Un optimismo con sentido común y el conocimiento, la opinión y la cloaca

Un optimismo con sentido común

Luis García Montero

Luis García Montero

19 agosto 2018

– Dame cretinos optimistas –decía un político a Juan de Mairena–, porque ya estoy hasta los pelos del pesimismo de nuestros sabios. Sin optimismo no vamos a ninguna parte.
– ¿Y qué me diría usted de un optimismo con sentido común?
– ¡Ah, miel sobre hojuelas! Pero ya sabe usted lo difícil que es eso.

En este diálogo entre el famoso personaje de Antonio Machado y un político de su tiempo se dicen verdades a medias. El político tradicional quiere sin duda movilizar a su país y necesita gente optimista. Pero son más útiles para él los necios dispuestos a comulgar con ruedas de molino que las personas con lucidez deseosas de fijar un sentido común alternativo. Así que en su miel sobre hojuelas hay una trampa que amarga el significado.

También podríamos aplicarle la misma prevención a Mairena. Parece reivindicar el optimismo, pero utiliza el espejo de su político para insinuar que bajo la piel del entusiasta hay un engañado. De ahí los juegos con nuestro estado de ánimo cuando decimos que un optimista es un pesimista mal informado o que un pesimista es un optimista inteligente. Este ir y venir, tan propio de ese escéptico bien intencionado que fue Juan de Mairena, o de ese ser receloso y buscador de esperanzas que se llamó Antonio Machado, merece una reflexión en el mundo de hoy.

Desde hace varias semanas escribo sobre palabras como verdad, bondad, política, hospitalidad, libertad, conocimiento y opinión. Mis consideraciones y los comentarios de los lectores de infoLibre no invitan a un consuelo inocente, sino a un conflicto. Hablar de bondad no supone dividir el mundo entre buenos y malos, sino responsabilizarnos de nuestros propios actos cada vez que actuamos o de nuestra palabras cuando opinamos. Hablar de verdad no supone la ingenuidad de apostar por una evidencia sin fisuras con vocación de dogma. La historia nos tiene muy avisados: los buenos son con frecuencia una amenaza cumplida en los relatos contados por los vencedores y el sentido común puede  legitimar con un peso de siglos las costumbres más injustas.

Volver a las palabras originales de la democracia para asumir sus conflictos, no sus falsos consuelos, me parece un buen camino en un momento en el que el pensamiento reaccionario impone políticas de odio y miedo como mecanismo de captación de voluntades. No es que haya primeros síntomas, es que la enfermedades del racismo y las identidades totalitarias vuelven a ser un griterío cadavérico en Europa. Por eso creo conveniente acentuar la reflexión ética sobre nuestras actitudes, y para ello nada mejor que reconocer que la ilusión democrática se cimienta en una serie de antinomias que nos hacen responsables últimos de nuestras decisiones. Quien nos lo quiere dar todo hecho, nos engaña con sus certezas.

El concepto de ciudadanía nació para hacernos iguales ante la ley. Un ciudadano es una abstracción, alguien que borra su identidad particular para igualarse con los demás. Todos somos iguales ante la ley. ¿Todos somos iguales? ¿Todas? Abrir el interrogatorio nos recuerda en el mundo de las abstracciones que existe identidad, es decir, la historia hecha individuo. Los ricos, los pobres, los hombres, las mujeres, los blancos, los negros, los gitanos, los homosexuales, los heterosexuales, ¿somos iguales ante la ley y la sociedad de la que depende nuestra ley? No se trata de negar el valor de una abstracción racional que busca la igualdad, pero tampoco debe negarse la existencia de identidades en el relato social. De ahí que sea necesario aceptar el conflicto, la antinomia entre dos principios que entran en contradicción, para responsabilizarnos éticamente de los equilibrios, los desequilibrios y las decisiones.

El optimismo con sentido común que propongo al hablar de bondad y verdad en democracia no pretende una resolución ingenua de los problemas en nombre de la condición humana; pero sí intenta afirmar que los seres humanos con convicciones democráticas estamos en condiciones de dar la batalla ante los que quieren imponer un pesimismo irracional basado en el odio, las consignas del miedo y el falseamiento de las estadísticas y los hechos.

¿De qué estoy hablando?, señor Martínez, preguntaría ahora Juan de Mairena a uno de sus alumnos para centrar el tema de la clase. Quizá el señor Martínez, avispado, podría contestar que se estaba hablando de los políticos que quieren pesimistas cretinos para sembrar a la vez odio y votos. Y quizá Mairena seguiría entonces meditando sobre aquellos líderes que nos hacen peores personas para solucionar con proclamas totalitarias la antinomia en la que descansa el concepto de ciudadanía.

El conocimiento, la opinión y la cloaca

Luis García Montero.

Consejo de Maquiavelo: No conviene irritar al enemigo.

Consejo que olvidó Maquiavelo: Procura que tu enemigo nunca tenga razón.

Juan de Mairena acudió a la memoria de Maquiavelo para hablar con sus alumnos sobre la acción política de tendencia progresista en España. Acostumbrado a la prepotencia de los señoritos, dispuestos siempre a considerar el país como una propiedad particular, juzgaba oportuno avisar de las cóleras desatadas por el corazón reaccionario, más testicular que pensativo, cada vez que siente amenazados sus privilegios seculares. Las iluminaciones del demagogo de taberna tienen su compañero de furias en el rencor del mandarín que ve peligrar su trono.

La convivencia democrática necesita respetar las normas, el tono, las fuentes y los jardines de las plazas públicas. El espacio público es connatural a la libertad de los individuos que comprenden lo que significa haber nacido en una sociedad y en una lengua materna, dos herencias que no pueden utilizarse como una propiedad privada. El ser individual que nos constituye tiene una dimensión colectiva no sólo inevitable, sino afortunada, para las personas que se toman en serio palabras como amor, verdad,bondad y poesía.

Cada cual sabe sus pasiones, sus caprichos y sus intereses, pero salir a lo público supone un esfuerzo por educarse, dialogar, llegar a acuerdos. Sentir la inquietud del conocimiento y la opinión. Conviene no olvidar esta inquietud del conocimiento y la opinión en el juego democrático, porque son palabras mayores que merecen respeto y cuidados. La ciudadanía exige igualdad de derechos, pero no debe confundir el valor del conocimiento con la opinión. Sería muy temerario que un enfermo se pusiese a discutir con un médico de medicina, aunque el médico hará bien en escuchar con atención al enfermo cuando habla de su cuerpo y sus dolores.

Esta inquietud entre el conocedor, que medita lo que opina la gente desde su propia experiencia, y el opinante, que se interesa por los que han estudiado en profundidad una ciencia, una historia o un conflicto, podría ser el suelo de la llamada opinión pública, un acuerdo mayoritario en el que las opiniones y el conocimiento buscan un equilibrio a la hora de presentarse en sociedad. Lo público no es una suma de voces individuales, sino la configuración de un contrato para la convivencia.

