¡Tres hermosos poemas que publiqué en facebook hace dos años!

¡Besos de Gabriela Mistral!

12241245_10200985933765991_3056186178196113535_n

 

Besos (Gabriela.Mistral):

Hay besos que pronuncian por sí solos 
la sentencia de amor condenatoria,
hay besos que se dan con la mirada
hay besos que se dan con la memoria.

Hay besos silenciosos, besos nobles 
hay besos enigmáticos, sinceros 
hay besos que se dan sólo las almas 
hay besos por prohibidos, verdaderos.

Hay besos que calcinan y que hieren, 
hay besos que arrebatan los sentidos, 
hay besos misteriosos que han dejado 
mil sueños errantes y perdidos.

Hay besos problemáticos que encierran 
una clave que nadie ha descifrado, 
hay besos que engendran la tragedia 
cuantas rosas en broche han deshojado.

Hay besos perfumados, besos tibios 
que palpitan en íntimos anhelos, 
hay besos que en los labios dejan huellas 
como un campo de sol entre dos hielos.

Hay besos que parecen azucenas 
por sublimes, ingenuos y por puros, 
hay besos traicioneros y cobardes, 
hay besos maldecidos y perjuros.

Judas besa a Jesús y deja impresa 
en su rostro de Dios, la felonía, 
mientras la Magdalena con sus besos 
fortifica piadosa su agonía.

Desde entonces en los besos palpita 
el amor, la traición y los dolores, 
en las bodas humanas se parecen 
a la brisa que juega con las flores.

Hay besos que producen desvaríos 
de amorosa pasión ardiente y loca, 
tú los conoces bien son besos míos 
inventados por mí, para tu boca.

Besos de llama que en rastro impreso 
llevan los surcos de un amor vedado, 
besos de tempestad, salvajes besos 
que solo nuestros labios han probado.

¿Te acuerdas del primero…? Indefinible; 
cubrió tu faz de cárdenos sonrojos 
y en los espasmos de emoción terrible, 
llenáronse de lágrimas tus ojos.

¿Te acuerdas que una tarde en loco exceso 
te vi celoso imaginando agravios, 
te suspendí en mis brazos… vibró un beso, 
y qué viste después…? Sangre en mis labios.

Yo te enseñé a besar: los besos fríos 
son de impasible corazón de roca, 
yo te enseñé a besar con besos míos 
inventados por mí, para tu boca.

¡En busca de la verdad!

11226912_10200985910325405_6454058813324209440_n

Cuentan que un buscador de la verdad salio a los caminos a buscarla y allí, en el gran cruce del mundo pregunto a sus hermanos.

-Decidme ¿Cuál es la verdad?
-Busca en la Filosofía dijeron los filósofos
-No, argumentaron los políticos, la verdad esta en el servicio.
-Entra en las catedrales , le aseguraron los clérigos.
-Sin duda La verdad es la sabiduría terciaron los sabios.
-Renuncia a todo, esgrimieron los ascetas
-Contempla y ensalza las maravillas del señor,anunciaron los místicos
-Acata y cumple las leyes ,señalaron los gobernantes
-Conócete a ti mismo, Cantaron los guardianes del esoterismo
-La verdad esta en los números sagrados, dedujeron los cabalistas 
-Vive los placeres, aconsejaron los epicùreos
-Únete a nosotros – le gritaron los revolucionarios
-Vive y deja vivir, clamaron los existencialistas 
-La verdad es un mito respondieron los ecepticos
-El pasado, esa es la única verdad, lamentaron los nostálgicos
Confundido aquel humano se dejo caer sobre el polvo del camino, mientras aquella multitud se alejaba, cantando y reivindicando “SU” verdad . En eso acertó a pasar junto a el un venerable anciano que portaba un refulgente diamante .
¿Quien eres? -pregunto el derrotado buscador de la verdad, y el anciano, mostrandole el diamante respondió.
-Soy el guardián de la verdad .
-La verdad, ¿Es que existe?
-El anciano sonrió y aproximando la gema al rostro humano replico: 

La verdad como este tesoro, tiene mil caras, a cada uno le corresponde averiguar cual es la que le toca.

¡Correr el Riesgo!

12249901_10200985899325130_839650927345973862_n

Correr el riesgo es a veces volar, es a veces llorar, tan solo
equivocarse; es elegir, es ir sin preguntar; es un poco
temblar, es algo más de vida.

Es como entrar de nuevo en una gran ciudad, tocar la soledad,
perder lo que esta cerca.

Es como un viento fuerte que golpea al llegar, que nos
deja entreabierta la puerta.

