Jesús Torres y Asociados; JesToryAs

salvador-dali-rose-meditative¡Muy buenos días querida Familia, lindas y queridas Amigas, muy estimados Amigos; hoy iniciamos la primer semana laboral de Octubre de 2016, les deseo sea muy bendecida, súper feliz, llena de realizaciones, inspiración y aprendizaje y de la manera más atenta les pido su APOYO y ayuda para éste sitio que estoy promoviendo. Es el producto de largos años de trabajo en el diseño, desarrollo de la idea central y de la selección cuidadosa del contenido. Sus “me gusta”, sus comentarios, sus consejos y sugerencias son de la mayor importancia para mí!.¡¡Muchas gracias, gracias siempre!!!

Octubre de 2016. Retomo la idea que nació hace cerca de 10 años; continuar con el diseño de este sitio y construir a partir de el una comunidad virtual, y presencial con quienes estemos cerca, fuertemente unidos bajo los conceptos mutualistas de Amistad, colaboración y ayuda mutua en un marco plural de libertad, igualdad, equidad, fraternidad y felicidad compartida.
 
El contenido de este sitio es muy variado, toca muchos temas y materias, SE OFRECEN SERVICIOS CORPORATIVOS ESPECIALIZADOS, una biblioteca muy completa,  cursos, pláticas, seminarios, espacios para expresar y compartir ideas, recuerdos, vivencias y sueños entre muchas otras cosas más. 

En el cuerpo de las páginas, subpáginas y secciones de éste sitio encontrarás enlaces a mis Blog’s y paginas más activas e interesantes.

Visita la Biblioteca, te va a gustar:

smboloeconomiasolidria

Jestoryas’s Blog; es mi blog principal. Me encantará recibir tu visita, se que te va a gustar pues en él hallarás publicaciones de los temas más variados editados con esmero para presentar a Ustedes un documento completo que bien valga la pena conservar como material de consulta o para releerlo.     
Para Jestoryas’s Blog, 2011 fue el mejor año en números, checa el reporte:
 WordPress.com presenta:

Blog de Jestoryas

2011 en los blogs

números crujientes

La sala de conciertos en la Ópera de Sydney tiene una capacidad total de 2.700 personas. Este blog fue visto cerca de 33.000 veces en 2011. Si se tratara de un concierto en el Sydney Opera House, se necesitarían alrededor de 12 actuaciones con entradas agotadas para que estas personas lo vean.

En 2011, hubo 1.896 nuevas publicaciones, los archivos totales de este blog totalizaron 2.299 publicaciones, 114 fotos subidas, ocupando un total de 45 MB. Eso es alrededor de 2 imágenes por semana.

El día más visitado del año fue el 31 de diciembre con 5.640 vistas. La publicación más popular de ese día fue Proverbia.net ¡

¡Felices Fiestas! . 

Facebook de Jesús Torres Navarro: 

Visita un Blog más de la comunidad JesToryAS: 

http://jes-tor.blogspot.com/ 

Y para comentarios libres sobre política: 

http://jestorpolitico.blogspot.com/   

Síguenos en Twitter: http://twitter.com/jestoryas 

 

En este sitio, así como en todos nuestros Blog’s y páginas, JesToryAs promueve a través de la difusión, la cultura universal, la ciencia, el arte, la tecnología, la solidaridad y el cuidado del medio ambiente. 

Se poya a personas, familias y grupos en aspectos como:

  • Autoestima y actitud.
  • Equilibrio emocional. 
  • Solidaridad con las causas justas y con los problemas de los demás.
Aportamos nuestro pequeño grano de arena a favor de la paz mundial, de la no violencia, de la convivencia en armonía y de la eliminación de la discriminación de cualquier tipo y por cualquier causa.
 
Buscamos el crecimiento espiritual y un mayor desarrollo humano personal, familiar y grupal a través de la enseñanza aprendizaje, del contacto con la cultura universal, del intercambio de ideas y de la convivencia cordial y armónica.
 
“Hay que unirnos, no para estar juntos, sino para HACER algo
 juntos; algo que nos haga felices”.
 
¡Amor y Paz!
 

Jesús Torres y Asociados

          JesToryAs 
   ¡Navega por el sitio, aprende, disfruta y diviértete!.

Navegación

sotu2016_logo_banner_0

El último informe del Presidente Obama

¡Hola muy buenas noches familia, queridas y lindas Amigas, estimados amigos, les comparto una idea para reflexionar; una definición moderna, actual y muy acertada de como funciona y como deja de funcionar la DEMOCRACIA. La leí, la releí y medité sobre ella, sentí que debía compartirla, difundirla, espero les guste!

Estoy hablando del último informe del Presidente Barack Obama; 

¡Un documento histórico para leer y releer; un manual de filosofía política y cultura democrática para construir el futuro……y mucho más!!!!

The White House

For Immediate Release

January 12, 2016

https://www.whitehouse.gov/sotu

sotu2016_logo_banner_0.jpg

12508698_10154032203854238_937624510210798434_n (1)

El presidente Obama pronunció su estado final de la Unión el 12 de enero de 2016.
Mira lo lejos que hemos llegado en los últimos siete años:

Comentarios del Presidente Barack Obama.

¡Hola Facebook! En sólo un par de horas, me dirigiré al capitolio para dar mi estado final de la dirección de la unión. Pero antes de hacerlo, quiero compartir algunos pensamientos con ustedes.

“Esa es la América que conozco. Ese es el país que amamos. De visión clara. Gran corazón. Sin dejarse intimidar por el desafío. Optimista de que la verdad desarmada y el amor incondicional tendrán la última palabra. Eso es lo que me hace tan optimista sobre nuestro futuro. Creo en el cambio porque creo en ustedes, el pueblo estadounidense. Y por eso estoy aquí tan seguro como lo he estado que en el estado de nuestra Unión es fuerte”. -Presidente Obama.

Juntos, hacemos realidad el cambio

“No debemos temer al futuro, solo darle forma.”

Cuando el presidente Obama asumió el cargo, estábamos frente a la peor crisis económica desde la Gran Depresión. Siete años más tarde, nuestras empresas han creado 14,1 millones de nuevos puestos de trabajo en los últimos 70 meses. Hemos reconstruido nuestra base manufacturera, reformado nuestro sistema de salud, y reinventado nuestro sector energético. Le hemos dado la bienvenida a casa a más de 160.000 soldados.

 

Estamos viviendo un momento extraordinario en la historia humana. El cambio tecnológico y social está transformando la manera en que vivimos, la forma en que trabajamos, nuestro medio ambiente y nuestro lugar en el mundo. Pero a medida que los estadounidenses, hemos pasado por grandes cambios antes y, al igual que las generaciones pasadas, podemos hacer el cambio de trabajo para nosotros. En su discurso, el presidente Obama presentó su plan para aprovechar las oportunidades que tenemos ante nosotros. En busca del futuro, hay cuatro grandes preguntas que nosotros como país tenemos que responder.

 

¿Cómo nos damos a todos una oportunidad justa y la seguridad en la nueva economía?

¿Cómo podemos hacer que la tecnología trabaje para nosotros, y no en contra de nosotros, y resolver nuestros mayores desafíos?

¿Cómo podemos mantener seguro a Estados Unidos y ser líderes en el mundo sin convertirse en agentes de policía?

¿Cómo podemos hacer que nuestras políticas reflejan lo mejor de nosotros, y no lo peor?

Para todos los desafíos que enfrentamos, la verdad es que ningún país de la Tierra está en mejores condiciones para aprovechar el futuro que los Estados Unidos. Y si respondemos a estas cuatro preguntas básicas, entonces no hay nada que en Estados Unidos no se pueda hacer.

LEER LA CONTINUACIÓN

12308238_429613553895157_9011840088507271648_n

 

Discurso sobre el Estado de la Unión

Señor Presidente de la Cámara de Representantes, Señor Vicepresidente, miembros del Congreso y conciudadanos:

Esta noche marca el octavo año que me presento aquí a informar sobre el Estado de la Unión. Y esta última vez, voy a tratar de ser breve. Sé que muchos de ustedes están ansiosos por volver a Iowa.

También entiendo que como es temporada de elecciones, las expectativas para lo que lograremos este año son bajas. Aun así, Sr. Presidente de la Cámara de Representantes, aprecio el enfoque constructivo que usted y los otros líderes adoptaron a finales del año pasado para aprobar un presupuesto, y hacer permanentes los recortes de impuestos para las familias trabajadoras. Así que espero que este año podamos trabajar juntos en prioridades bipartidistas como la reforma de la justicia penal y ayudar a la gente que está luchando contra la adicción a fármacos de prescripción. Tal vez podamos sorprender de nuevo a los cínicos.

