31 de Marzo, el Presidente Barack Obama declara este día como el Día de César Chávez..

La Red Social Global JesToryAS: César Chávez César Chávez      Buen inicio de semana para todas(os), ahora que resurge la enorme figura de César Chávez, me encontré un articulo muy interesante de mis Amigos de la EPA sobre él; se los comparto en el cuerpo de este coreo y en datos adjuntos, un abrazo     Mi primera "introducción"' a César Chávez, defensor de los trabajadores agrícolas y líder obrero Robert F. Kennedy y César Chávez

31 DE MARZO DE 2011

El Presidente Barack Obama declara este día como el Día de César Chávez.

La casa Blanca
Oficina del Secretario de Prensa
30 de marzo de 2011

Proclamación Presidencial – Día de César Chávez

UNA PROCLAMACIÓN

       La historia de progreso de nuestra nación es rica en luchas profundas y grandes sacrificios, marcados por los actos desinteresados ​​y el liderazgo intrépido de notables estadounidenses. Un verdadero campeón de la justicia, César Chávez defendió y ganó muchos de los derechos y beneficios que ahora disfrutamos, y su espíritu vive en las manos y en los corazones de las mujeres y hombres que trabajan hoy en día. Al celebrar el aniversario de su nacimiento, honramos las victorias duraderas de César Chávez para los trabajadores estadounidenses y sus nobles métodos para lograrlos.

     Criado en los campos de Arizona y California, César Chávez enfrentó penurias e injusticias desde una edad temprana. En ese momento, los trabajadores agrícolas trabajaban en las sombras de la sociedad, vulnerables al abuso y la explotación. Familias como la de Chávez estaban empobrecidas; expuesto a condiciones de trabajo peligrosas y plaguicidas peligrosos; y a menudo se les niega el agua potable, los inodoros y otras necesidades básicas.

     César Chávez vio la necesidad del cambio y tomó una valiente decisión de trabajar para mejorar las vidas de sus compañeros de trabajo agrícola. A través de boicots y ayunos, condujo a otros por un camino de no violencia concebido en un estudio cuidadoso de las enseñanzas de San Francisco de Asís y Mahatma Gandhi, y en el poderoso ejemplo de Martin Luther King, Jr. Se convirtió en un organizador de la comunidad y comenzó su defensa de por vida para proteger y empoderar a las personas. Con un liderazgo tranquilo y una voz poderosa, Cesar fundó United Farm Workers (UFW) con Dolores Huerta, lanzando uno de los movimientos sociales más inspiradores de nuestra Nación.

     El legado de César Chávez brinda lecciones de las cuales todos los estadounidenses pueden aprender. Una persona puede cambiar el curso de una nación y mejorar la vida de innumerables personas. César dijo una vez: “La no violencia no es la inacción … La no violencia es un trabajo duro. Es la disposición a sacrificarse, es la paciencia para ganar”. De sus logros inspiradores, hemos aprendido que la justicia social requiere acción, altruismo y compromiso. Mientras enfrentamos los desafíos de nuestros días, hagámoslo con la esperanza y la determinación de César Chávez, haciéndose eco de las palabras que fueron su grito de guerra y que siguen inspirando a tantos hoy, “Sí, se puede” – “Sí, nosotros” poder.”

     AHORA, POR LO TANTO, YO, BARACK OBAMA, Presidente de los Estados Unidos de América, en virtud de la autoridad que me otorgan la Constitución y las leyes de los Estados Unidos, proclamo el 31 de marzo de cada año como el Día de César Chávez.

Exhorto a todos los estadounidenses a observar este día con un servicio adecuado, una comunidad y programas educativos para honrar el legado duradero de César Chávez.

     EN FE DE LO CUAL, suscribo la presente este trigésimo día de marzo, en el año de Nuestro Señor, dos mil once, y de la Independencia de los Estados Unidos de América, el doscientos treinta y cinco.

BARACK OBAMA

United Farm Workers Leader Cesar Chavez with VP Dolores Heurta During Grape Pickers' Strike      One of the most influential people in my life. Most of my family has walked by his side.

 

Mi primera “introducción”‘ a César Chávez, defensor de los trabajadores agrícolas y líder obrero

2014 MARCH 31

Por Jim Jones

En marzo del 1968, el senador de EE.UU. y candidato presidencial Robert F. Kennedy se unió a César Chávez y 8,000 trabajadores agrícolas en Delano, CA para poner fin a la huelga de hambre de 25 días de Chávez. A pesar de que era joven, la imagen del Sr. Kennedy y del Sr. Chávez en la televisión se me grabó en la mente. Era la primera vez que yo escuchaba acerca de las huelgas de hambre y aprendí que había gente en este país, particularmente los trabajadores agrícolas, a los cuales no se les trataba justamente. Esa fue mi primera introducción a la necesidad de la justicia social.

En la actualidad, soy un administrador adjunto en la Agencia de Protección Ambiental y una de mis responsabilidades es ayudar a asegurar que las protecciones de la exposición a pesticidas estén en vigor para los trabajadores agrícolas. Dos millones de trabajadores agrícolas cultivan, cuidan, cosechan nuestros alimentos. Ellos merecen estar protegidos.

Durante esta semana, la 15ta Semana de Concienciación del Trabajador Agrícola anual que concluye con un día nacional para conmemorar el legado de César Chavez, reconocemos la importante contribución de los trabajadores agrícolas a nuestra economía y a nuestras comunidades locales.

Durante los últimos dos años, he visitado campos y granjas de trabajadores agrícolas en todo el país, incluyendo algunos en Michigan, Florida, y Carolina del Norte. Me chocaron varias cosas:

  1. Los trabajadores agrícolas trabajan largas jornadas extenuantes y extensas períodos de cosecha bajo el calor y la lluvia y muchas veces madrugan y trabajan hasta el anochecer.
  2. Están sujetos a la exposición a plaguicidas como ninguna otra persona en este país. Ellos aplican pesticidas y trabajan en contacto directo con las cosechas que todavía tienen residuos de pesticidas. Piense en estos escenarios cuando coja el fruto rodeado de las hojas del árbol.
  3. Tienen muy poca capacitación y adiestramiento en asuntos de seguridad. Muchos trabajadores agrícolas me dijeron que no habían recibido ningún tipo de entrenamiento de seguridad. En la actualidad se requiere que los trabajadores agrícolas reciban entrenamiento cada 5 años. (Estamos proponiendo cambiarlo a un entrenamiento anual y mejorarlo para que los trabajadores entiendan el conjunto de protecciones que se les ofrece).
  4. Ellos se sienten vulnerables. Ellos están preocupados de que puedan ser deportados o de que los despidan si se quejan. Ellos no se sienten cómodos tomando tiempo libre si se sienten enfermos por los plaguicidas o por otros asuntos de salud.

Por estas y otras razones, la agencia propuso revisiones a la Norma de Protección del Trabajador Agricola, actualizando la regulación de hace 20 años para proveer mayores protecciones a los trabajadores agrícolas de la exposición a plaguicidas.

Los nuevos requisitos propuestos incluyen adiestramiento mandatorio sobre el manejo seguro de pesticidas casa año, además áreas de amortiguamiento de 25 a 100 pies alrededor de los campos en los cuales se prohíbe la entrada donde los pesticidas han sido aplicados, por primera vez se requiera la edad mínima para el manejo de pesticidas, rotulación mandatoria con rótulos de alerta alrededor de las áreas tratadas con los pesticidas más peligrosos, contabilidad de documentos mandatorios por dos años, y el hacer la información sobre los peligros de los plaguicidas y sus aplicaciones disponibles para los trabajadores agrícolas y las personas que abogan por sus derechos. Sin embargo, la propuesta norma continúa las exenciones para granjas familiares.