Correr el riesgo es intentar amar otra vez; a veces perdonar,
también que nos perdonen.

Es como un sueño tirado en un rincón; es como una
canción que nunca cantamos.

Correr el riesgo es volver a empezar, volver a respirar,
como cambiar de calle; es como un barco que
comienza a navegar…

Correr el riesgo es VIVIR, es DISFRUTAR.

No dejemos de hacer cosas con temor a arriesgarnos…
Vale la pena intentarlo siempre.

Nos arrepentimos de lo que no hicimos, no de lo
que intentamos.

 

Anuncios

Marichuy Patricio, la vocera del mundo indígena.

 

La indígena nahua de Tuxpan, sur de Jalisco, se ha presentado en un salón lleno en la FIL, y ha contestado preguntas de José Woldenberg, el arquitecto original de la cuestionada democracia mexicana.

La indígena nahua de Tuxpan, sur de Jalisco, se ha presentado en un salón lleno en la FIL, y ha contestado preguntas de José Woldenberg, el arquitecto original de la cuestionada democracia mexicana. Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO.http://www.agustindelcastillo.com/ Marichuy Patricio quiere encarnar la crítica a la crítica, y así lo asume. Representante de los […]

Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO.http://www.agustindelcastillo.com/

Marichuy Patricio quiere encarnar la crítica a la crítica, y así lo asume. Representante de los movimientos indígenas que desde hace 25 años reclaman un lugar en la mesa del desarrollo en México, país multicultural como ninguno en América, la nahua del sur de Jalisco advierte que buena parte de ese mundo de “pueblos originarios” no es Jauja: la mujer es víctima de un “sistema machista y matriarcal” que también debe ser reformado.

Una candidata diferente, que emerge entre descalificaciones y dudas de parte del variopinto sistema de partidos mexicano: los lópezobradoristas han decidido que es un “distractor” y ha sido pensada por la “mafia del poder” para restar votos al carismático tabasqueño que lucha por tercera ocasión para alcanzar la presidencia de la república; los oficialistas, y en general la derecha, señalan que se trata de una candidatura “testimonial” con menos posibilidades que el panismo histórico de la época de la “presidencia imperial” (1940-1994): una verdadera “brega de eternidades”.

La tuxpense, oriunda de uno de los poblados indígenas más representativos de Jalisco, al pie del Nevado de Colima y del humeante volcán de Fuego, no es ingenua: sabe que entra a terrenos desconocidos por indígenas usualmente marginados, pero quizás tenga presente que un par de aborígenes oaxaqueños del siglo XIX –si bien, abandonando los usos y costumbres y asumiendo el liberalismo como doctrina política y de desarrollo- sentaron las bases de México entre la guerra de la Reforma y la Revolución de 1910: el zapoteca Benito Juárez, el mestizo-mixteco Porfirio Díaz Mori.

Desde una idea política totalmente distinta, reacia a la integración y favorable a asumir la diferencia y la diversidad como una verdadera riqueza, la emisaria de ese mundo históricamente marginal toca las puertas de la deteriorada democracia mexicana. Hoy ha tenido una presentación casi estelar, en medio de la Feria Internacional del Libro, al lado de uno de los padres del sistema político vigente: José Woldenberg. El académico no busca opacar a la dueña de la fiesta. Es un programa de televisión de la UdeG en que se limita a ser el apuntador para que Marichuy se explaye.

La descripción no es sorprendente: el país de las mineras, del narcotráfico, de los gobiernos corruptos, de la contaminación industrial, que condiciona la existencia de las comunidades de la fiesta y el colorido para el consumo del turismo multiculturalista. En todos los sitios, la aspirante presidencial ha tomado nota de las preocupaciones por el abandono, la precariedad de servicios básicos, las violaciones a la legalidad, la violencia, los despojos y los asesinatos que inundan buena parte del México indio. “No buscamos el poder, sino ser escuchados”. No lo dice con esas palabras, pero recupera una vieja fórmula de la crítica al viejo sistema priista: el gobierno debe – eco involuntario de Manuel Gómez Morín-, mandar “obedeciendo”.

La sala del hotel Hilton está abarrotada. La gente debe escuchar en silencio, porque es una grabación en vivo. En primera línea se encuentra la premio Cervantes mexicana, Elena Poniatowska. Sus añejos enfrentamientos con Woldenberg (aparentemente olvidados por el cortés saludo que se dieron horas antes) pasan a segundo plano: la afamada entrevistadora lo ignora cuando sube al proscenio para saludar a la abanderada indígena, no obstante su lopezobradorismo ostensible, como para tratar de enterrar la polémica de “panzonas inmensas” (o “mensas”, según la interesada versión que se prefiera) que endilgó a unas aborígenes juchitecas hace apenas unas semanas.