Pero esta noche me voy a moderar con la lista tradicional de propuestas para el año venidero. No se preocupen, tengo bastantes, desde ayudar a los estudiantes a aprender a programar en código informático hasta personalizar los tratamiento médicos para pacientes. Y seguiré insistiendo para progresar en el trabajo que todavía se necesita hacer. Arreglar nuestro sistema de inmigración que no funciona. Proteger a nuestros hijos de la violencia con armas de fuego. El mismo salario por el mismo trabajo, licencia pagada, aumento del salario mínimo Todas estas medidas todavía son importantes para las familias trabajadoras; todavía siguen siendo lo correcto y no voy a desistir hasta que se cumplan.

Pero en mi último discurso en esta cámara, no solo quiero hablar del próximo año. Quiero concentrarme en los próximos cinco años, diez años y en adelante.

Quiero concentrarme en el futuro.

Vivimos en una época de cambios extraordinarios: cambios que están redefiniendo la manera en la que vivimos, la manera en la que trabajamos, nuestro planeta y el lugar que ocupamos en el mundo. Es un cambio que promete increíbles avances médicos, pero también perturbaciones económicas que presionan a las familias trabajadoras. Promete educar a niñas en las aldeas más remotas, pero también conecta a los terroristas que conspiran contra nosotros desde el otro lado del océano. Es un cambio que puede ampliar oportunidades o ampliar desigualdades. Y, nos guste o no, el ritmo de este cambio será cada vez más rápido.

Estados Unidos ya ha pasado por grandes cambios, guerras y depresión, el influjo de inmigrantes, trabajadores que pelearon por un trato justo y movimientos que expandieron los derechos civiles. Cada vez, hubo de aquellos que nos dijeron que temiéramos el futuro, que afirmaban que podíamos ponerle el freno al cambio con la promesa de restaurar una gloria pasada si algún grupo o alguna idea amenazaba el control de Estados Unidos. Y cada vez, superamos esos miedos. Como dijo Lincoln, no nos aferramos a los “dogmas del pasado sereno”, sino que pensamos y actuamos de forma innovadora. Hicimos que el cambio trabajara en nuestro beneficio, siempre extendiendo la promesa de Estados Unidos hacia afuera, a la siguiente frontera, a más y más personas. Y, como lo hicimos, como vimos oportunidades donde otros vieron tan solo peligros, nos hicimos más fuertes y mejores que antes.

Las verdades de entonces pueden ser verdades ahora. Nuestras fortalezas únicas como nación, el optimismo y nuestra ética de trabajo, nuestro espíritu descubridor e innovador, nuestra diversidad y nuestro compromiso con el estado de derecho, estas cosas nos dan todo lo que necesitamos para garantizar nuestra prosperidad y seguridad generación tras generación.

De hecho, ese es el espíritu que hizo posible el progreso de los últimos siete años. Así es que nos recuperamos de la mayor crisis económica en varias generaciones. Es como reformamos nuestro sistema de salud y reinventamos al sector de la energía, es como facilitamos más atención y beneficios para nuestras tropas y nuestros veteranos y como aseguramos la libertad en cada estado para casarnos con la persona que amamos.

Pero ese progreso no es inevitable. Es el resultado de decisiones que tomamos juntos. Y en este momento enfrentamos dichas decisiones. ¿Responderemos a los cambios de nuestros tiempos con miedo, cerrándonos como país y volviéndonos unos contra otros? ¿O enfrentaremos el futuro con confianza en quiénes somos, los valores que representamos y los increíbles logros que podemos alcanzar juntos?

Así que hablemos sobre el futuro y sobre cuatro preguntas clave que tenemos que responder como país, independientemente de quién sea el próximo Presidente o quién controle el Congreso.

Primero, ¿cómo le damos a cada uno una posibilidad justa de tener oportunidades y seguridad en esta nueva economía?

Segundo, ¿cómo haremos para que la tecnología juegue a nuestro favor y no en nuestra contra, especialmente cuando se trata de resolver los desafíos más urgentes como el cambio climático?

Tercero, ¿cómo haremos para garantizar la seguridad de Estados Unidos y liderar el mundo sin convertirnos en la policía mundial?

Y por último, ¿cómo haremos para que nuestra política refleje nuestras mejores virtudes en vez de nuestros peores defectos?

Permítanme que empiece por la economía y un hecho básico: en la actualidad, Estados Unidos de América tiene la economía más fuerte y estable del mundo. Estamos en medio del período más largo de nuestra historia de creación continua de empleos en el sector privado. Más de 14 millones de nuevos empleos; los dos años de mayor creación de empleo desde los años 90; una reducción de la tasa de desempleo a la mitad. Nuestra industria automotriz acaba de tener su mejor año de la historia. El sector de la fabricación ha creado casi 900,000 empleos en los últimos seis años. Y hemos hecho todo esto mientras reducíamos nuestros déficits en casi tres cuartos.

Así que cualquiera que afirme que la economía de Estados Unidos se encuentra en declive está vendiendo humo. Lo que es cierto, y que es el motivo por el que muchos estadounidenses se sienten ansiosos, es que la economía ha estado cambiando de una manera profunda, cambios que comenzaron mucho antes de la Gran Recesión y que no han cedido. Actualmente, la tecnología no solo reemplaza los empleos de las líneas de montaje, sino cualquier empleo en el que el trabajo se pueda automatizar. En la economía global, las empresas pueden radicarse en cualquier lugar y están sujetas a una competencia más dura. Como consecuencia, los trabajadores tienen menos influencia para conseguir aumentos de sueldo. Las compañías tienen menos lealtad hacia sus comunidades. Y los ingresos y la riqueza se concentran cada vez más en las capas más altas de la sociedad.

Todas estas tendencias han presionado a los trabajadores, aún teniendo empleo, y a pesar de una economía en crecimiento. A una familia trabajadora se le ha hecho más difícil salir de la pobreza, se le ha hecho más difícil a los jóvenes comenzar sus carreras y más duro para los trabajadores poder jubilarse cuando lo desean. Y si bien ninguna de estas tendencias es exclusiva de Estados Unidos, atacan nuestra creencia puramente estadounidense de que todo el que trabaja duro debe tener una oportunidad justa.

En los últimos siete años, nuestro objetivo ha sido una economía en crecimiento que funcione mejor para todos. Hemos progresado. Pero debemos progresar más. Y a pesar de todos los argumentos políticos que hemos tenido en los últimos años, existen algunas áreas en las que los estadounidenses concuerdan ampliamente.

Estamos de acuerdo de que una oportunidad real requiere que todo estadounidense adquiera la educación y la capacitación necesaria para conseguir un empleo bien pagado. La reforma bipartidista de Que Ningún Niño Se Quede Atrás fue un importante inicio, y juntos incrementamos la educación para la temprana infancia, elevamos las tasas de graduación de la escuela secundaria a nuevos máximos e impulsamos a los graduados en campos como la ingeniería. En los próximos años debemos basarnos en ese progreso para ofrecer educación preescolar para todos, ofrecerle a cada estudiante las clases prácticas en ciencias informáticas y matemáticas que los preparen para un empleo desde el primer día, y debemos reclutar y apoyar más buenos maestros para nuestros niños.

Y tenemos que hacer que la universidad sea asequible para todos los estadounidenses. Porque ningún estudiante que se trabaje duro debería estar endeudado. Ya hemos reducido los pagos de los préstamos estudiantiles a un diez por ciento del ingreso de un prestatario. Ahora lo que tenemos que hacer es recortar el costo de la universidad en realidad. Ofrecer dos años de educación en colegios comunitarios gratuitos a cada estudiante responsable es una de las mejores maneras de lograrlo, y seguiré luchando por que se empiece eso este año.

Por supuesto, en esta nueva economía no solo necesitamos una excelente educación. También necesitamos beneficios y protecciones que nos ofrezcan una medida básica de seguridad. Después de todo, no es una exageración desmedida decir que las únicas personas en Estados Unidos que van a trabajar en el mismo empleo y en el mismo lugar durante 30 años, con un plan de salud y jubilación, están todas sentadas en esta cámara. Pero para todos los demás, especialmente para las personas entre los cuarenta y cincuenta años, se les ha hecho mucho más difícil ahorrar para la jubilación o recuperarse de la pérdida de un empleo. Los estadounidenses entienden que, en algún punto de sus carreras, tienen que modernizarse y capacitarse. Pero no deberían perder lo que trabajaron tan duro por construir.

Por eso es que el Seguro Social y Medicare son más importantes que nunca, no debemos debilitarlos, debemos fortalecerlos. Y para los estadounidenses que están por jubilarse, los beneficios básicos deberían ser tan móviles como todas las demás cosas son hoy en día. De eso se trata la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio. Se trata de llenar el vacío que ocurre con la atención basada en el empleador cuando perdemos el empleo, volvemos a la escuela o emprendemos un nuevo negocio, y aún tenemos cobertura. Casi dieciocho millones han obtenido cobertura hasta ahora. La inflación en el sector de la atención médica se redujo. Y nuestros comercios han creado empleos cada mes desde que se convirtió en ley.