La opinión pública, como las instituciones públicas, se edifica como bien común. Entre el elitismo del sabio y la voluntad democrática de igualdad, levantamos las instituciones como punto de encuentro capaz de prevenir tanto la tecnocracia exclusiva como el fanatismo sin escrúpulos.

Machado prevenía en 1934 de una situación que no resulta extraña a la sociedad de hoy. Aunque uno se empeñe en no tratar a nadie como enemigo y en darle agua a cualquiera que tenga sed, la temperatura de las redes sociales, que empapan con demasiada frecuencia los medios de comunicación más reaccionarios, tienden a corromper el agua y a convertir la opinión en cloaca. No ya el conocimiento, sino el derecho sagrado a la opinión, se humillan en una catarata de calumnias, mentiras programadas, insultos, realidades virtuales y desprecios. El orgullo del analfabeto se funde en las cloacas con la mala educación de los bravucones, felices de que le rían las gracias los cinco descerebrados que apuran en manada el mal olor de las alcantarillas.

Una sociedad que confunde la opinión pública con las cloacas pone las cosas muy cuesta arriba a los esfuerzos del conocimiento, el respeto a la opinión y la fraternidad democrática.

Para evitar que las calles y las plazas se conviertan en un vertedero propicio a las ratas, conviene recordar los dos consejos machadianos. Importa ser prudente, prever las reacciones del enemigo y cuidar las apariencias tanto como los propósitos. Estas botas de pasos prudentes son un equipaje decisivo para quien está dispuesto a no quedarse quieto. Pero, sobre todo, importa entender el consejo que se le olvidó a Maquiavelo: que el enemigo nunca tenga razón.

El problema grave de la cloaca es que nos empuja a perderle el respeto a la opinión pública, nos acostumbra al cinismo del espectáculo de un mundo amotinado, nos envuelve en el humo de las mentiras y puede hacer que perdamos el sentido de nuestra propia verdad. El primer objetivo de los malvados es convertirnos en uno de ellos.

Anuncios

Manuel Azaña, el político que pensaba y escribía, y una lectura recomendada

Eco Republicano | Diario República Española

Manuel Azaña, el político que pensaba y escribía

 Manuel Azaña, el político que pensaba y escribía

Juan Ángel Juaristo | Cuarto Poder

El arma de las letras (Reino de Cordelia) es el cuarto tomo, y último, de una antología de escritos de Manuel Azaña que José Esteban ha preparado siguiendo un esquema temático, de enorme importancia pedagógica pues aunque estos escritos pueden conseguirse en sus Obras Completas, la dificultad de acceder a esa edición, amén del desconocimiento que sobre Azaña afecta a la mayoría de los españoles, aconsejan acercarse de las manera más idónea a través de una buena selección de sus escritos: Así, Gentes de mi tiempo, dedicado a figuras del mundo cultural y político contemporáneos del político español, como Unamuno, Benavente, Valle Inclán, Ortega y Gasset o Marcel Proust; A la altura de las circunstancias, que trata de escritos sobre la guerra civil, de seguro el tomo más amargo de los cuatro de que consta la antología y que es obra de Isabelo Herreros, gran especialista en Azaña, y donde se recogen textos que nos hablan de la crueldad de los sublevados, de los errores que se cometieron en el bando republicano y de un documento de extrema importancia por lo que contiene de confesión personal, la carta que dirigió al político conservador Ángel Ossorio, amigo suyo, y donde le da cuenta de las circunstancias de su salida a Francia y Tierras de España, escritos sobre los paisajes y los paisanajes de un país que fue preocupación principal de su manera de pensar, un país del que recoge la herencia pesimista de la mirada que sobre su devenir tuvo la Generación del 98 y que la generación de Azaña, la llamada del 14, intentará cambiar para colocarla a la altura de los tiempos, en consonancia con la hora europea…

Es esta una selección de escritos de cierta importancia porque describe a la perfección la obsesión de Azaña por las figuras españolas del XIX, como si con ese gesto quisiera dar la razón a la retórica que afectó al bando nacionalista en plena efervescencia en el guerra civil cuando decían que querían extirpar de España ese pus liberal al que le gustaba el siglo XIX con su desgraciado positivismo, su materialismo, su tendencia al parlamentarismo y la democracia, abandonando la hora mística de nuestro antiguo pasado imperial y delirios así. En realidad esta selección de escritos que ha realizado José Esteban demuestra que Azaña recoge la herencia del 98 y, con mirada lúcida y distante, analiza las entrañas de la decadencia extrema de un país que apenas dos siglos antes había sido la mayor potencia imperial del mundo. El libro, además, incluye el prólogo que Azaña hizo de La Biblia en España, amén de traducirlo, de George Borrow, uno de los testimonios más exactos de cómo era nuestro país en el siglo XIX, y que se muestra como guía, es el primer artículo de la antología, de todos los escritos que el lector se encontrará posteriormente.

Así, Juan Valera; sus amigos del Ateneo de Madrid, del que fue presidente desde junio de 1930; la reseña que hace de Belarmino y Apolonio, de Pérez de Ayala, una narración y un autor que tuvo su importancia en aquellos años y que hoy nadie lee; el magnífico retrato de Ramón del Valle Inclán, autor al que admiraba sobremanera y del que también se recoge en esta antología el obituario que dedicó Azaña a la muerte del autor de El ruedo ibérico; cómo no, Cervantes y la particular visión que Azaña da de su Quijote; Joaquín Costa y su concepto de cirujano de hierro, idea muy en boga en su tiempo, el ejemplo más preclaro era el de Benito Mussolini, y que Azaña detestaba, quizá porque intuía el peligro que para su país representaba tal consigna, que muchos repetían al modo de un loro provisto de un altavoz; en fin, Ángel Ganivet y su Idearium, al que Azaña critica con lucidez mientras incide en una visión nueva de la rebelión de los Comuneros de Castilla contra el Emperador Carlos…

Pero lo más interesante del libro es el de demostrar en cierta manera que , lejos de ser el escritor frustrado que por deberes a la Patria se mete en política, concepto muy en boga en muchos años y que Hugh Thomas avala en su magnífica La guerra civil española, Azaña fue “un político que pensaba y escribía”, en feliz frase de Santos Juliá y que José Esteban avala en el prólogo que escribe para este libro donde llega a comparar los análisis históricos de Azaña a los de historiadores como José Antonio Maravall o Rafael Altamira…

Escribe José Esteban en el prólogo: “Hemos cumplido, pues, nuestros objetivos y, al menos, o en gran parte, los fines propuestos. Creemos haber acercado a un más amplio público sus escritos y los hemos sacado de las manos de los especialistas”

De eso se trata.

