pero todavía estábamos bajo el peso burocrático y policial de la dictadura. Manuel Fraga Iribarne, ministro de la Gobernación, concedió media hora para las intervenciones y llenó los secaderos de tabaco con los uniformes grises de la policía armada. Media hora de libertad después de 40 años de dictadura, dijo Manuel Fernández-Montesinos, sobrino del poeta e hijo de un alcalde socialista también fusilado.

Blas de Otero recordaba en su poema, con la flexibilidad cronológica de la memoria, que cuando tenía 13 años conoció al autor de Bodas de sangre. Estaba de paso por Bilbao con la actriz Margarita Xirgu. Releer el poema me emociona, porque la mañana del 5 de junio de 1976 tuve yo la oportunidad de conocer a Blas de Otero en un acto previo al gran homenaje. Los estudiantes universitarios se reunieron con él y otras personalidades en el Hospital Real. Admiraba y admiro mucho a Blas de Otero. Mi formación poética cruzó la adolescencia con las Canciones Poeta en Nueva York de Lorca, y luego con Pido la paz y la palabra de Blas de Otero. Cuando me acerqué a saludarlo, arrastré la timidez y la emoción en los labios. Se me ocurrió decirle que por gente como él quería dedicarme a la poesía y estaba en un acto como ese. Era un acto organizado por la sociedad civil que se movía en el entorno del Partido Comunista, un homenaje a un poeta ejecutado por el franquismo. Blas sonrió, me acarició el pelo y murmuró: “¿por gente como yo? Espero que algún día puedas perdonarme”.

Si admiro y aprendo de los poetas más jóvenes que yo es porqueme eduqué en la admiración de mis mayores. En buena medida, esa es la dinámica de la escritura, una herencia que da pie a nuevas generaciones, una palabra recibida que se abre al futuro a través de la perpetua actualización de los jóvenes.

Me gusta pensar en la idea del tiempo que funda la literatura: el tiempo como relato, el presente con dimensión histórica. El capitalismo lo mercantiliza todo, lo convierte todo en objeto de consumo. Los cuerpos, los empleos, las horas de ocio o de trabajo, la política, todo es un objeto de usar y tirar, todo se produce con una fecha de caducidad en el ritmo acelerado de la especulación. El entusiasmo mercantil del presente borra la memoria, cancela el compromiso con el futuro y deja vacío de significado el instante. En el mundo de lo instantáneo, lo de ayer se olvida hoy porque nada de lo que se vive o se siente nace para ser respetado.

Los herederos de Fraga Iribarne están hoy en el gobierno. Una de las grandes debilidades de la izquierda española es que ha sido incapaz de establecer un diálogo generacional. Durante años, los viejos no tuvieron más afán que el de perpetuarse y no quisieron perder el control de una parcela cada vez más pequeña. Cuando la realidad estalló en sus manos desvinculadas del mundo, surgió ante ellos una juventud adánica, dispuesta a creer que se lo estaba inventando todo, porque no tenía nada que ver con sus mayores. Los viejos cascarrabias pensaron que los jóvenes eran tontos; los jóvenes sin memoria se abandonaron al espectáculo de las coyunturas, lo instantáneo y su propia caducidad.

El diálogo generacional es lo que constituye una comunidad, lo que consolida una palabra en el vértigo del tiempo. Me he acordado del Blas de Otero que recordaba a Federico García Lorca porque creo significativo que dos viejos como Manuela Carmena o Julio Rodríguez hayan adquirido protagonismo en la joven izquierda madrileña. Es una buena noticia. A los herederos de Fraga Iribarne sólo pueden derrotarlos los herederos de la libertad. Espero que algún día sepamos perdonarnos.

https://www.infolibre.es/noticias/opinion/columnas/2017/11/26/dialogo_entre_generaciones_72366_1023.html

Diálogo entre generaciones.

 

 

Aldous Huxley: amaremos la esclavitud.

Amaremos la esclavitud.

Aldous Huxley, escritor, visionario y filósofo, fue uno de los pioneros más relevantes en el campo de la psiquedelia. Nacido en el seno de una familia británica de reputada tradición intelectual, pasó su infancia entre libros, y a pesar de quedarse prácticamente ciego a raíz de una enfermedad que sufrió durante la adolescencia, su infinita curiosidad acabó por granjearle una renombrada fama de enciclopedia viviente.