 

Anuncios

Estos niños podrían ser tutores de los líderes mundiales

Nicholas Kristof  NICHOLAS KRISTOF

28 de marzo de 2018.

Estos niños podrían ser tutores de los líderes mundiales

 Bertrand Golbé enseñando una clase en una escuela al aire libre en Ndonga, República Centroafricana.CréditoLynsey Addario por The New York Times.

NDONGA, República Centroafricana – Esta aldea remota no tiene una escuela oficial, y no hay un gobierno que funcione para construir una. Entonces los aldeanos, desesperados por mejorar la vida de sus hijos, usaron ramas y hojas para construir su propia escuela de piso de tierra.

No tiene electricidad, ni ventanas ni escritorios, y no impide que entre la lluvia o los escarabajos, pero sí infunde esperanza, disciplina y sueños. Los 90 alumnos sentados en bancos de bambú podrían ser tutores de los líderes mundiales sobre la importancia de la educación, incluso si los niños tienen dificultades con los desafíos más básicos.

“Es difícil aprender sin un papel o un bolígrafo”, reconoció Bertrand Golbé, un padre que se convirtió en profesor, con una sonrisa. “Pero esta es la forma en que tenemos que hacerlo”.

“Nunca han desayunado cuando llegan”, agregó Golbé. “Ellos tienen hambre. Es difícil.”

 Doria Seleyanca, de 13 años, perdió a su padre en la guerra que envolvió a la República Centroafricana.Su familia solo puede darse el lujo de darle una comida al día. CréditoLynsey Addario por The New York Times.

Sin embargo, los estudiantes sí aprenden, aquí en uno de los países más pobres del mundo: hablaban francés conmigo, y algunos estaban haciendo geometría real cuando yo solía venir. Un estudiante, Doria Seleyanca, de 13 años, dijo que su padre había sido muerto en la guerra que ha sumido a la República Centroafricana durante 14 años, y su familia no tiene mucho. “Como una comida al día”, explicó estoicamente.

Doria dijo que quería crecer para ser maestro, y que sabía que una educación era el único boleto a una vida mejor.

Estoy en mi viaje anual de ganar-un-viaje, en el cual llevo a un estudiante universitario conmigo en un viaje de presentación de informes. Mi ganador, Tyler Pager de las universidades de Northwestern y Oxford, ha visitado las escuelas conmigo aquí en la República Centroafricana, y subrayan la necesidad de un nuevo enfoque global en la escolarización.

“Trágicamente, la ayuda a la educación ha estado cayendo desde 2010”, dice Julia Gillard, ex primera ministra australiana que ahora dirige la Alianza Global para la Educación , un esfuerzo internacional para apoyar la escolarización en los países pobres.

Estados Unidos habla un buen juego sobre educación global, pero nunca ha hecho un gran compromiso. El presidente Barack Obama prometió como candidato comenzar un fondo de educación global de $ 2 mil millones, pero no se supo nada más al respecto. En cuanto al presidente Trump, en realidad quiere recortar la ayuda, aunque el Congreso aumentó el apoyo a la Alianza Global.

Estados Unidos ha invertido enormemente en la caja de herramientas militares para remodelar el mundo, pero ha subinvertido sistemáticamente en la caja de herramientas de educación. Las compensaciones son sustanciales: por el costo de desplegar un soldado estadounidense en el extranjero durante un año, podemos comenzar al menos con 20 escuelas.

La paradoja es que la educación ha sido un gran éxito global. Hasta la década de 1960, la mayoría de la humanidad siempre había sido analfabeta; ahora, menos del 15 por ciento de los adultos en todo el mundo lo son.

Pero ahora nos encontramos con una especie de crisis mundial: 60 millones de niños en edad escolar siguen sin ir a la escuela, y decenas de millones más van a la escuela pero no aprenden nada. Eso se debe a que las escuelas en los países pobres a menudo son abismales, sufren de corrupción e ineficiencia. Los maestros rutinariamente no se presentan, y se les paga de todos modos, o apenas saben leer y escribir. El progreso no puede implicar simplemente verter más dinero en sistemas rotos.

El Banco Mundial descubrió que solo el 0.3 por ciento de los docentes en Mozambique tienen el conocimiento mínimo necesario para enseñar, junto con el 0.1 por ciento de los maestros en Madagascar. En Níger, es simplemente 0 por ciento.

En las escuelas disfuncionales, los estudiantes no aprenden. En Uganda, solo el 10 por ciento de los alumnos de cuarto grado puede leer un párrafo simple, dice el Banco Mundial. En Mozambique, menos de la mitad puede agregar números de un solo dígito. Y en Sudán del Sur, una niña tiene más probabilidades de morir en el parto que de graduarse de la escuela secundaria.

Sin embargo, hecho bien, la educación puede ser transformadora. La evidencia sugiere que reduce el extremismo, empodera a las mujeres y promueve el desarrollo; por la misma razón que los terroristas explotan las escuelas, debemos construirlas.

 Lionelle Ngombe, centro, en una escuela secundaria con 700 estudiantes y solo dos aulas en funcionamiento. Ella vende cacahuetes en la calle para pagar los aranceles escolares. CréditoLynsey Addario por The New York Times.

La educación también es una ganga: en mis cálculos de respaldo, para aproximadamente la mitad del 1 por ciento del gasto militar mundial, el mundo podría vencer al analfabetismo para siempre asegurando que cada niño complete la escuela primaria.

Si las escuelas a menudo son terribles, los estudiantes son heroicos. En la ciudad de Boda, en una escuela secundaria con 700 estudiantes y dos aulas en funcionamiento, conocimos a una huérfana llamada Lionelle Ngombe.

Lionelle había perdido un año de escuela cuando no podía pagar las tarifas. Luego, la Iglesia Católica le dio unos dólares para comenzar un “pequeño negocio”. Entonces, todos los días, Lionelle vende maníes en la calle cuando no está en la escuela, para recaudar dinero para sus cuotas escolares. El año pasado, una maestra le ofreció dinero y buenas notas si se acostaba con él, pero ella se negó y él retrocedió.

“No sé si puedo quedarme en la escuela”, dijo juguetonamente, “pero lo intentaré”.

A medida que los líderes mundiales dejan caer la pelota, Lionelle podría enseñarles algo básico: la mejor influencia que tenemos para cambiar el mundo es la educación.

——————————–

El ganador de Win-a-Trip Tyler Pager ha escrito sobre su visita a las escuelas .

Los invito a suscribirse a mi boletín informativo por correo electrónico gratuito, dos veces por semana . También únete a mí en Facebook y Google+ , mira mis videos de YouTube y sígueme en Twitter (@NickKristof) .

El artículo original del New York Times:

https://www.nytimes.com/2018/03/28/opinion/education-central-african-republic.html?em_pos=large&emc=edit_nk_20180329&nl=nickkristof&nlid=60379794edit_nk_20180329&ref=headline&te=1

 

 

 

¿Por qué las mujeres cometen menos delitos que los hombres?

Fotograma de Daniela Virgilio en Romanzo criminale Fotograma de Daniela Virgilio en Romanzo criminale

¿Por qué las mujeres cometen menos delitos que los hombres?

ÁLVARO LLORCA   26 marzo 2018.

Hay pocos hechos que los manuales de criminología puedan afirmar con tanta rotundidad como que las mujeres delinquen menos que los hombres. Por ejemplo, en Introducción a la criminología, Alfonso Serrano Maíllo, profesor en la Uned, escribe que:

a) “Frente a las mujeres, los hombres cometen un porcentaje absolutamente desproporcionado de los delitos que se cometen en una comunidad”.

b) “La criminalidad de las mujeres no sólo es mucho menor, sino que, además, se limita a un abanico de infracciones penales relativamente pequeño y más leve”.