Bien, tengo la sensación que no nos pondremos de acuerdo con el tema de la atención de la salud muy pronto. Pero debería haber otras maneras en las que ambos partidos pueden mejorar la seguridad económica. Supongamos que un buen trabajador de nuestro país pierde su empleo, no deberíamos simplemente asegurarnos que reciba seguro de desempleo, deberíamos asegurarnos de que ese programa lo aliente a que vuelva a capacitarse para una industria que esté lista para emplearlo. Si el nuevo empleo no paga lo mismo, debería haber un sistema de seguro salarial implementado para que pueda seguir pagando sus facturas. Y aunque pase de un empleo a otro empleo, igual debería poder ahorrar para su jubilación y llevarse sus ahorros con él. Esa es la manera en la que podemos hacer que la nueva economía funcione mejor para todos.

También sé que el Presidente de la Cámara de Representantes Ryan ha hablado sobre su interés de abordar el tema de la pobreza. Estados Unidos se trata de dar a todos los que están dispuestos a trabajar, y estoy dispuesto a entablar un diálogo serio sobre las estrategias que podemos respaldar todos, como la extensión de los recortes de impuestos a los trabajadores de bajos ingresos que no tienen hijos.

Pero hay otras áreas en las que ha sido más difícil ponernos de acuerdo en los últimos siete años: en especial, en lo que respecta al papel que debe desempeñar el gobierno en garantizar que el sistema no esté amañado para favorecer a los más ricos y a las grandes corporaciones. Y aquí, el pueblo estadounidense tiene que tomar una decisión.

Yo creo que nuestro pujante sector privado es el alma de nuestra economía. Creo que tenemos algunas normas anticuadas que debemos cambiar y también debemos reducir la burocracia. Sin embargo, luego de años de beneficios empresariales récord, las familias trabajadoras no van a conseguir más oportunidades ni sueldos más altos si dejamos que los grandes bancos o las grandes empresas petroleras o los fondos de cobertura se autorregulen a costa de todos, o si permanecemos en silencio ante los ataques contra las negociaciones colectivas. La crisis financiera no la causaron las personas que reciben cupones de alimentos; la provocó la imprudencia de Wall Street. Los inmigrantes no son la razón por la que los salarios no han aumentado lo suficiente; esas decisiones se toman en consejos directivos que suelen dar prioridad con demasiada frecuencia a los beneficios trimestrales en vez de a los ingresos a largo plazo. Seguro que no es la familia típica que está mirándonos esta noche quien evita pagar impuestos a través de cuentas en el extranjero. En esta nueva economía, los trabajadores, las nuevas empresas y las pequeñas empresas necesitan tener más peso, no menos. Las reglas deberían funcionar para ellos. Y este año tengo la intención de encumbrar a las numerosas empresas que se han dado cuenta de que tratar bien a sus trabajadores redunda en beneficios para sus accionistas, sus clientes y sus comunidades, de manera que podamos propagar esas prácticas recomendadas a lo largo y ancho de Estados Unidos.

De hecho, muchos de nuestros mejores ciudadanos corporativos también son los más creativos. Y esto me lleva a la segunda pregunta clave que tenemos que responder como país: ¿qué debemos hacer para reavivar ese espíritu innovador con la mira puesta en nuestros más grandes desafíos?

Hace sesenta años, cuando los rusos nos vencieron en la carrera espacial, no negamos que el Sputnik existía. No discutimos sobre los méritos científicos ni redujimos nuestro presupuesto de investigación y desarrollo. Creamos un programa espacial prácticamente de la noche a la mañana y doce años más tarde estábamos caminando en la luna.

Ese espíritu de descubrimiento está en nuestro ADN. Somos Thomas Edison y los hermanos Wright y George Washington Carver. Somos Grace Hopper y Katherine Johnson y Sally Ride. Somos cada inmigrante y empresario de Boston a Austin y a Silicon Valley, inmersos en una carrera para transformar el mundo en un lugar mejor. Y en los últimos siete años hemos alimentado ese espíritu.

Hemos defendido un Internet abierto y tomado nuevas medidas ingeniosas para que cada vez más estudiantes y estadounidenses de bajos ingresos tengan acceso a Internet. Hemos establecido una serie de centros de fabricación de última generación y herramientas en línea que proporcionan a los emprendedores todo lo que necesitan para crear una empresa en un solo día.

Pero podemos hacer muchísimo más. El año pasado, el Vicepresidente Biden dijo que si hacemos otro esfuerzo como el que nos permitió llegar a la luna, Estados Unidos es capaz de curar el cáncer. El mes pasado, él trabajó con este Congreso para otorgar a los científicos de los Institutos Nacionales de la Salud los recursos más importantes que han tenido en toda una década. Esta noche, quiero anunciar una nueva iniciativa de ámbito nacional para lograr este objetivo. Y como Joe ha luchado incansablemente por todos nosotros en tantos asuntos durante los últimos cuarenta años, lo voy a poner a cargo del Centro de Control de la Misión. Por los seres queridos que todos hemos perdido, por los familiares que todavía podemos salvar, hagamos que Estados Unidos sea el país que cure el cáncer de una vez por todas.

La investigación médica es algo esencial. Tenemos que adoptar el mismo nivel de compromiso cuando se trata de desarrollar fuentes de energía limpia.

Miren, si todavía hay personas que quieren cuestionar la evidencia científica, adelante. Estarán bastante aisladas, ya que deberán debatir contra nuestras fuerzas militares, la mayoría de los líderes empresariales de Estados Unidos, la mayoría del pueblo estadounidense, prácticamente la totalidad de la comunidad científica y 200 países de todo el mundo que están de acuerdo en que es un problema y tienen la intención de resolverlo.

Pero aunque el planeta no estuviera en riesgo, aunque 2014 no fuera el año más caliente de la historia hasta que 2015 lo superó cómodamente, ¿por qué razón querríamos dejar pasar la oportunidad de que las compañías estadounidenses produjeran y vendieran la energía del futuro?

Hace siete años, hicimos la inversión individual en energía limpia más grande de nuestra historia. He aquí los resultados. En los campos de Iowa a Texas, ahora la energía eólica es más barata que la energía contaminante convencional. En los tejados de Arizona a Nueva York, la energía solar está permitiendo a los estadounidenses ahorrar decenas de millones de dólares al año en sus facturas de electricidad, y emplea a más estadounidenses que el carbón en trabajos mejor pagados que el promedio. Estamos tomando medidas para darles a los propietarios de viviendas la libertad de generar y almacenar su propia energía —algo que los ecologistas y miembros del Tea Party apoyan conjuntamente. Mientras tanto, hemos reducido nuestras importaciones de petróleo extranjero en casi un sesenta por ciento, y hemos reducido la contaminación de carbono más que cualquier otro país de la Tierra.

La gasolina por menos de dos dólares por galón tampoco está mal.

Ahora tenemos que acelerar la transición hacia una energía limpia. En lugar de subsidiar el pasado, debemos invertir en el futuro —especialmente en las comunidades que dependen de los combustibles fósiles. Es por eso que voy a presionar para cambiar la forma en que gestionamos nuestros recursos de petróleo y carbón, para que reflejen mejor los costos que imponen a los contribuyentes y a nuestro planeta. De esa manera inyectaremos dinero en esas comunidades y darán trabajo a decenas de miles de estadounidenses en la construcción de un sistema de transporte del siglo XXI.

Nada de esto sucederá de un día para otro, y sí, hay muchos intereses creados que quieren mantener el statu quo. Pero los trabajos que crearemos, el dinero que ahorraremos y el planeta que preservaremos son la clase de futuro que nuestros hijos y nietos merecen.

El cambio climático es uno de los muchos temas en los que nuestra seguridad está vinculada con el resto del mundo. Y es por eso que la tercera gran pregunta que tenemos que responder es cómo mantener a Estados Unidos fuerte y seguro sin aislarnos ni dedicarnos a construir naciones dondequiera que exista un problema.

He dicho antes que todo el discurso sobre la decadencia económica de Estados Unidos es pura palabrería política. Y también lo es la retórica que oyen acerca de que nuestros enemigos son cada vez más fuertes y Estados Unidos cada vez más débil. Estados Unidos de América es la nación más poderosa de la Tierra. Punto. Ni siquiera está cerca. Gastamos más en nuestras fuerzas militares que las siguientes ocho naciones juntas. Nuestras tropas son las mejores fuerzas de combate de la historia del mundo. Ninguna nación se atreve a atacarnos, ni a nosotros ni a nuestros aliados, porque saben que eso les llevaría a la ruina. Las encuestas demuestran que nuestra posición en el mundo es mejor que cuando salí elegido para este cargo, y cuando se trata de asuntos internacionales importantes, la gente del mundo no busca ayuda en Pekín o Moscú —nos llaman a nosotros.