Es la marcha al mundo ilustrado de los libros de María de Jesús Patricio Martínez, la precandidata indígena, la que pide justicia para los “pueblos originarios” de las no tan Nueva España o Nueva Galicia, pero también la que critica y pugna por la reforma de “usos y costumbres” desde los valores –quién puede ignorar- de la revolución francesa, esa asonada “burguesa” y liberal que invocó los principios universales por encima de los particularismos de raza o cultura.

MARICHUY RECOLECTA FIRMAS EN LA FIL

La representante del Consejo Nacional Indígena del EZLN, María de Jesús Patricio, mejor conocida como Marichuy, formó parte de una mesa de diálogo donde habló sobre las propuestas de su pre candidatura a la presidencia de la República.

Mientras tanto, gente de su equipo de trabajo recolectaba firmas de los asistentes a la FIL a las afueras de la expo Guadalajara, con el fin de que Marichuy logre su candidatura y pueda generar un cambio.

“Nuestra intención es que sea una república gobernada por el pueblo, que nosotros seamos los que digamos lo que se tiene que hacer y se necesita. Siempre hablan de las cosas bonitas de los pueblos indígenas, las fiestas, la comida, pero nadie se detiene a ver los problemas que hay; por ejemplo el caso de las aguas. Ahorita hay muchos casos de cáncer en mi comunidad”, detalló.

Con enormes pancartas y celular en mano para hacer el registro, los recolectores informaban a la gente la importancia de su firma y de cómo esta podría ayudar a la candidata independiente a aspirar de manera oficial a la presidencia del País.

Con información de Daniela Rodríguez

GPE

a través de Marichuy Patricio, la vocera del mundo indio — Crónica de sociales

La cumbia de Marichuy, por los Originales de San Andrés:

https://youtu.be/YqMMrb7NcjQ

Encuentro con Rocío Moreno, del Concejo Indígena de Gobierno

La irrupción de los pueblos originarios en este proceso electoral, podría hacer tambalear toda la estructura histórico-colonial de un Estado neoliberal. Ante la insostenibilidad de una política de dominación patriarcal globalizada, necesitamos, deseamos construir otra forma de hacer política.

Este JUEVES nos encontramos para conversar con la compañera Rocío Moreno (Mezcala, Jalisco), integrante del Concejo Indígena de Gobierno, para enriquecer nuestros procesos organizativos en torno a la propuesta del Congreso Nacional Indígena.

–El principal objetivo del Concejo Indígena de Gobierno, no es gobernar México. Lo que se pretenden es difundir una forma de organización fuera del sistema actual que consideran podrido. Quieren llevar a los pueblos la denuncia del sistema capitalista, neoliberal y machista, y un mensaje de unión y organización contra la opresión que viven día a día.

Las mujeres de diferentes comunidades han denunciado los megaproyectos que inundan el país: la minería, las represas, complejos hoteleros, la industria maderera, las grandes hidroeléctricas, etc.

Y no han cesado de poner el cuerpo para defender lo que es común: bosques, ríos, territorios, la comunidad.

Dejan claro que su discurso va más allá de la cuestión indígena, se dirigen al mundo. Los pueblos indígenas son plenamente conscientes de que la opresión a la que se enfrentan no es un problema aislado, sino el último eslabón del capitalismo que nos esclaviza a todos. Aquí se aprecia el coraje que demuestran: conmueve ver que aun siendo la parte olvidada de la sociedad, ellas son capaces de acordarse de todas.

Las mujeres indígenas sufren una triple opresión: por su raza, por su género, y por ser pobres. Ellas no vacilan, el capitalismo va de la mano del machismo y es necesario acabar con ambos.

Sólo falta, quizá, que ese México mestizo se mire la piel y recuerde de dónde viene. Y que una mañana, vuelva a sorprendernos con un ¡ya basta! que resuene en todo el mundo.–

https://desinformemonos.org/marichuy-la-cara-las-sin-rostro/

LA CARA DE LAS SIN ROSTRO

*Necesitamos tu firma para lograr que Marichuy, vocera del Concejo Indígena de Gobierno, aparezca en la boleta electoral como candidata a la presidencia de la república, un acto simbólico que comunicará que nos estamos organizando para detener la guerra en curso. Que éste es el inicio de una gran movilización a lo largo y ancho del país. Que ya no lo vamos a permitir.

Más artículos relacionados: https://www.congresonacionalindigena.org/

Marichuy

Relacionados:

 

 

 

Diálogo entre generaciones.