Fuente: Cuarto Poder

 Lectura recomendada:

Cahiers de civilisation espagnole contemporaine

De 1808 au temps présent

Manuel Azaña : biografía y obras completas

Santos Juliá

Notes de l’auteur

Las páginas que siguen son una adaptación de la “Presentación” de mi Vida y tiempo de Manuel Azaña, 1880-1940, Madrid, Taurus, 2008, y de las palabras que pronuncié en el acto de presentación de mi edición de Manuel Azaña, Obras Completas, 7 volúmenes, Madrid, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 2007, que con el título “Manuel Azaña, siete estereotipos”, publicó Claves de Razón Práctica, 180 (marzo 2008) p. 50-57.

Enlace: 

https://journals.openedition.org/ccec/3775

 

 

31 de Marzo, el Presidente Barack Obama declara este día como el Día de César Chávez..

La Red Social Global JesToryAS: César Chávez César Chávez      Buen inicio de semana para todas(os), ahora que resurge la enorme figura de César Chávez, me encontré un articulo muy interesante de mis Amigos de la EPA sobre él; se los comparto en el cuerpo de este coreo y en datos adjuntos, un abrazo     Mi primera "introducción"' a César Chávez, defensor de los trabajadores agrícolas y líder obrero Robert F. Kennedy y César Chávez

31 DE MARZO DE 2011

El Presidente Barack Obama declara este día como el Día de César Chávez.

La casa Blanca
Oficina del Secretario de Prensa
30 de marzo de 2011

Proclamación Presidencial – Día de César Chávez

UNA PROCLAMACIÓN

       La historia de progreso de nuestra nación es rica en luchas profundas y grandes sacrificios, marcados por los actos desinteresados ​​y el liderazgo intrépido de notables estadounidenses. Un verdadero campeón de la justicia, César Chávez defendió y ganó muchos de los derechos y beneficios que ahora disfrutamos, y su espíritu vive en las manos y en los corazones de las mujeres y hombres que trabajan hoy en día. Al celebrar el aniversario de su nacimiento, honramos las victorias duraderas de César Chávez para los trabajadores estadounidenses y sus nobles métodos para lograrlos.

     Criado en los campos de Arizona y California, César Chávez enfrentó penurias e injusticias desde una edad temprana. En ese momento, los trabajadores agrícolas trabajaban en las sombras de la sociedad, vulnerables al abuso y la explotación. Familias como la de Chávez estaban empobrecidas; expuesto a condiciones de trabajo peligrosas y plaguicidas peligrosos; y a menudo se les niega el agua potable, los inodoros y otras necesidades básicas.

     César Chávez vio la necesidad del cambio y tomó una valiente decisión de trabajar para mejorar las vidas de sus compañeros de trabajo agrícola. A través de boicots y ayunos, condujo a otros por un camino de no violencia concebido en un estudio cuidadoso de las enseñanzas de San Francisco de Asís y Mahatma Gandhi, y en el poderoso ejemplo de Martin Luther King, Jr. Se convirtió en un organizador de la comunidad y comenzó su defensa de por vida para proteger y empoderar a las personas. Con un liderazgo tranquilo y una voz poderosa, Cesar fundó United Farm Workers (UFW) con Dolores Huerta, lanzando uno de los movimientos sociales más inspiradores de nuestra Nación.

     El legado de César Chávez brinda lecciones de las cuales todos los estadounidenses pueden aprender. Una persona puede cambiar el curso de una nación y mejorar la vida de innumerables personas. César dijo una vez: “La no violencia no es la inacción … La no violencia es un trabajo duro. Es la disposición a sacrificarse, es la paciencia para ganar”. De sus logros inspiradores, hemos aprendido que la justicia social requiere acción, altruismo y compromiso. Mientras enfrentamos los desafíos de nuestros días, hagámoslo con la esperanza y la determinación de César Chávez, haciéndose eco de las palabras que fueron su grito de guerra y que siguen inspirando a tantos hoy, “Sí, se puede” – “Sí, nosotros” poder.”

     AHORA, POR LO TANTO, YO, BARACK OBAMA, Presidente de los Estados Unidos de América, en virtud de la autoridad que me otorgan la Constitución y las leyes de los Estados Unidos, proclamo el 31 de marzo de cada año como el Día de César Chávez.

Exhorto a todos los estadounidenses a observar este día con un servicio adecuado, una comunidad y programas educativos para honrar el legado duradero de César Chávez.

     EN FE DE LO CUAL, suscribo la presente este trigésimo día de marzo, en el año de Nuestro Señor, dos mil once, y de la Independencia de los Estados Unidos de América, el doscientos treinta y cinco.

BARACK OBAMA

United Farm Workers Leader Cesar Chavez with VP Dolores Heurta During Grape Pickers' Strike      One of the most influential people in my life. Most of my family has walked by his side.

 

Mi primera “introducción”‘ a César Chávez, defensor de los trabajadores agrícolas y líder obrero

2014 MARCH 31

Por Jim Jones

En marzo del 1968, el senador de EE.UU. y candidato presidencial Robert F. Kennedy se unió a César Chávez y 8,000 trabajadores agrícolas en Delano, CA para poner fin a la huelga de hambre de 25 días de Chávez. A pesar de que era joven, la imagen del Sr. Kennedy y del Sr. Chávez en la televisión se me grabó en la mente. Era la primera vez que yo escuchaba acerca de las huelgas de hambre y aprendí que había gente en este país, particularmente los trabajadores agrícolas, a los cuales no se les trataba justamente. Esa fue mi primera introducción a la necesidad de la justicia social.

En la actualidad, soy un administrador adjunto en la Agencia de Protección Ambiental y una de mis responsabilidades es ayudar a asegurar que las protecciones de la exposición a pesticidas estén en vigor para los trabajadores agrícolas. Dos millones de trabajadores agrícolas cultivan, cuidan, cosechan nuestros alimentos. Ellos merecen estar protegidos.

Durante esta semana, la 15ta Semana de Concienciación del Trabajador Agrícola anual que concluye con un día nacional para conmemorar el legado de César Chavez, reconocemos la importante contribución de los trabajadores agrícolas a nuestra economía y a nuestras comunidades locales.

Durante los últimos dos años, he visitado campos y granjas de trabajadores agrícolas en todo el país, incluyendo algunos en Michigan, Florida, y Carolina del Norte. Me chocaron varias cosas:

  1. Los trabajadores agrícolas trabajan largas jornadas extenuantes y extensas períodos de cosecha bajo el calor y la lluvia y muchas veces madrugan y trabajan hasta el anochecer.
  2. Están sujetos a la exposición a plaguicidas como ninguna otra persona en este país. Ellos aplican pesticidas y trabajan en contacto directo con las cosechas que todavía tienen residuos de pesticidas. Piense en estos escenarios cuando coja el fruto rodeado de las hojas del árbol.
  3. Tienen muy poca capacitación y adiestramiento en asuntos de seguridad. Muchos trabajadores agrícolas me dijeron que no habían recibido ningún tipo de entrenamiento de seguridad. En la actualidad se requiere que los trabajadores agrícolas reciban entrenamiento cada 5 años. (Estamos proponiendo cambiarlo a un entrenamiento anual y mejorarlo para que los trabajadores entiendan el conjunto de protecciones que se les ofrece).
  4. Ellos se sienten vulnerables. Ellos están preocupados de que puedan ser deportados o de que los despidan si se quejan. Ellos no se sienten cómodos tomando tiempo libre si se sienten enfermos por los plaguicidas o por otros asuntos de salud.