Las estadísticas, año tras año, respaldan estas afirmaciones. Por ejemplo, según el anuario estadístico de 2016 del Ministerio del Interior, el 82,4% de las detenciones e imputaciones por infracciones penales fueron masculinas.

Es verdad que las infracciones penales incluyen conductas muy diversas, desde los homicidios hasta la sustracción de vehículos. Pero digámoslo de otra manera: no hay ni una sola infracción penal que las mujeres cometan más que los hombres. Un vistazo a las cárceles apunta en la misma dirección: en enero de 2018, el 92,6% de los presos eran hombres

Recordemos que, según las estadísticas del INE, la población española femenina es ligeramente más numerosa que la masculina (un 51% frente a un 49%).

¿Cómo se explica el carácter masculino de la delincuencia?

A lo largo de la historia se han sucedido muchas teorías -algunas disparatadas- para explicar los mayores índices de delincuencia masculina. Hasta la fecha, no existe una respuesta concluyente, pero un repaso por estas teorías ilustra muy bien la consideración hacia las mujeres en cada momento histórico.

Hasta los años sesenta del siglo pasado, apenas se prestaba atención a la delincuencia femenina. Y si alguien lo hacía, no destacaba precisamente por su rigor científico. La catedrática de Derecho Penal Paz M. de la Cuesta mencionaba en una ponencia que históricamente ha llegado a defenderse que el 80% de los crímenes femeninos se producían en el periodo premenstrual. O que las mujeres aparecían menos en las estadísticas porque eran mucho más astutas al cometer los crímenes, por ejemplo mediante el uso de venenos. O que, como recuerda Serrano Maíllo en su influyente manual, había quien defendía que la delincuencia femenina era menos frecuente porque las mujeres sabían engatusar a los hombres para que delinquiesen en su nombre.

Uno de los criminólogos clásicos que relacionó la menstruación con la delincuencia femenina, concretamente en 1895, fue Cesare Lombroso. Lombroso, tradicionalmente considerado padre de la criminología contemporánea pese a muchos errores en sus teorías, también es el autor de las siguientes palabras sobre la delincuencia femenina: “Educar y remover a las mujeres de sus características de domesticidad y maternidad que las mantienen como inocuas semicriminales, podría resultar un hecho desastroso para la humanidad”.

Es obvio que el pronóstico de Lombroso no se ha cumplido, pero nos interesa rescatarlo porque señala una de las teorías que tuvieron más peso en los años sesenta, cuando la delincuencia femenina empezó a estudiarse más en serio. Nos referimos a la “tesis de la liberación”, según la cual, la progresiva equiparación social entre hombres y mujeres acabaría igualando los índices de delincuencia.

Esta teoría es importante porque no se centra exclusivamente en cuestiones biológicas, sino que incorpora elementos sociales a la explicación de por qué las mujeres cometen menos delitos. Sin embargo, el paso del tiempo se ha encargado de desmentirla: “La tesis de la liberación no se ha cumplido porque las mujeres han ganado posiciones en la vida pública y las tasas de infracciones se han mantenido constantes”, nos dice por teléfono María Dolores Serrano Tárraga, profesora de criminología en la Uned.

A propósito de la desigual presencia de hombres y mujeres en la sociedad, y aunque suponga desviarse un poco del cauce principal de esta historia, algunos investigadores han demostrado cómo en algunas esferas criminales las mujeres también quedan relegadas a papeles secundarios, como hizo Lisa Maher en los años noventa al ocuparse de las organizaciones dedicadas al tráfico de drogas.

Otra de las teorías que los investigadores empezaron a tomarse en serio a partir de los años sesenta, pero que se ha quedado por el camino, es la “tesis de la caballerosidad”. Según esta hipótesis, las mujeres escapaban a la acción de la Justicia por el paternalismo de jueces y policías, quienes hacían la vista gorda ante las infracciones femeninas.

Esta teoría se ha desmontado desde diversos frentes. Por ejemplo, argumentando que el paternalismo funcionaría precisamente en sentido contrario, y que si el porcentaje de mujeres que cometen delitos leves es más elevado se debe a que los administradores de Justicia persiguen con más énfasis a las mujeres que, mediante la comisión de pequeñas infracciones, se salen del concepto de mujer tradicional.

Con el paso de los años, algunas teorías empezaron a explicar las diferencias de género en la criminalidad a partir de nuevos factores culturales. Por ejemplo, la “teoría del control” argumentó que las mujeres están sometidas a controles sociales mucho más férreos y que por eso delinquen menos. Esta hipótesis se ha aplicado especialmente a la delincuencia común y adolescente, demostrando que, al estar sometidos a menos controles, los chicos tienden a incurrir en más comportamientos arriesgados, desviados y delictivos.

Los actuales estudios de género, aplicados a la criminología, están profundizando en esta línea y llevándola un paso más lejos. La socialización en un determinado rol de género, según estos estudios, serviría para explicar el comportamiento y la respuesta de las personas ante determinadas situaciones. La consecuencia lógica de estas teorías es que la educación igualitaria, por encima de la educación patriarcal, desemboque en una reducción en los índices generales de criminalidad, tanto para hombres como para mujeres.

Más allá de estos enfoques, María Dolores Serrano Tárraga, profesora de Criminología en la Uned, recuerda que “la criminalidad siempre es plurifactorial”, por lo que ninguna de las teorías mencionadas serviría para explicar por completo la complejidad del hecho delictivo.

Por ejemplo, nos recuerda que, aunque los factores biológicos hayan desaparecido progresivamente de las explicaciones, tampoco deberíamos desterrarlos por completo: “Se siguen investigando cuestiones biológicas, relacionadas con las hormonas y las conexiones neuronales, que podrían ayudarnos a entender ciertos comportamientos masculinos”.

Sea como sea, desde la criminología, aún no es posible ofrecer una explicación concluyente sobre por qué las mujeres cometen muchos menos delitos. De lo que no hay duda, sin embargo, es de que la evolución de las teorías nos explican bastante bien el progresivo papel que las mujeres han venido desempeñando en la sociedad.

Puedes ver el artículo original publicado en VERNE de EL PAÍS siguiendo éste enlace:

https://verne.elpais.com/verne/2018/03/16/articulo/1521186641_611727.html?id_externo_rsoc=TW_CM

 

 

Adoctrinamiento: Nuevas técnicas para viejos fines

La Mnisitra de Defensa, María Dolores de Cospedal, pasa revista a las tropas La manipulación para adoctrinar ha entrado de lleno en nuestras vidas. Operaba ya desde hace tiempo, pero ahora se ha hecho oficial. El escándalo de Cambridge Analytica, la empresa británica que ha utilizado los datos de 50 millones de usuarios de Facebook […]

a través de Adoctrinamiento: Nuevas técnicas para viejos fines — El Periscopio

Adoctrinamiento: Nuevas técnicas para viejos fines

Rosa María Artal

20/03/2018.

> El escándalo de Cambridge Analytica, la empresa británica que ha utilizado los datos de 50 millones de usuarios de Facebook para influir en sus conductas políticas, nos lleva a otra dimensión 

> El dominio de la información es básico en esta estrategia. En España,  ni siquiera esconden la voluntad de influir en la opinión pública en aspectos con claro trasfondo ideológico

> No pudo soñar el adoctrinamiento mejores herramientas. Esta macabra estrategia parece haber modelado ya a una parte sustancial de la sociedad para que llegue a no reparar en los peligros que la acechan

La manipulación para adoctrinar ha entrado de lleno en nuestras vidas. Operaba ya desde hace tiempo, pero ahora se ha hecho oficial. El escándalo de Cambridge Analytica, la empresa británica que ha utilizado los datos de 50 millones de usuarios de Facebook para influir en sus conductas políticas, nos lleva a otra dimensión. La campaña de Trump en EEUU y el Brexit inglés habrían estado seriamente afectados por esta injerencia. No eran bots rusos: en la génesis estaba la extrema derecha pura y dura. Detrás de Cambridge Analytica se encuentran -entre otros- Breitbart News y Stephen Bannon, que fuera asesor esencial de Trump.