Como alguien que comienza cada día con un informe de inteligencia, sé que estos son tiempos peligrosos. Pero eso no se debe a la pérdida de la fuerza estadounidense ni a ninguna otra superpotencia amenazante. En el mundo actual, estamos menos amenazados por los imperios del mal y más por los estados en decadencia. Oriente Medio está pasando por una transformación que se desencadenará durante una generación, que parte de conflictos de hace miles de años. Los vientos económicos soplan de cara desde una economía china en transición. A pesar de sus convenios económicos, Rusia vuelca sus recursos para apuntalar a Ucrania y Siria, estados que se les escapan de su órbita. Y el sistema internacional que creamos después de la Segunda Guerra Mundial ahora le está costando seguir el ritmo de esta nueva realidad.

Depende de nosotros ayudar a rehacer ese sistema. Y eso significa que tenemos que establecer prioridades.

La prioridad número uno es la protección del pueblo estadounidense y la persecución de las redes terroristas. Tanto Al Qaeda como ahora ISIL representan una amenaza directa contra nuestro pueblo, porque en el mundo actual, un puñado de terroristas que desprecian el valor de la vida humana, incluso de la propia, pueden hacer mucho daño. Usan Internet para envenenar las mentes de los individuos dentro de nuestro país y debilitan a nuestros aliados.

Pero a medida que nos centramos en la destrucción de ISIL, afirmar que esta es la Tercera Guerra Mundial es entrar en su juego. Masas de combatientes montados en camionetas y almas retorcidas que conspiran en apartamentos o garajes resultan un gran peligro para los civiles y deben ser detenidos, pero no son una amenaza para nuestra existencia nacional. Esa es la historia que ISIL quiere contar; es el tipo de propaganda que ellos usan para reclutar. No necesitamos darles más publicidad para mostrar que somos serios, ni necesitamos alejar aliados vitales en esta lucha haciéndonos eco de la mentira de que ISIL representa una de las religiones más grandes del mundo. Solo tenemos que llamarles lo que son: asesinos y fanáticos que tenemos que localizar, perseguir y destruir.

Y eso es justo lo que estamos haciendo. Desde hace más de un año, Estados Unidos ha dirigido una coalición de 60 países para acabar con la financiación de ISIL, interrumpir sus planes, detener el flujo de combatientes terroristas y erradicar sus ideologías viciosas. Con casi 10,000 ataques aéreos, estamos acabando con sus líderes, su petróleo, sus campos de entrenamiento y sus armas. Estamos entrenando, armando y apoyando a las fuerzas que poco a poco están reclamando territorios en Irak y en Siria.

Si este Congreso se toma en serio el ganar esta guerra y quiere enviar un mensaje a nuestras tropas y al mundo, debería autorizar de una vez el uso de las fuerzas militares contra ISIL. Hagan una votación. Pero el pueblo estadounidense debería saber que con o sin la intervención del Congreso, ISIL aprenderá las mismas lecciones que los terroristas que vinieron antes que ellos. Si dudan del compromiso de Estados Unidos —o del mío— para vigilar que se haga justicia pregunten a Osama bin Laden. Que se lo pregunten al líder de Al Qaeda en Yemen, a quien eliminamos el año pasado, o al responsable de los ataques en Bengasi, a quien tenemos preso en una celda. Cuando alguien ataca al pueblo estadounidense, vamos a por ellos. Puede llevar tiempo, pero tenemos buena memoria y nuestro alcance no tiene límites.

Nuestra política exterior debe centrarse en la amenaza de ISIL y Al Qaeda, pero no puede acabar ahí. Porque incluso sin ISIL, la inestabilidad continuará durante décadas en muchas partes del mundo: en Oriente Medio, en Afganistán y Pakistán, en partes de Centroamérica, África y Asia. Algunos de estos lugares se han convertido en lugares seguros desde donde pueden operar nuevas redes de terroristas; otros serán víctimas de conflictos étnicos, o de hambruna, y fomentarán la próxima oleada de refugiados. El mundo se volverá hacia nosotros para que ayudemos a resolver esos problemas y nuestra respuesta tendrá que ser algo más que una respuesta contundente o llamados para arrasar con bombas a la población civil. Tal vez eso funcione como un buen titular para la televisión, pero no es suficiente a nivel mundial.

Tampoco podemos intentar hacernos cargo y reconstruir cada país que entre en crisis. Eso no es ser un líder; es una manera segura de acabar en un atolladero, derramando sangre y dinero estadounidense. Es la lección de Vietnam, de Irak, y ya deberíamos haberla aprendido.

Afortunadamente, hay un enfoque diferente y más inteligente, una estrategia paciente y disciplinada que emplea todos los elementos de nuestra potencia nacional. Dice que Estados Unidos siempre entrará en acción, de ser necesario por su propia cuenta, para proteger a nuestro pueblo y a nuestros aliados; pero con respecto a los temas de interés global, movilizaremos al mundo para que trabaje con nosotros, y nos aseguraremos de que otros países pongan de su parte.

Así es como vemos los conflictos como el de Siria, donde nos hemos unido a las fuerzas locales y estamos liderando esfuerzos internacionales para ayudar a esa sociedad descompuesta a conseguir una paz duradera.

Por ese motivo creamos una coalición global con sanciones y una diplomacia de principios para evitar que Irán tuviera armas nucleares. Mientras hablamos, Irán ha dado marcha atrás a su programa nuclear, ha remitido su arsenal de uranio y el mundo ha evitado otra guerra.

Así es como detuvimos la expansión del ébola en África Occidental. Nuestras fuerzas militares, nuestros médicos y nuestros especialistas en desarrollo crearon una plataforma que permitió a otros países unirse a nosotros para erradicar esa epidemia.

Así es como forjamos una Alianza Transpacífica para abrir mercados, proteger a los trabajadores y al medio ambiente, y avanzar el liderazgo de Estados Unidos en Asia. Reduce 18,000 impuestos en productos Hechos en Estados Unidos y apoya más buenos trabajos. Con TPP, China no determina las reglas en esa región, sino nosotros. ¿Quieren demostrar nuestra fuerza en este siglo? Hagan que se apruebe este acuerdo. Dennos las herramientas para hacerlo cumplir.

Cincuenta años de aislamiento a Cuba no habían servido para promover la democracia, lo que nos frenó en Latinoamérica. Por eso recuperamos las relaciones diplomáticas, abrimos las puertas a viajes y comercio, y nos posicionamos con el fin de mejorar las vidas del pueblo cubano. ¿Quieren consolidar nuestro liderazgo y credibilidad en este hemisferio? Reconozcan que la Guerra Fría ha terminado. Levanten el embargo.

El liderazgo de Estados Unidos en el siglo XXI no es una elección entre no hacer caso al resto del mundo, excepto cuando asesinamos a terroristas; u ocupar y reconstruir cualquier sociedad que se esté desmoronando. El liderazgo significa saber usar sabiamente la fuerza militar y movilizar al mundo detrás de las causas justas. Significa tratar la asistencia al extranjero como parte de nuestra seguridad nacional, no una beneficencia. Cuando estamos a la cabeza para guiar a casi 200 naciones hacia el acuerdo más ambicioso de la historia en la lucha contra el cambio climático, eso ayuda a los países vulnerables, pero también protege a nuestros hijos. Cuando ayudamos a Ucrania a defender su democracia, o a Colombia a resolver una guerra que ha durado décadas, eso fortalece el orden internacional del cual dependemos. Cuando ayudamos a los países africanos a alimentar a sus pueblos y a cuidar a sus enfermos, eso ayuda a evitar que la próxima pandemia llegue a nuestras costas. Ahora mismo estamos encaminados a dar fin al flagelo del VIH/SIDA y tenemos la capacidad de conseguir lo mismo con la malaria, lo cual voy a promover para que lo financie el Congreso este año.

Eso es fuerza. Eso es liderazgo. Y ese tipo de liderazgo depende del poder de nuestro ejemplo. Por eso voy a continuar trabajando para cerrar la prisión de Guantánamo. Es costosa, es innecesaria y solo sirve como panfleto de reclutamiento para nuestros enemigos.

Por eso necesitamos rechazar cualquier política que ataque a las personas por motivos de raza o religión. No es cuestión de ser políticamente correctos. Es cuestión de entender qué es lo que nos hace fuertes. El mundo nos respeta no solo por nuestro arsenal; nos respeta por nuestra diversidad y nuestra receptividad y cómo respetamos todas las creencias. Su Santidad, el Papa Francisco, se dirigió a ustedes desde este mismo lugar donde yo me encuentro esta noche y dijo que “imitar el odio y la violencia de los tiranos y los asesinos es la mejor forma de ocupar su puesto”. Cuando los políticos insultan a los musulmanes, cuando se vandaliza una mezquita, o cuando se acosa a un niño, eso no nos hace más seguros. No es decir las cosas como son. Sencillamente está mal. Nos debilita ante el resto del mundo. Hace que nuestros objetivos sean más difíciles de alcanzar. Y traiciona a quiénes somos como país.