Por estas y otras razones, la agencia propuso revisiones a la Norma de Protección del Trabajador Agricola, actualizando la regulación de hace 20 años para proveer mayores protecciones a los trabajadores agrícolas de la exposición a plaguicidas.

Los nuevos requisitos propuestos incluyen adiestramiento mandatorio sobre el manejo seguro de pesticidas casa año, además áreas de amortiguamiento de 25 a 100 pies alrededor de los campos en los cuales se prohíbe la entrada donde los pesticidas han sido aplicados, por primera vez se requiera la edad mínima para el manejo de pesticidas, rotulación mandatoria con rótulos de alerta alrededor de las áreas tratadas con los pesticidas más peligrosos, contabilidad de documentos mandatorios por dos años, y el hacer la información sobre los peligros de los plaguicidas y sus aplicaciones disponibles para los trabajadores agrícolas y las personas que abogan por sus derechos. Sin embargo, la propuesta norma continúa las exenciones para granjas familiares.

 

Continúa Obama impulsando su propuesta de Wall Street 18 ene. 2010

“La lucha del hombre contra el poder es la lucha de la memoria contra el olvido”. Milan Kundera.

El pueblo contra el poder en una permanente lucha por preservar la memoria histórica y sus ancestrales costumbres tarde o temprano habrá de triunfar.

Lo que fue en 2001 la burbuja “punto com”, en 2004 la burbuja alimentaria y de las materias primas y la burbuja inmobiliaria en 2004, derivaron y explotaron en 2007  como la crisis financiera en global que en 2008 tomó dimensiones de crisis económica global como la segunda gran depresión del capitalismo en la historia.

Todos los gobiernos la minimizaron y pretendieron enfrentarla con las recetas tradicionales, cargándole al pueblo los enormes costos beneficiando a los banqueros irresponsables y a los grandes corporativos como siempre.

En 2009 el Presidente Obama lanzó para su país y apara el mundo una propuesta de reforma del sistema financiero que llamó como la Reforma de Wall Street; un conjunto de reformas financieras de sentido común que logró que los costos de la crisis fueran finalmente pagados, asumidos, por los causantes de la crisis. Sin más se los comparto de nuevo.

Creo que con la lectura de éste magnífico documento, como me sucedió, les quedarán explicadas muchas cosas y causas del porque estamos tan mal en todas partes y entender que todavía vivimos los nefastos efectos de aquella la primera crisis económica global que se gestó al iniciar el sigloXXI y estalló como una bomba atómica hace casi 10 años. Releer y repensar el pasado para entender mejor el presente y cambiarlo.

Jesús Torres Navarro.

Continúa Obama impulsando su propuesta de Wall Street 18 ene. 2010

Trascripción del discurso del Presidente Barack Obama del 16 de Enero del 2010.
La Casa Blanca Oficina del Secretario de Prensa.
Para su inmediata publicación 16 de enero 2010 

Dirección Semanal:

El Presidente Obama promete “cobrar hasta el último centavo” de los fondos de los contribuyentes que ayudaron a “rescatar” a los grandes bancos.

WASHINGTON – En el discurso de esta semana, el Presidente Barack Obama propuso una tasa de impuestos sobre las principales firmas financieras para recuperar – en nombre de los contribuyentes americanos – los $ 700 mil millones pagados por el TARP (una especie de fobaproa), diciendo que “queremos que el dinero de los contribuyentes se les devuelva y vamos a recoger hasta el último centavo.” La propuesta del Presidente sólo afectará a las instituciones financieras más grandes con más deuda, por lo que no sólo ayudará a recuperar los fondos del rescate y reducir el déficit, sino también acabará con algunas de las prácticas bancarias que llevaron a la crisis financiera.

El audio y el vídeo estará disponible en línea en http://www.whitehouse.gov , a las 6:00 am ET, Sábado, 16 de enero 2010.

Discurso del Presidente Barack Obama 

Preparado para ser pronunciado

 Weekly Dirección

16 de enero 2010

En los últimos dos años, más de siete millones de estadounidenses han perdido sus puestos de trabajo. Un sinfín de empresas se han visto obligados a cerrar sus puertas. Pocas familias han escapado del dolor de esta recesión terrible. Rara vez pasa un día que no escucho lamentos de la gente que está sufriendo. Por eso hemos empujado tan duro para reconstruir esta economía.

Pero incluso mientras seguimos trabajando sin descanso para, a nuestra manera, de salir de este hoyo, es importante que nos ocupemos de lo que nos llevó a tal  profundidad de recesión, en primer lugar. Gran parte de esta recesión fue causada por la irresponsabilidad de los bancos y financieras las instituciones de Wall Street. Las enormes empresas financieras y no financieras tomaron riesgos imprudentes en la búsqueda de beneficios a corto plazo y bonos a sus ejecutivos por las nubes. Jugaron con dinero prestado, sin el control suficiente respecto de las consecuencias. Y cuando perdieron, perdieron grandes cantidades. Hace poco más de un año, muchas de las más grandes y antiguas empresas financieras en el mundo estuvieron al borde del colapso, agobiadas por las consecuencias de sus decisiones irresponsables. Esta crisis financiera casi tiró a la economía en su conjunto en una segunda Gran Depresión.

Como resultado, el pueblo estadounidense – que luchan por su propio derecho – ha sido colocado en una posición profundamente injusta y poco satisfactoria. A pesar de que estas empresas financieras se enfrentan a una crisis en gran medida de su propia creación, su fracaso podría haber conducido a un desastre aún mayor para el país. Esa es la razón por la que la administración anterior inició un programa – el Programa de Alivio de Activos en Problemas, o TARP – proporcionó a estas instituciones financieras los fondos para sobrevivir a la crisis que ayudaron a desatar. Era una cosa desagradable pero necesaria hacerla.

Muchos temían inicialmente que la mayoría de los 700 mil millones de dólares en dinero del TARP se perderían. Pero cuando mi Gobierno llegó al poder, hemos puesto en marcha reglas rigurosas para la rendición de cuentas y la transparencia, lo que reducirá el coste del plan de rescate de manera espectacular. Hemos recuperado la mayor parte del dinero que se proporcionó a los bancos. Es una buena noticia, pero en lo que a mí respecta, no es suficiente. Queremos que el dinero de los contribuyentes les sea devuelto, y vamos a cobrar cada centavo.