“Si admiro y aprendo de los poetas más jóvenes que yo es porque me eduqué en la admiración de mis mayores. En buena medida, esa es la dinámica de la escritura, una herencia que da pie a nuevas generaciones, una palabra recibida que se abre al futuro a través de la perpetua actualización de los jóvenes”.

Luis García Montero.

Diálogo entre generaciones.

  Publicada 26/11/2017.

Para buscar mi infancia, Dios mío… Recuerdo este verso de Federico García Lorca que utilizó Blas de Otero en un poema dedicado al autor granadino. Con ese poema, participó Blas en un homenaje a Federico celebrado el 5 de junio de 1976 en Fuente Vaqueros. Era el primer gran acto de memoria republicana que podía celebrarse en Granada. Pero todavía estábamos bajo el peso burocrático y policial de la dictadura. Manuel Fraga Iribarne, ministro de la Gobernación, concedió media hora para las intervenciones y llenó los secaderos de tabaco con los uniformes grises de la policía armada. Media hora de libertad después de 40 años de dictadura, dijo Manuel Fernández-Montesinos, sobrino del poeta e hijo de un alcalde socialista también fusilado.

Blas de Otero recordaba en su poema, con la flexibilidad cronológica de la memoria, que cuando tenía 13 años conoció al autor de Bodas de sangre. Estaba de paso por Bilbao con la actriz Margarita Xirgu. Releer el poema me emociona, porque la mañana del 5 de junio de 1976 tuve yo la oportunidad de conocer a Blas de Otero en un acto previo al gran homenaje. Los estudiantes universitarios se reunieron con él y otras personalidades en el Hospital Real. Admiraba y admiro mucho a Blas de Otero. Mi formación poética cruzó la adolescencia con las Canciones Poeta en Nueva York de Lorca, y luego con Pido la paz y la palabra de Blas de Otero. Cuando me acerqué a saludarlo, arrastré la timidez y la emoción en los labios. Se me ocurrió decirle que por gente como él quería dedicarme a la poesía y estaba en un acto como ese. Era un acto organizado por la sociedad civil que se movía en el entorno del Partido Comunista, un homenaje a un poeta ejecutado por el franquismo. Blas sonrió, me acarició el pelo y murmuró: “¿por gente como yo? Espero que algún día puedas perdonarme”.

Si admiro y aprendo de los poetas más jóvenes que yo es porqueme eduqué en la admiración de mis mayores. En buena medida, esa es la dinámica de la escritura, una herencia que da pie a nuevas generaciones, una palabra recibida que se abre al futuro a través de la perpetua actualización de los jóvenes.

Me gusta pensar en la idea del tiempo que funda la literatura: el tiempo como relato, el presente con dimensión histórica. El capitalismo lo mercantiliza todo, lo convierte todo en objeto de consumo. Los cuerpos, los empleos, las horas de ocio o de trabajo, la política, todo es un objeto de usar y tirar, todo se produce con una fecha de caducidad en el ritmo acelerado de la especulación. El entusiasmo mercantil del presente borra la memoria, cancela el compromiso con el futuro y deja vacío de significado el instante. En el mundo de lo instantáneo, lo de ayer se olvida hoy porque nada de lo que se vive o se siente nace para ser respetado.

Los herederos de Fraga Iribarne están hoy en el gobierno. Una de las grandes debilidades de la izquierda española es que ha sido incapaz de establecer un diálogo generacional. Durante años, los viejos no tuvieron más afán que el de perpetuarse y no quisieron perder el control de una parcela cada vez más pequeña. Cuando la realidad estalló en sus manos desvinculadas del mundo, surgió ante ellos una juventud adánica, dispuesta a creer que se lo estaba inventando todo, porque no tenía nada que ver con sus mayores. Los viejos cascarrabias pensaron que los jóvenes eran tontos; los jóvenes sin memoria se abandonaron al espectáculo de las coyunturas, lo instantáneo y su propia caducidad.

El diálogo generacional es lo que constituye una comunidad, lo que consolida una palabra en el vértigo del tiempo. Me he acordado del Blas de Otero que recordaba a Federico García Lorca porque creo significativo que dos viejos como Manuela Carmena o Julio Rodríguez hayan adquirido protagonismo en la joven izquierda madrileña. Es una buena noticia. A los herederos de Fraga Iribarne sólo pueden derrotarlos los herederos de la libertad. Espero que algún día sepamos perdonarnos.

https://www.infolibre.es/noticias/opinion/columnas/2017/11/26/dialogo_entre_generaciones_72366_1023.html

Diálogo entre generaciones.

 

 

Aldous Huxley: amaremos la esclavitud.

Amaremos la esclavitud.