El mecanismo es simple: bastan una docena de likes para definirte y ser usado. Aquí lo explican de forma muy didáctica. Luego, empresas como Cambridge Analytics recogen y venden los registros. El modus operandi, sucio y sensacionalista, lo muestra Íñigo Sáenz de Ugarte a través de un reportaje de Channel 4, cuarto canal de la TV británica. La empresa acredita su experiencia en muchos más países que EEUU y GB que no eran ninguna minucia. Se trata de cambiar la mente de las personas, no tanto por la persuasión como por el dominio de la información, dicen los propios autores.

España es capaz de ir con mantilla a las procesiones de Semana Santa y utilizar los más avanzados instrumentos tecnológicos para  los más viejos fines. Y aquí entra la ministra Cospedal. En los ratos libres que le deja la compra masiva de armamento –para el que sí hay dinero-, está poniendo en práctica el diseño de país que promueve el propio Rajoy al frente de todo el PP.  El dominio de la información es básico en esta estrategia, pero ni siquiera esconden la voluntad de influir en la opinión pública en aspectos con claro trasfondo ideológico.

Eldiario.es adelanta la exclusiva -que no encuentra el eco que el asunto requiere-. Defensa destina 600.000 euros a subvencionar a quienes adoctrinen sobre las Fuerzas Armadas. El Plan Estratégico de Subvenciones 2018-2020 del Ministerio premiará a personas y organizaciones que se dediquen a ejercer esa influencia. Con métodos de este calibre que conviene destacar:

Se destinarán 200.000 euros por ejercicio a campañas que aumenten la sensación de riesgo de la población y muestren cómo ayuda el Ejército a mitigarlo. Se trata de una estrategia a gran escala: la ministra ha firmado convenios con colegios y medios de comunicación con el mismo objetivo, dicen Carlos del Castillo y Laura Galaup. 

En el mismo sentido, el PP ha hecho público ya el temario que adelantó este diario para ilustrar a escolares de entre 6 y 12 años del concepto que el Partido Popular tiene de España. La inmigración como riesgo, el rey y su boda, el deber de defender a España y asistir al desfile de las Fuerzas Armadas, banderas, himnos, o el pasodoble de la posguerra “Banderita” para momentos de asueto.  Hasta presenta como riesgo “las armas de destrucción masiva” que inspiraron a Aznar para la invasión de Irak, siendo el único dirigente que no ha pedido disculpas.  El contenido completo de la asignatura, aquí. 

A la vez, nos refieren que “ El Congreso acelera el estudio de las noticias falsas”, como están haciendo ya numerosos países. Se ponen a ello, diputados y editores de, entre otros, esos medios tan fiables que a diario nos ilustran con su opinión indiferenciada de la información. Incluso con la manipulación directa, uno de cuyos últimos hitos han sido los sucesos de Lavapiés. Por cierto, a la mayoría se les ha extraviado el inmigrante al que golpeó la policía en la nuca, llevaron de cualquier manera a un portal y que Juan Luis Sánchez  encontró malherido en un hospital

Esta comisión se va a ocupar, nos dicen, de atajar la desinformación, las Fake News. O controlar lo que entiendan por ellas -podría ser-,  que nunca verán como la viga en ojo propio. Y, según la noticia, de “al mismo tiempo, hacer una lectura geoestratégica y militar de la cuestión”. Su objeto de trabajo: “Las noticias falsas o tergiversadoras con intención de intoxicar masivamente, o Fake News”. Es decir, lo que ha hecho Cambridge Analytica en la campaña de Trump y el Brexit. O el ideario que el gobierno del PP quiere introducir para modelar la opinión pública a su imagen. De una forma organizada. A la vista de los hechos, es práctica habitual en sus portavoces y en los medios afines que son mayoría. Esto es un cambio cualitativo.

Cada paso nuestro en Internet deja huella. Mi búsqueda del reportaje de Telva donde Inés Arrimadas hacia su puesta de largo con las estancias regias del Parlament como decorado, me llenó el ordenador de ofertas de vestidos largos de ocasión. Todos conocemos esa experiencia. Nuestros datos son recogidos y usados para fines muy precisos. La maniobra de apoyo que se está desplegando va destinada a silenciar “la competencia” que fluye aún por la libertad de las redes.

No pudo soñar el adoctrinamiento mejores herramientas. Esta macabra estrategia parece haber modelado ya a una parte sustancial de la sociedad para que llegue a no reparar en los peligros que la acechan. Enfoca lo que quiere difundir, desplaza lo que quiere ocultar. Asuntos  más llamativos y de menor transcendencia distraen de lo principal.  De alguna manera, muchos ya han entregado su mente, como infectados por un troyano informático al que pudieron y aún pueden eliminar.

Recordando a Jaime Sabines

Recordando a Jaime Sabines

Reencontrar con frecuencia a Jaime Sabines es reconfortante y aleccionador, siempre se descubre algo nuevo; una dosis de autoestima, bálsamo para el alma o lecciones de vida y amor. Hoy no es un día cualquiera, se celebra con un día de anticipación su cumpleaños 92 muchas felicidades Maestro. Vive por siempre en el corazón de los amantes de la poesía en en el mundo.

 Jaime Sabines

Nació en Chiapas, México, el 25 de marzo de 1926.
Poeta y político, está considerado como uno de los grandes poetas del siglo XX en su país.
Murió en Ciudad de México, el 19 de marzo de 1999.

Trianarts

POESIA

Frases poéticas de Jaime Sabines

“…ataste mi deseo,
cogiste mis ojos como dos peces.
Por eso estoy a tu puerta, esperando.”

“Derribé la pared más oculta de tu alma y fui a dar al patio de un alma vecina…”

“Como ahora no hay maestros ni alumnos, el alumno preguntó a la pared:
¿qué es la sabiduría? Y la pared se hizo transparente.”

“… No me hables, si quieres, no me toques,
no me conozcas más, yo ya no existo.
Yo soy sólo la vida que te acosa
y tú eres la muerte que resisto.”

“…Tiene también una mujer madura
que le asusta de pronto la mirada
y se le mueve dentro y le deshace
a mordida de llanto las entrañas…”

“…En las hojas del tiempo
Esa gota del día
resbala, tiembla.”

“Déjame reposar,
aflojar los músculos del corazón
y poner a dormitar el alma
para poder hablar,
para poder recordar estos días,
los más largos del tiempo.”

“…Los amorosos son locos, sólo locos,
Sin Dios y sin diablo…”

“…Hay horas, horas, horas, en que estás tan ausente
que todo te lo digo….”

“¿En qué lugar, en dónde, a qué deshoras
me dirás que te amo? Esto es urgente
porque la eternidad se nos acaba…”

en nuestros brazos simples y cansados,
me faltarás, amor, nos faltaremos.”

Jaime Sabines: Yo no lo sé de cierto, pero supongo…

MARZO 19, 2015

Yo no lo sé de cierto, pero supongo
que una mujer y un hombre
un día se quieren,
se van quedando solos poco a poco,
algo en su corazón les dice que están solos,
solos sobre la tierra se penetran,
se van matando el uno al otro.

Todo se hace en silencio. Como
se hace la luz dentro del ojo.
El amor une cuerpos.
En silencio se van llenando el uno al otro.
Cualquier día despiertan, sobre brazos;
piensan entonces que lo saben todo.
Se ven desnudos y lo saben todo.
(Yo no lo sé de cierto. Lo supongo.)