Por eso, esta semana, he propuesto una nueva tasa sobre las principales firmas financieras para compensar al pueblo estadounidense por la extraordinaria asistencia que proporcionaron a la industria financiera. Y la tasa estaría en vigor hasta que el contribuyente estadounidense recupere todo. Sólo las empresas financieras más grandes con más de $ 50 mil millones en activos, los bancos de la comunidad  no se verán afectados. Y entre más grande sea la empresaa – y la deuda que posee – cuanto mayor sea la tasa. Debido a que no sólo vamos a recuperar nuestro dinero y ayudar reducir el déficit, vamos a atacar algunas de las prácticas bancarias que llevaron a la crisis.

Eso es importante. El hecho es que las empresas financieras desempeñan un papel esencial en nuestra economía. Proporcionan el capital y crédito a familias que compran viviendas, a los estudiantes que asisten a la universidad, a las empresas que buscan crearse o ampliarse. Esto es fundamental para nuestra recuperación. Por ello, nuestro objetivo en este cargo – y con las reformas financieras de sentido común que buscamos – no es castigar a la industria financiera. Nuestra meta es prevenir el abuso y el exceso que casi condujo a su colapso. Nuestro objetivo es promover las relaciones equitativas y castigar a los que el jugaron con sistema, para fomentar un crecimiento sostenido y desalentar las burbujas especulativas que inevitablemente estallan. En última instancia, está en el interés común del sector financiero y el pueblo estadounidense.

Por supuesto, me gustaría que los bancos se adhieran a este sentido de responsabilidad mutua. Hasta ahora, sin embargo, han combatido ferozmente a la reforma financiera. La industria incluso ha unido fuerzas con el partido de la oposición para lanzar una campaña masiva de cabildeo en contra de las normas de sentido común para proteger a los consumidores y evitar otra crisis.

Ahora, como un reloj, los bancos y los políticos que se oponen a la reforma ya están tratando de evitar esta tasa entre en efecto. Empresas que cosecharon miles de millones de dólares en ganancias, y repartiendo más dinero en bonos y compensaciones que nunca antes en la historia, ahora están alegando su pobreza. Es algo digno de ver.

Quienes se oponen a esta tasa a los bancos dicen que no pueden permitir que pague el pueblo estadounidense, sin pasar el costo a sus accionistas y clientes. Pero eso es difícil de creer cuando hay informes de que en Wall Street se va a entregar más dinero en bonos y que el costo de las indemnizaciones de este año equivalen al costo de esta tasa en los próximos diez años. Si las grandes empresas financieras pueden dar bonos masivos, pueden permitirse el lujo de pagarle al pueblo estadounidense.

Quienes se oponen a esta tasa también han tenido la audacia de sugerir que de alguna manera es injusta. Que debido a que estas empresas ya han regresado lo que pidieron prestado directamente, han cumplido con su obligación. Pero ignoran deliberadamente el hecho de que toda la industria se benefició no sólo del rescate, sino de la asistencia prestada a AIG y propietarios de viviendas, y una de las muchas acciones de emergencia sin precedentes, tomada por la Reserva Federal, la FDIC y otros, para evitar un colapso financiero. Y pasa por alto una injusticia mucho mayor: adherir al contribuyente estadounidense con el proyecto de ley.

Eso es inaceptable para mí y para el pueblo estadounidense. Nosotros no vamos a dejar que Wall Street tome el dinero y corra. Vamos a pasar este gravamen en la ley. Y yo voy a seguir trabajando con el Congreso en reformas de sentido común financiero para proteger a las personas y la economía de este tipo de crisis costosa y dolorosa que acabamos de atravesar. Porque después de unos muy duros dos años, después de una crisis que ha causado tantos estragos, si hay una lección que podemos aprender, es esta: no podemos volver a la normalidad.

Muchas gracias.

Publicado por Jesús Torres Navarro en lunes, enero 18, 2010 

También lo publiqué en facebook: 

Las grandes empresas financieras deben asumir su responsabilidad en la crisis

Un espacio para expresar libremente tus ideas políticas, tus puntos de vista y para unir en la defensa del desarrollo de la verdadera Democracia y el fortalecimiento de las clases medias en todos los…

 

Levantamientos populares en Wisconsin y el Medio Oriente. Publicado el 24 de febrero de 2011.

a través de Levantamientos populares en Wisconsin y el Medio Oriente

Releer y repensar el pasado para entender mejor el presente, pero no basta con entender el mundo y porque es así es necesario hacer algo para cambiarlo; aportar nuestra inteligencia y esforzarnos por construir hoy un mundo mejor para nosotros, nuestros hijos y nuestros nietos, pienso que solo así le daremos sentido a la vida.

Es triste y muy lamentable el momento actual, y no solo en mi país México sino en el mundo entero, quien piense que el estado de cosas en este momento es producto del mal gobierno actual, de la llegada de Trump a la presidencia, de las ambiciones de Putin, etc. permítanme decirles que no es así. Estamos así porque continuamos viviendo a la sombra de la gran crisis económica global que estalló en 2007 – 2008, hace 10 años.

Ante el avance incontenible del fascismo, el odio, la exclusión, el racismo y el nacionalismo trasnochado contra los derechos humanos en prácticamente todos los países es imprescindible retomar la lucha global de los ciudadanos pensantes al margen de los gobiernos y de los partidos. Retomar el espíritu mutualista global de los levantamientos  populares del 2011 y reactivar la word revolution con acciones locales con visión y alcance global.

Jesús Torres Navarro. 

Levantamientos populares: de Medio Oriente al Medio Oeste

Escuche (en español)

Por Amy Goodman

Cerca de ochenta mil personas marcharon el sábado al Capitolio del estado de Wisconsin en Madison, como parte de una creciente protesta contra el intento del flamante gobernador republicano Scott Walker, no solo de acosar a los sindicatos que nuclean a los empleados públicos, sino de desarticularlos. El levantamiento popular de Madison sucede inmediatamente después de los de Medio Oriente. Un estudiante universitario veterano de la guerra de Irak, llevaba un cartel que decía “Fui a Irak y ¿volví a mi casa en Egipto?” Otro decía, “Walker: el Mubarak del Medio Oeste”.

Del mismo modo, en Madison circuló una foto de un joven en una manifestación en El Cairo con un cartel que decía “Egipto apoya a los trabajadores de Wisconsin: el mismo mundo, el mismo dolor”. Mientras tanto, en un intento por derrocar al eterno dictador Muammar Gaddafi, los libios siguen desafiando la violenta ofensiva del gobierno, al tiempo que más de 10.000 personas marcharon el martes en Columbus, Ohio para oponerse al intento del gobernador republicano John Kasich de dar un golpe de estado legislativo en contra de los sindicatos.

Hace apenas algunas semanas, la solidaridad entre jóvenes egipcios y policías de Wisconsin, o entre trabajadores libios y empleados públicos de Ohio, hubiera parecido increíble.