Aldous Huxley, escritor, visionario y filósofo, fue uno de los pioneros más relevantes en el campo de la psiquedelia. Nacido en el seno de una familia británica de reputada tradición intelectual, pasó su infancia entre libros, y a pesar de quedarse prácticamente ciego a raíz de una enfermedad que sufrió durante la adolescencia, su infinita curiosidad acabó por granjearle una renombrada fama de enciclopedia viviente.

El interés de Huxley por las drogas se remonta a los años 30, cuando publicó su famosa novela Un mundo feliz, en la que una droga llamada soma se convierte prácticamente en el personaje central de la obra.

Por aquel entonces la actitud de Huxley ante los psicotrópicos era ambivalente. Por una parte intuía que el campo de la farmacología estaba a punto de ofrecer una sustancia que despojaría al ser humano de sus miedos, permitiéndole abrirse a la belleza de la vida; pero al mismo tiempo temía que esta promesa fuera truncada por los poderes estatales, ofreciendo un sucedáneo de encefalograma plano que no hiciera otra cosa que reforzar aun más el control del Estado sobre el individuo.

Esta última hipótesis es la que presentó en Un mundo feliz, una visión pesimista del ahora presente, que según los entendidos va más allá que el tétrico 1984 de G. Orwell.

 

  • Todo condicionamiento tiende a esto: a lograr que la gente ame su inevitable destino social. I, Un mundo feliz (1932).
  • Una civilización no puede ser duradera sin gran cantidad de vicios agradables. XVII, Un mundo feliz (1932).
  • Los mayores triunfos de la propaganda se han logrado, no haciendo algo, sino impidiendo que ese algo se haga. Prólogo, Un mundo feliz (1932).
  • Lo que pensamos determina lo que somos y lo que hacemos, y, recíprocamente, lo que hacemos y lo que somos determina lo que pensamos. El fin y los medios (1937).
  • Como siempre, el principal resultado de la violencia es la necesidad de emplear mayor violencia. El fin y los medios (1937).
  • Las sensaciones, los sentimientos, las intuiciones, imaginaciones y fantasías, son siempre cosas privadas y, salvo por medio de símbolos y segunda mano, incomunicables. Las puertas de la percepción (1954).

 

Otros posts sobre nuestra servidumbre inconsciente

 

·         Somos esclavos inconscientes: conversación entre José Luis Camacho y Felipe Botaya
·         De la servidumbre moderna

 

https://loquepodemoshacer.wordpress.com/2017/11/26/aldous-huxley-amaremos-la-esclavitud/

https://loquepodemoshacer.wordpress.com/2017/11/26/aldous-huxley-amaremos-la-esclavitud/

Lo que podemos hacer

“Sé el cambio que quieres ver en el mundo” Gandhi.

Corto animado realizado por Steve Cutts

https://www.youtube.com/user/steviecutts

Deriva autoritaria

https://www.infolibre.es/noticias/opinion/columnas/2017/11/15/deriva_autoritaria_71877_1023.html

Deriva autoritaria

Publicada 15/11/2017.

Resulta desesperante el entusiasmo con que las izquierdas se arrojan de cabeza al pozo de las querellas fratricidas y bizantinas. Querellas en las que una de las partes siempre termina reforzando, aunque sea de modo inconsciente, el argumentario de las derechas. El conflicto catalán está propiciando bastantes de estos debates de besugo.

Por ejemplo, el que podría expresarse así: “¿Represión? ¿Qué sabes tú de represión? ¡Tendrías que haber conocido el franquismo!”. Estos días, escuchamos mucho esta fórmula en boca de sexagenarios y septuagenarios con pasado de izquierdas.  Ni que decir tiene que sus declaraciones son acogidas con júbilo por los medios de comunicación gubernamentales y concertados, es decir, la mayoría de los impresos y audiovisuales. Les sirven para justificar los porrazos del 1 de octubre y el encarcelamiento de independentistas catalanes.

Yo no veo la menor incompatibilidad entre haber combatido el franquismo y manifestarse ahora preocupado por la deriva autoritaria del régimen democrático surgido del 78. Al contrario, creo que los ideales de libertad que llevaban a detestar a Franco son los que deberían llevar ahora a escandalizarse por las multas, los juicios y los encarcelamientos de titiriteros, humoristas, tuiteros e independentistas. O por la impunidad con que actúa una ultraderecha envalentonada. O por la intervención de las cuentas del Ayuntamiento de Madrid. O por la amenaza de aplicarle el 155 a los socialistas de Castilla-La Mancha coaligados con Podemos.  A no ser, claro, que la edad haya marchitado esos ideales.