El interés de Huxley por las drogas se remonta a los años 30, cuando publicó su famosa novela Un mundo feliz, en la que una droga llamada soma se convierte prácticamente en el personaje central de la obra.

Por aquel entonces la actitud de Huxley ante los psicotrópicos era ambivalente. Por una parte intuía que el campo de la farmacología estaba a punto de ofrecer una sustancia que despojaría al ser humano de sus miedos, permitiéndole abrirse a la belleza de la vida; pero al mismo tiempo temía que esta promesa fuera truncada por los poderes estatales, ofreciendo un sucedáneo de encefalograma plano que no hiciera otra cosa que reforzar aun más el control del Estado sobre el individuo.

Esta última hipótesis es la que presentó en Un mundo feliz, una visión pesimista del ahora presente, que según los entendidos va más allá que el tétrico 1984 de G. Orwell.

 

  • Todo condicionamiento tiende a esto: a lograr que la gente ame su inevitable destino social. I, Un mundo feliz (1932).
  • Una civilización no puede ser duradera sin gran cantidad de vicios agradables. XVII, Un mundo feliz (1932).
  • Los mayores triunfos de la propaganda se han logrado, no haciendo algo, sino impidiendo que ese algo se haga. Prólogo, Un mundo feliz (1932).
  • Lo que pensamos determina lo que somos y lo que hacemos, y, recíprocamente, lo que hacemos y lo que somos determina lo que pensamos. El fin y los medios (1937).
  • Como siempre, el principal resultado de la violencia es la necesidad de emplear mayor violencia. El fin y los medios (1937).
  • Las sensaciones, los sentimientos, las intuiciones, imaginaciones y fantasías, son siempre cosas privadas y, salvo por medio de símbolos y segunda mano, incomunicables. Las puertas de la percepción (1954).

 

Otros posts sobre nuestra servidumbre inconsciente

 

·         Somos esclavos inconscientes: conversación entre José Luis Camacho y Felipe Botaya
·         De la servidumbre moderna

 

https://loquepodemoshacer.wordpress.com/2017/11/26/aldous-huxley-amaremos-la-esclavitud/

https://loquepodemoshacer.wordpress.com/2017/11/26/aldous-huxley-amaremos-la-esclavitud/

Lo que podemos hacer

“Sé el cambio que quieres ver en el mundo” Gandhi.

Corto animado realizado por Steve Cutts

https://www.youtube.com/user/steviecutts

Deriva autoritaria

https://www.infolibre.es/noticias/opinion/columnas/2017/11/15/deriva_autoritaria_71877_1023.html

Deriva autoritaria

Publicada 15/11/2017.

Resulta desesperante el entusiasmo con que las izquierdas se arrojan de cabeza al pozo de las querellas fratricidas y bizantinas. Querellas en las que una de las partes siempre termina reforzando, aunque sea de modo inconsciente, el argumentario de las derechas. El conflicto catalán está propiciando bastantes de estos debates de besugo.

Por ejemplo, el que podría expresarse así: “¿Represión? ¿Qué sabes tú de represión? ¡Tendrías que haber conocido el franquismo!”. Estos días, escuchamos mucho esta fórmula en boca de sexagenarios y septuagenarios con pasado de izquierdas.  Ni que decir tiene que sus declaraciones son acogidas con júbilo por los medios de comunicación gubernamentales y concertados, es decir, la mayoría de los impresos y audiovisuales. Les sirven para justificar los porrazos del 1 de octubre y el encarcelamiento de independentistas catalanes.

Yo no veo la menor incompatibilidad entre haber combatido el franquismo y manifestarse ahora preocupado por la deriva autoritaria del régimen democrático surgido del 78. Al contrario, creo que los ideales de libertad que llevaban a detestar a Franco son los que deberían llevar ahora a escandalizarse por las multas, los juicios y los encarcelamientos de titiriteros, humoristas, tuiteros e independentistas. O por la impunidad con que actúa una ultraderecha envalentonada. O por la intervención de las cuentas del Ayuntamiento de Madrid. O por la amenaza de aplicarle el 155 a los socialistas de Castilla-La Mancha coaligados con Podemos.  A no ser, claro, que la edad haya marchitado esos ideales.