El levantamiento en Túnez fue provocado por el suicidio de un joven llamado Mohamed Bouazizi, egresado universitario de 26 años de edad, que no podía encontrar trabajo en su profesión. Mientras vendía frutas y verduras en el mercado, en repetidas oportunidades fue víctima de maltrato por parte de las autoridades tunecinas que en un momento le terminaron confiscando la balanza. Completamente frustrado se prendió fuego, chispa que encendió las protestas que se convirtieron en una ola revolucionaria en Medio Oriente y Norte de África. Durante décadas, la gente de la región ha vivido bajo dictaduras –muchas de las cuales reciben ayuda militar de Estados Unidos-, ha sufrido violaciones a los derechos humanos, además de tener bajos ingresos, altas tasas de desempleo y prácticamente ninguna libertad de expresión. Todo esto mientras las élites amasaban fortunas.

En los conflictos que vemos hoy en Wisconsin y Ohio hay un trasfondo semejante. La “Gran Recesión” de 2008, según el economista Dean Baker, ingresó en su trigésimo séptimo mes sin señales de mejoría. En un documento reciente, Baker dice que debido a la crisis financiera “muchos políticos argumentan que es necesario reducir en forma drástica las generosas jubilaciones del sector público, y de ser posible, no cumplir con las obligaciones jubilatorias ya asumidas. Gran parte del déficit en el sistema jubilatorio se debe a la caída de la bolsa de valores en los años 2007-2009”.

En otras palabras, los mercachifles de Wall Street que vendían las complejas acciones respaldadas por hipotecas que provocaron el colapso financiero, son quienes causaron el déficit en las pensiones. El periodista ganador del premio Pulitzer, David Cay Johnston dijo recientemente: “El empleado estatal promedio de Wisconsin gana 24.500 dólares al año. No se trata de una gran jubilación; el 15 por ciento del dinero destinado a esta jubilación anualmente es lo que se le paga a Wall Street por administrarlo. Es realmente un porcentaje demasiado alto para pagarle a Wall Street por administrar el dinero”.

Entonces, mientras la banca de inversión recorta un enorme porcentaje de los fondos jubilatorios, los trabajadores son demonizados y se les pide que hagan sacrificios. Los que provocaron el problema en cambio, luego obtuvieron rescates generosos, ahora reciben altísimos salarios y bonificaciones y no están siendo responsabilizados. Si rastreamos el origen el dinero, resulta que la campaña de Walker fue financiada por los tristemente célebres hermanos Koch, grandes patrocinadores de las organizaciones que forman el movimiento conservador tea party. Además donaron un millón de dólares a la Asociación de Gobernadores Republicanos, que otorgó un apoyo significativo a la campaña de Walker. Entonces, ¿acaso resulta sorprendente que Walker apoye a las empresas al otorgarles exenciones impositivas y que haya lanzando una gran campaña contra los empleados del sector público sindicalizados?

Uno de los sindicatos que Walter y Kasich en Ohio tienen en la mira es la Federación Estadounidense de Empleados Estatales, de Condados y Municipales (AFSCME, por sus siglas en inglés). El sindicato fue fundado en 1932, en medio de la Gran Depresión, en Madison. Tiene 1,6 millones de afiliados, entre quienes hay enfermeros, personal penitenciario, personal de guarderías, técnicos de emergencias médicas y trabajadores de la salud. Vale la pena recordar, en este Mes de la Historia Negra, que la lucha de los trabajadores de la salud del local Nº 1733 de AFSCME hizo que Dr. Martin Luther King Jr. fuera a Memphis, Tennessee, en abril de 1968. Como me dijo el Reverendo Jesse Jackson cuando marchaba junto a los estudiantes y sus profesores sindicalizados en Madison el martes pasado: “El último acto del Dr. King sobre la tierra, su viaje a Memphis, Tennessee, fue por el derecho de los trabajadores a negociar convenios colectivos de trabajo y el derecho al descuento de la cuota sindical de su salario. No es posible beneficiar a los ricos, mientras se deja a los pobres sin nada”.

Los trabajadores de Egipto, formando una coalición extraordinaria con los jóvenes, tuvieron un papel decisivo en el derrocamiento del régimen de ese país. En las calles de Madison, bajo la cúpula del Capitolio, se está produciendo otra muestra de solidaridad. Los trabajadores de Wisconsin hicieron concesiones en sus salarios y jubilaciones, pero no renunciarán al derecho a negociar convenios colectivos de trabajo. En este momento sería inteligente que Walker negociara. No es una buena época para los tiranos.

———————-

Denis Moynihan colaboró en la producción periodística de esta columna.

© 2011 Amy Goodman

Texto en inglés traducido por Mercedes Camps, editado por Gabriela Díaz Cortez y Democracy Now! en español, spanish@democracynow.org

Amy Goodman es la conductora de Democracy Now!, un noticiero internacional que se emite diariamente en más de 600 emisoras de radio y televisión en inglés y en más de 300 en español. Es co-autora del libro “Los que luchan contra el sistema: Héroes ordinarios en tiempos extraordinarios en Estados Unidos”, editado por Le Monde Diplomatique Cono Sur.

 

Esta Transición la va ganando la derecha

infolibre Periodismo libre e independiente

Esta Transición la va ganando la derecha

   Publicada 15/01/2018.

EN TRANSICIÓN

Se cumplen diez años del inicio de la crisis económica, financiera, política, social, cultural y de valores que inauguró una nueva etapa en la historia de Occidente. En España somos muchos los que hablamos de “una segunda transición”, aunque pueda denominarse con otras expresiones similares.

Al estallido de la crisis, los recortes y el desconcierto le siguió el 15M como un movimiento de indignación que venía a poner en evidencia que el rey estaba desnudo y que el sistema había fallado. El 15M, desde las plazas, dejó muchas lecciones, algunas de ellas fundamentales para entender ciertos fenómenos que se han producido después. Nos enseñó que no estábamos ante una crisis sino ante un cambio de sistema, dejó a las claras que era imprescindible iniciar esa segunda transición en España para renovar el contrato social suscrito en el 78, y sobre todo, algo que solemos pasar por alto: que la política debe ser útil y servir para resolver los problemas de la sociedad. De lo contrario, queda deslegitimada. Si sirve a los intereses de unos pocos –el sector financiero, las élites económicas, una parte de la sociedad–, no podemos hablar de democracia. Pero si no es capaz de solucionar los problemas reales del conjunto de la población, tampoco podemos hablar de política democrática desde la óptica de la legitimidad.

La enorme movilización que vivimos en todo el territorio español en aquella primavera de 2011 y el surgimiento, un tiempo después, de nuevas formaciones políticas con discursos, formatos y caras (algunas) nuevas, supusieron una oleada de ilusión y entusiasmo que los que nacimos ya en democracia no habíamos conocido nunca.  Quizá porque veníamos de varias décadas sin grandes ilusiones; quizá porque todo esto coincidió con la amplificación que de ello hicieron las redes sociales y nuevos medios de comunicación; quizá porque el ser humano necesita la esperanza como el aire para vivir; o por una mezcla de todo. El caso es que se generó un espejismo según el cual la segunda transición, el nuevo modelo, la nueva economía ligada al conocimiento, y las nuevas tendencias de todo, evolucionarían a mejor. Sarkozy y González hablaban de reinventar el capitalismo. Lo que no concretaron nunca fue hacia dónde.