“Nosotros, el pueblo”. Nuestra Constitución empieza con esas tres palabras sencillas, palabras que nos resultan tan familiares que se refieren a todo el pueblo, no solo algunas personas; palabras que insisten en que subimos y caemos juntos. Esto me lleva al cuarto punto, y tal vez lo más importante que quiero decir esta noche.

El futuro que queremos, oportunidad y seguridad para nuestras familias, un nivel de vida cada vez mayor y un planeta sustentable y en paz para nuestros hijos; todo eso está a nuestro alcance. Pero solo ocurrirá si trabajamos juntos. Solo ocurrirá si podemos mantener debates racionales y constructivos.

Solo ocurrirá si arreglamos nuestra política.

Una política mejor no significa que tengamos que estar de acuerdo en todo. Este es un país grande, con diferentes regiones, puntos de vista e intereses. Esa es también una de nuestras fortalezas. Nuestros fundadores repartieron el poder entre los estados y los distintas ramas del gobierno, y contaron con que discutiríamos, justo igual que hicieron ellos, sobre el tamaño y la forma del gobierno, sobre el comercio y las relaciones con el extranjero, sobre el significado de la libertad y los imperativos de la seguridad.

Pero la democracia sí necesita unos lazos básicos de confianza entre sus ciudadanos. No funciona si creemos que la gente que no está de acuerdo con nosotros está motivada por la malicia, o que nuestros oponentes políticos son antipatriotas. La democracia deja de funcionar si no estamos dispuestos a llegar a un compromiso; o incluso cuando se debatan hechos básicos escuchamos solo a quienes están de acuerdo con nosotros. Nuestra vida pública se marchita cuando solo reciben atención las opiniones más extremas. Ante todo, la democracia deja de funcionar cuando las personas sienten que sus opiniones no son importantes; que el sistema está amañado a favor de los ricos y poderosos o de algún interés específico.

Demasiados estadounidenses se sienten así ahora mismo. Es una de las pocas cosas que lamento sobre mi mandato; que el rencor y la sospecha entre los partidos ha empeorado en lugar de mejorar. No hay duda de que un presidente con los dones de Lincoln o Roosevelt tal vez hubiera conseguido cerrar la brecha que nos divide, y les aseguro que seguiré intentando ser mejor mientras ocupe mi cargo.

Pero, queridos conciudadanos, esa no puede ser responsabilidad solo mía, ni la de ningún presidente. Hay mucha gente en esta cámara que querría ver más cooperación, un debate más elevado en Washington, pero se sienten atrapados por la presión de verse reelegidos. Lo sé, ustedes me lo han dicho. Y si queremos que la política mejore, no valdrá solo con cambiar a un congresista o a un senador, o incluso a un presidente; tenemos que cambiar el sistema y mostrar nuestro lado más positivo.

Tenemos que dejar de dibujar nuestros distritos del congreso para que los políticos puedan elegir a sus votantes y no al revés. Tenemos que reducir la influencia del dinero en nuestra política, para evitar que un pequeño número de familias e intereses ocultos financien nuestras elecciones, y si nuestro enfoque actual hacia la financiación electoral no llega a aprobarse en los tribunales, tenemos que trabajar juntos para encontrar una solución real. Tenemos que simplificar el proceso de voto, no hacerlo más difícil, y modernizarlo para que concuerde con nuestra forma actual de vivir. Y a lo largo del año, tengo la intención de viajar por todo el país para impulsar las reformas que lo hacen.

Pero no puedo hacer estas cosas yo solo. Los cambios en nuestro proceso político, y no solo en quién sale elegido sino en cómo lo hacen, solo ocurrirán cuando el pueblo estadounidense lo exija. Dependerá de ustedes. Eso es lo que significa un gobierno de, por y para el pueblo.

Lo que les estoy pidiendo es difícil. Es más fácil ser cínicos; aceptar que el cambio no es posible, que no hay esperanza en la política y creer que nuestras voces y acciones no importan. Pero si nos rendimos ahora, cedemos un futuro mejor. Aquellos con dinero y poder ganarán más control sobre las decisiones que podrían mandar a un joven soldado a la guerra, o dejar que ocurra otro desastre económico, o perder los derechos de igualdad y los derechos de voto que generaciones de estadounidenses han conseguido con su lucha e incluso con sus vidas. A medida que aumente la frustración habrá voces que nos pedirán que nos refugiemos en nuestras tribus, que otros conciudadanos sean el chivo expiatorio, un grupo que no se parezca a nosotros, o que no rece como nosotros, o que no vote como nosotros ni comparta los mismos orígenes.

No podemos permitirnos elegir ese camino. No nos dará la economía que queremos, ni la seguridad que buscamos, pero sobre todo contradice todo lo que nos define como la envidia del mundo.

Entonces, queridos conciudadanos, sean cuales sean sus creencias, ya sea que prefieren un partido o ninguno, nuestro futuro colectivo depende de que estén dispuestos a ejercer sus obligaciones como ciudadanos. A votar. A levantar la voz. A alzarse en defensa de otros, sobre todo de los más débiles, sobre todo de los más vulnerables, sabiendo que todos estamos aquí solo porque alguien, en algún lugar, se alzó para defendernos a nosotros. Permanecer activos en nuestra vida pública para que refleje la bondad, la decencia y el optimismo que veo en el pueblo estadounidense cada día.

No va a ser fácil. Nuestra marca de democracia es difícil. Pero les puedo prometer que dentro de un año, cuando ya no ocupe este cargo, estaré a su lado como ciudadano, inspirado por las voces de la justicia y la visión, de la determinación y el buen humor y la bondad que ha ayudado a Estados Unidos a llegar tan lejos. Voces que nos ayudan a vernos no primero y ante todo como negros o blancos, asiáticos o latinos, homosexuales o heterosexuales, inmigrantes o nacidos aquí; no como demócratas o republicanos, sino primero como estadounidenses, unidos por un credo común. Voces que el Dr. King creyó que tendrían la última palabra; las voces de la verdad desarmada y del amor incondicional.

CYxIdZoUAAEG3kr

Esas voces están ahí afuera. No reciben mucha atención, ni siquiera la buscan, pero están ocupados haciendo el trabajo que se necesita hacer en este país.

Las veo en todos los lugares que visito en este país increíble que compartimos. Los veo a ustedes. Sé que están ahí. Ustedes son el motivo por el que confío tanto en nuestro futuro. Porque veo su ciudadanía callada y resistente en todas partes.

Lo veo en el trabajador en la línea de montaje que hizo turnos extra para que su compañía siguiera abierta, y en el jefe que le sube el salario para que siga trabajando para él.

Lo veo en la soñadora que se queda despierta más tarde para terminar su proyecto de ciencias, y en la maestra que llega pronto al trabajo porque sabe que algún día tal vez cure una enfermedad.

Lo veo en el estadounidense que cumplió una condena y que sueña con empezar de nuevo, y en el propietario de un negocio que le da esa segunda oportunidad. El activista empeñado en demostrar que la justicia importa, y el joven policía que hace sus rondas, que trata a todos con respeto, que hace el trabajo valiente y callado de mantenernos seguros.

Lo veo en el soldado que da casi todo por salvar a sus hermanos, la enfermera que le atiende hasta que pueda correr una maratón y la comunidad que sale a la calle a darle ánimos.

Es el hijo que encuentra el valor para ser quien es y el padre que siente tanto amor por su hijo que le ayuda a corregir todo lo que le habían enseñado.

Lo veo en la señora mayor que esperará en fila para votar el tiempo que sea necesario; el nuevo ciudadano que vota por primera vez; los voluntarios en las urnas que creen que cada voto debería contar, porque cada uno de ellos sabe de una manera u otra lo preciado que es ese derecho.

Ese es el Estados Unidos que yo conozco. Ese es el país que todos amamos. Con la mirada perspicaz. Con el corazón grande. Con el optimismo de que la verdad desarmada y el amor incondicional tendrán la última palabra. Eso es lo que me hace tener tanta esperanza en nuestro futuro. Por ustedes. Creo en ustedes. Por eso puedo ponerme aquí de pie, con la confianza de que el Estado de la Unión es fuerte.

Gracias, que Dios los bendiga y que Dios bendiga a Estados Unidos de América.

12308632_429613260561853_8419848390792525012_n

12313946_429613523895160_2261264935409251130_n

 

40 ANIVERSARIO DE LOS ÚLTIMOS FUSILAMIENTOS DEL RÉGIMEN FRANQUISTA. “MALDITO BAILE…”.

«COMIENZO DE 0».