Viví los primeros 21 años de mi vida bajo el franquismo, sé lo que fue. Y resulta también que durante el último lustro de ese período combatí al franquismo como estudiante de bachillerato y luego universitario. Estuve en manifestaciones, huelgas, panfletadas y todo eso. Me arriesgué, como mínimo, a recibir un zurriagazo de los grises o pasar alguna noche en comisaría. ¿Y qué? ¿Me autoriza eso a aprobar hoy que aporreen a gente que quería votar? ¿Debo alegrarme porque la mitad del depuesto gobierno catalán duerma entre rejas?

Vamos a ver, el autoritarismo se declina de diversas maneras y tiene diferentes grados. El régimen de Franco era menos brutal que el de Hitler o el de los jemeres rojos y más que la dictadura de Primo de Rivera. Incluso a lo largo de su larga existencia, el franquismo fue bajando el nivel de su ferocidad. Yo no puedo decir que en los años en que lo combatía fuera tan salvaje como en la posguerra. Pero nada de eso justifica al franquismo, ¿no?

¿Estoy diciendo que la España actual es una dictadura? ¡No! La acusación de que criticar lo que ocurre en la España actual equivale automáticamente a tildarla de dictadura es otro de los sofismas que tienen que escucharse estos días con tristeza intelectual. Si a estas alturas del siglo XXI no hemos comprendido que existen eso que se ha dado en llamar democracias autoritarias, vamos mal, muy malSon sistemas en los que los gobernantes son elegidos en elecciones, hay partidos de oposición y se permite cierta libertad de expresión y prensa. Y donde, por supuesto, no existen presos políticos porque todos los encarcelados lo han sido por el poder judicial en aplicación de las leyes vigentes. La Rusia de Putin, la Turquía de Erdogan, la Venezuela del chavismo y algunos países del Este de Europa suelen ser citados como ejemplos –diferentes entre sí– de democracias autoritarias. ¿Qué les caracteriza? Pues que los gobernantes compiten dopados financiera y mediáticamente en las elecciones, que la oposición y las minorías apenas asoman la cabeza en los medios de comunicación públicos, que la libertad de expresión y prensa se confina a los márgenes del sistema, que los fiscales y jueces deben sus carreras profesionales a los gobernantes, cosas así.

¿Estoy diciendo que la España del PP es la Rusia de Putin o la Turquía de Erdogan? ¡No! Estoy diciendo que la España que surgió de la Transición –y no podía ser de otra manera dada la correlación de fuerzas de entonces– ya era una democracia que dejaba que desear. Y estoy diciendo también que en los últimos años, so pretexto de la lucha contra el terrorismo y ahora contra el independentismo, no deja de darle nuevas vueltas de tuerca a los instrumentos represivos. Sirvan de ejemplos la Ley Mordaza o el protagonismo estelar de la Audiencia Nacional en asuntos políticos o de opinión que no debieran ser de su competencia.

El ascenso del autoritarismo es un fenómeno universal en lo que llevamos de siglo. Para enfrentarse al yihadismo, a las migraciones masivas o a contestaciones políticas o sociales internas, los gobernantes recortan aquí y allá libertades y derechos, siempre, por supuesto, en nombre de nuestra “propia seguridad”. No veo ninguna razón para jactarse de que España está inmunizada frente a este fenómeno. Al contrario, desde el Vivan las caenas hasta Franco, la historia de nuestros siglos XIX y XX resulta preocupante al respecto.

Termino.  ¿Ha llegado ya España al nivel turco? ¡No! También hay mayor o menor intensidad en las democracias autoritarias. Pero me temo que se encamina más hacia allí que hacia ese momento de ampliación de libertades y derechos que fue el primer zapaterismo. Así que, en mi opinión, un progresista tiene razones sobradas para inquietarse. Y para no regalarle cheques en blanco a un partido gobernante que viene de donde viene. Bajo ningún pretexto. Ninguna libertad está garantizada para siempre y quien diga lo contrario es un botarate, por muy de izquierdas que haya sido. La democracia es como una bicicleta, te caes de ella si dejas de pedalear. Un instante, quizá ese en que los árboles no te dejan ver el bosque, es suficiente para fastidiarla.

¿Es tan difícil detenerse cuando escuchamos: ¡No!?

a través de ¿Es tan difícil detenerse cuando escuchamos: ¡No!?

Por Loli Lopesino.

¿ES TAN DIFÍCIL DETENERSE CUANDO ESCUCHAMOS: ¡NO!?

25 noviembre, 2017 · de LoliLopesino · en Uncategorized. ·

a través de ¿Es tan difícil detenerse cuando escuchamos: ¡No!?