Ahora, diez años después del inicio de la crisis, proliferan las reflexiones y las publicaciones que intentan hacer balance de esta década. No os voy a aburrir con datos, pero sí me gustaría señalar un par de ideas que dibujan cómo ha quedado España tras esta crisis: es el Estado de la UE donde los trabajadores hemos soportado mayores recortes de los salarios reales durante la crisis, es el segundo país europeo desde 2013 –después de Lituania– con mayor índice de desigualdad medida con el índice de Gini, y uno de los alberga mayores diferencias entre los directivos que más cobran y el sueldo de un trabajador medio, sólo detrás de Estados Unidos y Canadá. Estas ideas son algunas de las que llevan a Antón Costas en su reciente obra El final del desconcierto a hablar de la España actual como un país “sin contrato social”.

Contrato social que en el 2011 pensamos que podría renovarse con las lecciones aprendidas de la crisis, enmendando errores y deberes pendientes que dejó el 78 y otros nuevos problemas que han ido surgiendo con los años. Sin embargo, hoy empezamos a comprobar que esto no ha sido así. La “Constitución del 15M” que anunció Pedro Sánchez hace unos días no parece tener muchos visos de realidad a la luz de lo que vamos viendo en la comisión de reforma constitucional recientemente inaugurada, con los padres de la criatura intentando defender su creación y admitiendo reformas mínimas como mal menor, y un PP que no está dispuesto a transigir ni con un ligero maquillaje.

En Podemos las cosas no pintan mejor. El discurso que Pablo Iglesias pronunció el pasado sábado ante su Consejo Ciudadano parece reconocer algunos elementos que son indispensables para entender el momento político que vivimos. Podemos y sus aliados son hijos del 15M pero no están siendo capaces de trasladar las ideas que se apuntaban en las plazas día a día, el Poder instituido se resistirá siempre y atacará a cualquiera que quiera iniciar otro proceso instituyente –sin que esto deba sorprender a nadie–, y es imprescindible partir de la autocrítica, tanto en el tema catalán como en el resto. Sin embargo, se le olvida algo importante a Iglesias: para que la España del 15M venza a la vieja España –como él tan bien expresa–  la política ha de ser útil, cambiando en el día a día la realidad que nos rodea. Para ello, que yo sepa, hay tres vías: el recurso a las armas –que espero que hoy nadie se plantee–, la  mayoría social y política, o los acuerdos y alianzas con otros que, forzosamente, han de ser diferentes a uno mismo.

El ciclo de esperanza que abrió el 15M parece estar llamando a su fin, y la ventana de oportunidad que supuso esa ola de movilización e ilusión puede estar cerrándose, si es que no está clausurada ya. De aquí a poco tiempo veremos cómo ha quedado el sistema de partidos, y comprobaremos también cómo ha quedado la sociedad tras una crisis que hizo temblar los cimientos y que abrió la posibilidad de reformar en profundidad el edificio.

Puede que aún estemos a tiempo, pero para ello hay que recuperar la idea de utilidad y el principio de realidad –no sólo en Cataluña–. Si se nos olvida esto último, ya sabemos lo que viene: una segunda transición liderada y ganada por la derecha que aprovecha, como ya está haciendo, para recuperar el terreno que considera que perdió en el 78. No me extraña que Luis García Montero se preguntara hace unos días: ¿Dónde coño está la izquierda? Como ejemplo, ahí está Cataluña.

Cristina Monge

Politóloga, directora de conversaciones de Ecodes y profesora asociada de Sociología en la Universidad de Zaragoza. Su trayectoria académica, personal y profesional ha estado vinculada a los movimientos sociales y a la búsqueda de un modelo social basado en la sostenibilidad. Acaba de publicar 15M: Un movimiento político para democratizar la sociedad, editado por Prensas de la Universidad de Zaragoza, que recoge buena parte de su tesis doctoral en la que analiza la idea y la práctica de participación en el 15M. Apasionada de la política, la comunicación y la defensa ambiental.
Enlace al artículo original: 

 

 

“La crisis se está haciendo más profunda, más tóxica, más permanente”

ENTREVISTA | Yanis Varufakis

“La crisis se está haciendo más profunda, más tóxica, más permanente”

Marina Estévez Torreblanca

13/01/2018.

El ex ministro griego de Finanzas Yanis Varoufakis El ex ministro griego de Finanzas Yanis Varoufakis 

Yanis Varufakis (Atenas, 1961) fue ministro de Finanzas griego durante sólo siete meses, de enero a julio de 2015, pero su peculiar estilo, cercano al de una estrella del rock, marcó una época en el adusto ambiente del Eurogrupo y de la política económica europea.

Más allá de la anécdota de su negativa a usar corbata, de sus solapas levantadas y de sus cazadoras de cuero –que aceptó cambiar por una bufanda de Burberry en alguna ocasión– Varufakis ocupó titulares por sus batallas con la troika. Luchó contra la austeridad impuesta a su castigado país a cambio del “ rescate“. Acabó perdiendo la batalla.

Según su antiguo aliado y hoy adversario, el primer ministro heleno Alexis Tsipras, el exministro  se excedió en el pulso y sus retrasos e indecisiones provocaron que Grecia perdiera miles de millones de euros. 

Varufakis, cofundador del movimiento paneuropeo DIEM25, que se presentará a las próximas elecciones europeas, da su versión de los hechos en su último libro, “Comportarse como adultos” (Deusto, 2017), recién publicado en España. Responde a las preguntas de eldiario.es por correo electrónico.

En su libro describe usted una conversación con el ex secretario del Tesoro estadounidense Larry Summers en la que él le conmina a decidir si estar “dentro”, con los que realmente toman las decisiones o “fuera”, con los que pueden decir la verdad. ¿Por qué decidió quedarse fuera? ¿no es mejor estar dentro para intentar cambiar las cosas, siquiera ligeramente?

Mi intención en todo momento era permanecer “dentro” tanto tiempo como fuera posible para ayudar a Grecia a escapar de la prisión de sus acreedores. Quedarme “dentro” para conseguir diferencias mínimas, a costa de legitimar un encarcelamiento injusto, no es para lo que fui elegido.

¿Esperaba usted un comportamiento diferente de los líderes europeos antes de empezar a negociar con ellos, y si es así por qué?

No, realmente no. Solo acepté ser ministro de Finanzas porque había predicho que los poderosos iban a intentar asfixiarnos, y trabajé duramente para elaborar un plan de disuasión. Lo que no esperaba era que nuestro propio bando pasaría por el aro y renunciaría a nuestro plan disuasorio antes de ponerlo en práctica. La única sorpresa que me deparó la facción de los acreedores es que ¡no esperaba que los representantes de la UE, el BCE y el FMI tuvieran tan bajo nivel!