También de Jaime Sabines en este blog:

“Jaime Sabines: Espero curarme de ti”: AQUÍ

“Jaime Sabines: Así es”: AQUÍ

“Jaime Sabines: Casida de la tentadora”: AQUÍ

“Jaime Sabines: Te quiero porque tienes…”: AQUÍ

“Jaime Sabines: Me dueles”: AQUÍ

“Jaime Sabines: El llanto fracasado”: AQUÍ 

“Jaime Sabines: Codiciada, prohibida….”: AQUÍ

“Jaime Sabines: Me doy cuenta de que me faltas…”: AQUÍ 

“Jaime Sabines – Entonces se enviaban suspiros en las rosas… “: AQUÍ 

“Día Mundial de la Poesía: Mis Poetas – Jaime Sabines: Boca de llanto”: AQUÍ 

“Jaime Sabines: No es que muera de amor, muero de ti…”: AQUÍ

Enlace al Blog que publicó hace 3 años, éste hermoso recuerdo homenaje:

https://trianarts.com/recordando-a-jaime-sabines-yo-no-lo-se-de-cierto-pero-supongo/#sthash.7L3tePbA.dpbs

 

 

 

 

 

Reseña de “Hace miedo aquí”, de Liliana Díaz Mindurry

LIBROS y LETRAS | Literatura y Cultura en Colombia y América Latina

Reseña de “Hace miedo aquí”, de Liliana Díaz Mindurry

 

Por: Dioni Arroyo Merino

Manual para aprender a vivir en un mundo sin certezas.

“(…) y era el cielo de Ciudad Oscura cayendo en pedazos sobre la carne amarga, la araña lentísima en el agua, la basura, la delicia.” 

La editorial Huso está llevando a cabo una labor maravillosa para la divulgación de la literatura, publicando en España los clásicos contemporáneos que aún no existían en nuestro mercado editorial, corrigiendo una anomalía de la que disfrutaremos los lectores, y con la edición de lujo de Hace miedo aquí, de Liliana Díaz Mindurry, publicado por primera vez en Argentina en el año 2004, podremos sumergirnos en un universo alternativo e insólito, en el que se desdibuja la realidad y nos encariñamos con personajes castigados por la existencia. 

Hace miedo aquí, es una de esas obras que no deja de sorprendernos página a página, escrito con maestría por una de las autoras más importantes del panorama latinoamericano actual, que invita a contagiarnos de su prosa poética, del cúmulo de realidades alternativas que se desdoblan y yuxtaponen para mostrarnos la vida desde ángulos diferentes, en los que la realidad solo es una posibilidad, una opción, algo pueril y secundario, prescindible y pasajero. 

H.P. Lovecraft, creador de los mitos de Cthulhu, llegaría a decir en La Casa Maldita, que “aquel lugar olía a fiebre…”. ¿A qué huele el miedo? La autora perturbará nuestros sentidos explicándonos que aquí hace frío, miedo, fiebre, dolor, “hace un deseo imposible y hace muerte”. A medida que continuamos con la lectura, somos conscientes de que nos adentramos en los camarotes de un barco a la deriva, y el poder está en manos de quienes son capaces de manipular el lenguaje. El lenguaje, tan maltratado como deificado, símbolo del desencanto del posmodernismo, que nos insiste en que su misión es moldear, crear y desfigurar la realidad a su capricho. El lenguaje genera y produce pensamiento, y quienes tengan el poder de dominarlo, ejercerán un control ilimitado. 

Hallaremos le universo de los Tristes, donde todo se encuentra bajo el control de una fuerza desconocida, y la realidad, fenecida tras el retroceso de la razón, muerta en su lucha por comprender las claves del tríptico de “El jardín de las delicias”, se transforma en un “como si…”. En ese inhóspito mundo de los Tristes, las palabras se emplean para mentir, y se prohíben algunos términos, como “jardín”, y otros como “delicia” se dejan en manos de los poderosos.

” Hace miedo aquí nos invita a disfrutar de una estructura innovadora y del derroche de recursos narrativos, estilísticos y provocadores de una gran escritora, con una calidad literaria de enorme magnitud”

Nuestro personaje se desnuda bajo la atenta mirada del lector, presentándose en segunda persona para causar desasosiego, produciéndose el mismo efecto que desarrolló Masahiro Mori en su teoría del “valle inquietante”, un ser que no resulta indiferente a nadie pero que nos provoca rechazo, obligando a abandonar nuestras creencias, dogmas o axiomas, generando un impacto que nos desorienta. Nos encontramos ante un ser siniestro aquejado por la fiebre y pesadillas que lo atormentan, y que consigue traspasar el papel para transmitirnos su maldición. Un joven fascinado ante la presencia de la imagen más seductora de la creación, “El jardín de las delicias”, de El Bosco, repleto de claves y pistas que sacudirán su vida, de elementos alegóricos referidos a la realidad que nos muestran los sentidos, que poco a poco, capítulo a capítulo, nos van comunicando pequeños mensajes que, tal vez, no sean del todo ficción. 

Su vida y su mundo, en el que el poder es un juego manipulador al que todos sirven, que esclaviza destinos y desvanece cualquier efímera esperanza. El poder lo poseen quienes controlan el lenguaje a su voluntad, en un laberinto de universos virtuales, porque “hemos inventado las palabras para mentir”. Por eso, los personajes que atraviesan las trincheras del miedo, son un reflejo de la conmoción de una sociedad que ha normalizado el dolor, el sufrimiento, que ha sido incapaz de enfrentarse a sus pesadillas y vive acosada, torturada por ellas. “Como si fuera real”, jugando siempre con realidades alternativas y virtuales, triangularizando el existencialismo y las obsesiones humanas, de manera kafkiana y con la misma lucidez de Murakami al construir la orwelliana 1Q84. Profundizando en los significados de la insatisfacción que produce el posmodernismo, el sinsabor de una época en la que la verdad está ausente, en el dominio absoluto de lo relativo y de las incertidumbres. Nos revelará que “lo que te hace sufrir siempre es real porque no consigues negar el sufrimiento”. 

Hace miedo aquí nos describe a los extraños, seres procedentes de otros mundos a los que se les intenta asesinar, lobotomizar, torturar, y entre ellos no pueden faltar los artistas, aquejados de locuras y patologías mentales que les impulsan a guiarse por la libertad, como si fuese posible, convirtiéndose en un guiño, una advertencia a nuestra nueva realidad política, en la que la creatividad artística es vigilada bajo ridículos e inquisitoriales patrones de conducta, y el menor desvío que cuestione el statu quo, el poder establecido, se castiga con la privación de libertad, con la pena de prisión. 

Por todo ello, al finalizar el libro, lo más estremecedor es el hecho de que comprendemos que se pueda comparar el miedo con el clima, y sintamos que, en nuestra vida cotidiana, también hace miedo. 

Hace miedo aquí nos invita a disfrutar de una estructura innovadora y del derroche de recursos narrativos, estilísticos y provocadores de una gran escritora, con una calidad literaria de enorme magnitud, pero además de gozar, de entretener, consigue que nuestra imaginación y nuestra mente, reflexione sobre las incertidumbres de la vida, sobre lo que significa la verdad, y hasta qué punto la manipulación del lenguaje crea el pensamiento y deforma nuestra realidad. 

Este libro es imprescindible en nuestro tiempo, porque parece haber sido escrito para cada uno de nosotros y en este momento de la historia, como un regalo del destino que, si sabemos comprender su intencionalidad, podremos extraer toda su sabiduría, aprender de los mensajes ocultos que se intercalan entre sus páginas. Y os aseguro que dejará una profunda huella en vuestras creencias. 

Liliana Díaz Mindurry, porteña de nacimiento, ha publicado cerca de veinticinco libros, alzándose con el prestigioso Premio Planeta del Cono Sur por Pequeña música nocturna, además de numerosos premios y reconocimientos internacionales a lo largo de su carrera literaria. Con Hace miedo aquí, lleva a cabo una acertada incursión en el género fantástico con ambición de renovarlo, y enriqueciéndolo aportando elementos que, sin duda alguna, sabrá admirar el lector de nuestro país.