 

Soy mujer. Y un entrañable calor me abriga cuando el mundo me golpea. Es el calor de las otras mujeres, de aquellas que hicieron de la vida este rincón sensible, luchador, de piel suave y tierno corazón guerrero. Alejandra Pizarnik.

#DíaContraLaViolenciaDeGénero  #NiUnaMas

— Loli Lopesino

 

Existen muchos NOindudablemente, pero quisiera resaltar y hablar sobre uno en particular […] importante, determinante a la hora de seguir adelante con un  acto o comportamiento.

 

Éste NO, ni entiende y conoce de diferencia de edad… aunque atañe con diferencia sustancial más al sexo femenino, que al masculino, (afectando seguramente tanto a mujeres como a hombres… quisiera no entrar en particulares sobre el porqué de esta consideración, no siendo el momento ni el tema); solo dejar constancia, ya que es un dato estadístico, “no un modo de entender u opinión personal”.

 

¿Por qué es tan difícil aceptar un NO por respuesta? ¿Por qué es tan complicado entender y respetar: NO es posible o simplemente NO se desea, NO se quiere?

“Contaré algo real, personal”:

 

Les llamaré “Chico y Chica”. Estos… se conocen desde hace años. Son muy buenos amigos, salen juntos, a solas, con amistades comunes… se frecuentan a menudo; entre ellos y más allá de esa grande amistad que les une, existen además caricias, besos, “arrumacos…”.

 

Chico está profundamente enamorado de ella, ¡¡eso dice, ja,ja, ja!! no siendo el caso de Chica, a pesar e incluso el enorme cariño que le profesa, respeto… sus sentimientos son muy diferentes. Son muy sinceros el uno con el otro, o al menos así lo cree, piensa Chica; con todo ello, su historia llena de altibajos, lágrimas, risas, –complicidad pero sobre todo amistad, sigue adelante y funciona (?!)

 

Así llega el día que y por la enésima vez, “quedan para salir a tomar algo”.

Cuando Chico se dispone a arrancar el coche para dirigirse al local, Chico y Chica comienzan a charlar sobre el mejor camino, después ríen, inician las caricias, los besos (…)

 

Entonces Chico quiere más, ella perpleja y sin palabras le retira, se retira, piensa en usar un modo sutil para no herir sus sentimientos, pero esto no basta, Chico quiere más y más (…)

 

 

Ella no entiende que está ocurriendo, (nunca antes se había comportado así) Chica insiste en su rechazo más absoluto hacía él, con los gestos, le rechaza con la mirada, con sus manos, con todo su cuerpo, y por fin logra hacer surgir con el poco aliento que le queda, el adverbio negativo, el ¿fatídico?: “NO”.

 

Chico no siente, no escucha, -disculpad pero evitaré pormenores-.

 

Él, sube el pantalón… Chica no puede levantar su mirada, no puede volver a mirarle a los ojos, escucha palabras, frases que no hubiera podido jamás llegar ni a imaginar: Cariño, (siento que no te hayas enterado, estaba demasiado excitado (…)

 

“Chica sin poder articular palabra alguna, sale del coche para volver a su casa”.

Ella no expone denuncia, no se dirige a ningún hospital, se siente muy avergonzada, culpable, confusa, dolorida… no hace NADA.

 

¿Lo que ocurrió en ésta historia es un hecho particular, quizás? Solo se que aunque no todas las experiencias puedan ser iguales por su contenido, son idénticas en el resultado.

 

De verdad, ¿Es tan difícil detenernos ante un NO

 

Existen muchísimas situaciones comprometidas y violentas en la vida, en todos los ámbitos y no por ello debemos dejar salir la bestia… y mucho menos aún justificarla.

— Loli Lopesino

 

https://comienzodecero.wordpress.com/2010/03/16/es-tan-dificil-detenerse-cuando-escuchamos-no-2/

Recuperemos la serenidad  | Al revés y al derecho.

http://blogs.infolibre.es/alrevesyalderecho/?p=5114

9073311C-04E4-4DE7-9B99-DDA09CEAF9B7

D659610F-238A-43FF-A883-3A7AD75FB123

Recuperemos la serenidad

Gabriel Moreno González                                                                           

@Gabri91MG

Montaigne, en el Capítulo XVII (De la presunción) de sus Ensayos, ilustra el encomiable vínculo entre la verdad y la libertad. No sólo disfruta de ésta el que dice la verdad, sino también el que simplemente está dispuesto a sacarla a la luz y defenderla. Las sociedades que quieran predicarse libres, dice el humanista francés, son aquellas en las que sus individuos pueden blandir alto y claro sus verdades para derrotar, en el foro público de la conversación, las mentiras que lo infectan. Y aunque el predominio de éstas ya se acusaba en la Antigüedad o en la época del mismo Montaigne, pareciera que el reino de la burda mentira, de la desinformación y el bulo no ha tenido nunca tanta impunidad como en nuestros días, con el peligro que ello comporta para la libertad, fuente primera de la democracia.