Loli Lopesino

40 ANIVERSARIO DE LOS ÚLTIMOS FUSILAMIENTOS DEL RÉGIMEN FRANQUISTA. “MALDITO BAILE…”.

27 septiembre, 2014 · de LoliLopesino

“Francisco Franf1co Bahamonte (Militar y dictador español, jefe del Estado 1936-1975) y  Juan Carlos I de España, en la Plaza de Oriente, Madrid con fecha: 27/09/1975”.

En la madrugada del 27 de septiembre de 1975, cinco antifascistas eran fusilados en Madrid, Barcelona y Burgos, en cumplimiento de las penas de muerte dictadas en los correspondientes consejos de guerra sumarísimos celebrados muy pocos días antes, entre el 28 de agosto y el 19 de septiembre.

– Anjel Otafusilamientosegui

– Humberto Baena

– Ramón García

– José Luís Sánchez Bravo

– Jon Paredes Txiki

El mundo se moviliza contra los fusilamientos. Franco y el franquismo-monárquico contra el mundo. El 1 de octubre del 75 en la plaza de Oriente decía:

“Todas las protestas habidas obedecen a una conspiración masónica-izquierdista, de la clase política, en contubernio con la subversión comunista-terrorista en los social, que si a nosotros nos honra a ellos les envilece.”

El lema elegido, seguía siendo: “¡No queremos apertura, solamente mano dura!”. El entonces príncipe allí presente, participó de ella, en su interinidad. Juan Carlos ya había jurado los Principios mucho antes. ¡TODO ESTABA ATADO Y BIEN ATADO.

Aquellos gritos de angustia anteriores a los fusilamientos, gritos – firmados- que provenían de muchos países europeos, no obtuvieron la menor escucha ni acogida entre los vigilantes incondicionales del régimen, como el aquél entonces príncipeJuan Carlos de Borbón o el “Carnicerito de Málaga”, el asesino Carlos Arias Navarro, el presidente del gobierno, que acataron la voluntad del Dictador de quitar la vida, -asesinar- a cinco militantes antifascistas, ante la impotencia y el dolor de millones de personas.

Todos los fusilados fueron brutalmente torturados durante sus detenciones, torturas todas ellas -denunciadas-. Los responsables policiales de aquella operación eran conocidos, como el comisario Roberto Conesa y Antonio Gonzalez Pachecho,”Billy el niño“.

En el proceso, los tribunales militares, no respetaron ni la propia legalidad franquista,solo pretendían y anhelaban muertos a -cualquier precio-, que debían servir como ejemplo, lección al movimiento popular antifascista. En el amanecer del 27 de Septiembre las ejecuciones fueron una auténtica orgía de sangre, los verdugos fueron Guardias Civiles policías voluntarios; otros muchos miembros de esos cuerpos acudieron a contemplar simplemente, como si de un “circo se tratase”. 

El 2 de marzo de 1974 fueron ejecutados con garrote vil en Barcelona Salvador Puig Antich Heinz Chez en Tarragona. Sus verdugos fueron Antonio López Guerra, de Badajoz, y José Monero Renomo, de Sevilla, los cuáles se habían presentado a las plazas de “ejecutores de sentencias” publicadas en el BOE del 7 de octubre de 1948.

otaege

Ángel Otaegi y Juan Paredes Txiki, los miembros de ETA, fueron dos de las primeras víctimas reconocidas de la violencia de origen político, de sufrimientos injustos y abusos policiales entre 1960 y 1978.

Sus expedientes, junto a los de seis personas más, fueron los primeros tramitados por la Comisión de Valoración de Sufrimientos Injustos en el periodo 1960-78. Así, el Gobierno Vasco indemnizará con 135.000 euros a las familias de los fallecidos y con cuantías entre 35.000 y 95.000 euros en el caso de lesiones. La comisión creada por el Gobierno y Parlamento Vasco les reconoce la condición de víctimas ya que en el consejo de guerra en el que fueron condenados a muerte se vulneró su derecho a un juicio justo. El director de la Oficina de Víctimas del Terrorismo Txema Urquijo aseguró de que la condición de miembros de ETA de Txiki y Otaegi no levantaría polémicas, dado que la comisión “plantea el reconocimiento, no homenaje, de la condición de víctima de violación de derechos humanos”.

Durante los años 70-75 un siniestro goteo de agresiones y muertes sembró el escenario de la lucha antifascista. Auge […] Reflexión, vivencia, historia, etcétera: “La capacidad para hacer que las cosas no existan”. Manuel Blanco Chivite.

La abolición de la pena de muerte en España no es absoluta

Ya que la Constitución Española y en su artículo 15, dice así: Queda abolida excepto en aquellos casos que pudiera establecer el código de justicia militar en tiempo de guerra. Viene a decir que, aunque la pena de muerte haya sido abolida de la ley militar en todos los casos, su re-introducción para determinados delitos en tiempos de guerra no sería inconstitucional.

https://www.youtube.com/embed/zPW_iz40Bl0?list=FLgRuEBlAbCOBe_s3ZQWSkLw“>http://

Democracia Participativa Global YA!!!

Democracia Participativa Global YA!!!

image001

El 27 de Febrero de 2011 publiqué un artículo escrito por mi querida Amiga y luchadora incansable por la verdadera Democracia: Mirian Antúnez Ybarrondo sobre la Democracia Participativa, hoy que en el Estado de Nuevo León, México estamos a escasos días de que inicie el Primer Gobierno Estatal Independiente del País, lo edito y publico de nuevo. por la importancia que tiene en la actualidad entender mejor el concepto de Democracia Participativa y su abismal diferencia con la democracia representativa, ya agotada, cansada y corrupta.

ldp1

Este sistema de democracia indirecta o representativa, debería pertenecer al pasado. El concepto de democracia participativa propone la creación de formas democráticas directas para atenuar el carácter puramente representativo. La realidad tecnológica contemporánea ofrece la posibilidad de pensar en nuevos modelos, más avanzados, que permiten la creación y el mantenimiento de canales de comunicación vivos y activos donde puede tener lugar un debate creativo, útil y plural. Canales de comunicación que permitan un intercambio fluido y ágil de información de manera continuada en el tiempo, desmontando el esquema estándar de ‘participación’ cada 3 o 6 años. Estos nuevos formatos permitirían nuevas formas de colaboración y de gestión de los bienes públicos así como la posibilidad de establecer un sistema de información que conectase de manera directa a técnicos y usuarios asegurando un mayor compromiso con la gestión gubernamental.

Cuando las decisiones son adoptadas en forma directa por el pueblo, se habla de democracia directa o pura.

pubInt30608

203594_114854808548937_8345153_n

AMÉRICA LATINA: LA DEMOCRACIA REPRESENTATIVA NO SATISFACE LAS NECESIDADES DE PARTICIPACIÒN EN UN SISTEMA DE GOBIERNO.

27 de febrero de 2011

Mirian Antúnez Ybarrondo

Diplomados Derechos Humanos – Ausjal -IIDH-

Excelente nota Mirian; el asunto de la democracia directa es hoy en día un tema fundamental, poco comprendido pero no por ello menos importante, creo que podemos entender mejor por qué parece como si no fuera un tema de interés para muchas personas, si partimos de aceptar que las formas más efectivas de represión social, son aquellas que pasan desapercibidas, saludo un abrazo amiga.

Jesús Torres Navarro

figura-3

La participación directa en tiempos modernos consiste en modos de complementar las formas de participación indirecta. La democracia en la actualidad se sustenta en las formas  indirectas de participación en la representación (elección de mandatarios y representantes) y estas son complementarias con otras formas de participación directa, que consisten en la modalidad de control, colaboración e interacción con los representantes. Respecto a su función de gestión en lo público.

En América latina, en las últimas décadas (tiempos) se han venido presentando y profundizando situaciones de ineficiencia en la gestión de lo público.

Esto ha  repercutido negativamente en la percepción que las personas tienen sobre los sistemas de representación y sobre los actores políticos tradicionales. Se ha profundizado la idea de la necesidad de abrir cada vez más espacios para las formas de participación directa, como mecanismos complementarios de la representación. Las formas de participación directa han pasado a ser vistas como medios de sanear los sistemas democráticos ,y como indicativos de cuan democrático es un sistema , en el entendido de que en la medida en que un sistema incorpore mayores FORMAS DE PARTICIPACIÒN DIRECTA el mismo será más democrático, y podrá hablarse de una democracia más saludable.

Las formas de participación  directa implican compartir de cierta forma el poder y estas son ideas que aunque se acepten en el plano teórico (existen excepciones) suelen toparse con la reticencia de los detentadores del poder.

Existe la tendencia de los funcionarios públicos a desconocerlas e incumplir las normas sobre participación directa. En la medida que estas normas son más claras y definidas en el ordenamiento jurídico  aumenta la posibilidad de ejercer el control sobre su incumplimiento por parte de funcionarios públicos, con el objeto de revertir esta tendencia, llegando incluso a imponer sanciones administrativas o de otra índole que correspondan según el caso.