Puedes ver la reseña en la publicación de “Libros & Letras”  en éste enlace:

http://www.librosyletras.com/2018/03/resena-de-hace-miedo-aqui-de-liliana.html?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+LibrosYLetras+%28Libros+y+Letras%29

 

 

Premio Xavier Villaurrutia para David Toscana; Breve repaso sobre la narrativa de David Toscana, y Toscanadas

David Toscana, así con negritas, en cursivas y subrayado, es un escritor neolonés que ha sido reconocido, multipremiado y homenajeado en muchas partes del mundo como un gran escritor contemporáneo, sin embargo es poco conocido en México, aun en Nuevo León; este ensayo, que hoy comparto con Ustedes, como dice el título del mismo, es un breve repaso sobre la narrativa de David Toscana; los invito a leerlo y a saber algo sobre este gran escritor mexicano contemporáneo, joven talento orgullosamente regiomontano.

Saludos y un fuerte abrazo, Jesús

EN 

Escribí lo anterior, como introducción a mi publicación breve repaso sobre la narrativa de David Toscana del 15 de diciembre de 2011. El día de hoy, en los comentarios la publicación, me enviaron, lo que agradezco, el artículo que en seguida transcribo publicado en el muy leído Blog Poemas del Alma. JTN.

https://www.poemas-del-alma.com/blog/noticias/premio-xavier-villaurrutia-david

Premio Xavier Villaurrutia para David Toscana

Publicado por Julián Pérez Porto 22 de marzo de 2018.

La novela “Olegaroy” le permitió al mexicano David Toscana quedarse con una nueva edición del Premio Xavier Villaurrutia de Escritores para Escritores. El autor nacido en 1961 en Monterrey recibirá el galardón en una ceremonia que tendrá lugar el próximo 17 de abril en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes.

David Toscana

El jurado eligió la obra de Toscana por unanimidad, afirmando que se trata de una “novela inteligente” que exhibe una “enorme voluntad de estilo”. Para Vicente Quirarte, uno de los integrantes del jurado, el libro se destaca por factores como su “agudeza” y su “agilidad”.

Quirarte indicó que el desarrollo de “Olegaroy” se sostiene siempre en el “gran conocimiento filosófico” de Toscana, quien se lo “transmite a su personaje”. De acuerdo a lo comentado en declaraciones reproducidas por Aristegui NoticiasOlegaroy le recordó a Eduardo Torres, personaje de Augusto Monterroso.

Felipe Garrido, en tanto, subrayó la “capacidad” de Toscana como novelista, mientras que Silvia Molina consideró que la totalidad de las novelas de este autor “están muy bien escritas”, recoge Excélsior.

El Premio Xavier Villaurrutia es convocado por el Instituto Nacional de Bellas Artes(INBA), un organismo dependiente de la Secretaría de Cultura de México, con el apoyo de la Sociedad Alfonsina Internacional. Su nombre recuerda al poeta, dramaturgo y crítico literario que nació en 1903 en la Ciudad de México y falleció en la misma localidad en 1951.

El año pasado este galardón quedó en poder de Alberto Blanco por “El canto y el vuelo”. En ediciones previas fueron distinguidos Álvaro UribeJuan RulfoOctavio Paz y Sergio Pitol, entre otros.

Toscana, el flamante ganador, se formó en el Tecnológico de Monterrey y asistió a la Escuela de Escritores de la Sociedad General de Escritores de México. Entre sus principales trabajos se destacan “Estación Tula”“Los puentes de Königsberg”“El último lector”“Brindis por un fracaso”“Las bicicletas”“El ejército iluminado” e “Historias de Lontananza”, que le valieron el Premio de Narrativa Antonin Artaud, el Premio Bellas Artes de Narrativa Colima para Obra Publicada y otras distinciones.

Links relacionados:

https://jestoryas.wordpress.com/2011/12/15/breve-repaso-sobre-la-narrativa-de-david-toscana/

http://toscanadas.blogspot.com/2015/08/mi-juego-favorito.html

 

Breve repaso sobre la narrativa de David Toscana

Por José Luis Domínguez.

En la última semana de febrero de 1992, mientras acá en Cuauhtémoc ya se agitaban los duendes literarios para hacer de las suyas, llegaban, desde Monterrey, a la ciudad de México tres escritores noveles que, durante algunos años, habían formado parte de una agrupación cultural, un tanto anárquica, autodidacta, autonombrada “El panteón de la novela” y cuyos nombres eran Eduardo Antonio Parra, Hugo Valdez Manríquez y David Toscana.

En su libro, “Crónicas de viaje”, Hugo Valdez Manríquez, no exento de cierta vanidad jocosa, nos describe paso a paso, las peripecias padecidas por esta tercia de escritores neoleoneses en el Distrito Federal.

No fueron, la jactancia de la voz narradora, ni las autoatribuciones desfachatadas, ventajosas, ni los comentarios, un tanto pedantes y despectivos que hacía el cronista sobre sus compañeros de periplo lo que me impulsó a seguir leyendo; tampoco me atrapó esa personalidad franca, desparpajada y noble de Eduardo Antonio Parra tan bien descrita en aquellas páginas. Me interesó, sobremanera, lo que se dejaba vislumbrar detrás de aquellas bambalinas literarias del libro, sobre el tercero de aquellos personajes, sobre esa presencia semioculta, como queriendo pasar desapercibida, por callada a veces; por ausente, austera, aunque más bien sencilla, de David Toscana.

He aquí una presencia interesante, me dije. Con aquel retrato muy bien logrado, que hacía de él Hugo Valdez Manríquez, me atreví a comparar entonces a David Toscana con la figura, con la imagen de un iceberg, un témpano que siempre está callado, que casi no se mueve, que enseña poco sobre la superficie del agua, una metáfora de la vida misma, porque oculta mucho más debajo de ella, un símbolo de que quien parecía no decir nada, era quien más tenía qué decir.

Con el transcurrir del tiempo, he podido comprobar que aquella intuición de entonces, que mi empatía, no estaban mal encaminadas. David Toscana, a la fecha, se ha convertido en uno de los mejores narradores latinoamericanos contemporáneos.

El resultado del periplo del trío de mosqueteros de la literatura regia a la gran urbe mexicana, trajo como consecuencia para David Toscana, la publicación de su primer libro en el Fondo Editorial de Tierra Adentro, titulado “Las bicicletas”, en cuyas páginas encontraríamos sus lectores, el surgimiento de algunos de los primeros símbolos que, de manera obsesiva, ocuparían un espacio importante dentro de su narrativa posterior: para empezar, una cantina, un bar, vistos como epicentro del universo narrativo por excelencia; como un punto de encuentro natural y sobrenatural entre sus personajes, tramas e historias.

La cantina de Melitón, en “Las bicicletas”, habrá de ser, qué duda cabe, el reflejo en el espejo del bar Lontananza de un tal Odilón, mencionado fugazmente en lo que habrá de ser, poco tiempo después, su segunda novela: “Estación Tula” y en la reducida geografía central de su libro de relatos del mismo nombre: “Lontananza”, y, de nueva cuenta, en forma también suscinta, en su obra titulada “El ejército iluminado”.

Para continuar, y regresando a la trama de “Las bicicletas”, un personaje secundario, casi desapercibido, en esta ópera prima, Miguel Pruneda, habrá de concebir un vástago del mismo nombre, mismo que cobrará su mayor importancia, como personaje principal, en el que será el quinto de sus libros: “Duelo por Miguel Pruneda”, iniciándose así, una correspondencia inter y multi textual entre todos y cada una de las obras literarias de este autor regiomontano.