Viví los primeros 21 años de mi vida bajo el franquismo, sé lo que fue. Y resulta también que durante el último lustro de ese período combatí al franquismo como estudiante de bachillerato y luego universitario. Estuve en manifestaciones, huelgas, panfletadas y todo eso. Me arriesgué, como mínimo, a recibir un zurriagazo de los grises o pasar alguna noche en comisaría. ¿Y qué? ¿Me autoriza eso a aprobar hoy que aporreen a gente que quería votar? ¿Debo alegrarme porque la mitad del depuesto gobierno catalán duerma entre rejas?

Vamos a ver, el autoritarismo se declina de diversas maneras y tiene diferentes grados. El régimen de Franco era menos brutal que el de Hitler o el de los jemeres rojos y más que la dictadura de Primo de Rivera. Incluso a lo largo de su larga existencia, el franquismo fue bajando el nivel de su ferocidad. Yo no puedo decir que en los años en que lo combatía fuera tan salvaje como en la posguerra. Pero nada de eso justifica al franquismo, ¿no?

¿Estoy diciendo que la España actual es una dictadura? ¡No! La acusación de que criticar lo que ocurre en la España actual equivale automáticamente a tildarla de dictadura es otro de los sofismas que tienen que escucharse estos días con tristeza intelectual. Si a estas alturas del siglo XXI no hemos comprendido que existen eso que se ha dado en llamar democracias autoritarias, vamos mal, muy malSon sistemas en los que los gobernantes son elegidos en elecciones, hay partidos de oposición y se permite cierta libertad de expresión y prensa. Y donde, por supuesto, no existen presos políticos porque todos los encarcelados lo han sido por el poder judicial en aplicación de las leyes vigentes. La Rusia de Putin, la Turquía de Erdogan, la Venezuela del chavismo y algunos países del Este de Europa suelen ser citados como ejemplos –diferentes entre sí– de democracias autoritarias. ¿Qué les caracteriza? Pues que los gobernantes compiten dopados financiera y mediáticamente en las elecciones, que la oposición y las minorías apenas asoman la cabeza en los medios de comunicación públicos, que la libertad de expresión y prensa se confina a los márgenes del sistema, que los fiscales y jueces deben sus carreras profesionales a los gobernantes, cosas así.

¿Estoy diciendo que la España del PP es la Rusia de Putin o la Turquía de Erdogan? ¡No! Estoy diciendo que la España que surgió de la Transición –y no podía ser de otra manera dada la correlación de fuerzas de entonces– ya era una democracia que dejaba que desear. Y estoy diciendo también que en los últimos años, so pretexto de la lucha contra el terrorismo y ahora contra el independentismo, no deja de darle nuevas vueltas de tuerca a los instrumentos represivos. Sirvan de ejemplos la Ley Mordaza o el protagonismo estelar de la Audiencia Nacional en asuntos políticos o de opinión que no debieran ser de su competencia.

El ascenso del autoritarismo es un fenómeno universal en lo que llevamos de siglo. Para enfrentarse al yihadismo, a las migraciones masivas o a contestaciones políticas o sociales internas, los gobernantes recortan aquí y allá libertades y derechos, siempre, por supuesto, en nombre de nuestra “propia seguridad”. No veo ninguna razón para jactarse de que España está inmunizada frente a este fenómeno. Al contrario, desde el Vivan las caenas hasta Franco, la historia de nuestros siglos XIX y XX resulta preocupante al respecto.

Termino.  ¿Ha llegado ya España al nivel turco? ¡No! También hay mayor o menor intensidad en las democracias autoritarias. Pero me temo que se encamina más hacia allí que hacia ese momento de ampliación de libertades y derechos que fue el primer zapaterismo. Así que, en mi opinión, un progresista tiene razones sobradas para inquietarse. Y para no regalarle cheques en blanco a un partido gobernante que viene de donde viene. Bajo ningún pretexto. Ninguna libertad está garantizada para siempre y quien diga lo contrario es un botarate, por muy de izquierdas que haya sido. La democracia es como una bicicleta, te caes de ella si dejas de pedalear. Un instante, quizá ese en que los árboles no te dejan ver el bosque, es suficiente para fastidiarla.