Se trata de espacios que, en gran medida LA SOCIEDAD CIVIL está aún por conseguir y forjar, en algunos casos para que se reconozca en las normas jurídicas y en otros casos para que se respete las normas jurídicas ya existentes esto mediante la exigencia ante los actores públicos y mediante el trabajo organizado de distintos actores sociales.-

images

1-Fuente bibliográfica. Diplomados derechos humanos Ausjal-IIDH-

2-Anàlisis de los diferentes contextos de América latina: Democracia representativa  vs Democracia participativa

3-Estudios de Uruguay y los contextos de la Región Latinoamérica.-aplicación a la realidad buscando contribuir a una democracia más saludable.-

4-Sustento bibliográfico de anteriores notas -participaciones, aportes debates en la academia DDHH, ensayos  a los diplomados

2009.2010.-Ausjal .IIDH

El debate existe en la Red, probablemente el espacio actual más democrático, la plataforma donde todos pueden expresarse en libertad de manera horizontal y donde las ideas fluyen multidireccionalmente. En Internet los ciudadanos disponen de las herramientas para la autoorganización, la creación de redes y de grupos de presión social pudiendo ser tan influyentes como los medios tradicionales que son controlados de una manera jerárquica por sólo unos pocos. Los últimos acontecimientos demuestran que se está implantando un nuevo orden mundial en el que las redes sociales juegan un papel definitivo. La caída de regímenes en los países del Norte de África, donde la libertad individual estaba mermada, confirma que la red ha sido la ventana de apertura y las redes sociales han sido determinantes.

logo RCP               Como corolario les dejo dos enlaces a publicaciones antiguas mías, espero les gusten; para abundar en el tema:

  1. https://jestoryas.wordpress.com/2011/02/11/discurso-de-obama-despues-de-la-salida-de-mubarak/
  2. https://jestoryas.wordpress.com/2013/10/14/el-final-del-laissez-faire-1926-john-maynard-keynes-2/                                      

EL FUTURO DE LA UE: Por un plan B en Europa

EL FUTURO DE LA UE

Deudocracia

Por un plan B en Europa

Varufakis | Mélenchon | Fassina | Lafontaine | Konstantopoulou

Actualizada 13/09/2015

  • “El acuerdo del 13 de julio sobre Grecia fue un golpe de Estado obtenido gracias al cierre de los bancos griegos por el Banco Central Europeo”
  • Así comienza el manifiesto de varios políticos europeos de izquierdas que se oponen al dominio del poder financiero sobre Europa
  • Jean-Luc Mélenchon, Yanis Varufakis y otros tres dirigentes proponen una cumbre internacional para gestar una alternativa a la política comunitaria

grecia

El francés Jean-Luc Mélenchon, el italiano Stefano Fassina, los griegos Zoe Konstantopoulou y Yanis Varufakis y el alemán Oskar Lafontaine se asocian y proponen la organización de una cumbre internacional por un plan B en Europa, abierta a los ciudadanos voluntarios, organizaciones e intelectuales. Esta conferencia podría tener lugar a partir de noviembre de 2015. Estos dirigentes se proponen lanzar el proceso durante la Fiesta de l’Humanité [fiesta del Partido Comunista francés]. A continuación reproducimos el texto que firman los cinco políticos.

El 13 de julio, la Unión Europea derrumbó al gobierno griego elegido democráticamente de Alexis Tsipras. “El acuerdo” del 13 de julio es en realidad un golpe de estado. Fue obtenido gracias al cierre de los bancos griegos por el Banco Central Europeo(BCE) y gracias a la amenaza de no autorizarlos a abrir de nuevo mientras el gobierno griego no acepte una nueva versión de un programa que había fracasado. ¿Por qué? Porque la Europa oficial no podía soportar la idea de que un pueblo que padecía su programa de austeridad autodestructiva hubiera osado elegir a un gobierno determinado a decir “¡No!”.

En adelante, con mucha más austeridad, muchas másprivatizaciones rebajadas de activos públicos, una política económica más irracional que nunca, y la misantropía como política social, el nuevo memorándum sólo sirve para agravar laGran Depresión griega y el saqueo de Grecia por parte de intereses particulares, griegos o no.

150705091742_bandera_grecia_640x360_reuters_nocredit

Saquemos algunas lecciones de este golpe de Estado financiero. Este euro se ha convertido en un instrumento de la dominación económica y política de la oligarquía europea, escondida detrás del gobierno alemán y que se alegra de ver a la señora Merkelhacer todo el “trabajo sucio”que los otros gobiernos son incapaces de hacer. Esta Europa no produce sino violencias en las naciones y entre ellas: paro masivo, dumping social feroz, insultos atribuidos a los dirigentes políticos contra la Europa del Sur y repetidos por todas las “élites”, incluidas las de esos países. LaUnión Europea alimenta la subida de la extrema derecha y se ha convertido en un medio de anular el control democrático sobre la producción y la distribución de la riqueza en toda Europa.

Afirmar que el euro y la Unión Europea sirven a los europeos y les protegen contra la crisis es una mentira peligrosa. Es una ilusión creer que los intereses de Europa pueden ser protegidos en el marco de la cárcel de reglas de la eurozona y los tratados actuales. El método Hollande-Renzi del “buen alumno”, en realidad del prisionero modelo, es una forma de capitulación que no obtendrá ni siquiera clemencia. El presidente de la Comisión europea,Jean-Claude Juncker, lo dijo claramente: “No puede haber decisiones democráticas contra los tratados europeos”. Es laadaptación neoliberal de la “soberanía limitada” inventada por el dirigente soviético Brejnev en 1968. En aquella época, los soviéticos aplastaban la Primavera de Praga con sus tanques. Este verano, la Unión Europea ha aplastado la Primavera de Atenas con sus bancos.

Estamos decididos a romper con esta Europa. Es la condición esencial para reconstruir las cooperaciones entre nuestros pueblos y nuestros países. ¿Cómo llevar una política de reparto de la riqueza y de creación de empleos, sobre todo para los jóvenes, de transición ecológica y de refundación democrática en esta Unión Europea? Debemos escapar a la inanidad y a la inhumanidad de los tratados europeos y refundarlos con el fin de quitarse la camisa de fuerza del neoliberalismo, abolir el pacto fiscal y rehusar el tratado de libre comercio con EE UU (TTIP).

El período es extraordinario. Nos enfrentamos a una emergencia. Los Estados miembros deben tener el espacio político que permita a sus democracias respirar e instaurar políticas adaptadas al nivel nacional, sin temer la reacción del autoritarioEurogrupo dominado por los intereses del más poderoso de los Estados miembros y del mundo del comercio, ni temer a un BCE utilizado como apisonadora que amenaza con aplastar a todo “país que no coopera con ella” como  fue el caso de Chipre o Grecia.

Así es nuestro plan A: trabajar en cada uno de nuestros países, y junto en todo Europa, para volver a negociar completamente los tratados europeos. Nos comprometemos a colaborar con la lucha de los europeos de todos los países, en una campaña dedesobediencia a las prácticas arbitrarias y a las reglas irracionales hasta que esta negociación se lleve a cabo.

Nuestro primera tarea será terminar con la irresponsabilidad del Eurogrupo. la segunda tarea seráterminar con el carácter pretendidamente “independiente” y “apolítico” del Banco Central mientras que en realidad está muy politizado (de la manera más tóxica) y es totalmente dependiente de los banqueros en quiebra y de sus agentes políticos, y está listo a acabar con toda democracia con solo apretar un botón.

CRISIS DE GRECIA

La mayoría de los gobiernos que representan la oligarquía europea y se esconden detrás de Berlín y Fráncfort tienen también un plan A: no ceder a las demandas de democracia de los ciudadanos europeos y utilizar la brutalidad para poner fin a su resistencia. Lo hemos visto en Grecia este mes de julio. ¿Por qué han podido estrangular al Gobierno elegido democráticamente de Grecia? Porque tenían también un plan B: expulsar a Grecia de la zona euro en las peores condiciones posiblesdestruyendo su sistema bancario y rematando su economía.

Frente a este chantaje, necesitamos nuestro propio plan Bpara combatir el plan B de las fuerzas más reaccionarias y antidemocráticas de Europa. Para reforzar nuestra posición frente a su compromiso brutal con políticas que sacrifican los intereses de la mayoría en beneficio de los intereses de una ínfima minoría. Pero también para afirmar de nuevo el simple principio de que Europa no es otra cosa que los europeos y de que las monedas no son instrumentos de tortura o armas para matar la democracia. Si no el euro no puede ser democratizado, si persisten en utilizarlo para estrangular a los pueblos, nos levantaremos, les miraremos y les diremos: “¡Inténtenlo al menos! Sus amenazas no nos dan miedo. Encontraremos un medio de dar a los europeos un sistema monetario que funcione con ellos, y no a sus expensas”.