El segundo libro de David Toscana, cuyo nombre es “Estación Tula”, va despertar, por ese manejo diestro, sabio, en los diversos tonos e hilos narrativos, los elogios de los diversos medios de comunicación cultural, tanto en nuestro país como en España y en los Estados Unidos. La maestría literaria conseguida en esta novela, por ejemplo, hará que el New Yorker Times Books Review y la Crónica de Houston le otorguen citas elogiosas en sus páginas y coloquen al autor como uno de los grandes autores latinoamericanos modernos.

Por primera vez en mucho tiempo, y en una novela mexicana, se unen la crónica, el arte de escribir cartas, la historia de un pueblo, la investigación detectivesca, el mito y esa modalidad en la cual el mismísimo autor aparece como uno de los personajes sustanciales de la trama, un personaje él mismo no exento de citas al pie página que harán ver el discurso narrativo con un altísimo grado de verosimilitud. Otros lo había hecho, sí, pero no con igual talento como el que muestra David Toscana.

En dicha novela, la historia habrá de ser desacralizada, desacreditadas las versiones oficiales de la historia regional mexicana en materia de guerra e invasión internacional, en este caso, del país vecino hacia el nuestro, y esa sensación de frustración que nos es transmitida por ese hecho doloroso de la apatía, de la dejadez, de la cobardía en haber permitido la pérdida de lo que ahora es el territorio texano, la referencia a la famosa y tergiversada Batalla del Álamo, anzuelo de heroísmo contento y mediocre que, proyectado hacia el futuro narrativo en la obra del escritor regio, se afincará de nueva cuenta en “Duelo por Miguel Pruneda” y en “El ejército iluminado”, prosiguiendo así, con esa familiaridad e intertextualidad de las que hemos hablado líneas atrás.

De esta manera, mediante los hilos de diversos discursos narrativos entrelazados, David Toscana establece que, tanto historia como literatura sean las dos caras de un mismo ejercicio de formulación de la realidad, dos actos complementarios para lograr un solo objetivo: reformular el pasado histórico a través de la ficción.

“Santa María del Circo”, resulta ser una excepción a la regla. Sin mayores bases que una portentosa imaginación, David Toscana aísla esta novela de las que la anteceden y la preceden. “Santa María del Circo” alcanza y supera, a mi juicio, el poder de la trama de “Albedrío”, más no la de en “Porque parece mentira la verdad nunca se sabe”, ambas de Daniel Sada. “Albedrío” y “Santa María del Circo” comparten una misma línea temática, pues giran en torno a las vidas de unos gitanos itinerantes. Pero mientras que Daniel Sada, con un lenguaje poderoso y evocador, y un estilo indirecto libre –una de las más difíciles de las técnicas narrativas de conseguir- nos da una visión cruda e irónica de una realidad que nos atañe en nuestra infancia generacional a los nacidos en los años sesentas, la de los famosos “robachicos” u “hombres del costal” con que nos aterrorizaban las abuelas; David Toscana, en ese parteaguas de su propia obra narrativa llamada “Santa María del Circo”, nos entrega magistralmente una panorámica de los cirqueros envueltos en ese proceso de su anacronismo, de su decadencia, de su derrumbe, con esas cualidades que posee Sada, más un toque de farsa; farsa magnífica que nos deleita como lectores, por su agudeza, por su finura de narrador ya decantado.

Aquí entra en juego su libro de relatos, “Lontananza”, un bar, el oasis de la vida citadina, gris, desordenada, incomprensible. El lugar de encuentro entre el dios Baco y las miserias humanas; un bar, el centro de atención de aquellos tránsfugas y noctívagos que anhelan un lugar en el cual refugiarse de su cotidianidad, de su mundo mediático y mediocrático; el sitio de las soluciones y de las resoluciones, trágicas o no; el espacio donde el absurdo entra como en su propia casa. “Lontananza” es precisamente eso, un sitio a lo lejos, en el que todos alguna vez hemos deseado estar, en el que hemos estado alguna vez, huyendo del acá, de este lado, del cerca y del junto, del encima y del aquí, del ahora.

A estas alturas, David Toscana se ha consagrado como escritor. Tiene oficio, curiosamente, lo tiene como si siempre lo hubiera tenido. Su obra ha despertado el interés internacional y es traducida al inglés, al alemán, al griego, al italiano y al árabe. En Alemania, por ejemplo, comienzan a llamarlo escritor virtuoso.

Su quinto libro, “Duelo por Miguel Pruneda”, en el cual surge, precisamente, el hijo de aquel personaje del mismo nombre de la primera novela de Toscana, “Las bicicletas”. El descendiente de Miguel Pruneda se coloca ahora en el centro del podium exigiendo un sitio preponderante, un lugar de primerísimo calidad dentro de la trama novelística y de la narrativa mexicana. Un Miguel Pruneda nostálgico, quien recuerda, recurrentemente, su niñez, montado en una Western Flyer, la bicicleta predilecta de E.T., ridícula bicicleta voladora del oeste. Miguel Pruneda, tanatófilo, hijo de aquel Miguel Pruneda pueblerino al que le gustaba tanto escuchar precisamente la antiquísima canción llamada “Las bicicletas”. Las reminiscencias de un tal José Videgaray sobre la invasión yanqui y la derrota dolorosa de los regios, que extiende un canal, una línea de parentesco con “Estación Tula” y “El ejército iluminado”, cuya ambientación antinorteamericana, antigringa permea en las tres. Lo que nos hace pensar en la obra narrativa, totalizante, conectada por diversos canales intertextuales discursivos que la hacen a la vez conceptualmente rica diversa.

En “El último lector”, David Toscana continuará fiel a la consigna dicha alguna vez por William Faulkner: Si quieres ser universal, habla de tu aldea, porque simple y sencillamente, David Toscana, como todo hijo agradecido con el terruño que lo vio nacer, ubica la trama en Icamole, un punto geográfico, un pequeño pueblo cercano a la ciudad de Monterrey, desde donde se puede contemplar el cerro de El Fraile; y donde, supuestamente, en 1876, se llevó a cabo una batalla oscurecida por los anales de la historia nacional, entre los rebeldes encabezados nada más y nada menos que por el general Porfirio Díaz y las fuerzas gobiernistas del presidente de la república, don Sebastián Lerdo de Tejada, perdiendo vergonzosamente los primeros.

Lucio, el protagonista, está convencido que la Historia es Literatura y es vida y viceversa. Aunque a Lucio le ganará siempre la Literatura, porque él es el único, el último lector de ese pueblo olvidado de Dios y del Diablo. Por ello, la única mujer que se digna a visitarlo hasta esa biblioteca anacrónica, exclama que Lucio tiene mejor un tino para hablar de un miserable que de un presidente. La relación de Lucio con los personajes de los libros que lee es profunda. A pesar del misterio que en su cuarto encierra su hijo Remigio y que habrá de unirlos más que nunca. Hay una extraña simbiosis que rompe con los límites que separan la realidad de la ficción. Está convencido de que los personajes de una novela son más reales que los de la historia. A Lucio no se le escapan los excesos estilísticos de la Biblia, y con cierto desdén la coloca en su librero como una obra buena, pero saturada de vicios, salvándola, así, de ser confinada al sitio en el cual llega a parar lo que él considera como literatura chatarra. La mujer que lo visita, quien es la madre de la niña desaparecida, en determinado momento:

Déjeme echar un libro, dice ella. Lucio saca una navaja del cajón y se dirige a las cajas. Ahí corta unos flejes y raja la cinta adhesiva. Ella extrae un libro, observa la tapa, lee las solapas y se detiene en la fotografía del autor. No lo conozco, dice. Extrae una segunda novela: El hijo del cacique. Esta es maravillosa, ¿la ha leído? Lucio niega con la cabeza. La tercera tampoco la conoce (p.108).