¿Es Europa democrática? ¿No se suponía que la UE era más democrática y justa desde un punto de vista económico que zonas del mundo como los Estados Unidos?

No, Europa es exactamente lo opuesto a democracia. Aunque es verdad que nuestros estados miembros son democracias en su funcionamiento, “Europa” (es decir, la Unión Europea) es una “zona libre de democracia”. Y aquí está el enigma: Estados perfectamente democráticos han transferido todas las decisiones cruciales a un centro que carece totalmente de carácter democrático. En comparación, los defectuosos y muy problemáticos Estados Unidos son un parangón de democracia. ¡Este es el triste estado de nuestra Europa hoy!

¿Cuál fue, en su opinión, el papel específico del ministro de Economía español, Luis de Guindos, y de España durante la crisis griega? España también atravesaba una situación crítica en ese momento…

Por favor, no utilice “España” y “gobierno español” (o sus ministros) indistintamente. El Gobierno español actuó firmemente en Bruselas contra los intereses de la inmensa mayoría de los españoles. Su imposición de austeridad para las masas y de socialismo para los banqueros y la oligarquía hizo que la administración Rajoy tuviera miedo del pueblo español . Así, De Guindos tenía estrictas órdenes (en el Eurogrupo) de hacer todo lo posible para que nuestro gobierno fuera aplastado y nuestras moderadas propuestas rechazadas. ¿Por qué? Por el miedo del Gobierno de Rajoy de que Syriza obtuviera un acuerdo decente en el Eurogrupo, ya que entonces los españoles se revolverían contra él por haber vendido a España.

Alexis Tsipras ha dicho que su plan económico era “débil e ineficaz” y que su comportamiento le pudo costar a Grecia miles de millones de euros. ¿Por qué cree que está haciendo estas declaraciones? ¿le parece justo?

Entiendo bien por qué aquellos que se rindieron se ven obligados a buscar su absolución denigrando a aquellos que se negaron a rendirse. Es, desgraciadamente, parte de la naturaleza humana, aunque sea profundamente triste al mismo tiempo.

En la actualidad, líderes europeos, incluyendo al Gobierno español, afirman que la crisis ha terminado gracias a las medidas de austeridad implementadas los últimos cinco años. Aunque las cifras de paro hayan mejorado, las condiciones laborales han empeorado y hay más desigualdad que antes en la UE. ¿Cuál es su visión de la situación económica presente, particularmente en los países mediterráneos?

Se sabe que un régimen ha excedido su capacidad de mantenerse cuando empieza a celebrar el fin de una crisis en el momento en el que la crisis empeora. Esta es la situación actual en Europa. Se parece, de forma importante, a lo que ocurría en 2002, aproximadamente un año después del estallido de la burbuja tecnológica: Aquel régimen estaba celebrando el final de la crisis en el preciso momento en el que el capitalismo financiero iba rumbo al abismo de 2007/2008.

Sí, el desempleo está cayendo. Pero cae porque los jóvenes están emigrando de nuestros países (como España y Grecia) y además, sustantivamente, porque muchos trabajos precarios y mal pagados se crearon para reemplazar trabajos mejor pagados y a tiempo completo. Lo que es, en otras palabras, una catástrofe para el trabajo asalariado ha sido celebrada como… recuperación. En realidad, la crisis se está haciendo más profunda, más tóxica, más permanente.

Mientras la deuda pública y privada es cada vez más alta, la burbuja inmobiliaria parece estar reapareciendo en España, con precios en escalada otra vez en determinadas zonas. ¿Qué podemos esperar del futuro si seguimos por el mismo camino? ¿debería el BCE elevar los tipos de interés el año próximo, como anticipan muchos analistas y qué efecto tendrá en las economías periféricas?

Debemos esperar que se prolongue el estancamiento. Los tipos de interés seguirán bajos mientras la inversión siga en niveles tan bajos como los actuales: Cuando la demanda de los fondos de inversión tira a la baja la oferta (como por ejemplo, los ahorros) el precio del dinero, los tipos de interés, deben manterse a la baja. El BCE no puede hacer nada para resolver esta cuestión. No tiene capacidad. Solo la UE puede poner en marcha un “new deal” europeo -como DiEM25 explica y defiende- basado en la colaboración entre el Banco Europeo de Inversión (que debería emitir 500.000 millones de euros de bonos BEI con los que obtener inversiones para proyectos ecológicos) y el Banco Central Europeo (que debe anunciar que está dispuesto a comprar esos bonos si es necesario). Sin un programa de inversión europeo dirigido como este, una subida de tipos de interés simplemente aplastaría a los sectores privados y públicos de los países periféricos europeos.

¿Cuáles cree que pueden ser las consecuencias de la salida del Reino Unido, elbrexit, de la Unión Europea?

La aceleración de la insidiosa y lenta quema de Europa, su efectiva desintegración.

DiEM25, el movimiento del que es co-fundador, ha anunciado su participación en las elecciones europeas. ¿Qué distingue a DIEM25 de otras formaciones políticas progresistas en Europa, y por qué cree que va a tener mejor comportamiento electoral que el que recientemente han tenido otras fuerzas progresistas en países como Francia, Alemania o Austria?

DiEM25 está haciendo algo que nunca se había intentado: la participación de candidatos locales (como parte de una única lista transnacional) en distintos países europeos en las elecciones de mayo de 2019 al Parlamento Europeo, sobre la base de una única agenda económica, social y política progresista para Europa. Por primera vez, los votantes europeos tendrán la oportunidad de votar en estas elecciones al Parlamento Europeo sobre lo que Europa debe hacer para la mayoría, no para una minoría, en lugar de desperdiciar sus votos en otras elecciones europeas que los partidos nacionales utilizarán cínicamente como una encuesta de opinión magnífica para uso político doméstico. Apoyando en distintos países europeos una misma agenda progresista para toda Europa, DiEM25 demostrará que otra Europa no solo es posible, ¡sino está aquí! 

Para terminar. ¿Qué opina de los bitcoins? ¿Qué efectos podría tener en la economía una explosión de esta presunta burbuja?

Es una espléndida burbuja y nunca podrá operar provechosamente como moneda. En todo caso, la tecnología en la que se basa está teniendo muchas aplicaciones útiles -y tendrá, sin duda, muchas más. De que la burbuja del bitcoin explotará no tengo duda. Afortunadamente, el efecto de su explosión en la economía será insignificante, salvo, por supuesto, que hasta que eso ocurra los financieros logren indexar el precio del bitcoin con otras burbujas de complejas formas de deuda. Hace poco me fijé con cierto temor en gente pidiendo préstamos de moneda fiduciaria en los mercados para comprar bitcoins. Si esta tendencia crece, los riesgos de una explosión de la burbuja del bitcoin se multiplicarán.

Enlace al artículo original de eldiario.es: 

http://www.eldiario.es/economia/crisis-haciendo-profunda-toxica-permanente_0_728277796.html