Nuestro plan A para una Europa democrática, reforzado por un plan B que muestra que los poderes fácticos no pueden aterrorizarnos y someternos, debe ser sostenido por la mayoría de los europeos. Esto requiere un alto nivel de preparación. Los elementos técnicos serán enriquecidos gracias al debate. Un gran número de ideas están ya sobre la mesa: la introducción de sistemas paralelos de pago, monedas paralelas, la digitalización de las transacciones en euros para solucionar la falta de liquidez, sistemas de intercambio complementarios alrededor de una comunidad, la salida del euro y la transformación del euro en una moneda común.

Ninguna nación europea puede avanzar hacia su liberación desde el aislamiento. Nuestra visión es internacionalista. En previsión de lo que puede ocurrir en España, en Irlanda, por qué no de nuevo en Grecia según la evolución de la situación política, y en Francia en 2017, hay que trabajar concretamente todos juntos para crear un plan B que tenga en cuenta las características de cada país.

grecia_crisis

Proponemos, por tanto, la organización de una cumbre internacional para un plan B en Europa, abierta a los ciudadanos voluntarios, a las organizaciones y a los intelectuales. Esta conferencia podría tener lugar desde noviembre de 2015. Lanzaremos este proceso durante la Fiesta de l’Humanité [fiesta del Partido Comunista francés]. ¡Únanse a nosotros!

Firmantes:

Jean-Luc Mélenchon, diputado europeo, cofundador del Parti de Gauche (Francia).

Stefano Fassina, diputado, ex viceministro de Economía y Hacienda (Italia).

Zoe Konstantopoulou, presidente del Parlamento heleno (Grecia).

Oskar Lafontaine, exministro de Hacienda, cofundador de Die Linke (Alemania).

Yanis Varufakis, diputado, exministro de Hacienda (Grecia).

Un hombre hace la señal de la victoria en Atenas el 5 de julio de 2015. Los responsables del Banco Central Europeo probablemente mantengan el financiamiento de emergencia para los bancos de Grecia en los restringidos niveles actuales, dijeron el domingo personas con conocimiento del asunto, luego que los griegos rechazaron en un referendo un rescate financiero con condiciones. REUTERS/Yannis Behrakis
Un hombre hace la señal de la victoria en Atenas el 5 de julio de 2015. Los responsables del Banco Central Europeo probablemente mantengan el financiamiento de emergencia para los bancos de Grecia en los restringidos niveles actuales, dijeron el domingo personas con conocimiento del asunto, luego que los griegos rechazaron en un referendo un rescate financiero con condiciones. REUTERS/Yannis Behrakis

Sonambulismo partidista | La silla rota

Sonambulismo partidista | La silla rota.

Imagen partidos y dirigencias_460x290

Sonambulismo partidista

Está pendiente dar razones suficientes por las omisiones en la investigación sobre Ayotzinapa y la incompetencia ante la fuga de El Chapo.

JUAN ANTONIO LE CLERCQ | OPINIÓN |

La encuesta de Reforma sobre desconfianza en las instituciones, publicada el pasado 4 de agosto, ilustra dramáticamente el divorcio creciente entre los ciudadanos y las instituciones de nuestra democracia. De las instituciones sobre las que se consultó a los ciudadanos, únicamente la Iglesia y el Ejército alcanzan un nivel de confianza superior al 50%, mientras que las siete restantes generan una desconfianza por encima del 60 por ciento.

 

Lo que es más grave, hablamos de una tendencia que se ha incrementado claramente desde abril de 2013: La desconfianza en la Iglesia ha aumentado en este periodo en 5%, en el Ejército 18%, la CNDH 19%, el INE 14%, el gobierno de Peña Nieto 21% (la caída más pronunciada), el Congreso 4%, la Suprema Corte 18%, la Policía 12% y los partidos 11 por ciento. Parafraseando a Monsiváis, cifras para documentar nuestro optimismo.

 

Entre todas estas instituciones, el caso de los partidos es tal vez el más delicado. Las organizaciones políticas a través de las cuales ejercemos nuestro derecho a ser electos y a elegir autoridades y representantes, alcanzan una confianza de 16% en agosto de 2015, 9% menos que en abril de 2013. Calificación que en muchos sentidos es más que merecida.

 

¿Por qué tendrían que confiar los ciudadanos en organizaciones sumidas permanentemente en conflictos internos; que han generado graves escándalos relacionados de corrupción,  conflictos de interés o incluso colusión con el crimen organizado; que han sido incapaces de generar una oferta política coherente o relevante ante la crisis que enfrentamos; y que en algunos casos se han dado el lujo de violar la ley sistemática e impunemente?

 

La situación de nuestros partidos en 2015 recuerda a los sonámbulos de 1914 a los que refiere Christopher Clark, caminantes nocturnos que deambulan ciegos e inconscientes ante la catástrofe que se despliega ante ellos. Organismos que se mueven adormilados entre nuestra crisis con los ojos abiertos, pero incapaces de ver, escuchar y entender lo que les rodea más allá del sueño electoral.

 

Ahora los tres partidos principales (siempre que todavía podamos incluir en esa categoría al PRD) enfrentan la renovación de sus dirigencias. Procesos con retos semejantes, pero con problemáticas muy particulares. El reto común, su responsabilidad obligada, es restaurar su credibilidad ante la ciudadanía articulando una agenda política capaz de responder a la gravedad de la crisis política, economía y social que enfrenta México.

 

El PRI, que marcha en gira triunfal de su candidato de unidad (lo que en otros tiempos se denominaba dedazo), enfrenta el colapso del proyecto sexenal de su gobierno, una Presidencia pasmada desde mediados del año pasado y cuyos índices de aprobación se han derrumbado como resultado de su propia incapacidad para entender y reaccionar ante la crisis. El diagnóstico que hace la jerarquía priísta se resume en la declaratoria de fin de la sana distancia entre gobierno y partido. Toda una declaración de intenciones que habla sobre la forma de entender el ejercicio del gobierno y como la definición de un proyecto político hacia 2018.

 

Aunque es difícil pensar que basta con articular una cargada en torno al Presidente o con nutrir al proyecto de gobierno con más identidad priísta (cualquier cosa que eso signifique para Beltrones), para contener el desprestigio que ha arrastrado al gobierno hacia los sótanos de la credibilidad social. Crisis profunda que tiene origen en decisiones y omisiones del propio gobierno.

 

Desprestigio que se retroalimenta de la incapacidad para articular una narrativa coherente ante la crisis política: Falta una respuesta responsable ante los conflictos de interés y los arreglos con los contratistas favoritos; está pendiente dar razones suficientes por las omisiones en la investigación sobre Ayotzinapa y la incompetencia ante la fuga de El Chapo; no hay una explicación pública sobre el mediocre desempeño económico y el incremento en las cifras de pobreza.

 

A diferencia del PRI, que ha decidido optar por la experiencia y el colmillo de Beltrones, el PAN busca rejuvenecer su imagen a través de la candidatura de Ricardo Anaya, pues todo indica que cuenta con al menos 70% de la intención del voto panista. El dilema para el PAN es superar los conflictos entre sus señores de la guerra y articular un discurso opositor capaz de aprovechar el desprestigio del gobierno. Lo cual pasa necesariamente por la capacidad de Anaya para establecer un liderazgo realmente independiente a las personalidades y facciones que han dividido al PAN, desarrollar una agenda de oposición que responda a los problemas nacionales y, lo que Gustavo Madero fue incapaz de hacer, enfrentar con decisión y transparencia los casos de corrupción y uso indebido de recursos públicos que involucran legisladores y a gobiernos emanados de ese partido.  

 

El PRD se cuece aparte, su colapso hace pensar por momentos en crisis terminal. En un gesto extraño en nuestra democracia, Carlos Navarrete  se retira reconociendo que no cuenta con la fuerza y el capital político suficientes para conducir a su partido en un contexto marcado por la responsabilidad, la grave responsabilidad, de los gobiernos del PRD y su dirigencia nacional en el caso Ayotzinapa. La renovación, con la probable apuesta por un liderazgo joven, representa la oportunidad de oxigenar la imagen y agenda de un partido sobre el que pende la sombra de Morena. El problema consiste en el margen de maniobra que tendrá el nuevo dirigente perredista ante sus tribus clientelares, para definir un proyecto político, una plataforma pública y un discurso capaz de penetrar en una ciudadanía indignada con los partidos y desencantada de la política.

 

Lo que es indiscutible, es que nuestra democracia demanda partidos más fuertes, más representativos y, sobre todo, más responsables. Esperemos que los nuevas dirigencias lo entiendan y comiencen a ver y pensar más allá de los tiempos electorales. Más que ayudar, el sonambulismo partidista es un factor que está profundizando nuestra crisis nacional.

 

 

@ja_leclercq