Luego, ocurre el hallazgo, otro guiño como el que nos ha lanzado en “Estación Tula”, pero esta vez no siendo él un personaje, sino la anagnórisis operística, donde el propio autor desacraliza su propia literatura, cuando la mujer prosigue con su búsqueda de libros, en las siguientes líneas:

Esto debe ir derecho a las tinieblas, “Santa María del Circo”, un melodrama sobre enanos y mujeres barbudas. ¿Hay algún ritual o sólo los arrojo por el hueco? Sólo los arrojo. Ella va hacia la puerta y hace el ademán de lanzar el libro, voltea hacia Lucio y, al verlo cruzado de brazos, con signos de impaciencia, lo deja caer (Ibidem).

Es curiosa la sensación que, en lo personal, me ha producido la lectura de esta novela. Durante toda la trama he creído que Lucio era más joven que Remigio, aunque la historia quiera convencerme de lo contrario. Pero quizás se deba a que la lectura continua que realiza Lucio, quien es el padre, puede llegar a rejuvenecer y el misterio, el secreto, lo sórdido, que guarda Remigio, envejece. Esta novela se desarrolla al estilo de las cajas chinas, la historia y las metahistorias que se derivan de la primera logran su cometido según las exigencias más altas de todo lector que son: entretener, atrapar, enganchar.

“El ejército iluminado” es una novela inolvidable, misma que tuvo como fuente de inspiración un instituto que atendía a niños con retraso mental, en cuya visión se inspiró el autor cuando vivió una temporada en Berlín, disfrutando de una beca del Berliner Kunstler Programm.. El absurdo del antiyanquismo cobra su máxima expresión en un pequeño grupo de niños que se hacen llamar “El ejército iluminado”, y cuyos integrantes sueñan con dar a México un hermoso presente, la travesía que habrá de situarlos como los últimos héroes de nuestra patria al recuperar el estado de Texas arrebatado por los gringos en las postrimerías del siglo XIX. Esta novela es verdadermente emotiva. Ubaldo, el gordo Comodoro -cuya posición se vuelve harto incómoda- el “cerillo”, del que su fuego presencial se convierte necesario, la tierna Azucena y el “Milagro”, comandados por Ignacio Matus, todos ellos alumnos de primaria, formarán “El ejército iluminado”. Esta novela se vuelve realmente entrañable. Ignacio Matus, ya adulto, mostrando su fiero antiyanquismo hasta en las olimpiadas de 1968, impidiendo, en solitario, extraoficial, que un norteamericano gane la medalla de bronce. Corriendo acá, en el norte de México, bajo un clima agotador de 40°, con cronómetro y todo, sin más público que uno de sus más fieles amigos. Y otra vez David Toscana tendiendo redes hacia otras obras mediante los sitios, los lugares y las calles: Cerro del obispado, calle Degollado 467 sur, el bar Lontananza.

En suma, y además de todo lo anteriormente escrito, la narrativa de David Toscana, sin llegar a ser histórica, queda ligada tenuemente a los fragmentos de la historia nacional, no para añadirse a la opinión de los historiadores y cronistas oficiales, sino para divertirse y divertir con un punto de vista distinto. El autor nos lanza sus guiños maliciosos. Diríase que detrás de éstos se esconde un hombre astuto, inteligentísimo, frío y a la vez sumamente emotivo en la elaboración de cada una de las tramas que se suscitan en su novelística. La imagen de un David Toscana hermético, en el fondo afable, misterioso. Un iceberg que sólo muestra lo que quiere, pero que lo que oculta lo traslada hasta las páginas de sus libros para fortuna de quienes somos sus lectores. Hay en David Toscana un silencio y una serenidad individualizadas que estallan en los maravillosos fuegos de su pirotecnia verbal, estilística y temática, porque leerlo es una verdadera fiesta. Ya lo han comprobado quienes han hecho de sus libros un foco de atención internacional, traduciendo su obra, además de a otros idiomas, también al eslovaco, al portugués, al serbio y al sueco.

 

Toscanadas

Un blog de LABERINTO

David Toscana

dtoscana@gmail.com

(Monterrey, Nuevo León, 1961). Es, probablemente, uno de los mejores escritores mexicanos en la actualidad. Autor de novelas como: El ejército iluminadoEl último lector y Los puentes de Königsberg, entre otras. Su columna “Toscanadas” es de las más leídas y celebradas enLaberinto.

Mi juego favorito

viernes, 14 de agosto de 2015

Ahora que estoy en Lisboa me puse a leer y releer a algunos escritores en lengua portuguesa; entre ellos, uno de mis preferidos: Machado de Assis. Ya cerca del final de su novelaMemorias póstumas de Brás Cubas, aparece la frase: “meu espírito era naquela ocasião uma espécie de peteca”. El símil es tímido. Quizás un escritor contemporáneo hubiese escrito derechamente que su espíritu era una peteca. Machado de Assis le llama comparación de “uma criança”, de un niño. Pero ya la mera mención de una peteca me había lanzado a mi infancia.

Cualquiera que tenga más o menos mi edad, recordará que algún empresario aprovechó la afinidad con lo brasileño después del Mundial de 1970 para ponernos a todos a jugar con la peteca. Bastó que Pelé la declarara “mi juego favorito” para que todos quisiéramos poseer eso que la publicidad llamaba “un artículo deportivo novedoso y atractivo para todas las edades”. Se podía echar en la mochila. En los patios de las escuelas se miraba ir y venir por los aires las petecas durante el recreo.

Por aquellos días tuve también una bicicleta Chopper, cuya rueda delantera era más pequeña que la trasera. Dado que el diseño rompía con el modelo estético, la publicidad enfatizaba que era “bella como la juventud”. Al principio padecí burlas por montar una Chopper. Luego fue normal y hasta deseable poseer una.

Supongo que fue por aquellos días cuando calcé orgulloso unos zapatos con plataforma y mucho tacón.

Más allá de los años setenta, me cuesta trabajo ubicarme en el mundo de alguna moda. Hoy mismo, sin televisión y sin ver cine, puedo entrar en un centro comercial con la actitud de Sócrates cuando dijo: “Cuántas cosas hay que no necesito”. Distingo la abundancia de fealdad en lo contemporáneo porque nadie me calienta la cabeza con las “tendencias” que deben seguirse. Como amante de lo clásico, siempre me ha parecido más elegante Frida Kahlo que cualquier primera o segunda dama que acuda a los modistas de moda.

Jamás me he sacado una selfie en tanto veo que gente pierde su empleo y hasta su vida con tal de sumarse a esa moda. No tengo ni Facebook ni Twitter por mucho que me aconsejan que los tenga.

Con estas líneas no pretendo despotricar contra las modas. Sí, en cambio, me gustaría saber cómo operan esos mecanismos para que alguien desee algo indeseable, para que le parezca bello lo horroroso y hasta emocionante lo aburrido. Me gustaría que esos llamados genios de la moda y la publicidad buscaran el modo de que la educación estuviese en boga para que el estudiante promedio quisiera derrotar la ignorancia de su maestro y se aceptara que la nacura nada tiene que ver con la cartera sino con la ignorancia.

Supongo que es posible, pues allá en esos días cuando jugaba peteca, pedaleaba una Chopper y calzaba esperpénticos zapatos, también tenía televisión. Entonces miraba El gran premio de los 64 mil pesos. Era un programa con altos ratings, o sea, programa de moda. Muchos de nosotros admirábamos muy sinceramente al conductor y a los participantes, y queríamos emularlos. Para jugar ese juego, había que leer, acumular información, dominar un tema, hacerse de cultura general y específica.

Hoy, todavía gozo de las prestaciones de la moda que impuso Pedro Ferriz y su concurso de conocimientos. En cambio, los cientos de miles de petecazos no sumaron nada y se fueron todos al carajo.

Otras páginas