Lo curioso, y quizá lo que le otorga a este fenómeno una característica única, es que ello no se debe principalmente a un aumento desaforado de la capacidad o la intención de mentir, sino de la escasa disposición que muestran quienes pueden refutar y defender la verdad. El retraimiento de la opinión personal, fundada e informada, está cada vez más presente entre los que participan en las redes sociales y los múltiples espacios en los que la palabra hablada o escrita debieran ser los protagonistas. El miedo a quedar atenazado por las nuevas dictaduras de lo políticamente correcto y de las etiquetas, la ausencia de matices y posiciones intermedias en un debate cada vez menos sosegado, son elementos que cobran progresiva relevancia en un contexto en el que la inmediatez y la necesidad de emitir juicios rápidos se han elevado a los altares de la necesidad.

Parece que no hay margen para la argumentación. Si estoy en contra de una determinada acción, entonces estoy a favor de la contraria. Si no compartes mi postura al pie de la letra, entonces eres mi enemigo… El pensamiento binario, de negro o blanco, ha venido para quedarse, y con él los exabruptos, la hipérbole continua y el odio que se expande por las redes sociales en formas de memes o idioteces elevadas a unánime exclamación.

La base de cualquier democracia que valga la pena denominarse así es el valor que se le otorga a la palabra, trasunto de la verdad, y los españoles lo estamos desperdiciando a raudales. Si un blog, por cutre que sea, se inventa una noticia… allá que van prestos legiones de necios a compartirla. Si un escritor se aleja por un momento de lo políticamente correcto, allá que van los otros a descalificarlo y condenarlo a la hoguera de las inquisiciones mediáticas. Y delante: el silencio. El silencio de quienes sabiendo y conociendo la verdad no se atreven a defenderla, no se atreven a decirla por miedo al qué dirán o a perder unos likes en Facebook, por indolencia y pereza ante quienes ya creen que están perdidos para siempre.

Escribo estas líneas no por hacer sonar un sermón, sino para intentar difundir un exhorto de auxilio. En los últimos días he podido asistir a la descalificación grosera de quienes, juristas o abogados, han defendido las garantías procesales de los políticos catalanes en prisión y de los presuntos violadores de San Fermín. Ante tales casos, altamente mediáticos, se repite la misma nota que ya pudimos ver en el caso de Juana Rivas: quien intenta discernir los elementos jurídicos de las respectivas situaciones para hacer, sobre ellos, posibles juicios de valor no contaminados por la marabunta, queda completamente acribillado, etiquetado y descalificado. Defender que no cabe el delito de rebelión, o que la Audiencia Nacional no es el tribunal competente, no te hace un temible separatista deseoso de acabar con la sacrosanta unidad de España, ni abogar por el recto proceder en un juicio con todas las garantías no te convierte en la condensación secular del heteropatriarcado.

La pasión desmedida parece dominarlo todo, y la necesidad de dar respuestas inmediatas nos lleva a juzgar cada hecho, cada circunstancia, con la misma inmediatez y falta de mesura, dejando que cada cual eleve a la máxima potencia la máxima idiotez. Así no hay diálogo ni debate posibles. Las esferas de autosatisfacción y complacencia son las antesalas de la intolerancia, de una intolerancia que, indolentemente, se deja crecer en medio de la impunidad dialéctica y de la negligencia, culposa, de quienes pudiendo refutar las mentiras se callan para no despertar sombras de etiquetamientos o la rabia de quien se siente contrariado.

Hace tiempo compartí en Twitter una entrevista de un conocido profesor sobre lo que está pasando en Cataluña y un amigo me escribió desconcertado porque nunca se habría podido imaginar que yo pensara igual que el profesor. Ajá… ¡eso es confundir todos los planos! Que alguien comparta el enlace de una entrevista no quiere decir que suscriba cada frase que dice el entrevistado; que alguien critique puntualmente una información o un comentario, por inexacto o falto de fundamento, no quiere decir que lo rechace totalmente… Parece que tenemos que volver a recordar, continuamente, lo que debería ser obvio, o lo que, al menos, parecía obvio para Montaigne y nuestros clásicos.

En fin: recuperemos la serenidad, leche.

Ilustración: Cicerón hablando en el Senado, Maccari, 1880.